Compartir

Luis León

lleon@ejecentral.com.mx

›Supera 30 mil millones de pesos el presupuesto no ejercido en 2017 por entidades federales, la gran mayoría pertenecen al sector productivo y social. Este monto es comparable con los años previos a la crisis de 2008

16-Principal 110El presupuesto de la federación autorizado que no se ejerció durante el año fiscal de 2017 alcanzó 30 mil 325 millones 486 mil 196 pesos, de acuerdo a los informes oficiales de la Secretaría de Hacienda.

Al concentrarse en el sector productivo y social la mayor cantidad del subejercicio, y ocurrir cada año, puede considerarse, coinciden especialistas, como uno de los factores que impactó negativamente el desarrollo de la economía mexicana, que apenas rebasó los dos puntos porcentuales de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), con 2.3, según el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Información (Inegi).

“EL SUBEJERCICIO SÍ PODRÍA SIGNIFICAR UNA DISMINUCIÓN DEL CRECIMIENTO EN EL AÑO FISCAL CORRESPONDIENTE; AUNQUE ES DINERO QUE EL GOBIERNO PRESUPUESTÓ Y NO UTILIZA, NO SE PIERDE. ESTO OCURRE POR ERRORES
DE PLANEACIÓN O EJECUCIÓN”

Para el analista económico Macario Schettino, el subejercicio sí podría significar una disminución en el crecimiento en el año fiscal correspondiente; aunque, precisó, es “dinero que el gobierno presupuestó y no utiliza, no se pierde”.

Sobre las causas que originan el subejercicio, añadió, “normalmente ocurre por errores de planeación o ejecución. reduce gasto y por lo mismo puede reducir crecimiento”.

Carlos Alberto Martínez, especialista en finanzas y que conoce a fondo la administración pública, consideró que el tema del gasto público es muy importante para la economía, sobre todo cuando está orientado a estimular el crecimiento o el desarrollo en rubros sensibles como la infraestructura o la educación. Hay que considerar que esta administración, añadió, ha tenido el gasto en infraestructura más bajo en 75 años, pero se ha visto un aumento exponencial en el gasto corriente que sería reflejo de “incompetencia en el uso y destino de los recursos”.

En este sexenio ha sido mal utilizado (el presupuesto) y no ha sido enfocado para actividades detonantes del desarrollo y el subejercicio no es relevante salvo para mostrar la ineficiencia de las autoridades”, apuntó Martínez.

El especialista en temas económicos Francisco Vidal consideró que el impacto  del subejercicio en la economía “depende del monto”. Cada caso, agregó, tiene sus particularidades, depende de si fue en gasto corriente o en gasto de inversión pública en obra de infraestructura para medir su impacto en la sociedad y que en su conjunto podría ser relevante si representa un monto total considerable.

De acuerdo a los informes consultados por ejecentral, el sector paraestatal fue el apartado de las finanzas nacionales que registró 75% del total del monto de recursos no ejercido. Esto significa poco más de 22 mil 991 millones pesos. De 187 entidades que conforman este sector, 137 presentaron algún tipo subejercicio y 29 más un déficit presupuestario, mientras que 21 no reportaron subejercicio del gasto.

Meade1_cuarto-web

Administración. En la gestión de José Antonio Meade, el PIB del país creció 3.7% y el mejor trimestre fue de enero a marzo de 2012, con un aumento de 4.8 por ciento. FOTO: Cuartoscuro

Hace 10 años, en el ejercicio fiscal 2007, durante el primer año de gobierno de Felipe Calderón, se reportó un monto similar de 39 mil 98 millones de pesos de recursos no ejercidos, lo que fue calificado entonces por la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados como “un mal manejo del presupuesto”.

La administración de Enrique Peña Nieto se ha distinguido por reportar, año con año, subejercicios y se concentran, en su mayoría, en el área social y de desarrollo. En 2013, su primer año de gobierno, registró una gran falta de pericia en la ejecución del gasto público, pues no ejercieron 100 mil 309 millones de pesos del Presupuesto de Egresos federales.

Para el segundo año de la administración, los subejercicios en fondos y programas revisados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ascendieron a 63 mil 607 millones de pesos, cifra que equivale a 50% del recorte presupuestal programado para ese año, calculado en 124 mil 300 millones de pesos, que anunció la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en febrero de 2014. Recortes que no sirvieron, pues sólo en los dos primeros años de gestión las erogaciones en sueldos y salarios de burócratas aumentó en 5% el gasto corriente, al pasar éste de dos billones 461 mil millones de pesos en 2013 a dos billones 578 mil millones de pesos en 2014. Para el ejercicio 2015 se dio nuevamente un aumento de casi dos puntos porcentuales, para sumar dos billones 623 mil millones de pesos.

Al revisar cada uno de los años de las dos últimas administraciones, tanto de Calderón como de Peña, en ambos el subejercicio en la gestión del gasto federalizado ha sido sistemático.

De acuerdo a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria que se emite cada año, se prevé en uno de sus artículos que los recursos subejercidos sean reasignados a programas sociales y de inversión luego de tres meses, si no han sido ejecutados.

