¿Colosio, mejor que el PRI?

Salvador Guerrero Chiprés | Martes 24 de marzo, 2015

CENTRO Y PERIFERIA | La columna de Salvador Guerrero Chiprés

Luis Donaldo Colosio iba a ser presidente. No habría tenido, probablemente, la votación que acumuló su partido con Ernesto Zedillo en cuyo rededor se acumularon las certezas y las incertidumbres de aquel 1994 en que el sonorense perdió la vida a manos de Mario Aburto.

 

El asesinato de Colosio y el azoro derivado del desajuste político nacional de aquel año en que apareció públicamente el EZLN, se inició el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y Canadá y el partido encabezado por Carlos Salinas de Gortari se dirigía a la consolidación de una alternativa a la nomenklatura del propio tricolor en un conservador proyecto nacionalista reiterativo de una forma de corrupción y de acumulación de poder que habría de comenzar a transitar a…otras.

 

Ese crimen debió ser oportunidad para que el partido más longevo del mundo, con experiencia de siete décadas ininterrumpidas en el poder y capaz de regresar a él después de dos sexenios panistas, hiciera en este 2015 una reflexión profunda sobre la situación de su liderazgo y la de su figura más prominente: el presidente Enrique Peña Nieto.

 

Quiérase o no, Pela Nieto ha sido más autocrítico que su partido respecto de la merma del liderazgo nacional que él mismo encabeza.

 

Solamente después de que Peña Nieto se atreve a plantear directamente temas como la desconfianza en incredulidad sin precedente, solamente después de que él lo hace, lo sigue su partido.

 

No puede responsabilizarse a un partido de no tener el deseo de presentarse públicamente con la inteligencia política que le ha permitido aventajar a sus oponentes o entrar, desde su punto de vista innecesariamente, en un proceso reflexivo en que su poder, así se amenguado según revelan las encuestas, fuera aparejado por su disposición a hablar directamente a la inteligencia de las audiencias más diversas.

 

Ellas coinciden en situar, dada la información disponible en todas las encuestas, al PRI como el partido que, según lo que es posible decir en este mes de marzo, tiene, por el momento, la mayor concentración de preferencias por encima del PAN, del PRD y de las otras opciones que se presentarán ante el electorado en la elección federal de junio próximo.

 

De la misma manera que en el PRI no existe disposición a reflexionar con intención de un diálogo con audiencias exigentes sobre los desafíos más íntimos que no ha resuelto, las oposiciones no se atreven tampoco a discutir por qué razón no han generado una opción creíble ante un deterioro más cuantitativo que cualitativo en la capacidad priista de ganar la elección.

 

Colosio era crítico de las lógicas predominantes de su partido. Su partido deifica a la víctima y las oposiciones se victimizan inhábiles por ahora de competir creíblemente por la primera posición en la coyuntura electoral próxima.

 

 

 

 

Presupuesto, elecciones y gasolina

Antonio Cuéllar |

ALEGATOS | La columna de Antonio Cuéllar Steffan

A pesar de que la economía mexicana ha venido deshaciéndose de su dependencia del petróleo, esta finalidad no ha logrado concretarse con relación al Presupuesto, el que sí cifra su éxito en la colocación internacional del crudo mexicano. Por eso, la caída de los precios internacionales del petróleo obliga, responsablemente, a la necesidad de efectuar una revisión al Presupuesto de Egresos como el Secretario de Hacienda y Crédito Público lo ha anunciado, en especial con la mira puesta en el ejercicio 2016.

La noticia tiene un color gris que resulta desalentador, en la medida en que el ajuste al presupuesto provocará un impacto inmediato en la atención de programas gubernamentales o la ejecución de obras que dependen de recursos del Estado mexicano, fenómeno que trascenderá en contra de la economía de las personas o de nuestra sociedad en un año que, política o electoralmente hablando, resulta fundamental.

A pesar de que se trata de medidas responsables asumidas por quienes tienen el deber de velar por la sana marcha de la economía nacional, la noticia no es fácil de entender para una buena parte de nuestra población. Si se hace el comparativo simplón de lo que sucede al otro lado de la frontera, en la que una economía de libre mercado en el que las empresas petroleras han competido desde su origen ha permitido la disminución del precio de la gasolina, muchos se preguntarán porqué en México no pasa exactamente lo mismo. El ajuste del precio de tan importante insumo produce envidias.

Podría suponerse que si nuestros productores contaran con un carburante más barato, la planta fabril y las actividades industriales y de manufactura podrían echarse a andar más rápidamente y, con ello, provocar un despegue de la economía más acelerado. El problema es que una decisión de ese tipo sería sumamente inequitativa y desventajosa para la gran mayoría de los mexicanos, sólo por mencionar un punto y dejando a un lado la perspectiva ambiental que reprobaría, sin lugar a duda alguna, cualquier política que permitiera una mayor quema de combustible. Un número importante de programas sociales no podrían verse atendidos.

El Gobierno se halla así en la encrucijada de impulsar acciones para no impedir la realización de actividades comerciales e industriales que se ven artificialmente detenidas con la conservación de un precio de la gasolina fiscalmente impactado, y simultáneamente la de no poder disminuir sus ingresos para poder preservar un cúmulo de programas sociales de los que depende la supervivencia de muchos millones de mexicanos.

No existe otra salida en este laberinto sino la de permitir aceleradamente la implantación y puesta en marcha de la nueva ingeniería legal, a través de la cual se permitirá la concurrencia de un conjunto de agentes económicos que, con su participación en el mercado, puedan llevar a la industria energética nacional al estado de competitividad que pudiera ofrecer condiciones de producción y disminución de precios como las que se vienen deseando.

Llama sin embargo la atención el hecho de que la proposición de disminuir el precio de la gasolina, con base en el comparativo hecho con el mercado de los EEUU, proviene de las filas del PAN, quienes a través de la colocación ruidosa de la idea lanzan una plataforma de campaña en la que se apoyan para pregonar el éxito que tuvieron en la administración de la economía a lo largo de los doce años que ejercieron el poder.

Sería válido y justo analizar que, durante el sexenio pasado, el precio del barril de petróleo tuvo un deslizamiento sin precedente en la historia, que permitió a la administración calderonista aplicar un subsidio a las gasolinas para que las familias mexicanas no tuvieran que pagar el precio real que al combustible le correspondía. Una intervención del Estado en una actividad primordial que es similar a la que hoy, en sentido inverso, se pretende erradicar.

¿No acaso los gasolinazos han venido a ser, al final del día, la aplicación de una política de deslizamiento paulatino del precio de la gasolina, que persigue eliminar el subsidio artificial otorgado a lo largo de esos años a favor de la gasolina y el diesel?

En esta época electoral, cómo haría falta que alguien explicara cuál ha sido el manejo real de la administración financiera del Estado alrededor del precio de la gasolina. Presentar a los responsables de la administración financiera de los recursos obtenidos por el sobreprecio histórico del petróleo a finales de la primera década de este siglo, así como a los responsables de hacer frente al descalabro que produce la caída estrepitosa de dicho recursos en los mercados internacionales. ¿Qué cuentas han de rendir unos y otros? ¿No así sería más válida la información con la cual se nutrirían las boletas electorales?

Aristegui ¿la apuesta por el desgaste?

Jorge Díaz Elizondo |

LA SANA DISTANCIA | La columna de Jorge Díaz

El tiempo dirá qué verdad pesa más y si el espectador mexicano aguanta más de dos segundos para estar concentrado en un mismo asunto

 

La semana pasada el caso Aristegui y su salida de MVS alcanzó un pico muy alto no sólo en cuanto a la atención prestada por radioescuchas, lectores, usuarios de redes sociales y gente afín a su estilo e ideología, sino también por medios de comunicación en todas sus plataformas y periodistas de todos los espectros.

