Compartir

Redacción ejecentral

Las cárceles de mujeres en México son reinos paralelos gobernados por mafias donde se abusa, se extorsiona e incluso se prostituye a las presas que mayoritariamente viven hacinadas, con grandes carencias de higiene y alimentación, entre violaciones constantes de sus derechos.

Así lo indica un informe divulgado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que analizó las condiciones de 77 de las 102 prisiones del país que albergan a mujeres, por lo que urgieron a corregir los problemas que conllevan una discriminación de la mujer que se agrava en las cárceles, y denuncia que parte de estas violaciones e irregularidades ya fueron denunciadas en un documento de 2013 pero no se solucionaron.

El informe subraya deficiencias en la alimentación y la higiene, en el acceso al servicio médico o la atención a los niños, pero también problemas de malos tratos, abusos sexuales y cobros por seguridad por parte de «gobiernos paralelos» que en ocasiones son dirigidos por hombres presos en la parte masculina del reclusorio y vinculados con el crimen organizado.

Compartir