Compartir

AFP
Foto: @globalnews

Foto: @globalnews

MAnchester. Básicamente, niñas, adolescentes, y padres que iban a buscarlos. Este es el perfil de los 22 muertos del atentado de Manchester, cuyas identidades acabaron de trascender este jueves.

Siete muertos tenían menos de 18 años y la víctima más joven tenía 8.

La difusión de sus nombres, fotos e historias ha corrido a cargo de familiares, amigos y compañeros de trabajo. Las autoridades no han difundido una lista oficial.

Además, un nuevo balance de heridos elevó la cifra de 59 a 75, 23 de ellos en estado crítico, según el NHS, el servicio nacional de salud.

Saffie Rose Roussos, 8 años

Roussos es la víctima más joven hasta ahora. Se desplazó a ver el concierto desde Leyland, en el vecino condado de Lancashire, con su madre y su hermana, de unos 20 años, que resultaron heridas.

Chris Upton, el director de su escuela, la describió como «una niña hermosa en todos los sentidos de la palabra».

«Todo el mundo la quería, y recordaremos con afecto su calidez y amabilidad», explicó.

Eilidh MacLeod, 14 años

Escocesa, de Barra, en las islas Hébridas exteriores, fue al concierto acompañada de su amiga Laura MacIntyre, de 15, que resultó herida de gravedad.

«Eilidh era vivaz y muy divertida. Amaba la música, fuera escuchando a Ariana o tocando la gaita en su grupo gaitero», escribieron sus padres.

 Nell Jones, 14 años

La escuela Holmes Chapel Comprehensive School, 45 kilómetros al sur de Manchester, anunció la muerte de Nell Jones el miércoles.

Expresaron su gran pesar por la pérdida de «una chica muy popular, siempre sonriente, siempre positiva», en palabras de su tutor, David Wheeler.

 Sorrell Leczkowski, 14 años

Sorrell Leczkowski tenía 14 años y era oriunda de Leeds. Su muerte fue anunciada por la directora de su escuela, la Allerton High School.

Su madre y su abuela resultaron gravemente heridas en la explosión.

Olivia Campbell, 15 años

Charlotte Campbell, que el martes apareció en las principales televisiones británicas pidiendo ayuda para encontrar a su hija Olivia, de 15 años, anunció que había muerto.

«RIP mi querida hija Olivia, preciosa, linda, llevada lejos, lejos, prematuramente, ves a cantar con los ángeles y sigue sonriendo. Mamá te quiere», escribió apesadumbrada en Facebook, junto a una foto de la chica sonriente.

Megan Hurley, 15 años

Una escolar de Halewood, cerca de Liverpool.  La colecta iniciada para pagar sus funerales dobló en poco tiempo las 3 mil libras que se fijó como objetivo.

Chloe Rutherford, 17 años, y Liam Curry, 19, pareja

Chloe Rutherford y Liam Curry estaban desaparecidos desde la noche del lunes y su muerte trascendió 48 horas después.

«Eran perfectos el uno para el otro en todos los aspectos y estaban destinados a estar juntos», dijeron ambas familias en un comunicado. «Vivían para ir a nuevos lugares juntos y explorar distintas ciudades. Querían estar juntos siempre y ahora lo están».

Georgina Callander, de 18 años

Estudiante universitaria de sanidad y asistencia social, del condado de Lancashire, al norte de Manchester.

El día antes del concierto publicó una foto en las redes sociales abrazada a Grande. «CONTENTA DE VERTE MAÑANA», afirmaba a pie de foto.

Courtney Boyle, 19 años, y su padrastro Philip Tron, 32

Courtney Boyle era una estudiante que fue al concierto acompañada de su padrastro, Philip Tron, anunció la madre de ella, que perdió a una hija y a su compañero.

«Los dos son ahora mis ángeles, volando alto en el cielo», escribió la mujer.

John Atkinson, 26 años

John Atkinson de Bury, una localidad a media hora de Manchester.

Era «uno entre un millón, y lo quería mucha gente», escribió Hayley Turk, una amiga que organizó una colecta para la familia.

Martyn Hett, 29 años

Un gestor de relaciones públicas de Stockport, al sur de Manchester, Hett acudió al concierto con un amigo, culminando un día de despedida porque se iba a vivir al extranjero.

 Kelly Brewster, 32 años

Una madre de Sheffield, una ciudad del norte de Inglaterra, murió protegiendo a su sobrina de 11 años de la explosión, según su familia.

«Teníamos tantos planes juntos. Mi hija Phoebe quedará absolutamente destrozada, como lo estamos todos», escribió Hinslow, su pareja.

 Elaine McIver, policía

Esta mujer, cuya edad no fue difundida, era policía en el condado de Cheshire, al sur de Manchester, pero no estaba de servicio en el momento del atentado.

Su familia emitió un comunicado describiéndola como «una hija, hermana, tía, amiga y colega muy estimada» por sus allegados, que «amaba la vida, y amaba mucho la música».

 Michelle Kiss, 45 años

Su familia anunció la muerte de esta madre de tres niños. «Su familia era su vida», explicaron en un comunicado. Fue al concierto a acompañar a sus hijas, que sobrevivieron.

 Alison Howe, 45 años, y Lisa Lees, de 47

Alison Howe y Lisa Lees habían ido a buscar a sus hijas al concierto y no salieron vivas.

Nos arrebataron a una madre y una madrastra hermosa y cariñosa. Fue increíble con todos nosotros», escribió un familiar de Howe.

«Lisa se fue, pero nunca la olvidaremos. Te quiero Lisa, te voy a echar de menos», lamentó el hermano de Lees en Facebook.

 Jane Tweddle, 50 años

Madre de tres hijos, de 50 años según el tabloide The Sun, Tweedle fue al concierto a buscar a la hija de una amiga. Era recepcionista en un liceo de Blackpool, en la costa oeste de Inglaterra.

Angelika Klis, 39 años, y Marcin Klis, 42 años

Angelika y Marcin Klis era un matrimonio polaco que vivía en el Reino Unido y que fue al concierto a buscar a sus hijas, informó el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, sin difundir sus edades. Sus hijas sobrevivieron.

 Wendy Fawell, 50 años

De Otley, cerca de Leeds (norte) estaba en el concierto con una amiga y las hijas de ambas, que sobrevivieron.

Una escuela primaria en la que trabajaba confirmó su muerte en Twitter. Una amiga de su familia dijo a la BBC que era «la persona más amable que podías encontrarte. Hacía cualquier cosa por ti, era asombrosa». . AS|EC

Compartir