 

 

Llámele hipocresía, vacuna anticipada o poner las barbas a remojar, pero desde la competencia en las estaciones de radio, televisión, prensa escrita y ciberespacio se dedicó mucho tiempo al caso de Carmen Aristegui. Se hablaba en favor y en contra y seguramente se gozaba de más audiencia que nunca dada la falta de dicha competencia.

 

 

Pero no se crea que todo es buena voluntad, también la múltiple exposición de un tema puede servir para alimentar la idea de que está agotado o lo suficientemente manoseado como para prestarle más atención.

 

 

Sabedores de la memoria corta y la capacidad para saturarse de una nota que es repetida hasta el cansancio en todos lados por parte de los mexicanos, quizá sea la mejor manera de acabar reduciendo el tema a un nicho muy estrecho de personas para que regrese al punto donde inició todo: la salida del aire de Aristegui… y de ahí, al olvido. Puertas cerradas por parte de los principales medios a la periodista incómoda y tan-tan.

 

 

Por otra parte, revisando la actividad del portal de la periodista, parece que la misma está perdiendo el foco de la batalla o bien, se ha quedado sin argumentos para escalar el problema a donde ella hubiera querido.

 

 

El hecho es que lo más relevante de los últimos días son los dimes y diretes entre ésta y la vocería de MVS.

 

 

La primera acusa a los directivos de la estación de haberle amagado con prohibirle la publicación de la investigación sobre la ‘casa blanca’ de Peña Nieto, mientras que la administración del medio lo niega rotundamente y presenta algunos argumentos donde claramente acusa a Carmen de haber realizado dicha investigación con recursos de la empresa sin presentarla por primera vez en el noticiero matutino que pertenece a MVS; de comprobarse, esto dejaría nuevamente a la periodista y su equipo de trabajo muy mal parados en cuanto al abuso de confianza alegado desde el principio.

 

 

Pero el punto es que ese pleito epistolar le hace perder tiempo, la desgasta ante la opinión pública, la relega al aislamiento y su ‘lucha’ se desvanece.

 

 

El tiempo dirá qué verdad pesa más y si el espectador mexicano aguanta más de dos segundos para estar concentrado en un mismo asunto.

 

 

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

El teflón del presidente (I)

Raymundo Riva Palacio | Lunes 23 de marzo, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

Use la imaginación por un momento. Si el presidente Enrique Peña Nieto, en una acción desesperada para reconquistar la aprobación de los mexicanos mediante el reconocimiento radical de las fallas y deficiencias en su gobierno, se inmolara en el Zócalo de la ciudad de México, probablemente lo acusaría la mayoría de faltar a su responsabilidad y buscar una salida fácil. ¿Hay algo que puede hacer el presidente para cambiar la tendencia en picada ante la opinión pública durante sus dos primeros años de gobierno? Por lo que se ha visto en este periodo, nada. Absolutamente nada, en los términos actuales, lo salvan de la debacle. El grito que tiene que escuchar de los mexicanos es que, o hace cambios radicales en su visión y equipo, o seguirá hundiéndose.

 

Tuvo razón el presidente al admitir en una entrevista con el diario británico Financial Times en marzo que existe en México la sensación de incredulidad y desconfianza. “Esto ha generado una pérdida de confianza que ha sembrado sospecha y duda”, dijo el presidente. En el mismo periódico y en el mismo texto, “su brazo derecho”, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, agregó: “El gobierno ha logrado cosas maravillosas, pero podríamos hacer 10 reformas energéticas y si no agregamos la confianza, no desarrollaremos el potencial pleno de la economía mexicana”.

 

 

Videgaray estableció el rechazo mexicano al pobre comportamiento de la economía. Tiene razón. Peña Nieto, como sugiere el diario, debe esta pérdida de confianza a la crisis de Ayotzinapa y a las revelaciones de su casa en el barrio más elegante del país. También tiene razón. Sin embargo, el diagnóstico es reduccionista. El problema de la Presidencia de Peña Nieto es mucho más profundo. En Los Pinos, Peña Nieto tiene un teflón tan fuerte como el que tenía en el estado de México, pero por las razones y consecuencias contrarias. Como gobernador, todos los negativos se le resbalaban y sólo absorbía los positivos; como presidente, todos los positivos se le resbalan y todos los negativos se le quedan impregnados. Lo grave para él, y necesario para un nuevo análisis con su equipo, es que no es nuevo lo que sucede; pasa desde que tomó posesión.

 

 

Peña Nieto asumió el poder con sólo la mitad del país aprobándolo y el 22% abiertamente desaprobándolo, y terminó su primer año con 43% de aprobación y 53% de rechazo. Estos datos contrastan con las encuestas que le daban a Vicente Fox el mejor rango de aprobación al iniciar un gobierno (74%), aunque perdió 29 puntos de aprobación en el primer año, y con las de Ernesto Zedillo, que inició con una aprobación de 76%, que para enero, por la crisis económica, se había reducido al 23%. Calderón, que llegó a Los Pinos tras un conflicto post-electoral doloroso, arrancó su gobierno con mejor calificación que Peña Nieto (57%), y para marzo, por la decisión de mano dura contra los criminales, había escalado a 73% de aprobación, que le duró todo el año.

 

 

Es decir, Peña Nieto, para efectos prácticos de consenso, llegó con un nivel de acuerdo muy frágil, que se rompió fácil. La razón de esta debilidad no está clara, pero podría plantearse como hipótesis de trabajo el daño que le hizo su traspiés en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara en 2011, cuando no pudo mencionar los tres libros que le cambiaron la vida, que lo pintó como un iletrado en todo el espectro demográfico. Peña Nieto dijo que eso le podría haber sucedido a cualquiera, pero quedó una marca en adultos y niños que se ha traducido, según evidencia empírica, en desprecio. También se puede plantear como hipótesis de trabajo que otro impacto severo que arrastra fue consecuencia de su visita a la Universidad Iberoamericana al 43 días de iniciada la campaña presidencial, que detonó el movimiento del #YoSoy132, donde por primera vez se le vio vulnerable.

 

 

El poder de la maquinaria político-electoral del estado de México, que mostró su efectividad en las elecciones intermedias de 2009 y en la forma como conquistaba lealtades dentro del PRI –hacían filas en sus oficinas de Toluca aspirantes a gobernadores y diputados en busca de apoyo político y económico-, no pudo trasladar su dinámica a la campaña presidencial. La extrapolación de Toluca a México fue una decisión equivocada que nunca se corrigió.

 

 

 

A casi un mes de la elección, la campaña negativa del PAN contra Peña Nieto había sido tan exitosa que después de haberle quitado 18 puntos positivos en 26 días de spots en radio y televisión, tuvo en dos ocasiones al candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, arriba de Peña Nieto en los tracking pollsde los equipos de campaña. La suspensión de los spots negativos contra Peña Nieto y el PRI, y reorientar las críticas del PRI y el PAN hacia López Obrador, cambió la historia de la elección.

 

 

 

Peña Nieto empezó débil su sexenio, si se aleja uno de la parafernalia y el oropel del Momento Mexicano, y analiza las encuestas. Sólo tuvo un bimestre de gloria contenida, enero y febrero de 2013, y momentos de relumbre en agosto de ese año. Fuera de eso, su aprobación empezó su caída, el consenso roto y su fragilidad creciente. En agosto de ese año, el acuerdo sobre su gobierno fue más bajo que el desacuerdo. Y no cambiaría nunca más.

 

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

 

twitter: @rivapa

 

Inferencias electorales

Luis M Cruz |

PENTAGRAMA | La columna de Luis M. Cruz

En tiempos de elecciones, las Cámaras se tornan en cajas de resonancia y ring de los partidos para ir dirimiendo cuestiones de las campañas

1. El estado de la confianza

En estas fechas electorales, y como para nutrir el optimismo, se publica una evaluación de confianza en las instituciones, realizada por Parametría, que conviene tener presente al mostrar, en escala intervalar, qué tan ascendrada es la desconfianza de la población más allá de los escándalos mediáticos propios de la temporada.

