Compartir

Oscar Santillán

Julio César Cu Cámara, el único buzo industrial del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), tiene manos grandes, fuertes, morenas y sensibles, cualidades que le permiten detectar en la oscuridad del drenaje, llantas, lonas o cuerpos, cualquier objeto que tapa tuberías y bombas de la capital.

Está tan orgulloso de su trabajo que en una pared de su oficina cuelga el cartel del cortometraje documental El Buzo, de Esteban Arrangoiz, que lo llevó por Europa, al Festival Internacional de Cine de Berlín 2017. Y aunque pocos lo crean, es el único buzo de aguas negras en el mundo.

Lleva 35 años trabajando a ciegas, ¿qué significa la oscuridad?

buzo2-WEB

Significa tranquilidad, como estoy totalmente a oscuras sólo me concentro en lo que estoy haciendo y en lo que voy a hacer. Trato de no pensar que algo malo me va a pasar, y pienso que si algo pasa tengo que solucionar el problema para que no pase algo grave. Entonces la oscuridad me da mucha tranquilidad.

¿Tiene algún ritual?

De hecho, el trabajo puede tardar desde media hora hasta tres o cuatro horas y ya cuando tengo mucho tiempo abajo, aunque tenemos comunicación con la gente que está en la superficie, me pongo a cantar. Y eso me distrae un poco de la tensión que puedo tener abajo, el pensar tonterías, entonces me pongo a cantar o a cotorrear con los muchachos.

¿Y qué le gusta cantar?

Lo que se me ocurra en ese momento, algo de rock, de cumbia. Me gusta todo tipo de música, (…) lo hago para no estar tenso.

¿Al trabajar a oscuras qué tanto ha desarrollado el tacto?

Lo desarrollé bastante, aun con los guantes. Sabemos cómo son las piezas, qué es lo que debemos hacer. Pero cuando hacemos una búsqueda tenemos que detectar qué es.

¿Pero cómo es la técnica, porque imagino que hay objetos filosos?

Tratar de agarrar las cosas sin tanta fuerza, con mucho cuidado, como una persona invidente, para sentir qué es lo que tenemos en las manos o que es lo que nos está atorando o no nos deja pasar. Entonces la técnica es tocar con tiento.

¿Cuánto dura su jornada?

Cuando llueve hasta días nos quedamos. Por ejemplo, cuando se desbordó el Canal de Chalco en el 2000 estuve dos semanas seguidas.

¿Cuánto pesa su traje de buzo?

Fuera del agua, armado, pesa 80 kilos, dentro del agua ya no pesa, porque como es un traje hermético se llena de aire y ya no pesa, por eso nos ponemos cuatro cinturones de alastre, que pesan 12 kilos que nos mantiene en el fondo, y este traje tiene una ventaja, es salvavidas, entonces me ayuda en cualquier momento salir a la superficie.

¿Cómo programan las intromisiones al drenaje? ¿A la semana cuántas veces llega a entrar?

Cada área hace sus programas de mantenimiento. La oficina de drenaje profundo hace sus revisiones y puede salir un problema de que una compuerta no funciona y es cuando nos solicitan. Igual nosotros podemos trabajar en agua potable y para eso tenemos otro equipo de buceo normal. En época de lluvias de una a dos veces por semana. En la época de estiaje sólo si hay un trabajo programado. No todo el tiempo buceo, ya me hubiera acabado.

¿Ha incrementado el nivel de basura que entra al drenaje?

Sí, lo he visto al 100% el incremento, y eso lo podemos constatar en las plantas. Por ejemplo, en la planta 18+500 hemos llegado a tener hasta medio metro de basura y abajo corre el agua. Ha habido ocasiones en que hay necesidad de bajar y, literal, he tenido que romper la capa de basura para entrar al agua y hacer el trabajo. Y se debe a que también incrementó la población.

¿Qué artefacto jamás imaginó encontrar en el drenaje y lo halló?

Ahorita ya es común, pero hace 10 o 15 años encontramos un carro en el drenaje, un Volkswagen, sin asientos, el puro cascarón, entonces nosotros pensamos cómo es posible que lo hayan tirado. En el estado de México todavía hay ríos y se les hace fácil tirar de todo y eso va a dar al drenaje. Hemos encontrado pedazos de alfombra, lonas, carros, animales muertos, llantas, una lavadora. Hace cuatro años, cuando hubo una inundación atrás del aeropuerto, en el Arenal, fue causado por un microondas que taponeó el drenaje. Imagínate.

Hace dos años estuvimos en la presa Mixcoac que estaba taponeada por medio metro de espesor y como tres metros de altura de puro pet, ramas y se hizo una pared, literal, tanto que se tuvo que usar dinamita para poderlo destapar porque la presa ya se iba a desbordar. Aunque el pet ya se vende, todavía es mucho el que se tira.

¿Cuántos cuerpos ha hallado en el drenaje?

No somos rescatistas, hemos apoyado a los bomberos, a la Cruz Roja y sí hemos participado en algunos rescates, pero no llevo la cuenta. Creo que esa es de las partes más desagradables, que a mí no me gusta, pero lo tenemos que hacer.

¿Alguna vez se enteró por qué un cuerpo llegó al drenaje?

Se ha sabido, algunos porque los asaltaron, los matan y los tiran o en Xochimilco que no falta el que esté ebrio y se tire a los canales, son diferentes circunstancias. Trato de no pensar en eso y de que no me marque.  (…) Prefiero no involucrarme sentimentalmente. Trato de hacer un buen trabajo al momento del rescate, pero después prefiero olvidarlo.

¿Cree que existe el destino o que se construye con pequeñas decisiones?

Las dos cosas. El destino me puso acá y yo lo fui construyendo. Porque igual te pone el destino en un trabajo que no te gusta y decides no seguir. Entonces yo lo fui construyendo, le agarré amor a este trabajo en diferentes formas; por ejemplo, la satisfacción de realizar un trabajo, la satisfacción de hacer un buen rescate, de decir, con lo que yo hice a la mejor no se inundó equis colonia o lo que haya sido. O haciendo ese trabajo se solucionó alguna inundación.

Hasta protagonizó un cortometraje

Sí, Esteban Arrangoiz estudió para cineasta e hizo ese cortometraje (El Buzo) y ganó el Concurso Internacional de Morelia hace tres años, lo presentó en Alemania en el Festival Internacional de Cine de Berlín.

¿Fue a la presentación?

Fuimos a Alemania a hacer seis presentaciones. De hecho la gente en Alemania pensó que ese cortometraje era actuado, y cuando se les explicó que es mi trabajo real, quedaron muy sorprendidos.

Compartir