Foto: AFP

Compartir

José Herrera

La rivalidad Saúl ‘Canelo’ Álvarez-Gennady ‘GGG’ Golovkin va más allá de lo deportivo. Aquellos días donde Álvarez convivía con Golovkin, como su sparring, y los cuales incluso pudieron crear un lazo afectivo, están enterrados. El presente nos otorga una rivalidad con tintes históricos.

Después del primer combate, las carreras de ambos pugilistas tomaron distintos tintes. Golovkin creció su legado con otra arrolladora victoria ante Vanes Martirosyan, llegando a 39 triunfos consecutivos (38 de ellos por nocaut). Por su parte, Álvarez vio empañada su carrera con un escándalo de dopaje.

La pelea se realizará cuatro meses después de lo previsto, debido a que originalmente estaba pactada para mayo. Sin embargo, el dopaje de Canelo pospuso el encuentro. Sin embargo, previo al duelo del sábado, ambos pugilistas han calentado el ambiente con severas declaraciones, que dejan ver un combate atractivo.

La primera pelea, para los expertos en el boxeo, careció de espectáculo, debido principalmente a Saúl Álvarez, quien no entró con mucha decisión al intercambio de golpes, algo que decepcionó a GGG y a los propios aficionados.

Yo quería que la primera pelea fuera así, pero él no quiso pelear conmigo”, dijo un Gennady Golovkin algo molesto al recordar la pelea que ambos sostuvieron el pasado 16 de septiembre de 2017.

Por su parte, Álvarez ha reiterado una y otra vez que este duelo tiene demasiados tintes personales. Su deseo de triunfo ha provocado que Golovkin se convierte en un ser desagradable y al cual desea noquear.

Voy a salir a ganar la pelea. A cumplir mi objetivo desde el primer día que es noquearlo y voy a salir a hacerlo desde el primer asalto. Ganar para mi legado es muy importante, voy a ganar para seguir escribiendo mi historia”, añadió.

La revancha entre Canelo y GGG iniciará a las 21:00 horas y será transmitida por el canal Space, Televisa y TV Azteca (éstas últimas inician transmisiones a las 22:00 horas).

Compartir