Foto: Victoria Valtierra/Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Durante los primeros días de la próxima semana la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunciará ajustes en la Procuraduría de Justicia de la CDMX y la Secretaría de Seguridad Ciudadana, como una suerte de antídoto para los golpes que se llevó en estos días tras las fallas en el caso del secuestro y asesinato del joven de origen chihuahuense, Norberto Ronquillo Hernández. El nuevo jefe de investigaciones será Omar García Harfuch, y según parece Bernardo Gómez se encargará de un nuevo diseño policial preventivo y de atención ciudadana. Por cierto, dicen los que saben que en la Fiscalía General de la República se está gestando un gran problema con la ausencia de García Harfuch, no sólo porque está semiparalizada la Agencia de Investigación Criminal ante la falta de recursos, sino porque se quedó como encargado Felipe de Jesús Gallo, contra quien circulan ya varias cartas relacionadas con denuncias por ineficiencia y por desarrollar un plan de apoyo a la comunidad en tres estados para el que envió a 40 elementos, pero sin dinero ni estrategia.

Compartir