Al respecto, como sucede en este tipo de evaluaciones en sistemas presidenciales y sociedades autoritarias, es decir, en donde el poder tiende a personalizarse y la sociedad aprecia las decisiones o acciones de firmeza, las instituciones mejor evaluadas son la familia (82% positiva), la Iglesia católica (80%) la Marina y Ejército (alrededor de 70%); los sacerdotes y los maestros (59%); después, le siguen instituciones colegiadas, como el Instituto Nacional Electoral (56%), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (55%) y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (50%).

En los últimos lugares del aprecio público aparecen los sindicatos y los partidos políticos (con sólo 20%), así como los jueces (32%), el Ministerio Público (26%) y los agentes de tránsito (22%), para ubicar en un nivel intermedio al Presidente de la República (con un 40% de confianza) y el gobierno local (sólo un punto menos que el Ejecutivo Federal), destacando el reporte que alcanza la Policía Federal (42%), muy cerca de las evaluaciones centrales.

Al respecto, la evaluación de la aprobación o desaprobación sobre la forma en que cada instancia realiza su trabajo, tiene los siguientes componentes, siendo lo relevante la manera en que se distribuye el nivel de aprobación: los gobernadores de los Estados aparecen mejor evaluados que las instituciones electorales (62% aprobatorio frente a 52% del INE y 42% del Tribunal Electoral) que, por supuesto, los diputados federales (29% de aprobación) y los senadores (25%).

En una percepción heurística, es decir, de sentido común, estas valoraciones hacen sentido con el ambiente de negatividad social prevaleciente como sustrato en el cual habrán de realizarse las elecciones intermedias.

2. Agenda legislativa

Restando pocos sesiones para que concluya el periodo ordinario de sesiones, en la agenda de pendientes subsisten aún varios temas de relevancia, como la Ley General de Transparencia aprobada en el Senado y que deberá ser convalidada en la Cámara de Diputados; el paquete legislativo para reforzar la de seguridad pública enviada por el Ejecutivo Federal en torno al mando único, por resolverse aún también en el Senado, así como la minuta Anticorrupción aprobada por los diputados y que el Senado deberá revisar en estos días.

En la Cámara de Diputados hay además otros temas fundamentales. Uno de ellos es la reforma a la Ley de Sociedades de Crédito Popular, que regulan el sector de ahorro y crédito popular y que se refieren a la solución posible del fraude de FICREA, en la que los diputados, con el impulso del presidente de la Junta de Coordinación Política, Manlio Fabio Beltrones, ofrecen aportar elementos para resolver, con apego a la legalidad, la problemática que enfrentan las personas físicas ahorradoras en la recuperación de su patrimonio. Como uno de los pasos en ese sentido, aprobaron ya un punto de acuerdo en el que solicitan a las procuradurías General de la República y Capitalina, así como a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, informe y diferencíe entre las personas físicas que tienen en riesgo sus ahorros y aquellas instituciones públicas que pusieron en juego recursos propios o de los fondos de pensiones de sus trabajadores y que nunca debieron haber sido depositados en una institución de ahorro popular por muy atractivas y fraudulentas tasas de interés que ofreciera.

Tras ello, la Cámara Baja se encuentra en el compás de espera de la actividad legislativa que logre realizar el Senado. De ahí deviene la posibilidad de que, de consumirse el tiempo disponible sin que el Senado logre avanzar los temas, entonces habría que definir sesiones extraordinarias en el tiempo del receso, antes o después de la jornada electoral del 7 de junio según resulte del estado que guarde el ánimo político.

En lo que se refiere al paquete de reforma constitucional para establecer el mando único en el gobernador, la disolución de ayuntamientos infiltrados por el crimen organizado y la redistribución de competencias en materias federal y del fuero común aún se encuentra en un impasse, dada la falta de acuerdo sobre todo del PAN para ceder facultades municipales al centro, en lo que consideran sería un agravio al federalismo.

Cabe también la posibilidad de que al concluir el Senado la revisión del paquete constitucional Anticorrupción, hubiere cambios que la Cámara Baja debiera superar o bien allanarse.

3. Arena electoral

La complejidad de la labor legislativa ahora, es que en temporada electoral, las Cámaras suelen asumir el rol de arena política de siempre, cuando en tiempos de elecciones se tornan en cajas de resonancia y ring de los partidos para ir dirimiendo cuestiones de las campañas.

En tal sentido, los partidos juegan y maniobran claramente para buscar colocar temas en el escenario electoral. Algunos analistas lo señalan como la búsqueda de spots o tiempos de pantalla gratis y por encima de las restricciones que impone el INE, sobre todo en este mes de veda electoral. En realidad, en círculos de comunicación se le conoce como la pelea por la agenda, en donde los partidos van generando temas polémicos que les ganen minutos y comentarios en los noticiarios electrónicos de las principales cadenas.

Así, ante el golpe mediático que al PAN le significó la denuncia del Wall Street Journal sobre la presunta investigación al gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías y su hermano por posible lavado de dinero, proveniente de cohecho al otorgar contratos para el suministro de uniformes escolares en la entidad, la dirigencia maderista buscó trocar el golpe y meter un tema de indudable efecto popular, como es la exigencia de bajar el precio de la gasolina.

También el partido Morena ha buscado subirse al ring y desatar el fantasma de la privatización que tan bien le funciona en cada ocasión que se discute un tema trascendental; ahora la oportunidad la encontró al presentarse a debate el dictamen sobre la Ley General de Aguas, que busca garantizar el derecho humano de acceso al agua conforme a los estándares internacionales, pero que al considerar la posibilidad de que existan concesiones a particulares para la prestación o administración del servicio público de agua potable, tal y como existen en el Distrito Federal, autorizadas en el tiempo de Andrés Manuel López Obrador al frente del gobierno de la ciudad, pues la concurrencia público-privada resultaría una privatización en la lógica del oportunismo electoral.

No obstante que por privatización en todo el mundo se entiende como la desincorporación por medio de la venta de bienes públicos para pasar al dominio de los particulares, el juego semántico que permite el vocablo llevó en días pasados a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, aún a cargo en ese momento del diputado verde Tomás Torres Mercado, a regresar el dictamen a Comisiones y propiciar con ello, el análisis y expresión de voz de expertos, especialistas, usuarios agrícolas e industriales del agua así como organizaciones ciudadanas, con el propósito de que se analice el proyecto legislativo y se alejen los fantasmas del análisis y debate de la cuestión.

De cualquier forma, la confrontación PRI-PAN ha ido beneficiando al Partido Morena, que ha ido creciendo más aceleradamente que otros, explotando precisamente su calidad de alternativa diferente, por lo que, se dice, los partidos más grandes estarían buscando bajar el tono de la confrontación y buscar otros escenarios para las campañas buscando que el desgaste al PRI o el choque con el PAN no beneficie inmediatamente al señor López y al colectivo Morena.

4. Perfiles electorales

Sin embargo, el affaire muestra que en cada sesión habrá un escenario electoral. Los partidos leen lo que las encuestas están mostrando y tratan de atajarlas para evitar se conviertan en una profecía inminente o “autocumplida”, como se dice en el argot de la teoría de juegos.

Al momento, todas, todas las encuestas, muestran lo siguiente:

Que el PRI sigue aventajando las preferencias electorales; según se tome el origen, ha bajado del 40 al 30-32% de probabilidades de voto, resintiendo el desgaste de los escándalos recientes que han bombardeado al gobierno y al círculo presidencial. El PRI es en todo caso, es el que está a prueba y la profecía electoral anticipa que habrá de ganar los comicios en condiciones de altísima competitividad.

