Foto Especial

Compartir

Redacción ejecentral

Tuvo que desaprobarlos completamente el presidente Andrés Manuel López Obrador para que los diputados de Morena se desistieran de mayoritear en el Congreso y reformar la Ley Orgánica para quedarse con la presidencia de la Cámara baja, lo que de haber ocurrido hubiera significado un retroceso a las leyes electorales pre-1997, que tanto luchó la izquierda para que cambiaran.

El manotazo del Presidente fue escuchado colectivamente, porque sus operadores en San Lázaro no pudieron hacer nada. Dicen los que sabe que don Andrés recibió una llamada del coordinador de Morena, el diputado Mario Delgado, para preguntarle qué era lo que quería que se hiciera, a lo que le respondió que él no se metería en esa discusión parlamentaria y que
él lo resolviera.

Don Mario no pudo hacerlo y el Presidente tuvo que llamar la atención. El primer resultado, los puntos del diputado para la presidencia de Morena, sufrieron una baja.

Compartir