El museo Jumex y los besos

Tuni Levy | Viernes 8 de abril, 2016

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

 

“El orden natural de las cosas” se presenta en el Jumex.  Semana de Pascua.  El acuario de a lado sobresale por la gente que espera su turno en los calores de la pre-primavera.  Nosotros vamos al de junto, al edificio espectacular que en sí mismo respira a arte.

 

Aquí no hay colas.  Un error no pedir que un guía nos introduzca en el arte abstracto para dar luz acerca de lo que quería transmitir el artista, pero como bien lo señaló una guardia que se apiadó y quiso explicarnos parte (de lo que había escuchado estando parada ahí), el mensaje del arte es “lo que cada quién reciba”.  Y sí, en efecto, no todos los casos, pero algo nos dijeron las obras.

 

El arte contemporáneo, polémico a veces, causa diferentes reacciones en la gente.  Impacta de forma distinta y provoca un gama de sentimientos, hasta el de negarlo.  Los planetas colgando, las galletas jugando a la geometría, y la evolución del hombre y sus armas; todos símbolos de el mundo en el que vivimos.

 

En casi la última sala dos guardias besándose (con pasión) nos sorprendieron.  De pronto es parte de nuestro folclore, los besos en público no están satanizados en nuestro país.  ¿Pero dos guardias?  ¿No se supone que deberían estar cuidando las obras?  ¿O que, por ejemplo, nadie se coma las galletas?

 

Los besos intensos se prolongan.  Y tarde, pero ahí es cuando uno empieza a sospechar.  Hacen una pausa y anuncian en voz  alta algo así como “dos guardias del museo besándose y el año de la obra”.  Ah claro, “siempre lo supimos”, eran parte de la exposición.  La más pequeña de las asistentes hace muecas, las mayores sólo guardan silencio.

 

http://fundacionjumex.org/es/exposicion/el-orden-natural-de-las-cosas

 

 

 

Elie Wiesel y el mundo hoy

Tuni Levy | Viernes 18 de marzo, 2016

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

 

En sus memorias el Nobel de la paz narra un incidente que lo marcó: “Lo recuerdo: pasó ayer y hace una eternidad.  Un niño judío descubrió el reino de la noche.  Recuerdo su sorpresa, recuerdo su angustia.  Todo sucedió tan rápido.  El ghetto.  La deportación.  El vagón de ganado sellado.  El ardiente altar donde la historia de nuestro pueblo y el futuro de la humanidad estaban destinados a ser sacrificados”.

 

Tiempo después, remembrando a aquel niño, Wiesel se hizo una promesa. O dos. La primera fue no olvidar.  La segunda: “Nunca guardar silencio en cualquier momento o lugar donde seres humanos se encuentren viviendo sufrimiento y humillación.  Debemos siempre tomar partido.  La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima.  El silencio alienta al que atormenta, nunca al que está siendo atormentado.  Algunas veces debemos interferir.”  Y agrega, “donde hombres y mujeres son perseguidos por su raza, religión, o visiones políticas -ese momento- se vuelve el centro del universo”.

 

El centro del universo.

 

Extractos de Brain Pickings, Maria Popova

Matar a un ruiseñor

Tuni Levy | Jueves 25 de febrero, 2016

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

 

Para sacar una nota aceptable en la clase de la Miss Ellen Molina había que leer.  Mi labia y mi imaginación en innumerables ocasiones habían podido salvarme de la tarea de pasar a través de las páginas de un libro.  Con la Miss Ellen no, sus exámenes eran tan exhaustivos que te sorprendía al menor descuido. Unos panfletos amarillos que a veces algunos compañeros conseguían, resumían los libros de texto capítulo por capitulo en unas cuantas hojas.  Se llamaban Cliff Notes o algo así.  Pero era riesgoso utilizarlos cuando la Miss Ellen buscaba examinarte.

 

Así fue como To Kill a Mockingbird cayó en mis manos.  No tuve opción y, contra mi voluntad como mucho de lo que hacíamos en la secundaria, lo tuve que leer.  Completito, sin saltarme capítulos, sin que me lo platicara un compañero, sin ver la película como rápido recurso.

 

Cuando lo acabé, lo nombre mi libro favorito.  A los trece o catorce no había leído ninguna biblioteca; con trabajos mi cultura literaria se comparaba con el contenido de un buró, así que no tenía mucho con que contrastarlo, pero el texto de Harper Lee, algún efecto logró en mí.

