Compartir

Bet Birai Nieto

Con una hora de retraso, el candidato presidencial de la alianza Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, arribó al estadio Miguel Alemán, pero en redes sociales ya lo daban por abandonado con imágenes de un estadio vacío.

Aunque cerca de las seis de la tarde del domingo 1 de abril, en el lugar se habían dado cita al menos 10 mil personas –además de los dirigentes nacionales de PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Damián Zepeda, Manuel Granados y Dante Delgado– que esperaban para escuchar un discurso reciclado de dos días de campaña.

Mientras, dos drones cruzaban el estadio para retener las imágenes del mitin, otro artefacto que mecánicamente volaba, a unos metros, era banderín con el nombre del candidato presidencial que llamaba la atención de los asistentes.

Es la tercera entidad que Anaya visita desde el arranque de las campañas electorales y la dirección de sus palabras siguen la misma ruta. Su inicio de campaña en un hakcatón que recogió las propuestas de los jóvenes, la violencia contra las mujeres y su sello de campaña con la etiqueta que impulsa su propuesta #NoEsNormal. “A las mujeres les están pagando 30% menos a pesar de que hacen el mismo o más trabajo y con la misma o mejor capacitación, yo le pregunto a las mujeres de Guanajuato, Qué trabajen lo mismo y les paguen menos ¿eso es normal?”, mencionó.

Además de los ataques al gobierno federal y al Partido Revolucionario Institucional (PRI): “Frente a esta realidad de pobreza, de desigualdad, de corrupción, de violencia, yo le pregunto a Guanajuato, ¿le vamos a permitir al PRI que gobierne otros seis años?”

Lo único que sale del guión, tal vez, es la inclusión de su hijo Mateo, quien este domingo cumplió ocho años, y a quien en un arranque de espontaneidad, un grupo de asistentes intentó cantarle “Las Mañanitas”, pero fueron abruptamente opacadas por la voz de una mujer a quien Anaya le cedió el micrófono, luego de experimentar fallas de audio, para que entonara al unísono: “Ya llegó, ya está aquí, el que va a sacar al PRI; ya llegó, ya está aquí, el que va a sacar al PRI”.

Atrás también quedó el discurso de Miguel Márquez en el que pedía una mancuerna federal y estatal que aglutinara a las entidades que conforman la región del Bajío, para detonar el crecimiento económico.

Al término del encuentro, lo que pretendía ser un cierre redondo, terminó en un desangelado número del intérprete de música regional mexicana, José Julián, quién a ritmo de mariachi, cantaba mientras el candidato y los asistentes salían del estadio.

ES DE INTERÉS |

Por inseguridad, blindan a Anaya en Celaya

Ellos son la armadura de Ricardo Anaya

Anaya, el candidato incendiario

Pese a calumnias y con viento en contra, vamos a despegar: Anaya

Anaya, entre selfies y tecnología empieza campañas

Bajar el IVA y la gasolina en la frontera, promete Anaya

Tatiana Clouthier ‘trolea’ a Anaya por propuesta de bajar el IVA

Compartir