Que el PAN ha remontado, retornando al nivel que tenía en la elección federal anterior, esto es, 26 a 27%, a escasos puntos del puntero, lo que hace pensar en una carrera parejera entre estos partidos, que es hacia donde se está cerrando la contienda.

Que la izquierda se ha desmoronado, torpedeada por el señor López y el colectivo Morena, revirtiendo la construcción de la unidad que le había caracterizado en los últimos 25 años. Según sea la fuente, tres partidos disputan el tercer lugar: el PRD, entre 10 y 16%; el Partido verde, entre 8 y 10%, y Morena, entre 9 a 11%.

Otros cinco partidos están en el corredor de la muerte, al calificar cerca o por debajo del umbral del 3% para mantener el registro. Estos son, en orden descendente de probable desaparición, el Movimiento Ciudadano, el PANAL, el Partido del Trabajo, y los novedosos Encuentro Social y Partido Humanista.

Estas lecturas explican lo que acontece en otras instancias. Al percibirse el crecimiento del PVEM debido al uso de métodos agresivos y más que creativos de propaganda, todos los partidos de oposición se unieron en su contra y lograron lincharlo en el Consejo General del INE, a cuyo presidente pareciera que han logrado someter con otro fantasma, ahora el de Woldenberg, de manera que la única manera de lograr una buena posteridad sería llevar una gestión antipriísta y ahora, antiverde.

En lo que al PRI se refiere, siendo el puntero y además partido gobernante, cabe esperar un combate político con rudeza y por todos los medios, sobre todo en la presunción del uso indebido de recursos públicos, que es siempre la fuente de las controversias. Ahí está el intento del PAN para intentar, con grabaciones obtenidas ilegalmente, manchar el proceso electoral de Sonora. Cabe señalar que es criterio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que las pruebas obtenidas ilegalmente no pueden ser sustento de causa judicial alguna. Deben, por lo tanto, simplemente, desecharse por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

5. Conflicto laboral o libertad de expresión

Como ya es de dominio público, se suscitó entre la empresa MVS y la periodista Carmen Aristegui un conflicto laboral, que por tratarse de quien se trata de inmediato se transformó en un problema inherente a la libertad de expresión. La cuestión involucró el noticiario que ella conducía, Primera Emisión, al decidir la periodista su involucramiento con el portal independiente MéxicoLeaks, estableciendo y anunciado al aire una alianza en aras, dijo, de alentar el periodismo de investigación a partir de un sitio que se nutriría de indicios o denuncias que podrían ser anónimas.

La empresa reaccionó fuerte, ya lo sabemos, por una vía inusual, que es la de emitir desplegados para imponer disciplina en un equipo que se considera, finalmente, que es parte de la propia empresa, que le contrató y paga sus salarios.

Carmen Aristegui, como era de esperar y propio de su carácter, se declaró indignada y exigió reinstalación de los despedidos (dos de sus reporteros, Daniel Lizárraga e Hirving Huerta, quienes le han aportado investigaciones de valor a la causa), a lo que la empresa MVS le contestó con una reorganización del equipo de la Unidad de Investigaciones Especiales y el establecimiento de lineamientos de trabajo, que dependería ya no de Aristegui sino del Director de Noticias de MVS, para dar servicio a todas las emisiones de MVS, es decir, ya no trabajaría en exclusiva para Aristegui.

Al enconarse la polémica, finalmente, la empresa MVS, decidió dar por terminada la relación laboral con la periodista y asumió el nuevo formato establecido para sus noticiarios.

Como en política o comunicación pocas cosas son lo que parecen, de inmediato, para muchos, se configuró un enésimo caso de atentado a la libertad de expresión, intención de censura, amedrentamiento de periodistas, etc., dada la suspicacia e incredulidad existentes entre lo público y lo privado, dejando de lado la posibilidad, como también muchos otros piensan, de que el conflicto laboral haya sido la causa del despido. Pareciera que es políticamente más correcto suponer el contubernio de la empresa con el gobierno para castigar al noticiario y equipo de Aristegui por los casos de investigaciones polémicas que han afectado al primer círculo del gobierno federal.

Sin embargo, conforme han evolucionado los acontecimientos, parece claro que no se trata de un atentado contra la libertad de expresión ni de una acción intimidatoria contra Carmen Aristegui, sino de un conflicto laboral, que como todos, deberá resolverse en las instancias legales apropiadas. La libertad de expresión de Aristegui, por fortuna, sigue prevaleciendo y ella cuenta con los espacios en que colabora en otras empresas quizá más tolerantes que la del señor Vargas, como son la cadena CNN, en donde conduce un programa de entrevistas, la ventana electrónica en el portal de Grupo Reforma así como la colaboración semanal en ese mismo diario, en los que su voz y letra sigue siendo escuchada y leída.

Es de esperar que, dada su capacidad y entereza, siendo además necesaria su presencia en la pluralidad que caracteriza el México contemporáneo, muy pronto encuentre nuevos espacios para su actividad profesional, algunos de los cuales empiezan a dibujarse en la perspectiva inmediata, para que el actual no sea más que un mal pasaje en la vida profesional de Carmen Aristegui.

El INE y las encuestas electorales… ¿Secuestrado o inexperto?

Lorena Becerra |

ESCRUTINIO POLÍTICO | El blog de Lorena Becerra

Al finalizar el proceso electoral de 2012 el PAN y el PRD se pronunciaron a favor de legislar de manera más estricta la difusión de encuestas pre electorales. Después de un desempeño desastroso como el que exhibieron una buena parte de las encuestas publicadas, primero en los comicios estatales de 2010 y, posteriormente en las presidenciales de 2012, era necesario tomar cartas en el asunto. El principal error fue sobreestimar al PRI fuera de toda proporción en ambos procesos. Peor aún, en 2012, diversas encuestas garantizaban una victoria por más de 10 puntos porcentuales de Enrique Peña Nieto, fuera de los márgenes de error, y aseguraban que el tricolor controlaría el Congreso.

Este episodio dio apertura a un debate que hoy continúa vigente y que, de cara a los comicios del próximo Junio, merece particular atención. En particular, la discusión se mantiene abierta respecto a dos temas: el efecto de las encuestas publicadas en el comportamiento de los votantes y la métrica bajo la cual deben evaluarse las encuestas. La primera vertiente atañe a la difusión irresponsable y mañosa de encuestas que han sido comisionadas y financiadas por partidos y campañas pero que se presentan como encuestas de los medios de comunicación. La segunda ramificación tiene consecuencias en la responsabilidad que se debe atribuir a las casas encuestadoras que sistemáticamente favorecen a un partido político y la credibilidad que se debe otorgar a sus estimaciones.

En el resto del mundo las encuestas electorales son evaluadas en comparación con los resultados finales. Uno de los casos más recientes en donde las encuestas se consideraron fallidas fue el referéndum sobre la independencia escocesa en el que las principales casas encuestadores pronosticaban una ventaja del voto a favor de la independencia de más de 6 puntos porcentuales. De igual forma, en Estados Unidos se utiliza regularmente la medida de Mosteller, que promedia la diferencia entre la encuesta y el resultado electoral final, para evaluar las mediciones pre electorales. Incluso una de las agencias encuestadoras más antiguas del mundo hace referencia a la precisión de sus mediciones comparando su última encuesta publicada con el resultado de las elecciones presidenciales desde 1936.

Por esto sorprende que en México, aún hoy, sigamos debatiendo sobre este tema. Ciertamente, si sometemos a las encuestas electorales de los últimos años a una examinación de esta naturaleza la mayoría no saldrían muy bien libradas además de que en varias se detectaría un sesgo claro a favor del PRI. Y, cabe aclarar, esto sería muy válido siempre que se hubiesen publicado como encuestas financiadas por partidos políticos y no como mediciones independientes, como se ha venido haciendo.

