Compartir

Elías Aguilar García

El escenario electoral del estado de Jalisco indica un cambio de partido en la gubernatura. Así lo evidencian cuatro factores que a continuación se revisan.

Calificación aprobatoria no garantiza lealtad

El primer factor a considerar es la calificación que reciben las autoridades, en este caso el gobernador.  De acuerdo a una encuesta telefónica realizada por ejecentral e Indicadores SC, Aristóteles Sandoval, gobernador en funciones, es aprobado por un  58% de los electores,  mientras que un 42% lo desaprueba.

›A pesar de esta calificación positiva, un 80% de los electores consideran conveniente que el estado sea gobernado por un partido político diferente al PRI, mientras que un 20% está de acuerdo con que siga gobernando el tricolor.

Cuando preguntamos a los jaliscienses acerca de cuál consideraban el principal acierto del gobernador en turno destacan tres respuestas: en primer lugar “ningún acierto” con 18%, en segundo lugar el apoyo a estudiantes, con 16% y, en tercer lugar, el aumento de empleo con 13%.

grafs-JaliscoWEB

Mientras que en el caso de los tres principales desaciertos mencionan en primer lugar el aumento de la inseguridad con un 41%, en segundo lugar la corrupción e impunidad con 23%, y obras públicas mal estructuradas 9 por ciento.

Revisando los porcentajes de aciertos y desaciertos, los temas de seguridad y corrupción saltan a la vista como principales insatisfactores del desempeño de Aristóteles Sandoval, situación que no sucede con sus aciertos, que reportan bajos porcentajes y diversidad en los temas, es decir, cuando se trata de los desaciertos de la gestión hay un consenso que la inseguridad y corrupción son los asuntos que no resolvió adecuadamente, mientras que cuando se trata de los aciertos, hay diversidad, pero poco consenso acerca de cuál es el asunto por el cual el desempeño del gobernador es reconocido. Esta desproporción entre la diversidad de aciertos y lo focalización de los desaciertos en dos asuntos contribuye a que los jaliscienses aspiren más a un cambio de partido que a la continuidad de un gobierno priista.

Aspiración de cambio favorece a MC y Morena

Un segundo elemento relevante en el escenario electoral es la aspiración de cambio, que en el caso de Jalisco es claramente capitalizada por dos partidos de oposición. En primer lugar por Movimiento Ciudadano, 46% de los electores que están a favor de un cambio lo consideran la mejor opción para abanderarlo en el estado y, en segundo lugar, Morena con el 32% de las menciones entre los electores a favor del cambio de partido en el estado.

grafs-JaliscoWEB2

Posicionamiento de los candidatos

Como tercer elemento para analizar el escenario electoral en Jalisco tenemos el posicionamiento de los contendientes.

El candidato que más apoyo recibe de los electores del estado es Enrique Alfaro, candidato de Movimiento Ciudadano, que es conocido por el 73% de los jaliscienses, 41% de opiniones positivas y 20% negativas.

En segundo lugar, se ubica el abanderado de la alianza de Morena-PT y Encuentro Social, Carlos Lomelí, que es conocido por 53% de los electores; 19% tiene una opinión positiva de su persona y 11% negativa.

En tercer lugar, se ubica Miguel Castro del PRI, que es conocido por el 53% de los electores en el estado; un 19% tiene una opinión positiva y un 17% tiene una opinión negativa de su persona.

En cuarto lugar, se encuentra Miguel Ángel Martínez, abanderado del PAN, con 40% de conocimiento, 12% de opiniones positivas y 21% de opiniones negativas. Los otros tres candidatos son poco ubicados: Salvador Cosío del Verde Ecologista es conocido por 36% de los electores entrevistados; Carlos Orozco del PRD por el 29%, y Martha Rosa Araiza de Nueva Alianza el 23 por ciento.

grafs-JaliscoWEB3

La preferencia a favor de Alfaro y Lomelí

Un tercer factor indicativo del cambio de partido es la preferencia electoral. La encuesta telefónica realizada por Indicadores SC muestra que el escenario es favorable a Enrique Alfaro, candidato de Movimiento Ciudadano, con el 34% de la intención de voto; seguido por Carlos Lomelí, candidato de Morena-PT-ES, con el 24%; en tercer lugar, Miguel Castro, abanderado del PRI, con el 20% de la intención de voto. Los otros tres candidatos en su conjunto registran una intención de voto de 7 por ciento.

grafs-JaliscoWEB4

grafs-JaliscoWEB8

grafs-JaliscoWEB9

Alfaro desafía los designios de la historia

En las últimas tres elecciones presidenciales, en Jalisco ha ganado la gubernatura el mismo partido que llega a Los Pinos; este año se verá si se mantiene esa lógica o llegan partidos distintos

Si revisamos la historia electoral reciente del estado de Jalisco se puede identificar una característica: la coincidencia partidista del presidente de la República y gobernador electo; es decir, el partido que gana la Presidencia de la República gana también la gubernatura.

Enrachado.
Exalcalde de Tlajomulco y de Guadalajara, Enrique Alfaro es el que tiene el mayor porcentaje de opiniones positivas entre los aspirantes a la gubernatura de Jalisco.

Enrachado.
Exalcalde de Tlajomulco y de Guadalajara, Enrique Alfaro es el que tiene el mayor porcentaje de opiniones positivas entre los aspirantes a la gubernatura de Jalisco.

En la elección del año 2000, Vicente Fox ganó en el estado de Jalisco con el 53% de los votos, mientras que Francisco Ramírez Acuña ganó en la gubernatura con el 45.5% de los sufragios, ambos de origen panista. En la elección del 2006 el PAN se impuso de nueva cuenta, Felipe Calderón ganó la votación por la presidencia de la república en Jalisco con el 49.4% mientras que Emilio González el ejecutivo estatal con el 46.1%.

Y finalmente en 2012, Enrique Peña Nieto ganó la votación para Ejecutivo federal en el estado de Jalisco con el 40% de la votación; mientras que Aristóteles Sandoval la gubernatura con el 39.6% de los votos emitidos, ambos de origen priista.

Lo que indica que el escenario electoral en Jalisco es de cambio, pero aún no está totalmente definido quién va a abanderarlo. En este momento, las tendencias favorecen a Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano, aunque la historia electoral del estado indica que si gana un candidato a presidente en el estado, gana el candidato a gobernador de su mismo partido, está por verse si el efecto de López Obrador hace que gane también el candidato de Morena en el estado, o el posicionamiento de Enrique Alfaro es lo suficientemente sólido para ganar la gubernatura.

grafs-JaliscoWEB5

Compartir