›Al ser una práctica tan recurrente de no ejercer los recursos y la de estos sean asignados discrecionalmente, en este ejercicio fiscal, el correspondiente a 2018, la Cámara de Diputados aprobó que el gobierno federal presente informes trimestrales sobre el subejercicio del gasto, con la finalidad de poder controlar las reasignaciones como lo señala la ley.

Artículo 13. Los recursos correspondientes a los subejercicios que no sean subsanados en el plazo que establece el artículo 23, último párrafo, de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, así como el importe de los ahorros que se obtengan como resultado de la instrumentación de las medidas de austeridad y disciplina presupuestaria, serán reasignados a los programas sociales y de inversión en infraestructura previstos en este Presupuesto de Egresos, así como en los términos de lo dispuesto en el artículo 61 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, respectivamente.

Al efecto, la Secretaría informará trimestralmente a la Cámara de Diputados, a partir del 1 de abril, sobre dichos subejercicios. En el caso de las economías generadas durante el ejercicio fiscal, éstas deberán canalizarse a los programas y Tomos aprobados en este Presupuesto de Egresos.  La determinación de los subejercicios se realizará conforme a los calendarios autorizados, en los términos del artículo 23 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. Si al término de los 90 días establecidos en el artículo 23, último párrafo, de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria los subejercicios no hubieran sido subsanados, la Función Pública procederá en los términos de la legislación en materia de responsabilidades administrativas”, establece la norma.

La legislatura también obliga a la Secretaría de la Función Pública a actuar contra los funcionarios que cometan irregularidades al no ejercer los recursos que fueron previstos en la normatividad y la dependencia debe informar “trimestralmente a la Cámara de Diputados y a la Auditoría sobre las denuncias y las acciones realizadas en contra de los servidores públicos a que hace referencia el párrafo anterior. Al término de dicho plazo, la Comisión del ramo de la Cámara de Diputados emitirá una opinión sobre los subejercicios informados”.

En 2016, tres años después, disminuyó el monto subejercido. El total de recursos no utilizados alcanzaron 23 mil 816 millones de pesos; es decir, 14 mil 997 millones de subejercicio, más ocho mil 818 millones de recursos de obras o proyectos específicos no ejercidos, devengados o no reintegrados a la Tesorería de la Federación (TESOFE), de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación en su revisión a la cuenta pública 2016.

Pero el año pasado esos recursos se incrementaron en un 27%, superando los 30 mil millones de pesos. En 2017, de acuerdo a los informes oficiales, seis de los siete principales ramos administrativos y generales del Estado mexicano reportan subejercicios en sus gastos. Tal es el caso del Poder Ejecutivo con 233 millones 471 mil 170 pesos; el gobierno federal con 3 mil 666 millones 800 mil 581 pesos; el Poder Judicial con 3 mil 359 millones 67 mil 2 pesos; los órganos autónomos por 74 millones 262 mil 410 pesos; el sector paraestatal con 22 mil 991 millones 885 mil 33 pesos. Mientras que el Legislativo y las empresas productivas del estado no reportaron subejercicio presupuestal, según la base de datos de Hacienda consultada por ejecentral.

Como se aprecia, el sector paraestatal es el que más presupuesto dejó de gastar, y entre ellas se encuentran: Diconsa, el Instituto Mexicano del Petróleo, el Aeropuerto de la Ciudad de México, la Compañía Mexicana de Exploraciones, Servicio Postal Mexicano, Fonatur Mantenimiento Turístico, la Administración Portuaria Integral de Manzanillo, la Corporación Mexicana de Investigación en Materiales, Centro Nacional de Control de Gas Natural y el Instituto Nacional de Pediatría. Estas 10 entidades abarcan el 55% de los presupuestos no ejercidos, lo que significa poco más de 12 mil 672 millones de pesos. El resto del monto se distribuye entre 120 dependencias más.

De las 18 secretarías que comprenden el gobierno federal, sólo 11 presentaron subejercicios por un total de 232 millones 605 mil 967 pesos, y las siete restantes no tuvieron este desequilibrio en sus finanzas; tal fue el caso, por ejemplo, de la Defensa Nacional, Economía, Marina, Trabajo y Previsión Social, Energía, Turismo, y la Función Pública.

EL DATO. El gasto neto total previsto en el Presupuesto de Egresos 2017 fue de cuatro billones 888 mil 892 millones 500 mil, que corresponde
al total de los ingresos aprobados en la Ley de Ingresos en la Cámara de Diputados. Los subejercicios equivalen a 0.62% del presupuesto de egresos que no fue ejercido.

grafs-Principal-Web

Inversiones sin ejecutar

Los órganos autónomos comprenden seis órganos constitucionales: el Banco de México (Banxico); el Instituto Nacional Electoral (INE); la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el Instituto Nacional de Estadística y Geográfica (INEGI); la Comisión Federal de Competencia (Cofece) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). Estos organismos en su conjunto reportaron un subejercicio mínimo, en comparación con otras entidades del Estado. Apenas superaron los 74 millones de pesos.