Esto nos lleva a la disputa acerca del efecto de las encuestas en los votantes y, por ende, en el resultado final de la elección. Dado que las encuestas publicadas pueden afectar las expectativas de los electores respecto al resultado final, las personas seguramente ajusten su comportamiento de acuerdo con esto. Aunado a esto, la cobertura que les dan los medios de comunicación a las encuestas, en un tono predictivo y a veces sensacionalista, es parte de la información que toman en cuenta los electores para hacer sus cálculos de por quién votar.

Dada la relevancia de este tema, debemos de tomar la publicación de encuestas con gran seriedad y movernos hacia un modelo de regulación mucho más estricto en pos de la transparencia y la divulgación total, no sólo de los aspectos técnicos de las mediciones, sino del origen monetario de las mismas. Claramente queda un largo camino por recorrer en un tema que requiere de más debate y en el que existen muchas voces que merecen ser escuchadas.
Por esto, lo sucedido esta semana en el foro titulado “El nuevo modelo de regulación de encuestas electorales” y coauspiciado por el INE, fue por demás lamentable. En lugar de que el INE fomentara un debate creíble que abone a mecanismos democráticos robustos, permitió que entes privados basados en motivaciones personales definieran la lista de participantes e incluso vetaran a los que les resultaban incómodos. La concurrencia a un evento de esta magnitud fue principalmente decidida por el CEDE (Colegio de Especialistas en Demoscopía y Encuestas), un grupo de encuestadores que, por desgracia en su mayoría, busca evitar la regulación, la transparencia y la rendición de cuentas en la difusión de encuestas electorales que hasta ahora dejan mucho que desear en México.

Sí es labor del INE impulsar la materia de regulación de encuestas. También es su labor no permitir que lo que una vez fue el instituto que facilitó la democratización de México se vea ahora diezmado y secuestrado por intereses de particulares. Por ende, es incomprensible y alarmante que el INE haya otorgado tal preponderancia a este grupo de encuestadores que definitivamente no cuenta con un historial de estimaciones acertadas como para recibir un trato preferencial y tampoco representa el estado actual del mercado de las encuestas en México.
La democracia mexicana está librando batallas en frentes que creíamos resolutos, como el de la libertad de expresión. Tal vez los funcionarios del INE padecen de inexperiencia y falta de conocimiento en el tema. O tal vez realmente dejaron un vacío que otros llenaron y únicamente prestaron el sello de la institución exhibiendo una visión muy sesgada en torno a la regulación de encuestas. Cualesquiera que sea la explicación, si el INE no se libra de verse controlado por intereses particulares, abonará a la preocupante situación que amenaza la calidad de nuestra democracia en un futuro muy cercano.

@lorena_becerra

“INE”… ¿rebasado?

Ricardo Eguia |

PREMISA MAYOR | La columna de Ricardo Eguía Valderrama

 

La interacción, la ligazón con la comunidad nos hace seres sociales…

 

Una más abierta y constante participación responsable es crucial en la sana construcción diaria de la comunidad a la que pertenecemos y donde con ejercicios permanentes de crítica fundada o de autocrítica podremos romper inercias, miedos, anacronismos y sacudirnos seculares prácticas viciadas, males y mitos que atentan contra la armonía social…

 

Cuando faltan noticias felices en este país pero si proliferan las otras, eso no es culpa de la realidad y mal haríamos con permanecer callados…callar es aquiescencia tácita.

 

Lejos del pesimismo compulsivo y del optimismo forzado regresamos de unas breves vacaciones con buen ánimo deseosos de que los partidos políticos ya hubieran hecho algo digno para conmover a ese ominoso 60% de abstencionistas y atemperado ese creciente caudal de electores que convocan a anular el voto como forma contundente de rechazo a un aparato electorero y partidista demasiado oneroso con excesos propagandísticos, rigidez de formatos, viejos modos, ausencia de proyecto nacional, esto es, poco que motive a la población para salir a votar.

 

Pero a ese ya de por si complicado panorama se le agrega un “INE” a la deriva y unos “verdes” rupturistas, fuera de control y que en plena insurrección pre-electoral siembran la desconfianza social de que esos mastodónticos órganos electorales tengan capacidad para hacer respetar la ley.

 

El “PVEM” grotesco, brutal, marrullero le apuesta al colapso temprano de “INE”…se refuerza la certeza y se consolida el estilo troglodita, selvático del “verde” en la jungla electoral.

 

Cuando el “INE” debe afrontar su primera y dura prueba nacional y su imparcialidad, su firmeza son la verdaderas llaves de la estabilidad el “PVEM” exhibe desprecio por las Instituciones así como torpezas varias, casi pueriles, como pretender descender a los infiernos violando las leyes y que ello no tenga consecuencias ni sanciones, ni rechazo social ¿le apuesta desde ahora a la judicialización? ¿supone que el “TRIFE” estará al servicio de sus intereses mezquinos? ¿se olvida que la judicialización de la política implica casi por definición la politización de la justicia?

 

La sociedad no ve utilidad alguna dejar que los verdes hayan empezado a forzar el proceso electoral violando las leyes,más aún escuchamos total rechazo de la gente que crispada, no solo dice esperar que el “INE” impida se azucen los conflictos y no permita se instalen como corrientes de fondo el desorden estéril, los líos, los vicios recurrentes, el oportunismo irresponsable, las barbaridades obsesivas que podrían detonar otra vez el botón de la total fractura sin retorno para demoler de nuevo al órgano electoral y con esa misma frivolidad e impudicia la partidocracia en otro escándalo indignante se refugie cínicamente en un reciclado y atosigante reformismo solo para atiborrarnos con más leyes barrocas detalladas hasta la náusea pero que los partidos son los primeros en violarlas.

 

Es tanto el rechazo, tanta la irritación de la población a que el “INE” sea metido en áreas de discordia, debilitamiento y desconfianza aún sin haberse realizado elección alguna que proliferan contra el “verde” reacciones del más distinto jaezy que van desde la repetición de que el “PVEM” es un giro negro de la politiquería”; “cascarón, ni partido ni ecologista, solo un negocio familiar”; “efebocracia turbia y rescoldos de cacicazgos nepotistas” y en esa su rápida y larga lista de irregularidades, medidas cautelares, sanciones tibias contra ilegal difusión de promocionales partidistas en salas de cine, propaganda en espectaculares y parabuses, entrega de tarjetas de descuento y otras tropelías que hicieron emerger la sátira y en ese folclor a flor de piel del pueblo no se salvó ni el “arlequín verde de Chiapas y narciso inflado” que compró como cualquier junior frívolo el título de abogado (usurpación de profesión) y que la gente con desdén se refiere a él como “El cachetaditas”  mismo que en el 2013 se gastó $138 millones de pesos en desparpajada autopromoción nacional y el órgano electoral negligente ni un tirón de orejas le dio…

 

Existe una mezcla de indignación y de consternación por la temeraria pesadilla pre-electoral desatada por “el mito verde” que ni siquiera en su etapa fundacional, menos motivacional ha sido ecologista, sino simple herejía ambientalista que exhibe al “INE”, lo muestra frágil ante un electorado desconfiado…El “PVEM” perdió la cordura, se infló de soberbia, se volvió escabrosa franquicia y molesta fauna de acompañamiento del PRI, éste sí un partido vigoroso, con estructura territorial y real militancia a nivel nacional.

