Claves del Tercer Informe de Gobierno

Luis M Cruz | Domingo 9 de agosto, 2015

PENTAGRAMA | La columna de Luis M. Cruz

 
 

En un polémico contexto de incredulidad, volatilidad y riesgos crecientes para la economía nacional, el III Informe de Gobierno podría transcurrir buscando dar certezas sobre todo lo acontecido

 
 

1.         Claves del Tercer Informe de Gobierno

En un polémico contexto de incredulidad, volatilidad y riesgos crecientes para la economía nacional, el III Informe de Gobierno podría transcurrir buscando dar certezas sobre todo lo acontecido.

 
 

– En materia económica, acusando la volatilidad e incertidumbre externas pero destacando la salud de las reformas estructurales sustentadas en la estabilidad macro y los buenos fundamentos de la economía mexicana, que la siguen situando en el mejor lugar entre las economías emergentes.
 
 
– En materia de seguridad pública, que no obstante la fuga de “el Chapo” y la corrupción e impunidad imperantes, los datos duros del INEGI revelan la reducción de los indicadores de homicidios violentos (16 por 100 mil habitantes frente a 31 de Brasil y 10 de la OCDE).

 
 
– En materia de crecimiento y empleo, los datos de ajuste en torno al 2.5% (un punto menos de lo originalmente previsto) pero de crecimiento del empleo formal, que inopinadamente, en un entorno de menor crecimiento, registran la formalización de algún segmento de la economía.

 
 
– Los datos de la desigualdad, revelados por CONEVAL, que no obstante referir el crecimiento de la población en situación de pobreza (dos millones más en el último bienio, representando el 46% de la población total del país), muestran también el decrecimiento de la población objetivo en situación de pobreza extrema, atribuible en alguna medida a la Cruzada contra el Hambre, que estaría registrando 100 mil menos al pasar de 14.5 a 14.4 millones de personas en esta situación.

 
 
– La batalla por la educación pública de calidad que el gobierno federal está librando con los rebeldes magisteriales aglutinados en las secciones sindicales que controla la CNTE, con mucho el corazón de largo plazo para las reformas estructurales.

 
 
– Por explicar, la debilidad persistente del ingreso de las mayorías así como la mayor concentración de la riqueza, que sigue sosteniendo la correlación 80/20: 80% de la población tiene poco, en tanto que 20% tiene mucho. Es claro que revertir esto es materia de la capacidad de redistribuir riqueza del Estado. Thomas Piketty, en su célebre trabajo sobre “El Capital en el Siglo XXI” muestra que los Estados fiscalmente grandes y eficaces por su honestidad y capacidad, son los que pueden activar eficazmente los dispersores de bienestar: educación de calidad, empleo bien remunerado y crecimiento sustentable.

 
 
– Eficacia de la política exterior; nuestro país, siendo un jugador global que podría tener mayor influencia, no la ha logrado del todo debido a las fallas en el manejo de las giras y de la relación bilateral más importante, que es la de Estados Unidos: sin embajador, con el enojo perceptible de Washington no sólo por la fuga del “Chapo” sino también por la cuestión china y el manejo de los casos de corrupción; así como las polémicas en las visitas de Estado a Inglaterra y Francia, aderezadas de frivolidad y manejo divergente de la familia presidencial.

 
 
– El futuro de las finanzas públicas, golpeadas, como dicen las agencias calificadoras, por la caída de los precios internacionales del petróleo (-47.5% anual), el menor crecimiento esperado (un punto menos), la caída de la producción de petróleo (va en -8.5%), el crecimiento de la deuda (representa el 42.2% del PIB al corte del primer semestre del año, 10 puntos más que la cifra entregada por la administración Calderón) y la inminente elevación de las tasas de interés en los Estados Unidos.

 
 
– Hay dudas de que el esquema de ajuste previsto en el Presupuesto Base Cero logre racionalizar la menor disponibilidad de ingresos, prevista en 185 mil millones de pesos, pero que podría requerir ser un tanto mayor, dado que la economía global no está funcionando acorde a las previsiones nuestras. Por ejemplo, el precio del petróleo considerado en las previsiones en 57 dólares el barril (y que SHCP anunció que no sería necesario reconsiderar), en realidad está en el mercado en torno a los 45 dólares la mezcla mexicana.

 
 
– El futuro de la reforma hacendaria; en un contexto de menor crecimiento y descontento empresarial, la SHCP ha deslizado que podría haber más flexibilidad en las disposiciones tributarias. Al respecto, lo que será evidente es que, entre los tributos que mayores ingresos están dispensando al Estado, hay uno que será cada vez más difícil mantener, que es el impuesto que representan los ingresos por gasolinas. Por ser de precio controlado, durante el primer semestre del año, han ingresado 114.5 mil millones de pesos contra sólo 17.6 mil millones que se obtuvieron en similar periodo del ejercicio anterior. Esta jauja en los ingresos habrá de desaparecer conforme se abra el mercado a la importación de gasolina y otros energéticos, que habrá de disminuir, necesariamente, los precios al consumidor.

 
 
– El futuro de las participaciones a Estados y Municipios, que se ha ofrecido no sufrirán afectaciones y que en el primer semestre de este año han registrado un incremento del 2.5% anual real. El punto es relevante, pues las entidades federativas han estado acusando un peso mayor de la deuda pública que acumulan, llegando al caso de Nuevo León, en donde “el Bronco”, futuro gobernador, sustenta el éxito de su gobierno en la quita de la deuda que le “heredaría” el gobierno de Rodrigo Medina por 66 mil millones de pesos.

 
 
Dada la ruta de los acontecimientos, es previsible que el abordaje de estos temas se realice sin considerar cambios profundos en la integración del equipo de Gobierno, sólo los estrictamente necesarios, con lo que se aleja la perspectiva de que las cosas pudieran ser diferentes a como han sido hasta el momento, para el segundo trienio de la administración.
 
 
2. Renovación de las dirigencias partidistas
 
 
El PAN, el PRI y hasta el PRD Se encuentran inmersos en los procesos internos de renovación de sus dirigencias nacionales; las dos primeras, no obstante las diferencias de procedimiento, se están dando en relativo orden, con resultados predecibles a la luz de la opinión pública. En contraste, en el PRD están por el ajuste de cuentas, por una “noche de cuchillos largos” para intentar el enésimo asalto contra el grupo de “los Chuchos” por parte de todos los demás.
 
 
En el caso del PAN, el relevo se juega entre el joven príncipe Ricardo Anaya y el siempre pretendiente Javier Corral, es claro que se resolverá para el primero dado el control total de las estructuras y consejeros que tiene el grupo de Gustavo Madero al que fielmente pertenece, por lo que el domingo 16 de agosto habrá de resultar electo.
 
 
En el caso del PRI, después del concilio realizado el pasado 25 de julio, se hizo patente que no habría contienda interna y sí un solo elector, nucleado todo alrededor del titular del Ejecutivo Federal. En ese sentido, en la opinión pública se manejaron los elegibles en dos bloques nítidos: quien debiera ser, incuestionable en el liderazgo y méritos del coordinador de los diputados del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y quienes podrían ser, de acuerdo al cálculo y decisión que tomara el Presidente de la República, entre los que se mencionaron Aurelio Nuño (joven en antonomasia al liderazgo juvenil panista); Jesús Murillo Karam, controvertido ex procurador y actual titular de SEDATU; César Duarte, gobernador de Chihuahua; Erubiel Avila, gobernador del Edomex; Alfonso Navarrete Prida, también mexiquense, y Enrique Martínez y Martínez, titular de Sagarpa.
 
