Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que le preocupan y por eso se ocupa de los cambios en las percepciones de las distintas calificadoras, pero que se está castigando al país por la política neoliberal que fue un rotundo fracaso.

Criticó que durante 36 años y con más fuerza en 2018, la política económica fue insuficiente y caracterizada por el saqueo y la corrupción, y a su gobierno “nos toca pagar los platos rotos”.

En su conferencia de prensa matutina, dejó claro que respeta sus decisiones, pero aseguró que su gobierno rescatará a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) «porque ya no se tolerará la corrupción como antes».

“Les digo, con absoluto convencimiento, rescataremos a Pemex y CFE, basados en una variable, la más importante: no va a haber corrupción”, detalló.

López Obrador señaló que Pemex y la CFE han sido las empresas más saqueadas, “sin temor a equivocarme, del mundo”.

«Los hechos van a ir hablando. Cuando se acabe por completo con la corrupción y se rescate a Pemex, a la CFE, se van a aclarar las cosas. Estoy optimista en este sentido, lo vamos a lograr. No es un asunto complicado, grave, porque depende de un manejo eficiente y honesto en la CFE», sostuvo.

Luego de que la Standar and Poor’s ajustó la perspectiva de la calificación de México, López Obrador indicó que lo único que puede reprochar, de manera respetuosa, a las calificadoras es que “durante todo ese tiempo que imperó la corrupción en Pemex y CFE permanecieron callados, calificaban con 10, con excelencia… todo era MB (Muy Bien) en esos tiempos”.

Esta no es la primera vez que el titular del Ejecutivo se enfrenta a una calificadora por el cambio de perspectiva, pues en semanas pasadas lo hizo con Fitch Ratings y Moody´s.

Conferencia matutina: 

Compartir