Foto: AFP / Getty images

Compartir

Redacción ejecentral

La industria siderúrgica mexicana junto con su similar canadiense armaron un frente en común para exigir a sus Gobiernos federales la eliminación de todas las barreras comerciales contra la venta de acero y aluminio en Norteamérica.

En un comunicado conjunto, la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) y la Asociación Canadiense de Productores de Acero (CSPA, por sus siglas en inglés) pidieron a las administraciones federales de México, Canadá y Estados Unidos que aborden la eliminación de aranceles a la importación de acero.

Desde junio pasado, el Gobierno de Donald Trump aplicó a México y Canadá un gravamen al acero y aluminio de 25% y 10%, respectivamente, bajo el argumento de la «seguridad nacional» que prevé la sección 232 de su Ley de Expansión Comercial.

«Esperamos trabajar con nuestros respectivos gobiernos a medida que avance un acuerdo trilateral renegociado para asegurar que las restricciones comerciales dentro de la región sean eliminadas de manera responsable», afirmó el documento.

Máximo Vedoya, presidente de Canacero, dijo que un Tratado de Libre Comercio de América del Norte moderno traerá beneficios a los tres países para continuar con la integración de su mercado regional.

«Un TLCAN con aranceles al acero y aluminio contradice sustancialmente el propósito principal de un TLCAN», subrayó.

«Los productores de acero en Canadá, Estados Unidos y México han sufrido como resultado del comercio desleal del acero derivado del problema de la sobrecapacidad mundial», dijo.

Joseph Galimberti, presidente de la CSPA, consideró que la renegociación del acuerdo comercial es la oportunidad para eliminar barreras comerciales al acero y el aluminio.

«A través del comercio justo y abierto dentro de la región del TLC, Canadá, Estados Unidos y México están mejor posicionados para competir y tener éxito en la economía global», expuso.

Ambas asociaciones consideran que el comercio libre, abierto y justo del acero y el aluminio es un componente crucial para un TLC exitoso.

Desde que el acuerdo comercial se hizo efectivo, el comercio de productos siderúrgicos entre los países miembros aumentó más del doble, alcanzando un 117.2 por ciento.

El 97% de las exportaciones de acero canadiense son a Estados Unidos y México, mientras el 90% de las ventas estadounidenses son a sus dos socios en el TLCAN.

Del acero que exporta México, 76% va al mercado de sus dos socios comerciales. (Con información de Reforma). DC

Compartir