Foto: Twitter

Compartir

Redacción ejecentral

Autoridades de Salud de Baja California inhabilitaron con sellos de clausura la bodega que funciona como albergue para migrantes centroamericanos en Tijuana, sin embargo estos se negaron a abandonar el lugar, pues dijeron contar con un permiso para permanecer en el sitio.

Versiones publicadas por usuarios de Twitter han señalado que las autoridades cerraron el espacio con personas en su interior. La activista estadounidense Karen Hoffmann documentó el acto y los hizo publico desde su cuenta @karhoff, donde señaló que en el refugio de Benito Juárez en Tijuana, la policía trataba de expulsar a los refugiados y migrantes «que tienen permiso para vivir ahí», con un pretexto, señaló, de problemas de salud. «Estamos esperando la orden judicial presentada por los abogados mexicanos para detener el desalojo», escribió.

Desde las 11:00 horas de este viernes, personal del Instituto de Servicios de Salud Pública del Estado de Baja California (Isesalud), acompañado de elementos de la Policía Federal, colocaron los sellos de clausura e invitaron a los migrantes a abandonar el lugar para su traslado al albergue de El Barretal, indicaron versiones oficiales.

Desde el arribo de las autoridades de Salud y los agentes de la Policía Federal llegaron también al lugar tres autobuses de pasajeros para trasladar a los migrantes, pero hay la negativa de estos de irse o de salirse ante la supuesta posesión de un amparo judicial, de acuerdo a información de Notimex.

Los migrantes acompañados de grupos activistas de Estados Unidos alegaron a su favor para continuar en el lugar que el dueño de la bodega les autorizó su permanencia ahí hasta el próximo 24 de enero. Asimismo argumentaron que existe un amparo judicial que les permite permanecer en ese lugar. MM

Compartir