 
Los tiempos están entre el 3 y el 20 de agosto; el 3 de agosto se reunió el CPN para determinar el método de elección y emitir la convocatoria, con convergencia hacia el método de elección en asamblea de consejeros políticos, lo que propicia el registro de una candidatura de unidad, por lo que alrededor del día 20 se estaría eligiendo e integrando el nuevo Comité Ejecutivo Nacional. Finalmente, la decisión recayó en quien mejor representa los intereses y las posibilidades de un priísmo en ascenso y recuperación, en el diputado Manlio Fabio Beltrones, en la fórmula con Carolina Monroy del Mazo en la Secretaría General.
 
 
Tras esto, dijo el todavía dirigente nacional César Camacho, se realizaría la Reunión Plenaria de los Diputados Electos del PRI, del 21 al 23 de agosto, en donde se elegiría al coordinador y se integraría la agenda legislativa. Entre los elegibles, estarían el propio César Camacho, Jorge Carlos Ramírez Marín, Ivonne Ortega y Enrique Jackson, todos diputados electos.
 
 
Concluidos los procesos de renovación de las dirigencias partidistas y legislativas, los grupos parlamentarios entrarían a la negociación, en la semana del 24 al 30, de los cargos del gobierno camaral. Cabe destacar que para esta nueva LXIII Legislatura, como resultado de la dispersión del voto en las izquierdas, el PRD no es ya una tercer fuerza camaral paritaria con el PRI y el PAN, lo que los panistas tratarán de hacer valer para cogobernar con el PRI y exigir un reparto distinto de las posiciones de gobierno. Para la Mesa Directiva, en el primer año correspondería presidir la Cámara de Diputados al PRI, en tanto que en el Senado el PAN buscaría ejercer tal primicia. A partir de ahí, toda combinación es posible, si se toma en cuenta, por ejemplo, que en el Senado sólo tienen mano para integrar el gobierno camaral los grupos del PRI y el PAN, habiendo llegado el PRD a presidir la Mesa Directiva sólo por virtual cortesía parlamentaria.
 
 
3.         Popularidad gubernamental
 
 
La encuesta publicada por el grupo Reforma sobre la popularidad presidencial y el desempeño del gobierno ocurre a contrapelo del ánimo prevaleciente en el propio gobierno federal, que mira más hacia el refrendo del mandato obtenido en la elección intermedia y la configuración de una mayoría legislativa con los partidos aliados, poniendo en un segundo plano la severa crítica a que ha sido sometido por lo menos en el último año de la gestión. Como de alguna manera diría el Presidente de la República, en el contexto de volatilidad e incertidumbre mundial, a otros países les ha ido peor, en tanto que en el nuestro los efectos del drástico cambio en las condiciones económicas del mundo, desaceleración y desplome de los precios del petróleo y otros commodities, han sido de menor cuantía.
 
 
Reforma reporta que la aprobación presidencial se sitúa en el nivel más bajo durante el trienio, que ha pasado del 50% registrado en abril de 2013, al 34% en julio de este año si se hace la medición en población abierta, pero cayendo drásticamente en el grupo de “líderes”, del 78% que tenía en abril de 2013, a sólo 14% en el corte que se refiere a 2015.
 
 
Es más que conocida la confrontación del Grupo Reforma con el grupo gobernante. Sin embargo, los datos acusan rudeza, pues le atribuyen a la fuga de “el Chapo” un peso significativo, pues es lo que habría hecho caer la percepción ciudadana del 39 que otros observan al 34% que registra esta medición.
 
 
En lo que se refiere a la calificación del gobierno, el trabajo del titular del Ejecutivo se califica con 4.7 en escala del 1 al 10, en tanto que entre los “líderes” es de 3.3 puntos.
 
 
La valoración del gobierno no resulta mejor. En lo que se refiere a política interna, la opinión favorable cae a sólo 13% (entre líderes, 6%); en combate al narcotráfico es de 12% (líderes 5%); el manejo de la economía del país, 11% (entre líderes, 6%) y corrupción, 11% (líderes 3%).
 
 
Estos datos registran cierta congruencia con los publicados por Consulta Mitofsky en su análisis comparado de la popularidad presidencial en los 21 países de América, en donde el Presidente Peña obtiene un lugar 12 entre 21 mandatarios, pero ubicado en la media de la región norteamericana, que es del 39% (la popularidad del presidente mexicano se ubicó en 39% en esa medición). Como señala Reforma, sería la fuga de “el Chapo” lo que le hace caer del 39 al 34% en la aceptación de la población abierta.
 
 
En todo caso, el optimismo gubernamental se nutre de débiles datos demoscópicos: una votación del 29% para obtener 198 diputados, que requiere necesariamente de los aliados, sobre todo del Partido Verde, para construir mayoría legislativa, y una popularidad presidencial del 34%, con una evaluación en torno al 10% para las principales áreas del Gobierno.
 
 
4.         Riesgos de la economía
 
 
La defensa del peso, en un entorno de alta volatilidad e incertidumbre extrema, ha adquirido dimensiones de Estado. El comportamiento pareciera evidenciar que no se trata de un desliz propio de las transacciones ordinarias sino de una calibración de los riesgos que la economía mexicana habrá de enfrentar en lo inmediato.
 
 
El Banco de México ha debido intervenir con firmeza,  comprometiendo 200 millones de dólares diarios para el remate, con lo que las reservas internacionales habrán de afectarse en 8 mil 600 millones de dólares de aquí al 30 de septiembre. Previamente, del 11 de marzo al momento, ya se habían destinado 5 mil 340 millones de dólares con este fin, reduciéndose el nivel de las reservas de 195 mil a 190 mil millones de dólares.
 
 
Las distintas agencias calificadoras del riesgo país han sostenido sus pronósticos de fortaleza y estabilidad futura de los compromisos mexicanos, en donde la política económica aún cuenta con un margen de acción apreciable. Sin embargo, en lo inmediato, advierten riesgos mayores a los que se habían percibido, como es la persistente baja del precio del petróleo, la caída en la producción del mismo y la inminente alza de las tasas de interés de la Reserva Federal norteamericana.
 
 
Entre más positivos son los datos para Estados Unidos (un crecimiento del 2.3% durante el segundo trimestre del 2015, la reducción del desempleo al 6%, menores precios de los energéticos, la apertura con Cuba y el logro del tratado de control nuclear con Irán) el impacto en nuestro país ha corrido contra el peso. Dicen los analistas que los bonos mexicanos han perdido atractivo, que los bajos precios del petróleo y la marea del mismo en el mercado reducen el valor de oportunidad de la apertura energética, lo que incrementa el “vuelo a la seguridad” de los capitales hacia los Estados Unidos.
 
 
De persistir lo anterior, al Banco de México no le quedaría otro remedio que abandonar el alineamiento con la Reserva Federal y subir unilateralmente la tasa de interés. Al respecto, las tasas de interés de Rusia y de Brasil son del 11% y 13.5%, respectivamente, para retener o atraer nuevos capitales, en tanto que Banxico sigue sosteniendo la tasa de referencia en  un insostenible 3%.
 
 
Adicionalmente, los industriales han advertido ya que el desliz del peso y su estabilización en torno a los 16 pesos por dólar, estará teniendo un efecto próximo en la inflación, dado que numerosas ramas funcionan con insumos de importación que se han encarecido, como son la automotriz, electrodomésticos y hasta el turismo, que en los destinos dolarizados se ha encarecido para los mexicanos.
 
 
Al final del día, el ajuste del peso producirá inevitablemente ganadores y perdedores; la industria de exportación (manufacturas y turismo esencialmente) estarán entre los primeros; la economía interior, que depende de insumos de importación, habrá de registrar incremento en precios, así como un deterioro creciente para el ingreso y los salarios. Cada vez será más complicado sostener el discurso de la inflación inferior al 3%, que no se sostiene bien en una economía con las vulnerabilidades que ha mostrado la nuestra. Es decir, habrá más insumos para los analistas que documentan el incremento de la pobreza y la desigualdad en México.
 