 

Aticus Finch, un abogado blanco estadounidense del sur segregacionista, defiende a un africoamericano en un juicio que, de inicio está perdido.  Su hija Scout, de seis años, pelea contra los niños que insultan el nombre de su padre por haber tomado el caso y conoce la empatía cuando entiende más de la vida de uno de sus vecinos que no sale de su casa.  Y así, entre letras impresas, se inmortalizan las frases: “quería que descubrieras lo que es el verdadero valor, hijo, en vez de creer que lo encarna un hombre con una pistola.  Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo, y lucha hasta el final, pase lo que pase.  Uno vence raras veces, pero alguna vez vence” (Aticus Finch a su hijo Jemm), “Uno no comprende realmente a una persona hasta que se mete en su piel y camina dentro de ella”.

 

No he releído Matar a un Ruiseñor.  Me quedé con lo que me dejó cuando apenas comenzaba a entender que un libro podía servir para algo más que decorar un librero.  La autora sin mucho ruido murió la semana pasada en el mismo pueblo que inspiró la historia.  Su funeral fue breve y de bajo perfil.  Un periodista escribió haber visto ruiseñores en los árboles del cementerio.  Yo me recordé en un pupitre.  Leyendo.

 

 

 

 

Su vida o su poesía

Tuni Levy | Viernes 5 de febrero, 2016

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

 

Al poeta palestino Ashraf Fayadh ya no lo van a matar.  Su sentencia de muerte en Arabia Saudita por negación de su fe ha sido revocada.  Lo que va a morir es su poesía.

 

Un estudiante universitario en el 2008 presentó la denuncia en su contra, de acuerdo con el escritor.  El poemario “Instrucciones en el interior” motivó su sentencia.  Se le imputó “insultar a Allah”, “renunciar al islam” y “difundir ideas negativas para la sociedad”.  “Yo no soy un ateo; es imposible que yo pudiera serlo” declaró Faydh a la BBC, “la acusación en mi contra se basaba en interpretaciones equivocadas de algunos de los poemas”.

 

Su defensa argumentó que la sentencia era injusta porque se le negó un juicio imparcial.  Human Right Watch, la iniciativa Change.org y Amnistía Internacional, dirigieron acciones para evitar la condena.  El hashtag #freefayadh se hizo viral.

 

Esta semana un tribunal saudí anulo la sentencia de muerte.  A cambio Fayadh deberá ofrecer una disculpa pública, enfrentar una condena de ocho años de prisión, recibir 800 latigazos en 16 sesiones.  Ah, y el poeta tendrá que renunciar a su poesía.

 

 

La princesa Leia

Tuni Levy | Jueves 14 de enero, 2016

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

 

Me emocionó verla de vuelta.  Así, con la evidencia de los años andados.  Sin esconderlos, sin disfrazarlos.  Porque todos crecimos y Leia también creció.  Los años le marcaron pliegues en la piel, a ella y a Han Solo.  La Galaxia donde Star Wars sucede no es diferente, ahí también las mujeres y los hombres envejecen.

 

Pero a Carrie Fisher se lo reprocharon.  La actriz tuvo que explicar el incuestionable transcurrir del tiempo, se tuvo que defender y pedir tregua: “Por favor dejen de debatir si he envejecido bien o no”.

 

Cuando los trolls virtuales criticaron su apariencia, Carrie posteó en su cuenta de Twitter: “La juventud y la belleza no son logros”.  Kyle Smith, un articulista del New York Post, le respondió:” Renuncia a la actuación si no quieres ser juzgada por tu apariencia”.

 

Yo me quedo con Leia y su edad, y el tiempo que transcurrió entre sus 19 y sus 59 años.  Me gusta de la saga todo lo fantástico, lo ficticio y lo imposible.  Me gusta también todo lo que se acerca a lo que somos: lo vulnerable, lo humano, lo fugaz.

Reflexiones para el 2016, un México menos desigual

Tuni Levy | Lunes 21 de diciembre, 2015

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

“La desigualdad humilla”

Therborn

 

Un auto del año en el semáforo donde una mujer carga a su hijo por la espalda con un rebozo mientras vende chicles.  Uno de los hombres más ricos del mundo en un país donde veintitrés millones de personas no pueden obtener una canasta básica.  Colonias marginadas que colindan con edificios de primer mundo.  Necesidades mínimas que no se cubren y el 10% de la población concentrando el 64.4% de la riqueza.

 

La desigualdad de acuerdo con Goran Therborn, es la violación de la dignidad humana; es la negación de la posibilidad de que las capacidades de cualquier ser humano se desarrollen y tiene muchos efectos: muerte prematura, enfermedades, humillación, sometimiento, discriminación, exclusión del conocimiento o de la vida social, pobreza, impotencia, estrés, inseguridad, ansiedad, falta de auto-confianza y de orgullo propio, y exclusión de las oportunidades de la vida.