 

El “INE” sobrecargado de responsabilidades ya tiene de sobra preocupaciones en Guerrero con la CETEG que entre fanfarronadas y acciones de sitio en instalaciones, acoso al personal capacitador, daños a equipos de computo alardea pregonando que habrá de impedir las elecciones…más aún, de acuerdo con un listado de “Milenio” hay focos rojos en 5,446 secciones electorales o casillas de “atención especial” en las que se incluyen 121 del precitado Estado de Guerrero; 642 en Chihuahua; 595, en Tamaulipas; 353 en el Distrito Federal; 346 en Jalisco; 265 en Coahuila; 195 en Sonora; 189 en Sinaloa y 151 en Chiapas afectadas por la violencia y/o escasa participación de funcionarios electorales…de tal suerte que ahora menos que nunca el “INE” puede transigir ante el insensato protagonismo del “verde” o cualquier partido, el que sea y actúe como si no existieran regulaciones, ni frenos, ni controles.

 

El “INE” es una enorme y costosa Institución a prueba que no se vale que por culpa del “verde” sea reducido a verificador de tortillerías en la búsqueda de envolturas con propaganda de falsarios ecologistas que banalizan el proceso electoral mientras que la economía del país se cae a pedazos por falta de crecimiento, bajos precios del petróleo, recortes presupuestales, devaluación, “subastas” millonarias diarias de las reservas Internacionales por la salida de capitales especulativos, inflación, desempleo, salarios miserables y pobreza de sesenta millones de mexicanos…

 

Las elecciones en situación de crisis e inestabilidad por la grave inseguridad y violencia mientras los partidos se empecinan en reducir la “democracia” al simple acto procidemental  de elegir…Es obvio que  la democracia no se agota en el simple recuento de los votos y con  las resoluciones a las impugnaciones fundadas o fruto del delirio, de  la arrogancia y del  desprecio a la voluntad popular.

 

La democracia funciona cuando es inclusiva, vigila, descubre, critica, desconfía, protesta e impugna la “omnipotencia partidista” con su absolutismo sin contrapesos y perpetuo prometer, engañar, inflar expectativas, desilusionar, disgustar a la población y escandalizar por las corruptelas, las alianzas contranatura, el reciclado de políticos banales, nepotes, improvisados, mediocres, parientes y compadres en los puestos de elección popular, los enormes recursos públicos que dilapidan con total opacidad más los dineros oscuros de “donativos” con  los que las cúpulas de la partidocracia llenan sus bolsillos o usan para rebasar los topes de campaña…

 

Una  democracia integral no cierra los canales de participación ciudadana en la toma de decisiones que le afectan y es real solo si en un ambiente de libertad se incluye a la sociedad para reorganizar la fracasada política económica y superar la crisis social, educativa, laboral y energética que desdeña las energías limpias, renovables como pilar fundamental sine-qua-non para dejar de lado la añeja liturgia politiquera de enmarañada comedia, dramas cursis de los gandayas de siempre y las tragedias recicladas a espaldas del pueblo solo porque los partidos ensucian los procesos electorales, se hacen trajes a la medida después de cada elección para más orgías presupuestívoras que pagan los ciudadanos pero nunca son invitados a esos festines de la autocracia partidista que pese al rechazo popular no rectifica, sino que contumaz se burla de la población, la ignoran, la dañan, la humillan, la explotan con esa violencia que se da de arriba a abajo y de manera abrumadoramente egoísta e insolente en un desorden que siempre es urdido y catapultado por las élites del poder político y económico.

 

¡Esto no será eterno pues el voto cada vez más escaso será pronto una insignificancia de tal suerte que será también muy corto para el disfraz que ha evitado la democracia plena hasta ahora!!!

 

www.ejecentral.com

email: eguia.associates@gmail.com

twiter:  @ REguiaV

 

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=ts

Por interés público proteger al periodismo, incluso de las empresas

Rogelio Hernández López |

MIRADAS DE REPORTERO | La columna de Rogelio Hernández López

En el caso de los despidos de Carmen y los otros informadores de MVS nuestro deber, como asociación de periodistas y abogados, es informar que este no es un mero litigio entre particulares; probar que sí se afectó el ejercicio profesional del periodismo y el interés social— sintetizó el reportero de investigación Miguel Badillo Cruz en esa reunión extraordinaria de asociados de la Casa de los Derechos de Periodistas.

–Entre los temas que visibilizó este conflicto los más trascendentes, por abarcar a la mayoría de medios de comunicación privados y públicos, son la vulnerabilidad laboral que padecen los periodistas así como la información de interés público que es tergiversada, escatimada o francamente incautada como privilegio de las empresas industrializadas para preservar el interés de la ganancia—completó este reportero.

La periodista Judith Calderón, los reporteros José Reveles Morado y Víctor Ruiz Arrazola completaron la idea central de lo que sería la posición colectiva de la Asamblea de Asociados de la CDP dirigida a nuestros Enlaces en las entidades de la república para que pugnen por la protección al ejercicio del periodismo, sobre todo ante integrantes de los poderes legislativos, tanto del federal como en estatales:

“El ejercicio del periodismo tiene que ser reconocido legalmente como actividad del interés público. Por tanto el Estado en su conjunto debe protegerlo de los poderes institucionales o fácticos, incluso de las mismas empresas de comunicación que, por acción deliberada u omisión, reduzcan o impidan el derecho de la población a informarse”. Esta ha sido nuestra posición desde que nació la CDP.

Después de esa reunión extraordinaria este reportero comenzó a reunir elementos documentales para respaldar las promociones que hagan los colegas reporteros y otros periodistas en sus entidades para lograr leyes y políticas públicas que protejan su ejercicio, incluso de las empresas de comunicación.

LAS EMPRESAS DE MEDIOS DEBEN SUPEDITARSE EL INTERÉS PÚBLICO

Fue alentador encontrar que el tema de los derechos de las empresas mediáticas se insertó paulatinamente en las reacciones por el conflicto en MVS. Existe marco legal suficiente para limitar su soberanía como empresas de lucro cuando incumplan su responsabilidad del interés público como es el captar, procesar y difundir información y procurar la pluralidad de la libertad de expresión.

Las y los colegas del Club de Periodistas A.C. hicieron pública una primera advertencia colegiada:

“la empresa MVS violó el artículo 7º constitucional, que marca la supremacía del derecho humano sobre el concesionario: “…no se puede restringir este derecho por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares… o de cualquier otros medios… encaminados a impedir la transmisión y circulación de ideas y opiniones…”.

Poco después la Asociación Mexicana de Derecho a la Información, A.C. (AMEDI), al pronunciarse por el mismo caso, perfiló algunas de las normas jurídicas que violó la empresa.

“Estamos ante un caso de censura…. Cuando se silencia a un periodista o a un medio de comunicación, no sólo se daña la libertad de expresión, sino que también se fractura la relación entre el periodista, el medio de comunicación y sus audiencias, al coartarles un derecho humano fundamental como lo es el derecho a recibir información de interés público”.

Más preciso, respecto a la violación de normas fue el pronunciamiento posterior de la organización de origen inglés Artículo 19, porque “el tema es de interés público y no del ámbito exclusivamente privado.

“…hay amplia jurisprudencia que también señala la violación de derechos fundamentales por parte de empresas privadas… “Por lo tanto, las medidas indirectas de restricción a la libertad de expresión vulneran los artículos 6 y 7 de la Constitución, el artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y los principios 2, 5 y 13 de los Principios sobre Libertad de Expresión de la OEA, así como la Declaración Conjunta sobre la regulación de los medios”.

“Los actos de particulares también constituyen violaciones a derechos humanos…. Al respecto, la SCJN ha señalado que los derechos fundamentales ocupan una posición central e indiscutible como contenido mínimo de las relaciones entre particulares. Por lo tanto, este caso debe ser examinado bajo esa lógica en la cual la función y el alcance del ejercicio de la libertad de expresión trascienden los intereses privados.

“En el ejercicio de la libertad de expresión, el interés colectivo debe prevalecer sobre el interés particular o empresarial” completó el 19 de marzo la Comisión de los Derechos Humanos del D.F.

