FOTO: Especial

Compartir

Redacción ejecentral

El candidato a la presidencia de la República por la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, fue acusado como presunto responsable de los delitos de lavado de dinero, amenazas y otros, por dos personas contratadas por el empresario queretano, Manuel Barreiro Castañeda, para triangular recursos a través de paraísos fiscales, simulando la venta de una nave industrial de la empresa Juniserra, propiedad del político queretano y su familia, para hacerle llegar recursos económicos, sin dejar rastro de su origen.

En conferencia de prensa, Joaquín Xamán McGregor, abogado representante de Alberto “N” y Daniel “N”, reveló que sus clientes, de quienes su identidad está protegida tras haber declarado ante el MP federal, han sido acosados y vigilados en sus domicilios, oficinas y traslados tras haber hecho la denuncia, por lo que además de cambiar de domicilios decidieron salir a la luz pública.

Y, al no conocer si detrás de este acoso está «el gobierno federal, el de Querétaro o quienes los contrataron» hacen responsables a la PGR y a los señores Barreiro y Anaya de cualquier afectación que puedan sufrir en el futuro.

El abogado reveló que sus clientes fueron contratados por el empresario Barreiro con la encomienda de realizar operaciones financieras hacer llegar recursos económicos a Anaya, mediante un esquema que le permitiera ocultar el origen de los casi 54 millones de pesos con los cuales se adquirió la nave de Juniserra en agosto de 2016. Aclaró que ellos no tuvieron nunca contacto con el político panista.

Para ello, “simulando una supuesta venta de una nave industrial por parte de la empresa Uniserra S.D.R. de C.V. a la empresa Manhattan Masterplant the Velopment SDR de CV por la cantidad aproximada de 54 millones de pesos”, señaló Xamán McGregor.

De acuerdo con el abogado se determinó que para ocultar el origen del dinero y a su beneficiario final, Barreiro encargó a Alberto y Manuel, construir un esquema en que utilizaran empresas fantasma o fachada, constituidas algunas por prestanombres o testaferros, a través de las cuales las transferencias y triangulaciones económicas se hicieran en distintas partes del mundo y paraísos fiscales, que permitieran se perdiera el rastro del dinero.

Para ello, agregó, los recursos millonarios recorrieron los sistemas financieros de México, Canadá, Suiza, Gibraltar, territorios británicos y Caicos, en donde utilizaron empresas nuevas o algunas ya constituidas. Detalló que también se constituyeron personas jurídicas colectivas para dichos fines.

El abogado explicó que una vez que se percataron de la dimensión política del asunto, a su recomendación, sus clientes acudieron a la PGR para declarar y conocer su situación jurídica, lo que marcó el inicio del hostigamiento.

Ésta denuncia ocurre después de que se conociera públicamente las denuncias sobre el patrimonio de Ricardo Anaya Cortés, ya que a partir de este momento los operadores financieros Alberto «N» y Daniel “N” empezaron a recibir acoso, amenazas, allanamiento de sus casas y persecución por vehículos desconocidos.

Es la única manera de garantizar la integridad de mis clientes aquí presentes, derivado de los hechos que serán mencionados, mis clientes comenzaron a detectar que los seguían en vehículos desconocidos y que éstos mantenían una vigilancia en torno a sus domicilios particulares y laborales, e incluso sus domicilios han sido cateados, temerosos por su integridad es que se acercaron a un servidor buscando asistencia jurídica, una vez que nos percatamos, a través de ellos medios de comunicación de la dimensión política que envolvía el caso del que hoy les hablaremos, es que les recomendé acudir a la PGR para aclarar su situación”, desarrolló Xamán McGregor.

FR/EC

ES DE INTERÉS |

Los secretos de Anaya

Denuncia en mi contra me da risa, es guerra sucia del PRI: Anaya

Compartir