Foto: Presidencia

Compartir

Marco Antonio Aguilar

Sin conocer el monto presupuestario con el que tendrá que cumplir los compromisos que se le ofrecieron a Estados Unidos, a cambio de evitar la aplicación de aranceles, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó la comisión que se encargará de cumplir con dichas promesas.

Sin embargo, este no es el único número incierto, el gobierno federal no cuenta con una estimación de migrantes que tendrán que ser recibidos y atendidos este año, mientras esperan respuesta a su solicitud de ingreso al país vecino.

«Tenemos un plazo para acreditar que es posible, con desarrollo y bienestar, atemperar el fenómeno migratorio, que no es el uso de la fuerza la alternativa», dijo López Obrador en conferencia mañanera.

Mientras que el canciller Marcelo Ebrard, quien encabezó las negociaciones con funcionarios estadounidenses y logró la imposición de los impuestos a productos mexicanos, aspira a que sean menos de 10 mil, el año pasado se registraron más de 98 mil solicitudes para ingresar a EU.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, aplicando la visión lopezobradorista, aseguró que tiene fe a que el plan va a funcionar, que los países de Centroamérica tendrán las condiciones y oportunidades de empleo, por lo que no será necesario que emigren.

«El propósito de todo esto es regular el flujo migratorio de acuerdo a nuestras leyes y compromisos internacionales», expuso el Canciller Ebrard.

En cuanto al costo que se tendrá el mantener un registro de todos los migrantes que accedan a territorio mexicano en busca de llegar al país del norte, dijo no tener una cifra, pero que en los próximos días se analizará, esto a 43 días de que se cumpla el plazo para ver resultados.

La comisión estará integrada por el general Vicente Antonio Hernández Sánchez, que apoyará con la integración de las 11 regiones de la Guardia Nacional que se tendrá en la zona fronteriza del sur del país.

Francisco Garduño Yáñez, comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social Federal, será el enlace con el Instituto de Migración, pieza fundamental en la operación del programa.

También participa Javier May Rodríguez, subsecretario para el Desarrollo Social de la Secretaría del Bienestar; Horacio Duarte Olivares, como encargado de organizar el plan inmediato para migrantes en espera de asilo; y Maximiliano Reyes Zúñiga, que se encargará de las relaciones con los países centroamericanos.

Tanto el canciller, como el primer mandatario, se dijeron confiados de que las medidas propuestas en el Plan de Desarrollo que se presentó a Estados Unidos, serán suficientes para mitigar el flujo migratorio.

Y, como se dio a conocer ayer, tras su reunión con el gabinete, el presidente López Obrador instruyó la expansión y aceleramiento de los programas de bienestar en la región.

Sobre todo, Sembrando Vida, el cual abarcará ahora 200 mil hectáreas de siembra de árboles maderables y frutales, y con lo que se podrá generar hasta 80 mil empleos, en Chiapas y otros 60 mil en Tabasco.

López Obrador resaltó que evitando la corrupción es como logrará poder realizar su compromiso con los Estados Unidos, el presidente Donald Trump y atender a los migrantes sin tener que acudir a alguna deuda.

Compartir