Argumentó que la radio es un bien público nacional y citó otra resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al resolver la Acción de Inconstitucionalidad 26/2006 sobre las reformas a la Ley de Radio y Televisión:

Los medios de comunicación masivos tienen el “deber de garantizar el acceso a diversas corrientes de opinión, coadyuvar a la integración de la población, proporcionar información (imparcial, general y veraz)”, este deber se traduce en obligaciones Constitucionales que las y los dueños de los medios de comunicación tienen que respetar y cumplir mientras sigan explotando un bien del dominio de la nación, refrendó la CDHDF.

Desde el punto de vista político, las reacciones masivas al despido arbitrario de Carmen Aristegui rebasaron de inmediato los cotos empresariales y lo convirtieron en asunto de obvio interés público. Los escuchas y otros públicos sintieron lastimado su derecho a saber.
Por ejemplo, la plataforma digital Change.org reportó a mediodía del 18 de marzo que la petición para que Carmen Aristegui regrese a conducir rompió el récord histórico para esta plataforma: en menos de una semana logró reunir más de 185 mil firmas. Y en la petición #CarmenSeQueda, más de 60 mil personas pusieron comentarios personales en la petición.

PROTEGER LA INFORMACIÓN Y AL PERIODISTA, DERECHO INTERNACIONAL

No es nuevo ni está a discusión el tema de la supremacía del derecho social a la información y de las funciones de los periodistas sobre los derechos de las empresas de comunicación.
El experto español Carlos Soria aportó, hace casi tres décadas, en un importante ensayo sobre que la la información pertenece al público, en tanto que es objeto de un derecho humano.*
La empresa informativa constituida, con más o menos matices para el lucro, deberá considerar a la actividad informativa organizada como una actividad de mediación pública… el fin jurídico de la no es la articulación del ánimo de lucro, sino la materialización del animus difundendi, de una fonna constante, organizada y profesional.

“La empresa informativa comprende no sólo su capital económico y material, sino también su capital humano…. El periodista no tiene la misma importancia que un sombrero para el fabricante de sombreros… Por el contrario, sin el capital intelectual y humano de las redacciones, la empresa informativa apenas tiene valor.

“El informador no trabaja para la empresa, sino para la Información, aunque lo haga -eso sí- en la empresa, con la empresa y desde la empresa… el destinatario del trabajo de los informadores no es el titular del capital, sino el público. Y la empresa tiene el deber de someterse a todo aquello que redunde en beneficio del mismo derecho a la información.

“La información periodística y su productor principal deben ser protegidos por el bien social, por interés público”. Hasta allí la selección del Ensayo de Carlos Soria.

En resumen, el tema es de alcance nacional. Durante 2013 y 2014 la Casa de los Derechos de Periodistas promovió la realización de tres encuentros nacionales y más de 30 talleres para la autoprotección, hizo contacto con unos 1, 100 colegas de 24 entidades. Derivado de ello fue la confirmación de que en general trabajan con alta inestabilidad laboral y en choque casi permanente con las políticas editoriales de las empresas. Esto configura unas de las cinco grandes vulnerabilidades de los periodistas en los estados de la república.

LA EMPRESA MVS SÍ COMETIÓ DELITO

Todo lo anterior permite asentar que la empresa MVS si cometió agravios no sólo contra Carmen Aristegui a y un grupo de periodistas, sino que al forzar su silenciamiento infringió convenciones internacionales, la Constitución, la nueva ley de telecomunicaciones, jurisprudencia de la Suprea Corte, el Código de ética de los radiodifusores, al menos dos de sus convenios contractuales y su propio código ético para noticias.

En todas estas normas se establece que el interés público por la información es un deber de las empresas de medios de comunicación. Por eso creemos que es necesario legislar para la protección del ejercicio del periodismo, incluso contra las intenciones de lucro de las empresas. Mirada de reportero.

[su_divider]
* Carlos Soria. Más allá del capitalismo informativo. Lección Inaugural del Curso 1987-1988 de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de Navarra

La conexión china

Raymundo Riva Palacio | Viernes 20 de marzo, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna Raymundo Riva Palacio

184304_0

Esta semana se dio una de esas noticias que suelen pasar desapercibidas pese a lo importante que son. Un juez federal en el estado de México sentenció a 20 años de prisión a Juan José Escandón Paz, acusado de ser el principal distribuidor de pseudoefedrina –utilizado para la fabricación de las metanfetaminas-, de la organización criminal que encabezaba Zhenli Ye Gon, un empresario que nació en Shanghai, que se encuentra en Estados Unidos en espera de ser deportado a México, donde adquirió la nacionalidad.

Importante en su momento, hoy se recuerda poco de ese caso que comenzó en 2006, cuando se decomisaron 20 toneladas de ese pseudoefedrina en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, cuya investigación llevó a la casa de Ye Gon en la ciudad de México al año siguiente. No estaba ahí, pero encontraron en un cuarto 250 millones de dólares y 18 millones de pesos, en efectivo. Ye Gon fue detenido por la DEA, según la versión oficial, en un restaurante en Silver Spring, Maryland, un suburbio al norte de Washington, a finales de julio de 2007. La captura, sin embargo, no fue ahí.

Hasta hoy no se sabe con precisión dónde y cómo fue detenido Ye Gon, pero antes de que reapareciera en Silver Spring, estuvo dos meses en una casa de seguridad en Vancouver, Canadá, donde lo interrogó la CIA, según ex funcionarios mexicanos. El entonces subprocurador José Luis Vasconcelos, viajó a esa ciudad para hablar con Ye Gon y ampliar la investigación mexicana, pero lo encontró inservible como testigo. La CIA lo había secado, dijo Vasconcelos poco antes de morir en un accidente de aviación. Mucha de la especulación en México del porqué no lo extraditaban, se centraba en la información que podía estar dando sobre sus relaciones con funcionarios. En realidad, lo que buscaba la CIA era la red de contactos en China, que le permitían importar desde Hong Kong la pseudoefedrina.

Aquella fue la primera vez que apareció China en el radar del narcotráfico en México. Ye Gon trabajaba con el Cártel del Pacífico –antes de Sinaloa-, y de manera directa con el Cártel del Milenio y el grupo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, que recogía el precursor en Lázaro Cárdenas y lo llevaba por tierra hacia los laboratorios de Jalisco por Tepalcatepec, la zona donde empezaron los grupos de autodefensa civil en Michoacán, con la ayuda de los hermanos Juan José y Uriel Farías Álvarez, “El Abuelo” y “El Paisa”, fundadores de los paramilitares.

Una de las vertientes investigadas por la CIA era la red de contactos dentro del aparato militar y político chino, sin cuyo involucramiento era imposible que fluyera el negocio criminal. Ye Gon y el Cártel de los Valencia fueron los pioneros de esa ruta asiática, retomada por Los Caballeros Templarios años después. Hasta ahora se sabía que el cártel michoacano exportaba hierro a China, que obtenía de las minas bajo su control en ese estado, y generadora de envidias por sus altos márgenes de utilidad. Una de las motivaciones de los paramilitares, en especial del ex líder José Manuel Mireles, era quitarle ese negocio a Los Caballeros Templarios. Fuera de ese, no se sabía de otro tipo de negocio templario en China.

Documentos decomisados a los líderes Templarios en el último año, revelan que los negocios con los chinos eran mucho más amplios de lo que jamás se habían imaginado las autoridades mexicanas. Las áreas de inteligencia de la Policía Federal continúan analizando toda la documentación en su poder, que muestra a un cártel que se expandió y abrió mercado para sus drogas en otras partes de China. No está claro aún cuáles fueron los mercados que abrieron los Templarios, pero un funcionario federal dijo que no era Hong Kong –donde se encuentra una de las mejores policías asiáticas, y que enfatiza al mismo tiempo el nivel de contactos de Ye Gon-, sino que buscaron otras grandes ciudades chinas.