 

El estudio realizado para OXFAM 2015, por Gerardo Esquivel, explica que mientras que el PIB per cápita crece a menos del 1% anual, la fortuna de los 16 mexicanos más ricos se multiplica por cinco.  México es la decimocuarta economía del mundo y en el país hay 53.3 millones de personas viviendo en la pobreza (Esquivel).

 

En 1811 Von Humbold describió a nuestro país como el “país de la desigualdad”.  Más de doscientos años después Augusto Monterroso no discrepa tanto “la singular, verdaderamente híper-real característica de México es su desigualdad social”.

 

“SI los ricos se estuviesen haciendo más ricos, pero los de en medio y los de abajo estuviesen también mejorando, esto sería otra cosa” (Stiglitz).

 

 

Lecciones de una madre

Tuni Levy | Viernes 11 de diciembre, 2015

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

 

A Mark Twain le tocó la vida del siglo XIX, la de la esclavitud en Norteamérica, la del sistema de plantaciones.  En su autobiografía describe cómo para la sociedad en la que vivía, tener esclavos estaba bien: “Los periódicos locales no decían nada en contra, los púlpitos locales nos enseñaban que Dios la aprobaba, que era una cosa sagrada”.

 

“Hubo, sin embargo”, explica Twain, “un pequeño incidente en mi infancia que tocó este tema.  Teníamos un pequeño niño esclavo que habíamos contratado por alguien en Hannibal (Mississippi).  Había sido comprado y alejado de su familia y amigos.  Era un espíritu alegre, inocente y gentil, y probablemente la creatura más ruidosa que existía.  Todo el día cantaba, chiflaba, gritaba, -era enloquecedor, devastador, inaguantable.  Finalmente, un día, perdí la paciencia, y fui furioso con mi madre, y le dije que Sandy había estado cantando por una hora sin parar, y ya no lo soportaba, y que si por favor lo podía callar.  Se le llenaron los ojos de lágrimas y sus labios temblaron y dijo algo así -pobre niño, cuando canta se ve que no está recordando, y eso me reconforta; pero cuando está quieto, temo que esté pensando y eso no lo puedo soportar.  Nunca volverá a ver a su madre, si puede cantar, no lo voy a impedir, pero estaré agradecida por ello, si fueras mayor lo entenderías y el ruido de ese niño sin amigos te alegraría”.

 

“Fue un discurso corto”, agrega Twain, “y formulado de pequeñas palabras, pero me hizo sentido y el ruido de Sandy dejó de ser un problema para mí.”

 

El autor de Tom Sawyer y Huckleberry Finn creció e incorporó en su literatura y en su discurso su posición antiesclavista, posiblemente producto de las lecciones de su madre.

 

Para 1863 la esclavitud en Estados Unidos había sido abolida, Twain vivió para verlo.

 

(Texto de Mark Twain extraído de María Papova, Brainpickings)

 

 

¿Refugiados en casa?

Tuni Levy | Viernes 20 de noviembre, 2015

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

 

Ocho sirios se presentaron hace un par de días en la frontera México Estados Unidos.  Dos familias con dos hijos cada una, buscando asilos.  Fueron detenidos por las autoridades norteamericanas.

 

El debate.  El miedo de invadir países de occidente con “terroristas”.  Los gobernadores de Estados Unidos mayoritariamente optando por cerrarse.  ¿Y si Sartori tuviera razón?  ¿Y si fuera cierto que los flujos migratorios en Europa y la doctrina multiculturalista están poniendo en peligro a esa sociedad?  Una estadística del periódico The Economist arrojó el siguiente resultado: el número de refugiados con cargos de terrorismo doméstico en Estados Unidos después del 11 de septiembre es cero.  La Casa de Representantes pasó la semana pasada una propuesta de ley que agrega barreras a refugiados sirios e iraquíes que intenten entrar a Estados Unidos.  Una crisis humanitaria sin precedentes.  Europa contagiada por el terror.  En México las propuestas de recibir refugiados se han guardado en el cajón.  Las derechas del mundo sumando fuerzas.  Los argumentos racionales arrinconados.  Los que no escuchan de motivos, los que velan a sus seres queridos.  Obama intentando sostener promesas de asilo contra todos los que difieren.  Los afectados viendo la posibilidad de escapar de la tragedia nacional, cada vez más remota.  Y más sangre.  Más hospitales bombardeados.  Más familias sin descendencia.  Más huérfanos.  Más estigmas provocados por la confusión de las balas.  Ellos son nosotros, dice Nicolas Kristof, columnista del New York Times, mientras que otros buscan ladrillos para hacer crecer las paredes de sus fronteras.

