Eje Central El portal de noticias y análisis político en México

25 de mayo de 2017 | 9:18 am

Las fake news y la retórica antimedios

Hannia Novell | 6 de mayo de 2017

BITÁCORA DE GUERRA | La columna de Hannia Novell

El presidente de Estados Unidos es el mayor proveedor mundial de las #FakeNews o las informaciones falsas, y al decirse víctima de ellas, las utiliza para empujar una retórica contra los propios medios.

 

El informe de Reporteros sin Fronteras (RSF) destaca que la llegada al poder de Donald Trump “precipitó la caza de los periodistas”. Al acusarlos de publicar informaciones falsas, “no sólo compromete una larga tradición estadunidense de lucha por la libertad de expresión”, sino que “contribuye a desinhibir los ataques contra la prensa en el mundo”.

 

En la era de la posverdad —cuando algo que aparenta ser verdad es más importante que la propia realidad—, “nada parece frenar el retroceso en las democracias”, y países considerados en el pasado  como “virtuosos”, han retrocedido en la clasificación de RSF.

 

Estados Unidos es el ejemplo más notable, pues se encuentra en el puesto 43, dos más abajo que en 2016; Reino Unido cayó dos escaños y se ubica en el 40; mientras que Chile está en el lugar 33, luego de bajar dos posiciones.

 

Pero la mayor caída de esta lista integrada por 180 países, fue de Nicaragua, que se ubicó en la posición 92, tras retroceder 17 posiciones. La reelección del presidente Daniel Ortega se caracterizó por “múltiples casos de censura, intimidación, acoso y detenciones arbitrarias”, según el informe.

 

Pese a todo, también hay signos de esperanza. En medio de este retroceso que afectó a seis de cada 10 países, RSF se congratuló de la mejora registrada en Colombia que subió cinco escalones para situarse en el lugar 129.

 

Esto es atribuible en buena medida a los acuerdos de paz para poner fin al conflicto armado entre el gobierno y las FARC, “fuente de censura y de violencia contra la prensa”. Además, en 2016, por primera vez en siete años, no fue asesinado ningún periodista.

 

Por cierto, el país con mayor libertad de prensa en el planeta es Noruega y el peor, Corea del Norte, “que continúa siendo una dictadura propia de la Guerra Fría” y donde “escuchar una emisora de radio de fuera del país puede llevarte a un campo de concentración”.

 

Cuando un reportero es callado con las balas, la sociedad es herida en uno de sus derechos fundamentales: saber y conocer.

 

En pleno siglo XXI, donde la tecnología nos conecta a todo el planeta en cuestión de segundos, la humanidad no puede darse el lujo de colocar una mordaza al periodismo. Hacerlo implicaría retroceder al oscurantismo en una época que debiera ser de luz y transparencia.

 

@ HanniaNovell
Periodista, reportera y conductora. Premio Nacional de periodismo por su cobertura en Irak y reconocida por el Foro Económico de Davos, como joven líder mundial.