 
5.         Educación: el duelo por el futuro
 
 
En uno de los temas que mejor podrían definir una nueva actitud para el gobierno federal, que es la defensa de la reforma para una educación pública de calidad ante los grupos antagonistas de la disidencia magisterial, en particular con las medidas adoptadas ante la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Oaxaca, se está configurando un escenario de conflicto en torno a tres fechas significativas: el inicio de clases el próximo 18 de agosto; la fecha del arranque de la LXIII Legislatura en el entorno del III Informe Presidencial, y las Fiestas Patrias del 15 y 16 de septiembre.
 
 
Como ha sido tradición en los esquemas de los movimientos populares, las fechas de significación del calendario oficial son proclives para realizar acciones de confrontación, en donde se busca generar “coyunturas críticas”. En este caso, la Sección 22 ha propuesto a la CNTE la realización de una huelga general desde el inicio del periodo escolar, lo que iría escalando con movilizaciones en sus zonas de influencia y en el Distrito Federal.
 
 
Las acciones adoptadas por los gobiernos federal y estatal han afectado la capacidad de organización, financiera y de movilización de la Sección 22, pero no han afectado los vínculos de solidaridad entre las demás secciones que integran la CNTE, con implantes profundos en Michoacán, Guerrero, Chiapas, Morelos, Estado de México y el Distrito Federal, ni su conexión con otros movimientos sociales. Si éstas responden al llamado de la Sección 22, en el próximo ciclo escolar estaremos viviendo una situación de rebelión magisterial que pondría a prueba otra vez a las instituciones.
 
 
Cabe señalar que en esta movilización, habrían de amalgamarse otras, como sería, hacia el 26 de septiembre, la configuración del primer año de los trágicos acontecimientos de Iguala, nutridos como han sido por el informe de la CNDH que descalifica las actuaciones previas de las autoridades, reintroduce las suspicacias sobre el Ejército y prácticamente ordena la reposición de los procedimientos, ampliando y agotando toda línea de investigación (jocosamente, dirían algunos analistas, hasta las de los alienígenas).
 
 
En todo caso, la batalla por la educación le ha traído buenas cuentas al gobierno federal en tanto supone un “hasta aquí” a las prácticas sindicales que han lesionado la educación y que se oponen a la evaluación, pero que de derivar en una nueva movilización lesiva para la propia educación, tendrían el potencial de atraer un mayor descrédito, además de los daños consabidos.

 
 

Peña, adiós a la tríada

Raymundo Riva Palacio | Viernes 7 de agosto, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

Foto | Presidencia
Foto | Presidencia

 

 

La Presidencia tripartita era un dogma en el gobierno de Enrique Peña Nieto. Su diseño era el de una burbuja donde había delegado el trabajo ejecutivo entre sus tres pilares, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el de Hacienda, Luis Videgaray, y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño. Los tres hablaban indistintamente con los actores políticos, interactuaban con ellos e impedían el acceso regular a la oficina presidencial. La Presidencia Tripartita era monolítica, donde sólo a veces permitían asomarse, con voz y voto, al consejero jurídico, Humberto Castillejos, y a Francisco Guzmán, jefe de asesores. De ahí en fuera, nadie más.
 

 

La toma de decisiones se concentraba en ellos; las fricciones se resolvían con sus acciones compartimentadas. La tríada era a quienes les creía todo lo que le decían. Las quejas sobre el secuestro del presidente por ese trío iban creciendo, desde los grupos de interés que por definición resintieron el cambio en el acceso a jefe de Los Pinos, hasta aquellos cercanos, que ya no eran escuchados. El Peña Nieto de la Presidencia no era el Peña Nieto en el Estado de México. Incluyente en Toluca; excluyente en la ciudad de México. Insensible a la crítica –entre otras cosas porque prácticamente no lee nada, y los informes que le llegan todos los días están edulcorados y alineados a una agenda de propaganda en televisión-, no parecía que algo pudiera hacer mella en esa muralla.

 
Pero la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán, que lo pescó en el aire mientras viajaba a Francia, podría ser, como una primera hipótesis de trabajo, el parteaguas de su administración. Quien vio a la comitiva en París, la notó nerviosa y sumamente seria. Paradójicamente, El Chapo lo había colocado en un estadio que difícilmente había visto: que su método de conducción política endogámico, no daba para más. La fuga le arrebató al criminal y lo dejó sin brazos operativos. La realidad que tenía tras la elección del 7 de junio era una muy distinta para el 11 de julio, cuando se consumó la fuga.

 

 

A Osorio Chong le estalló la crisis en las manos; a Videgaray le salieron mal las cuentas de la Reforma Energética y la economía se hundió más; Nuño volvió a demostrar que todavía no tiene el equipaje para las crisis profundas. Qué pasó por la cabeza del presidente durante todos estos días, sólo él lo sabe. Pero lo que se ve hacia fuera es un cambio radical. Dos designaciones reflejan que las cosas se modificaron sustancialmente en Los Pinos. La primera fue el nombramiento de Miguel Basáñez como embajador en Washington; la segunda, entregar el PRI a Manlio Fabio Beltrones. Las dos decisiones están por fuera de la lógica de poder de la Presidencia Tripartita que asumía el poder como si el mandato lo tuvieran ellos.
 

 

Basáñez no sale de ese grupo. Las ternas que trabajó Nuño no lo tenían integrado como una opción. Basáñez, entre otras cosas, no pertenece a la generación de la tríada, pero sí al entorno familiar de Peña Nieto, a quien conoció de muy joven, en los inicios de su carrera política, al haber trabajo estrechamente con su tío, el exgobernador mexiquense, exsecretario de Estado y aspirante derrotado a la candidatura presidencial, Alfredo del Mazo González. Su designación cortó las maniobras políticas de Videgaray, que buscaba en esta melé sacar el mejor provecho de la crisis política tras la fuga de El Chapo Guzmán, y despresurizó la lucha con su gran amigo, el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, que se inclinaba por el cónsul en Los Ángeles, Carlos Sada. Peña Nieto regresó al pesebre mexiquense y escogió a uno de los suyos, no a uno de los que buscaba la Presidencia Tripartita.

 

 

El caso de Beltrones es similar. “¿Al PRI –decía uno de los más cercanos al presidente antes de la elección del 7 de junio-, ni locos”. El PRI, sin el candado para impedir que el presidente aspirara la candidatura presidencial, era considerado en el equipo peñista como una jugada de muy alto riesgo. Amigos del presidente fuera de influencia de la tríada, llegaron a sugerirle que lo considerara, pero Peña Nieto no mostraba ni con gestos lo que pensaba. Las veces que Beltrones o algún otro líder priista buscó encontrar una señal, se topó con un muro. Todavía el miércoles a media mañana, el futuro era tan incierto, que en los últimos días Beltrones se dedicó a arreglar sus oficinas privadas.

 

 

Con Beltrones jugó como lo hizo con Basáñez, por instinto de sobrevivencia y trascendencia. Por un lado, se puede ver la necesidad de oxígeno por fuera de la Presidencia Tripartita, que en materia de resultados está en déficit durante la primera parte del sexenio, y por el otro, la necesidad de poder contar con voces fuera de esa tríada con las cuales interactuar. Para muchos, dentro y fuera del gobierno y del PRI, es una buena señal la que manda el presidente con las dos designaciones recientes. Cambiar un modelo que se agotó en la conducción del país, también. Peña Nieto recupera la Presidencia única con dos pequeños golpes de timón. Lo suficiente. El del mandato es él; nadie más. A quien juzgará la nación por los resultados es a él, no a su tríada, por más poderosa que haya sido.

 

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
 
twitter: @rivapa

¿Guerrero y NL, quebrados?

David Colmenares |

SIGNOS Y SEÑALES | La columna de David Colmenares Páramo

De acuerdo a los gobernadores, electo de Nuevo León y saliente de Guerrero, sus finanzas están quebradas. Ambos estados enfrentan situaciones insostenibles en sus finanzas públicas, abrumados por el servicio de su deuda, por el déficit de educación básica, y particularmente en Guerrero, por un manejo poco transparente de su presupuesto.