Política de hijo único

Tuni Levy | Viernes 30 de octubre, 2015

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

A Mao le salieron las cosas mal.  Su estrategia de aumentar la población prohibiendo el aborto y las anticonceptivos con el fin de aumentar la fuerza productiva y el Ejército de Liberación del Pueblo, duplicó la población en China.

 

A Deng Xiaoping también le salieron mal.  Su política de restringir la población para lograr el crecimiento esperado en el año 2000 redujo la fuerza laboral del país.

 

Ambos líderes politizaron e hicieron asuntos de gobierno temas tan sensibles como el numero de hijos que una familia debe tener.

 

La política de un solo hijo o de dos en el campo si el primero era una niña pobló al país de historias difíciles de contar.  Historias acerca de abortos de bebes de nueve meses.  Historias de mujeres embarazadas que huyen de una ciudad que controla todos sus movimientos.  O de clínicas que consideran legal la violación de la individualidad.  Historias de multas impagables a parejas que se atrevieron a concebir el segundo.  Historias de esterilizaciones involuntarias de doctores que trafican con bebes, de ultrasonidos forzados, de hijos olvidados.

 

El fin de la política del hijo único se anuncia.  Posible producto de nueva estrategia política para reconstruir la fuerza laboral.  Quizás algo de presión social ha comenzado a impactar.  Por lo pronto nuevas generaciones de chinos pondrán un poco más en contexto a la palabra hermano.

La prisión contra Harvard en un debate

Tuni Levy | Viernes 9 de octubre, 2015

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

 

El mes pasado, el Wall Street Journal documentó un encuentro que se llevó a cabo entre el equipo de debate de una de las universidades más prestigiosas del mundo, Harvard, y el equipo de debate de la Correccional del este de Nueva York.  El evento se realizó en las instalaciones de la prisión de alta seguridad.

 

Los presos tuvieron que enfrentarse en su preparación para el debate a varios retos como la falta de acceso a internet, así como a los requerimientos de una aprobación administrativa para tener acceso a materiales escritos, la cual podía tomar semanas.

 

El programa universitario de Bard tiene el compromiso de ofrecer a los reclusos la oportunidad de una vida mejor por medio de la educación.  Prepara dentro de las prisiones a profesionistas, quienes una vez fuera de prisión, tienen el 2% de probabilidades regresar contra un porcentaje de 40% de quienes no toman el programa.  La iniciativa tiene como parte de sus actividades un equipo de debate.

 

La mañana antes del encuentro, los participantes del equipo de la prisión se juntaron para hablar acerca de los nervios y de su esperanza de que el debate llegara a inspirar a otros presos para recibir educación.

 

Una hora de debate y el jurado llegó al veredicto: Los reclusos eran los ganadores.  Tres hombres encarcelados por crímenes violentos vencieron al equipo triunfador por excelencia.

 

 

Ahora en Oregon

Tuni Levy | Viernes 2 de octubre, 2015

JARDÍN DE MATATENA | La columna de Tuni Levy

 

“Dispara ahora y paga después” anuncia la página grabagun.com, que vende armas a distancia.  “Haz click aquí para ver lo fácil que es obtener tu propia arma o rifle.”  “Cualquiera que sea el motivo que tienes para querer comprar una arma, grabagun tiene la elección perfecta para ti.”

 

La mañana de ayer fueron 10 muertos y 20 heridos según las últimas cifras del New York Times al momento del escrito de esta columna.  Un hombre de 20 años en una universidad comunitaria de Umpqua, Oregon.

 

Se acepta Visa y Mastercard.  Paso 1 es escoger el arma.  Paso 2 agregar al “carrito”.  Paso 3 escoger tu distribuidor con licencia.  Paso 4 recoger tu arma.  Se ofrecen tarjetas de regalo.  Hasta 18 días para pagar.  Paquetes combo.  La mayoría de los estados ( en EU) permiten que las municiones sean enviadas directamente a tu casa  Precios para todos los bolsillos: desde 126 dólares hasta 2,500.  Con 18 años cumplidos, un estadounidense puede adquirir un rifle o escopeta, con 21 una pistola o revolver.

 

Rita Cavin, la presidenta interina de la universidad explicó que había familias esperando al último camión, con estudiantes evacuados y tenían también “terapeutas de dolor” para aquellos que no encontraran a sus familiares entre los que bajaran del camión.

 

“Los estudiantes están corriendo por todos lados.  Dios mío”, Kayla Marie.  1 de octubre de 2015.