Foto: Especial

Compartir

Redacción ejecentral

Para saldar una parte de los préstamos usados para iniciar la empresa Oro Negro, fundada por Gonzalo Gil White, hace casi ocho años, sus acreedores pusieron en subasta las cinco plataformas de la compañía.

La prestadora de servicios petroleros, que ahora se encuentre en proceso de extinción, busca maximizar el valor de las plataformas Primus, Laurus, Fortius, Decus e Impetus con el fin de asegurar los intereses de los bonistas existentes.

Nordic Trustee, el fideicomiso noruego que en 2014 brindó sus servicios para que Oro Negro obtuviera los préstamos, señala que existen dos bonos en cuestión: uno por 916 millones de dólares (mdd), y otro por 50 mdd.

La propuesta, que aceptaron los acreedores, pide que las plataformas se pongan a subasta en las Bahamas.

Las plataformas son la parte medular del negocio de las firmas como Oro Negro, que en 2012 buscaba posicionarse como la mayor arrendadora de equipos de perforación para Pemex. Pero la crisis petrolera de 2014 tumbó sus cálculos financieros, cuando la petrolera nacional cerró la llave de la inversión en exploración.

La compañía se declaró en la quiebra en junio de 2019, tras dos años de intentar salir del concurso mercantil. Los directivos de la compañía no solo no lograron convencer a los bonistas para reestructurar la deuda de la empresa, sino que dispararon los conflictos entre ambas partes que ahora llevan acusaciones tanto en tribunales mexicanos como en Estados Unidos.

Los acreedores ahora deben aprobar la propuesta para la venta de las plataformas, y así recuperar parte del dinero que apostaron en Oro Negro. (Con información de Expansión) NM

ES DE INTERÉS

Directivos de Pemex espiados por Oro Negro

Oro Negro se desmorona en NY

Caso Oro Negro: Interpol ya busca a Gil White y Cañedo White

Oro Negro, la empresa de papel

Compartir