 

 
A pesar de que la sostenibilidad de la deuda pública en las entidades federativas es mayor que la deuda del Gobierno Federal, 88 por ciento respecto a sus participaciones, frente a más de cuatro veces la federal. Aunque hay algunos casos difíciles como Nuevo León, Quintana Roo, Nayarit y Coahuila, entre otros, que rebasan por mucho el promedio, no llegan al extremo de la deuda federal.

 

 
Sin embargo no deja de ser un problema de que en algunas entidades, se concentra la deuda de las entidades federativas, y sólo 25 municipios, la mitad de la municipal. Con la crisis de 2009 se acentuó el endeudamiento de los estados, no sólo por la extrema dependencia respecto de las transferencias federales, las cuales han sido insuficientes, sólo después de cinco años recuperaron su nivel de 2008. Además por la terrible concentración del poder tributario en el gobierno central, los estados sólo tienen menos del tres por ciento del mismo, promedio inferior incluso al de los países unitarios de la OCDE y de América Latina. Con el tiempo en lugar de regresarles facultades impositivas, se fueron creando incentivos para que se endeudasen más, y más, y más.

 

 
Nuevo León tiene una deuda registrada de 66 mil millones de pesos, cuyo servicio tiene un costo presupuestario recurrente, por ejemplo sus recursos propios están comprometidos como garantía. Es menor a la del DF, pero esta entidad tiene un PIBE de mas del doble y sus ingresos propios rebasan por mucho los de Nuevo León.

 

 
La deuda de Guerrero es mucho menor que la de Nuevo León,, un poco más de 3 mil millones, los que dejó Zeferino ya que no le dio tiempo al anterior Gobierno de endeudarse, además de que fue bien apoyado por el gobierno federal con el gasto federalizado.

 

 
En suma, Guerrero y Nuevo León es cierto enfrentan una situación difícil, en el primer caso se trata del estado más dependiente de la Federación, con menor competitividad, que no recauda por ingresos propios ni el uno por ciento de sus ingresos totales, pero ha sido el más apoyado con el gasto federalizado, lo que explica mejoras en sus indicadores de pobreza. Nuevo León en cambio, sigue siendo un estado competitivo, pero tiene bursatilizados sus ingresos propios.

 

 
En ambos casos es urgente que los gobernadores entrantes, Héctor Astudillo y Jaime Rodríguez, conozcan el monto de los adeudos contingentes, que muchas veces en otros estados, han rebasado la deuda local, como sucede con los déficit en materia de educación básica. Nuevo León, tiene saldos que nunca le van a reconocer, ya que ante el incumplimiento federal, ponía recursos propios como préstamo, que nunca le reconocieron. Guerrero ha tenido casos terribles de corrupción, y en ese sentido no es un estado viable. Sólo con un apoyo federal fuerte podrá salir adelante, pero a cambio el gobierno estatal, deberá tener disciplina presupuestaria, revisar su estructura administrativa y reubicar al personal en donde haga falta, recurriendo incluso a un programa de retiro voluntario. No se trata de correr burócratas, sino de buscarles ocupación productiva, donde lo que se gaste no sea un seguro de desempleo disfrazado, sino un gasto productivo.

 

 
Ambos gobernadores deberán tener un lema de Cero Tolerancia contra la Corrupción, más burda quizás en Guerrero, y de “cuello blanco” en Nuevo León, pero en ambos casos son prácticas igual de nocivas para la sociedad.

 

 

brunodavidpau@yahoo.com.mx

El PRI fortalecido

Jose Luis Camacho |

PARA ALUSIONES PERSONALES | La columna de José Luis Camacho Vargas

 

Como nunca antes, en pleno siglo XXI el sistema de partidos en México resulta fundamental para fortalecer la democracia y garantizar el desarrollo nacional de manera sustentable y permanente.

 

Lejos de lo que pueda llegar a considerarse, los candidatos amparados en una ideología y un programa claros y específicos resultan ser los más confiables para la población.

 

De ahí la necesidad de ampliar y consolidar a las diversas fuerzas políticas, para que representen y defiendan fielmente a los diversos sectores de la sociedad.

 

En esa ruta avanza decididamente el PRI, que con su Asamblea Nacional Ordinaria XXI se transformó y amplió los cauces de participación y representación social.

 

Su presidente César Camacho Quiroz no sólo ha accionado todos los engranajes y dispositivos con los que el PRI cuenta, sino innovado y creado nuevas instancias que responden a hechos como las redes sociales.

 

Asimismo, como nunca antes las mujeres y los jóvenes se encuentran presentes en la vida partidista, enriqueciendo y transformando con su visión y entrega las propuestas y acciones partidistas a favor de México.

 

La armonía, trabajo en equipo y convicción que prevalecen al interior del PRI se reflejaron en las pasadas elecciones federales y locales, en las que fue el partido más votado y que se alzó con el mayor número de victorias.

 

Y justamente, ese trabajo partidista es el que permitirá que el PRI salga bien librado del proceso de renovación de su dirigencia nacional, pues todo señala que una fórmula de unidad triunfadora encabezada por Manlio Fabio Beltrones será la que se registre para ser la opción que los consejeros priistas elijan para dirigirlos durante los siguientes 4 años.

 

Priista de largo aliento, con una amplia preparación académica y oficio político a prueba de las coyunturas más complejas, César Camacho es el principal responsable de un proceso de renovación ordenado, en unidad, concordia y convencido de que la hoja de ruta trazada por el Presidente Enrique Peña Nieto es la correcta.

 

Dirigente nacional priista que ha dado a cada quien un lugar y su lugar, César Camacho está a punto de concluir la encomienda que le fue confiada el 11 de diciembre de 2012, legando un partido transformado, trabajando y andando.

 

No hay duda, el PRI es el instituto político mejor organizado y más capaz para llegar a acuerdos con todas las fuerzas políticas, y un digno representante de su militancia es Manlio Fabio Beltrones, cuya postulación ha sido bien recibida por propios y extraños.

 

No cabe duda, el trinomio Peña-Camacho-Beltrones es el que requiere un país que está en transformación y cuyas bondades ya se están haciendo sentir en millones de hogares.

Beltrones, para el PRI

Raymundo Riva Palacio | Jueves 6 de agosto, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

Foto | Cuartoscuro
Foto | Cuartoscuro

 

 

Los rituales no cambian. El Partido Revolucionario Institucional lanzó la convocatoria para que se inscriban quienes aspiren a la dirigencia del partido, y todos saben que es una pantomima. Cuando el presidente de la República es priista, esa decisión es unipersonal, vertical y autócrata. La designación del mandatario Enrique Peña Nieto, en este caso, es más que nominativa. Se juega en ella estabilidad política y la sucesión presidencial.

 

 

El presidente trató de evitar el desbordamiento y las calenturas sucesorias dentro del PRI, pero no fue fácil. El actual líder, César Camacho, por ejemplo, dijo en una entrevista con Pablo Hiriart publicada en El Financiero el primero de julio, que el próximo dirigente del partido no podría postularse como candidato presidencial. Su declaración no era un mensaje transmitido a nombre de Peña Nieto, pero llevaba destinatario, Manlio Fabio Beltrones el único que públicamente dijo querer presidir su partido. ¿De dónde salía ese mensaje?

 

 

Las redes de Camacho no son con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, con quien Beltrones no tiene la relación más tersa dentro del gabinete. Sus enlaces son los neomexiquenses, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, con quien acuerda el líder del PRI. Nuño había sido mencionado en la prensa como un contendiente para dirigir el partido, pero los mensajes donde se autodescalificaba llegaron muy temprano el miércoles.

