FOTO: Cencos

Compartir

Redacción ejecentral

Más de 10 agentes de la Fiscalía General del Estado de Puebla realizaron un fuerte operativo en la comunidad indígena de Coyolapa, para buscar al activista Sergio Rivera, víctima de desaparición forzada, al interior de su propio domicilio.

El defensor indígena del medio ambiente tiene 10 meses desaparecido; el 23 de agosto del año pasado fue la última vez que fue visto en la comunidad, en el municipio de Zoquitlán.

El Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social informó que policías con armas largas rompieron puertas y cerraduras para ingresar violentamente al domicilio.

Armaron un operativo para cumplimentar la orden de cateo solicitada por la propia Fiscalía a partir de una información irregular de un agente policial que en un informe señaló que ‘había visto a Sergio conviviendo con sus hijos y escondiendose en ese domicilio'», señalaron en un comunicado.

A pesar de que hasta el momento se desconoce el paradero de Sergio, la Fiscalía ya detuvo y procesó a 3 personas por el crimen sin que ninguna de ellas haya informado sobre el destino del activista indígena, refiere el grupo de derechos humanos.

Además, expresan que la Fiscalía de Puebla se ha negado a realizar verdaderas acciones de búsqueda en la región donde el activista fue visto por última vez, y no han atendido las amenazas y actos de intimidación de los que son víctima la esposa del activista Consuelo Carrillo, sus cinco hijos y compañeros de lucha.

Sergio Rivera encabezaba un movimiento organizado para oponerse a los planes de construcción del sistema hidroeléctrico Coyolapa-Atzala impulsada por Grupo Ferrominero de México (Minera Autlán), en la Sierra Negra de Puebla.EM

Compartir