Foto: Instagram thebeatles

Compartir

Redacción ejecentral

Un 30 de enero de 1969, “The Beatles” pasan a la historia de la música al realizar un pequeño concierto  en la azotea del edificio ubicado en el número 3 de la calle Savile Row, en Londres, un evento que quedó filmado en la película “Let it be”.

Entre las historias surgidas por el evento surgieron varias como el desacuerdo de los integrantes porque no estaban conformes con ninguno de los lugares propuestos para el filme. Hasta hubo quien sugirió presentarse en las pirámides de Giza, en Egipto; tocar en algún estadio vacío, en un barco a la mitad del Atlántico, pero ninguna convencía.

La idea de grabar en una azotea, tampoco era nueva, Jefferson Airplane había tocado el 19 de noviembre de 1968 en el techo de un hotel en Nueva York.

Hasta que sucedió, un día helado con un fuerte viento que complicaba a los ingenieros de sonido colocar los micrófonos, amplificadores y demás equipo sobre tablones de madera donde los integrantes cantarían.

El pianista estadounidense Billy Preston, los acompañó en la grabación como tecladista, su amigo George Harrison lo reclutó para colaborar en el disco y la gira de “Get back”, que luego cambiaría de nombre a “Let it be”.

Detrás de cámaras los observaban Yoko Ono y Maureen Starkey, esposas de Lennon y Starr respectivamente, algunos empleados de Apple como Chris O’Dell y el entonces técnico de sonido Alan Parsons, además de Ken Mansfield, gerente de Apple Records en Estados Unidos.

Los integrantes vistieron de negro: Ringo Starr con abrigo naranja y calzado negro; John Lennon con tenis blancos y un abrigo de pieles café; Paul McCartney, barbón, con camisa blanca, zapatos de vestir y un simple saco oscuro, durante 42 minutos que duró esa “tocada”.

Hoy en la cuenta oficial de Instagram de la banda se escribió en la descripción las siguientes palabras recordando la anécdota de donde grabarían su último videoclip

Hoy es el 50 aniversario de la presentación pública final de The Beatles. Después de discusiones descabelladas, deliberando sobre dónde deberían grabar: «¿El QE2?» «¿Las pirámides?» La banda sorprendió a los transeúntes cuando aparecieron sin anunciarse en la azotea de sus oficinas de Savile Row, tocando un set de 42 minutos a pesar de las protestas de la policía #OTD Don’t Let Me Down, -escribieron.

El ‘setlist’ estuvo conformado por: “Get back”, “Don´t let me down”, “I´ve got a feeling”, “One after 909” y “Dig a pony (All I want is you)”. Un dato curioso fue que  Lennon interrumpió ya que no recordaba su propia letra.

Ese fue la última interpretación juntos, mientras en los alrededores decenas de personas se agolpan en las calles, los balcones y edificios para escuchar.

Después de 42 minutos de música en vivo y gratis, Lennon tomó el micrófono:

Me gustaría darles las gracias en nombre del grupo y a nosotros mismos, y espero que hayamos pasado la audición”.

El álbum “Let it be” en el que trabajaron los cuatro durante dos años, salió a la venta hasta 1970, pese a haber sido realizado antes.

En noviembre de 2018 Mansfield publicó “The roof. The Beatles final concert”, un libro con su historia desde sus inicios en Capitol Records hasta su presencia en esa azotea; él definió este evento que pasó a la historia bajo el nombre del “Rooftop concert”, como “solo un día más en la oficina”.   (Con información de Notimex.) MR.

Compartir