El ramo del gobierno federal que está integrado por los programas federales como subsidios a los sectores social y privado o Entidades Federativas y Municipios; Desempeño de las Funciones, como proyectos de inversión, planeación, seguimiento y evaluación de políticas públicas, prestación de servicios públicos; Administración y Apoyo, como soporte al proceso presupuestario y para mejorar la eficiencia institucional; Compromisos del Gobierno Federal, que considera obligaciones de cumplimiento de resoluciones jurisdiccionales y desastres naturales; Obligaciones del Gobierno Federal, que integra pensiones, jubilados, aportaciones a la seguridad social y aportaciones a los fondos de estabilización; Programas de Gasto Federalizado, y Gasto no programable; tuvo un subejercicio por tres mil 666 millones 800 mil 581 pesos, que representa el 12% del total de los recursos públicos no invertidos en 2017.

EL DATO. El paraestatal fue el sector público con el mayor monto de recursos no ejercidos.

grafs-Principal-Web2

Vaso medio lleno o medio vacío

Hacienda fue la secretaría que reportó el subejercicio más alto con 79 millones 409 mil pesos, seguida de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) con 58 millones 473 mil pesos, luego Comunicaciones y Transportes (SCT) con 45 millones 951 mil, Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) con 25 millones 109 mil, Relaciones Exteriores (SRE) con 10 millones 17 mil, Educación Pública (SEP) con  cinco millones 774 mil, Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) con dosmillones 706 mil 646 pesos.

›José Antonio González Anaya en Hacienda ejerció casi 47 mil 648 millones 721 mil pesos, cifra superior en 77.4% con relación al presupuesto aprobado de 26 mil 857 millones 819 mil pesos por el Congreso. Este comportamiento se debió al mayor ejercicio presupuestario en los rubros de Gasto Corriente en un 33.8% y Gasto de Inversión 628.8 por ciento.

En el caso de Rosario Robles Berlanga, titular de la Sedatu, su gasto ascendió a 18 mil 816 millones 883 mil pesos, cifra superior en 17.5% con relación al presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados. Por tanto, se derrochó más en Gasto de Operación en 347.9% específicamente, Servicios Generales con 376.9% y Materiales y Suministros por 19.6%.

El secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, ejerció un gasto del orden de 105 mil ocho millones 907 mil pesos, cifra superior en 24.1% con relación al presupuesto aprobado por los legisladores. Aunque de acuerdo a los reportes, se destinaron más recursos en este ejercicio fiscal a Subsidios de Inversión con 139.8% y Otros de Corriente con 123.2 por ciento.

La Semarnat, con Rafael Pacchiano Alamán al frente, tuvo en su presupuesto de egresos 39 mil 905 millones 356 mil pesos, cifra superior en 10.7% con relación al presupuesto aprobado por los diputados. Este comportamiento se debió principalmente al mayor ejercicio presupuestario en Subsidios de Inversión (85.1%) y Gastos de Operación (32.9 por ciento).

La Secretaría Relaciones Exteriores (SRE) a cargo de Luis Videgaray, ejerció un gasto de casi 13 mil 64 millones 595 mil pesos, cifra superior en 67.1% con relación al presupuesto aprobado de siete mil 819 millones 190 mil pesos. Esto se debió al incremento en el Gasto Corriente (67.5%), específicamente en Gasto de Operación (441.0%), y el resto incluye 31.1 por cierto.

Mientras que la SEP y su titular, Otto Granados Roldán, el gasto fue de  302 mil 310 millones 239 mil pesos, es decir, 34 mil 655 millones de pesos más, por lo que la cifra es superior en 12.9% con relación al presupuesto aprobado y que ascendía a 267 mil 655 millones 185 mil pesos.

La variación corresponde a una mayor asignación en subsidios por un monto de poco más 20 mil 318 millones de pesos, gasto de operación por seis 
mil 806 millones de pesos, y servicios personales por cuatro mil 982 millones 204 mil pesos, con respecto al aprobado, incluyendo gasto corriente e  inversión.

La Sagarpa, de la que es titular Baltazar Hinojosa, tuvo un presupuesto de 67 mil 295 millones 934 mil pesos, cantidad inferior en 4.7% con relación al presupuesto aprobado. Su destino principal fueron los subsidios en un 9.9 por ciento.

En el caso de las empresas productivas del estado  como la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex), al transformar la naturaleza y régimen jurídico  en el 2013, estas entidades con actividad empresarial en el ámbito nacional e internacional, con capacidad suficiente para tomar sus propias decisiones y riesgos, con personalidad jurídica y patrimonio propio, autonomía técnica, operativa, presupuestal y de gestión pero sin dejar de formar parte de la nación, no presentaron subejercicio por el cambio constitucional que las sujeta a otro tipo de fiscalización.

11 secretarías

de Estado reportaron subejercicios en el año fiscal correspondiente a 2017.

21 entidades

paraestatales no presentaron algún tipo de subejercicio.

grafs-Principal-Web3

Compartir