 

 

El director de Milenio, Carlos Marín, escribió en su columna diaria que aunque “estatutariamente es elegible”, es improbable que “se apunte” como uno de los contendientes. Poco después lo confirmó Camacho. Nuño, dijo el líder del PRI, “no ha levantado la mano”. El presidente, que siempre tuvo dudas de soltar a Nuño, por lo funcional que le es en Los Pinos y porque considera, de acuerdo a personas con quienes lo ha platicado, que no está aún listo para ir a la calle por sí solo, guardó a su alter ego.

 

 

Una vez resguardado, desde la misma oficina se dieron instrucciones de filtrar a la prensa que Beltrones iría al PRI. En el partido fueron más prudentes y mantuvieron los plazos estatutarios. Beltrones se registraría para participar en la contienda que, según esperan, sea de un solo candidato. Es decir, la designación habría caído en favor de Beltrones. Si no hay un cambio de señal a las que se emitieron este miércoles, Peña Nieto habrá hecho algo que rompe con la endogamia de la actual casa presidencial: optar por quien, sin ser de su equipo, le pude dar mejores resultados.

 

 

En este espacio se apuntó el 7 de julio que la ecuación de Beltrones había cambiado por la forma como estaban procesando en Los Pinos los resultados de las elecciones un mes antes. Nuño, dijo un líder del PRI, le hizo creer al presidente que los resultados eran un referéndum de sus reformas. La realidad era muy diferente. El PRI perdió 2 millones de votos y dejó de gobernar a 10 millones de mexicanos. El voto priista fue ligeramente superior al 13% del padrón, y si no hubo mayor daño fue debido al diseño de la campaña tricolor –donde escondieron a Peña Nieto-, y a malas estrategias de campañas de la oposición, que no trasladaron los negativos del presidente al PRI. Haber ganado la mayoría en el Congreso, fue importante pero no es suficiente. La experiencia de su primera Legislatura es que hubo iniciativas que caminaron bien en San Lázaro, que se atoraron en el Senado.

 

 

La fuga de Joaquín El Chapo Guzmán volvió a torcer la ecuación. La evasión del criminal colocó a Peña Nieto en la peor crisis política del sexenio, donde su jefe de política interna, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ha tenido que hacer a un lado su aspiración para 2018 y buscar la recaptura de El Chapo, para salvarse él y al presidente. El otro alfil, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, también está tocado. La forma como diseñó la reforma energética resultó fallida por no ajustar sus reglas ante el cambio en el mercado petrolero, un incremento de 2 millones de pobres que cayeron de las clases medias, como consecuencia, en parte de la reforma fiscal, y una economía en declive.

 

 

El presidente no tiene opciones reales hoy en día para sucesión presidencial. La decisión del PRI es crucial, porque de ello depende cómo enfrenta dos riesgos: que no le arrebaten la candidatura los priistas, o que lleve al PRI a la derrota. Si Beltrones es ratificado como candidato único, el presidente habrá tomado una decisión tan estratégica como lo fue escoger a Eruviel Ávila como su sucesor en el Estado de México. A la triada presidencial no les gustará el arribo de Beltrones, porque en automático se convierte en un potencial candidato a la Presidencia.

 

 

Pero si Peña Nieto confirma que es Beltrones al que quiere en el PRI, habrá entendido que para llegar sano al 2018, tiene que pasar la frontera del 2016, cuando se pondrán en juego 12 gubernaturas, y que la endogamia presidencial en la que ha vivido su sexenio, no le alcanza para salir victorioso en el mediano o en el pargo plazo. Beltrones no es la solución mágica a sus problemas, pero parece ser lo mejor que tiene a la mano. Del 2018 se entenderá después.

 

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Viaje infernal

J. S Zolliker |

REALIDAD NOVELADA | La columna de J. S. Zolliker

 

 

Estuviste ahorrando por un buen rato porque tu trabajo —que amas— paga poco. No porque no tengas capacidad. De hecho, eres sumamente inteligente, pero como dije, te encanta lo que haces y has preferido sacrificar ganancias por ganar de lo que te llena el alma: la academia.

 

 

Quieres visitar a unos buenos amigos que conociste en un congreso y con los que te mantienes en contacto constante por correo electrónico y por Facebook. Viven en otro país, en el que nunca has estado. Te emociona la posibilidad. Y claro, para ahorrar, te han invitado a hospedarte con ellos en su sala. Te parece bien. Con tal de lograr el viaje dormirás en su sofá y comerás en puestos callejeros.

 

 

Para mantenerte dentro del presupuesto, incluso comprarás tus boletos de avión en un sitio de internet que los ofrece más baratos porque son de los que hacen varias escalas en diferentes territorios. Ni modo. La travesía será muy larga (casi el doble de tiempo) pero es para lo que hay y lo que hay, es siempre mejor que la sopa de fi(jo)deos.

 

 

Llega la fecha anhelada. El viaje, con creces ha resultado mejor de lo que esperabas. Nuevas amistades, conocer otras tradiciones, comidas, músicas y labios. Hasta crees estar enamorado de una nueva María —más joven que tú— que se te enterró en el destino; entre las costillas. Sí, hay que decirlo, cuando la abrazas para despedirte, vives uno de esos sentimientos fatuos e intuitivos que reconocen que no quieres regresar a casa porque sientes que a lo que vuelves, no será nunca mejor que lo que ahora dejas.

 

 

Y así, como si el destino te hablara, el viaje de regreso es un desastre completo desde el inicio. Llegas tarde. Apenas logras documentar tu maleta y corres para pasar seguridad y alcanzar el vuelo. Cuando llegas a la sala, te avisan que el avión saldrá con dos horas de retraso. Bueno, al menos no lo perdiste. Pero ahora tienes hambre y te das cuenta que no te alcanza para comprar nada. Entonces abres uno de los regalos que le llevas a tu hermana cargando en la mochila: una cajita de alfajores; un clásico postre gaucho. Nada más uno, te dices.

 

 

El primer tramo es relativamente corto y haces escala de dos horas en Chile. Corre, aborda, y luego viene el segundo tramo a Colombia, donde haces otra escala de tres horas más. Te caes de sueño y apenas te han dado de comer unas papas fritas de bolsa con sabor a “caldo de gallina”. Abres la caja de alfajores y te das cuenta que ya has terminado con la mitad. Lo bueno es que también casi concluye la travesía.

 

 

Cuando sobrevuelas la ciudad de México, ya casi te sientes en casa. Te hace falta un buen baño y dormir largo y tendido. Desde el cielo, el D.F. se mira como una hermosa ciudad, vibrante, bellamente iluminada y hasta inofensiva. En ese momento no tienes idea ninguna que desea consumirte. Te echas el último alfajor a la boca antes de aterrizar.

 

 

Si el viaje es fue una pesadilla, ni se diga el llegar a México de Sudamérica. La discriminación es inmediata y latente. Cuando intentas llegar a migración, un guardia mal encarado te desvía: de Sudamérica me hacen el favor de desviarse por ese pasillo a la izquierda. Entonces a todos los pasajeros los mandan al área más sucia y descuidada y los hacer recorrer tramos intrincados, completamente separados de los demás trotamundos que vienen de fuera Europa o los Estados Unidos.

 

 

El oficial de migración es tosco cuando lo menos que esperas de un compatriota, es una cálida bienvenida. Igual y deben estar cansados, piensas. Ahora a recoger la maleta. Pero esperas en la banda y llegan maletas y maletas y miras que la gente que te rodea las descarga y se comienzan a ir. La tuya no se ve por ningún lado. Esperas que los de la aerolínea no la hayan perdido entre tanto trasbordo.

 

 

De pronto se te aproximan tres funcionarios que parecen gorilas. Oiga joven, ¿ésta es su maleta? No, la mía es de color gris y esta es naranja. ¿No se llama usted así? Sí, correcto, así me llamo, pero esa maleta no es mía. Pues acompáñenos porque ese nombre trae esa maleta naranja en la etiqueta y tiene varios kilos de droga y es tu palabra contra la nuestra ¡Esperen! ¿A dónde me llevan? ¡Ya le dije que no es mía! ¡Por favor!

