Compartir

Redacción ejecentral

El arzobispo primado de México, Carlos Aguiar Retes, destacó la importancia de instituciones como la Policía Federal, cuyos integrantes tienen misión de vigilar para que el mal se afronte, se detenga y se apague.

Desde el altar de la Basílica de Guadalupe y en el templo mariano ocupado por integrantes de esta corporación y sus familias, Carlos Aguiar, celebró una misa para conmemorar los 90 años de historia de la Policía Federal, donde sostuvo que como sociedad, sobre todo en las grandes ciudades, se necesitan instituciones para que donde aparezca el mal, atajarlo, donde se pueda prevenir, prevenirlo y donde se pueda punitivamente apagar, también hacerlo.

Se necesita una institución que vigile donde aparezca el mal, atajarlo, pero como sociedad en conjunto (…) se necesita una institución que vigile donde aparezca el mal, atajarlo, donde se pueda prevenir, prevenirlo y donde se pueda punitivamente apagar, también hacerlo. Y en esta institución de la Policía Federal tenemos este auxilio para nosotros, ellos tienen esa misión de vigilar para que el mal se afronte, se detenga y se apague”, detalló.

De igual manera, el arzobispo hizo un llamado a reconocer, respetar y apoyar el trabajo que realiza la Policía Federal.

(La policía) debe ser una institución reconocida, respetada y apoyada; ellos, los policías federales deben sentir el cariño de la gente por la misión que realizan”, dijo el cardenal durante la misa.

Aguiar Retes resaltó que los integrantes de la PF realizan un trabajo complejo para que la sociedad camine más por las veredas del bien, que por las veredas del mal.

Hoy ellos, los integrantes de la Policía Federal, vienen aquí con nuestra madre a orar, a pedir su ayuda, su protección en su trabajo, que es tan importante y a la vez tan complejo, para que puedan realizarlo y nuestra sociedad camine más por las veredas del bien, que por las veredas del mal”, destacó.

Finalmente, durante la ceremonia se pidió por las y los policías federales enfermos para que con fe superen las adversidades y se hizo una oración por los agentes caídos en el cumplimiento de su deber “por ellos, que ya están contigo y forman parte de tu reino, para que su sacrificio anime a sus compañeros y compañeras”.

SC

Compartir