 

 

Ahora estas preso. Bienvenido al infierno.

 

 

La peor crisis de Peña (y III)

Raymundo Riva Palacio | Miércoles 5 de agosto, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

epn
Al hablar ante el consejo directivo de BlackRock –que administra activos en más de 100 países- el miércoles pasado, el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que la relación con el gobierno de Estados Unidos transitaba por uno de sus mejores momentos. Ese mismo día, la PGR distribuyó una fotografía del jefe de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, tras reunirse en Texas con “altos funcionarios” del FBI, la DEA, el Servicio de Inmigración y Aduanas, y de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, para hablar sobre las acciones para recapturar a Joaquín El Chapo Guzmán. Las imágenes son el claroscuro del sexenio: mucha propaganda aquí, mucho desdén allá.
El discurso del presidente no se sostiene, y la fotografía es prueba de ello. En el pasado, los actos para mostrar la cooperación bilateral los encabezaban los secretarios de Estado. Hoy, en una oficina regional en Texas, un tercer nivel de policías, recibió al segundo nivel de la PGR. La “ventanilla única” que estableció el gobierno de Peña Nieto en la cooperación con Estados Unidos, se atascó. El director del CISEN, Eugenio Imaz, encargado de la ventanilla, no aparece por ningún lado. Zerón también es un cero a la izquierda. Para efectos prácticos, no puede recibir inteligencia sensitiva de Washington por carecer del doble vetting, que es una investigación para ver si pueden confiar en esa persona.

 

 

La “ventanilla única” buscó cerrar el derecho de picaporte y los privilegios extraordinarios que gozaron las agencias de inteligencia en el gobierno anterior, pero el diseño del gobierno lo colocó en el extremo. Nombró al frente del combate contra la delincuencia a funcionarios sobre las que hay sospechas de corrupción en Estados Unidos, que se incrementaron cuando detuvieron en el gobierno los controles de confianza. En la PGR se enfriaron las relaciones con la embajada, y del primer comisionado nacional de Seguridad (CNS), Manuel Mondragón, sólo había comentarios peyorativos.
El cambio en el discurso oficial no ayudó. El 6 de diciembre de 2012, de regreso de Monterrey, Peña Nieto definió que más que una política de combate a la delincuencia con armas y policías, se enfocaría a la prevención y reconstrucción del tejido social. Es decir, no mas persecución de cárteles. Los siguientes ocho meses, consistente con la orden, Mondragón replegó a la Policía Federal, y dejó de enfrentar criminales. ¿El resultado? La Familia Michoacana renació en Los Caballeros Templarios; Los Zetas, que prácticamente no tenían droga, se reabastecieron. La violencia no bajó en términos cuantitativos, pero mediante nuevos parámetros para medirla –todos los muertos en una averiguación previa se contaban como uno y no en forma individual-, se maquillaron las cifras.

 

 

Los cárteles se fortalecieron y, en lugar de corregir el rumbo, el gobierno se enredó más. Optó por aliarse de facto con el Cártel Jalisco Nueva Generación al aceptar, fomentar y armar a los grupos de autodefensa civil en Michoacán, para enfrentar a Los Templarios. Peña Nieto le pidió al presidente Barack Obama cambiar el énfasis de la Iniciativa Mérida, y que en lugar de equipo, armas y helicópteros se enfocara al fortalecimiento del estado de Derecho. Las cosas ya habían cambiado.

 

 

La exsubsecretaria de Estado para Latinoamérica, Roberta Jacobson, próxima embajadora en México, molesta la forma como habían descarrilado la cooperación, le pidió a Obama que redujera a la mitad el presupuesto de la Iniciativa Mérida. La DEA estaba escandalizada por el desmantelamiento de Plataforma México. El entonces procurador Jesús Murillo Karam decidió que todos sus subprocuradores fueran exentos de los controles de confianza y el polígrafo. Mondragón hizo lo mismo en la CNS. Sin esos controles, la información de inteligencia de Washington, bajó aún más en su calidad.

 

 

El caso paradigmático de esa crisis en la cooperación, y la molestia estadounidense fue precisamente la captura de El Chapo Guzmán. La investigación bilateral llevaba siete años, y el teléfono de su segunda esposa, por el cual detectaron su posición en Mazatlán, estaba interceptado desde 2011, cuando dio a luz a gemelas en Los Angeles, en espera de un error. Cuando Guzmán lo cometió, la DEA lo ubicó en Sinaloa e informó a México, pero una filtración a la prensa de fotos de la nuera de Guzmán en Cancún –que sólo tenía la PGR y la CNS-, tomado como un intento de aviso a El Chapo, aumentó la molestia y precipitó su captura con la ayuda de la Marina.
La información de la captura la dio a conocer el gobierno de Estados Unidos en Washington; el presidente Peña Nieto fue informado cuando todo ya se había consumado. Desde el principio dejó claro Washington quién tenía información y quién no. Cuando se volvió a fugar, filtraron a la prensa que habían enviado dos alertas al gobierno de Peña Nieto, que no les hicieron caso. El tono de la acidez en Washington lo dio Jacobson en su confirmación como embajadora el 16 de julio en el Senado: “Estamos increíblemente frustrados y desilusionados” por la fuga.
La fotografía de Zerón en Texas es la imagen viva de cómo la relación bilateral en materia de seguridad está reducida al ámbito policial. La arquitectura de Peña Nieto y su equipo de esa política de seguridad y cooperación con Estados Unidos, los tiene ahora en desventaja en la cacería contra El Chapo Guzmán, y merced de Washington. Pero eso querían. Estas son las consecuencias.
rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa

Policía y sociedad una alianza posible

Simón Vargas |

In principio erat Verbum© | La columna de Simón Vargas

 
 

“No hay país en el mundo que trate peor desde la Constitución a sus policías, que México” Renato Sales Heredia

 
 

Los decepcionantes resultados del informe “Radiografía de los Policías en México”, realizado por la organización no gubernamental Causa en Común, han llevado a los autores del mismo a preguntarse: ¿tenemos la policía que nos merecemos? La respuesta es ambivalente, sí y no.
 
 

Los mexicanos no debemos conformarnos con un gobierno que no funciona en su totalidad, con algunos funcionarios públicos que no cuentan con verdadero espíritu de servicio y mucho menos con instituciones policiacas en las cuales prevalece una marcada corrupción sistémica, la cual se define como el uso constante y generalizado de la institución pública para la obtención de un beneficio privado, reduciendo la calidad y la cantidad de los servicios prestados.
 
 

En sociedades con una corrupción sistémica, si bien las normativas legales existen, no se cumplen. Los casos de corrupción se dan con frecuencia y por lo general quedan impunes. Las reglas informales se van instalando. Se sabe que el soborno es ilegal, sin embargo, se asume como práctica usual, por ejemplo con los policías de tránsito.
 
 

Como puede entonces un ciudadano que recurre al soborno con tal de evitarse una infracción, quejarse de tener unas pésimas corporaciones policíacas, cuando él mismo forma parte de esta espiral de corrupción que la debilita y que eventualmente se instala de tal forma que es más fácil convivir con ella que combatirla.
 
 

En este sentido, de acuerdo con la radiografía se detectó que las principales fallas en las corporaciones policíacas están relacionadas a factores políticos y a su incapacidad para trabajar junto a los ciudadanos, atender a las víctimas y fomentar la denuncia.
 
 

Asimismo, los gobiernos han fallado en la dignificación del policía, pues en la mayor parte de las entidades del país, los sueldos continúan siendo bajos, con largas y extenuantes jornadas laborales de 24 horas, sin mucha capacitación y con escasa seguridad en su carrera, “con mandos que abusan de ellos y con autoridades estatales que mal invierten el dinero destinado a su profesionalización”, advierte María Elena Morera, presidenta de Causa en Común.
 
 

Con respecto a los salarios mensuales, el informe reveló que Chiapas es el estado que más bajo salario ofrece a un policía estatal con 4 mil 374 pesos, seguido de Puebla con 7 mil 200. Entre los más altos se encuentran Baja California con 19 mil 800 pesos y Nuevo León con 16 mil 349 pesos. Como se puede observar la disparidad es abismal.
 
 

Solo siete entidades tienen sueldos ajustados y homologados a una escala jerárquica, pero hay un foco rojo en Durango donde no importa el grado, cargo, ni el tiempo de pertenencia en las corporaciones, ya que todos los policías estatales perciben el mismo sueldo de 10 mil 172 pesos mensuales, medida que sin duda limita la motivación del policía para subir en la escala jerárquica.
 
 

Sobre la jornada laboral predomina el uso de modelos mixtos que operan según necesidades del servicio y en los cuales existe una desproporción de criterios. Están por ejemplo los turnos de 24 por 24 en el Distrito Federal, el modelo de acuartelamiento donde trabajan de 15 a 20 días, por 3 a 6 días de descanso en Veracruz, mientras que Nuevo León utiliza horarios de 12 por 12 durante 15 días por 5 de descanso. Solamente los estados de Baja California, Baja California Sur y Querétaro tienen jornadas de 8 horas, que son horarios respetuosos de la vida personal y familiar del policía.
 
 

Finalmente es importante recordar que uno de los mecanismos que se implementaron para recuperar las corporaciones policiacas, son las pruebas de control de confianza. De acuerdo con el reporte, solo Campeche, Coahuila, Querétaro, Tamaulipas, Nuevo León y Puebla han dado de baja a la totalidad de los policías estatales no aprobados.
 
 

Con respecto a la Policía Federal, según el informe PF/OCG/DGE/2398/2015 de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), unos 17 mil 549 de los 41 mil elementos que la componen no acreditaron los procesos de control de confianza para continuar dentro de la corporación en el periodo que comprende de 2007 a 2015.
 
 

Agentes afectados, académicos y especialistas en materia de seguridad e incluso altos funcionarios de los distintos niveles de gobiernos federal, estatal y municipal consideran que estos exámenes son opacos, se aplican de manera discrecional y de forma subjetiva. Incluso Renato Sales Heredia, actual Coordinador Nacional Antisecuestro aseguró que “no hay país en el mundo que trate peor desde la Constitución a sus policías, que México”.
 
 

En conclusión, sin duda México no tienen la policía que merece, pero los gobiernos y decisiones políticas tampoco le han dado a los elementos policiacos el trato que merecen, ya que también son mexicanos, merecen un respeto y vivir con decoró ellos y sus familias, además son nuestros semejantes, pero lo más importante es que deberíamos estar unidos, policías y sociedad en la lucha contra el crimen y la delincuencia para lograr tener el México en paz y con seguridad que todos merecemos.

 
 

*Analista en temas de Seguridad, Educación y Justicia
simon@inprincipioeratverbum.com.mx
@simonvargasa
facebook.com/simonvargasa
Linkedin: simón-vargas-aguilar
www.inprincipioeratverbum.com.mx

 
 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

Hoy, necedad licitar la Ronda Uno

Víctor Sánchez Baños |

PODER Y DINERO | La columna de Víctor Sánchez Baños

Solíamos pensar que las revoluciones eran la musa del cambio, en realidad es al revés: el cambio prepara el camino para la revolución
 
Eric Hoffer (1902-1983) Escritor y filósofo

 

 

¿Cuál es la prisa de licitar la Ronda Uno? Los mercados de energías provenientes de fósiles está deprimido y no hay condiciones suficientes, económicamente hablando, para lograr mejores y mayores beneficios para el país y, obviamente, para el sector empresarial.

 

 
En estos momentos, según The Financial Times, las mayores compañías internacionales de petróleo y gas suspendieron nuevos proyectos por valor de 200 mil millones de dólares para conservar dividendos durante la caída de precios de petróleo.

 

 
La británica BP, el consorcio británico-holandés Royal Dutch Shell, la estadounidense Chevron, la noruega Statoil y la australiana Woodside Petroleum, de acuerdo a los analistas de Wood Mackenzie, la caída de precios de petróleo en 2014 llevó a que estas empresas pospusieran 46 proyectos petroleros cuyo volumen rondaba los 20 mil millones de barriles.

 

 
Asimismo, la agencia noruega de energía, Rystad Energy y la británica Woodside Petroleum, estiman que las grandes compañías petroleras renunciaron a proyectos por más 120 mil millones de dólares.

 

 
Mientras los analistas mundiales estiman que no es momento para moverse en la foto, el presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda Molina, presiona para lanzar la cuarta convocatoria de la Ronda Uno, correspondiente a la licitación para la explotación en aguas profundas y crudos extra pesados. La convocatoria será para septiembre.

 

 
Esta licitación es la más compleja de la Ronda Uno, así como la más cuantiosa. El 14 de agosto se cerrará la convocatoria y publicarán los resultados de precalificación, proceso en el que se encuentran un total de 26 empresas, entre las que se encuentran Atlantic Rim, la británica GB Group, Chevron, CEPSA, Controladora de Infraestructura Petrolera de México, una alemana, una china, DIAVAZ, EP Hidrocarburos, Ecopetrol, entre otros.

 

 
Un viejo y exitoso comerciante, mi abuelo, tenía una regla de oro en el comercio: cuando te compran vende y cuanto te venden compra; pero jamás vendas cuando los precios están baratos. Hoy salimos de ofrecidos en un mercado que tiene precios a la baja. Se aprecia a un gobierno desesperado por tener recursos en momentos en que se cayó la explotación y hay sobre oferta del mercado.

 

 
Mal negocio.

 

 
PODEROSOS CABALLEROS.- En medio de conflictos con los habitantes de Atizapán de Zaragoza, en el Estado de México, donde comuneros se dicen despojados de 1,500 hectáreas de un polígono donde se construyó una tienda Liverpool, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, anunció que este año esa empresa realizará una inversión superior a los 1,900 millones de pesos. Esto para la construcción de dos nuevas tiendas de su cadena, en Coacalco y Tlalnepantla; la creación de tres Fábricas de Francia, en Chimalhuacán, Texcoco y Zumpango, y la ampliación de los centros comerciales Galerías Atizapán y Perinorte, con lo que se generarán más de 6 mil 800 empleos. Precisamente en el terreno en conflicto en Atizapán, los comuneros encabezados por Edmundo Ruiz, se instalaron una tienda Liverpool, cuatro campos de golf, cines, cafeterías, tiendas de autoservicio. Se “robaron”, dicen los comuneros, esos terrenos para beneficiar a desarrolladores de fraccionamientos como Frisa, el aeropuerto, el basurero municipal, entre otros que han violado la “suspensión de plano” emitida por un juez federal que reconoce la propiedad a comuneros. El problema es de Eruviel. *** Raynundo King, diputado por Quintana Roo, presentó ayer su 3er Informe donde destacó el impulso al turismo en el país. Uno de los invitados que acaparó la atención y el aplausometro fue el líder de su fracción parlamentaria, Manlio Fabio Beltrones.

 

 
RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA.- En Querétaro, entidad que gobernará en unas semanas el panista Francisco Domínguez, Pemex, que dirige Emilio Lozoya, ultima detalles, para la compra de los terrenos al Servicio de Administración y Enajenación de Bienes, de Hacienda, donde llevarán a cabo la construcción de la Universidad de Pemex, que arrancará operaciones antes de que termine el 2015. La Universidad de Pemex se construirá en un predio de 34 hectáreas, con una inversión inicial de dos mil 500 millones de pesos. En este centro se capacitarán a más de mil personas anualmente. Será un semillero para la industria petrolera.

 

 
Comunícate: vsanchezb@gmail.com
 
Twitter, Facebook, Printerest: vsanchezbanos

La peor crisis de Peña (II)

Raymundo Riva Palacio | Martes 4 de agosto, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

EPN

 

 
La fuga de Joaquín El Chapo Guzmán del penal de máxima seguridad de El Altiplano no se dio antes porque no lo habían capturado. Esto no es un galimatías. La evasión se dio porque estaban creadas todas las condiciones para que se diera, y se empezaron a construir desde el periodo de transición, antes aún de que Enrique Peña Nieto asumiera la Presidencia. Durante este sexenio se dio, por diseño institucional, el desmantelamiento sistémico de la seguridad en los penales, el relajamiento de las barreras legales contra los criminales, y el otorgamiento de privilegios inexplicables. Fueron tantos los cambios que al final contribuyeron a la fuga, que sólo el hecho que directamente al presidente Enrique Peña Nieto y metió a su gobierno en una crisis política profunda, elimina la posibilidad que fuera una evasión pactada.

 

 
La crisis política se entiende a partir del hecho que la fuga exhibió el desastre de diseño institucional que escogieron, y la frivolidad con la que actuaron en su construcción. En la génesis de esta crisis se encuentra Manuel Mondragón, reclutado como comisionado Nacional de Seguridad mediante una encuesta de popularidad –no un análisis de capacidades-, y a quien su jefe, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, le permitió durante casi dos años la destrucción del aparato de seguridad. Mondragón es uno de los responsables políticos de la fuga, pero no se manejaba solo. Todo lo que hizo, necesitó aprobación superior.
 

 

Por ejemplo, la contratación de Celina Oseguera para coordinar los Centros Federales de Readaptación Social, que fue destituida tras la fuga de Guzmán. Oseguera trabajó con Mondragón en el gobierno de Marcelo Ebrard en el Distrito Federal, y fue señalada como responsable de una red de prostitución en los penales de la ciudad de México, corrupción y abusos de autoridad. Oseguera fue quien permitió que Sandra Ávila, la Reina del Pacífico, recibiera tratamientos estéticos en la cárcel, y durante la administración pasada, pidió formalmente –sin éxito- a la extinta Secretaría de Seguridad Pública Federal, la liberación de varios narcotraficantes.
 

 

Oseguera no pasó desapercibida cuando fue reclutada por Mondragón. El comisionado del órgano que manejaba los penales federales –también destituido tras la evasión-, Juan Ignacio Hernández, protestó por la contratación, pero no le hicieron caso en Gobernación. El CISEN, que debió alertar a Osorio Chong sobre Oseguera, no hizo nada. Una llamada de atención abierta se dio cuando en menos de media hora le dio la salida de la cárcel a Rafael Caro Quintero, el ex jefe del Cártel de Guadalajara, a mediados de 2013, sin darle tiempo a la PGR para que interpusiera un recurso que impidiera su liberación. Tampoco pasó nada.
 

 

Durante el gobierno peñista, los sistemas se fueron relajando. Mondragón pidió, por ejemplo, que se redujeran las revisiones físicas a los visitantes en El Altiplano, argumentando que violaba los derechos humanos. Flexibilizó también las aproximaciones al penal, que dejaron de ser retenes inhibitorios para convertirse en entradas como en un reclusorio normal. Como desmanteló parte de los sistemas de Plataforma México, la detección en tiempo real de identificaciones falsas en los visitantes al penal no funcionaba, como pasó con una legisladora del PAN que semanas antes de la fuga, lo visitó en la prisión. Se eliminó el monitoreo espejo desde la ciudad de México y se canceló el audio de las imágenes. La Policía Federal, que escuchaba todo lo que sucedía dentro de los penales con fines de contrainteligencia, dejó de oír, y el CISEN, que escuchaba dentro y fuera de las cárceles, también dejó de hacerlo. La privacidad de los reos de máxima peligrosidad, era el argumento, era primero.
 

 

Al salir Mondragón, las cosas no cambiaron. Varios de los líderes del narcotráfico siguieron juntos en el mismo pabellón, lo cual violenta toda lógica y procedimiento de seguridad. El Chapo Guzmán fue ganando mediante amparos –que antes se rechazaban en forma automática- el acceso irrestricto de sus abogados al penal, que tuviera una televisión, el pelo largo y hasta un canario en la celda, sin que en Gobernación lo frenaran. Se le dejó en la misma celda pese a que Mondragón, antes de irse, reveló a la prensa en cuál estaba, en violación a un secreto de Estado. A CONAGUA se le permitió hacer obras a un costado, que también viola protocolos de seguridad, y se desconectaron los sensores subterráneos –que vigilaban en una profundidad de 20 metros-, que al concluir se le olvidó a alguien reconectar.
 

 

En política, tantas coincidencias no son coincidencias. Pero hay que insistir que por el golpe al presidente y la crisis en la que lo metió, elimina la posibilidad que sea una fuga pactada. Culpable el presidente y su equipo, no; responsable sí, por construir el diseño institucional fallido que propició la fuga.

 

 
rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa

Cuatro feminicidios y el homicidio de Rubén en el DF

Salvador Guerrero Chiprés |

CENTRO Y PERIFERIA | La columna de Salvador Guerrero Chiprés

Escoriaciones por los forcejeos previos a la muerte y tiro de gracia.

 
Cinco homicidios en la capital del país en una colonia tradicional de la más desarrollada de las delegaciones de la entidad.

 
El fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, dos mujeres activistas, una mujer de nacionalidad colombiana y una trabajadora doméstica de quien ninguna nota menciona el nombre y las feministas tampoco parecen exigirlo, son las víctimas más recientes de un proceso al que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal prefiere inicialmente encontrar relacionado con asuntos patrimoniales.

 
La otra vertiente, la de los mismo informadores politizados o no, encuentra nexo inmediato con el estado de involución en que diversos segmentos del poder veracruzano han sumergido a la sociedad y a la prensa.

 
Doce asesinatos de periodistas vinculados a Veracruz en lo que va de la administración de Javier Duarte.

 
Como ocurrió antes con los asesinatos en el Distrito Federal de Marcela Yarce y Rocío González Trápaga, el gobierno del DF siente la pulsión de privilegiar líneas de investigación en las cuales la actividad profesional periodística o el activismo no parezcan estar relacionadas con el múltiple crimen.

 
En aquel entonces, 2011, Yarce y González Trápaga, según el entonces procurador Mancera y el Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, habían sido víctimas de tortura.

 
Lo dijeron entonces, a unas horas del descubrimiento de sus cuerpos in vida, a pesar de que para tipificarse la tortura debía haber un detenido, un imputado cuya responsabilidad como parte de un organismo gubernamental hubiese infringido dolencia física o psicológica constante en sus víctimas.

 
Mancera y Ebrard insistieron inmediatamente en la hipótesis de la tortura. Sus asesores prefirieron fortalecer el interés de sus jefes en mantener a la Ciudad de México de la imagen de relativa seguridad con respecto al resto del país.

 
En esta ocasión el asesinato de Rubén Espinosa ha conseguido reactivar la trágica situación en que solamente la violencia brutal a representantes de los medios de información, y mujeres, en una época en que el discurso de igualdad de género es aceptado cuando no promovido incluso por sectores conservadores del gobierno federal, nos sacude y reanima cívicamente.

 
No es posible ahora mismo descartar ninguna hipótesis. Tampoco asegurar una sola.

 
De ahí la magnitud del compromiso técnico jurídico de una autoridad sujeta nuevamente a la evidencia de sus limitaciones, frente a la eventual responsabilidad de actores externos a la geografía capitalina o frente a la indisposición de afectar la imagen del Distrito Federal y sus propias violencias.

 

De la integridad y capacidad de la autoridad capitalina, o de sus opuestos, tendremos nuevo registro en estos días