Se conoce poco en México que el consumo de drogas en China ha crecido de manera importante en los últimos años, principalmente en las regiones costeras y fronterizas alrededor, precisamente, de Hong Kong. Las áreas de mayor consumo y negocio de droga, según la Oficina de Drogas de Naciones Unidas, son Cantón (Guangdong), que es vecina de ese puerto, Guangxi, que hace frontera con Cantón y Vietnam, y Yunnan, que tiene puentes fronterizos con Laos, Myanmar y Vietnam –el viejo Triángulo Dorado del opio-, además de Tíbet.

Un funcionario federal con acceso a la documentación, dice haber quedado muy sorprendido por la diversificación de Los Caballeros Templarios y la forma como estaban expandiendo su negocio en Asia. Los cárteles mexicanos controlan el mercado en Estados Unidos, pelean el centroamericano y han abierto rutas hacia África occidental. En China sólo se tenia el registro de la adquisición de los precursores para las metanfetaminas por parte de la organización de Ye Gon, compras de piratería de Los Zetas, y los precarios intentos del Cártel de Sinaloa desde 2011 para entrar al mercado asiático con su cocaína a través de Hong Kong. Pero en ningún caso, de acuerdo con funcionarios federales, se había nadie percatado de la visión empresarial y criminal de Los Caballeros Templarios, frustrada inopinadamente, por su cacería y desmantelamiento durante 2014.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

Twitter: @rivapa

¿Reconcentrar la educación básica?

David Colmenares |

SIGNOS Y SEÑALES | La columna de David Colmenares

 
A mis hermanos Alejandro que ya se fue y Rogelio que cumple otro año
La reforma educativa es quizás la más complicada de todas las reformas, no sólo porque tiene que corregir los errores del Acuerdo de 1992, también porque involucra alrededor de 24 millones de alumnos, cerca de dos millones de personas censadas, de las cuales más de 1.1 millones son maestros frente a grupo, que neteando las dobles plazas, son 978 118. Más de 230 mil escuelas, muchas en precarias condiciones, por ejemplo, más de  55 mil sin agua corriente, 18 mil sin energía eléctrica, 34 mil con techos inadecuados, etcétera, concentradas en entidades del sureste. De hecho en la vida del FAEB nunca existieron presupuestos por escuela, ya que en los estados más pobres y rurales, el escaso mantenimiento lo realizan los padres de familia.
Han pasado 23 años, desde 1992, cuando se llevó a cabo la fallida desconcentración de los servicios educativos, lo que no sólo  no  fortaleció el federalismo fiscal, menos mejoró la calidad de la educación, no fue transparente. Es más ni siquiera cumplió sus objetivos políticos, ya que el poder sindical se preservó y su influencia en los organismos estatales se ha mantenido, si antes  controlaba las delegaciones de la SEP, hoy los sistemas estatales, lo que incluye el caso de Oaxaca, con la Sección 22, dominando el IEPO con el nombramiento de Directores para abajo, pero no es la única.
En suma, con la desconcentración se multiplicaron los problemas, los vicios y la corrupción, así como el poder sindical. El FAEB desde 1998, en sus 16 años de vida, arrastró islotes de opacidad.
Las problemas empezaron con la homologación que las más de 20 secciones sindicales de los sistemas estatales, exigieron respecto a salarios y prestaciones de los maestros federalizados. Así como con la llamada “doble negociación”, donde los gobernadores asumieron su papel de “patrones sustitutos”, como si fueran no condicionados  los recursos transferidos y fueron generosos con las prestaciones adicionales.
Surgieron aberraciones como los 90 días de aguinaldo, que hoy son muchos más, cuando la SEP siempre ha reconocido 50, problema generalizado en todo el País; también el asunto de los comisionados pagados con recursos federales, a pesar de los reintegros con recursos propios de la entidad federativa; el “jineteo” incorrecto de los recursos transferidos; el uso de plazas de docentes para pagar comisionados a centros de trabajo, mandos directivos e incluso trabajadores administrativos, etcétera.
La creación del FONE presenta avances como una única negociación, asignación de plazas por concurso, escuela digna, pero se tiene que cuidar no repetir los errores del FAEB. La reconcentración de las nominas es una oportunidad para eliminar por ejemplo el problema de los comisionados y de acabar con muchos de los vicios que hoy existen, incluso en la administración de los Servicios Educativos del DF.
Lo que acaba de mencionar el Secretario Emilio Chuayffet no está mal, esto es, que en casos como el de Oaxaca y Guerrero, se reconcentre todo para que la fuerza federal corrija lo que hoy parece imposible de lograr en el ámbito estatal.
Los estados por su parte enfrentan un problema, con los déficit acumulados que se generaron en el periodo de la “nueva fórmula del FAEB” de 2008 a 2014, en que los recursos transferidos no crecieron en términos reales, se distribuyeron con inequidad, no se regularizaron ni los incrementos salariales y se aplicó mal la Ley de Coordinación Fiscal. El déficit de los estados suma miles de millones de pesos, nueve de los cuales terminan este año su gestión, con serios problemas presupuestarios
Carlos Navarrete saca la casta por la Izquierda

Jose Luis Camacho |

PARA ALUSIONES PERSONALES | La columna de José Luis Camacho

 

Uno no elige los problemas, sino que las circunstancias se conjuntan y ponen a prueba la capacidad de los líderes para demostrar su verdadera valía. Y persona alguna puede negar que el PRD enfrenta la crisis más severa de su joven vida y que la militancia no se equivocó al elegir como su líder a Carlos Navarrete Ruiz, quien haciendo a un lado intereses y ambiciones personales se ha entregado de cuerpo y alma en la misión de sacar adelante al sol azteca. Trabajo nada sencillo.

 

Toda institución experimenta momentos límite en su vida, pues como producto de la invención humana está prediseñada para fallar y mejorar o extinguirse en el intento, y un partido político no es la excepción.

 

Extravío ideológico, sectarismo, exceso de pragmatismo, oportunismo e inescrupulosidad en la selección de candidatos son los males que aquejan al partido de la izquierda, al tiempo que haberse convertido en una opción real de gobierno, posicionar una nueva y más amplia agenda de políticas, representar a millones de mexicanos y ser una voz que enriquece y completa el espectro político del país son algunos de los logros y de las razones para reconocerlo y que su militancia siga creyendo en él.

 

Queda claro que lo más fácil y cómodo es abandonarlo y culparlo al otro de los errores y omisiones que pudieron haberse cometido, siendo lo más difícil reconocer los errores y demostrar que se tiene la capacidad para corregirlos y fortalecer al partido político cuya edificación no representó un esfuerzo menor.

 

“Me voy del PRD nada más que regrese de Nueva York”, “renuncio al PRD pero no al grupo parlamentario y mucho menos a la presidencia de comisión que me ha dado”, son sólo algunas de las frases convenencieras que han pronunciado quienes han abandonado al sol azteca por la puerta de atrás, sin hacerlo de la misma a las prerrogativas y privilegios que les ha proporcionado ser representante por las siglas del sol azteca.

 

En cambio, haciendo trabajo de tierra, codo a codo con las y los candidatos, recorriendo las zonas más afectadas por la violencia y ordenando la vida interna azteca se encuentra Carlos Navarrete Ruiz, hombre al que los perredistas eligieron para conducir a ese partido político a la siguiente etapa de su existencia, y lo está cumpliendo.

 

Por los Corrillos

 

El próximo domingo, la Fundación Colosio que preside Adrián Gallardo recuerda a Luis Donaldo Colosio con motivo del aniversario 21 de su fallecimiento. Será en el Claustro de Sor Juana con la presencia del presidente nacional del PRI, César Camacho Quiroz… Bien recibida la llegada de Julio César Moreno a la Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados… Se acerca la entrega de la Medalla al Espíritu Legislativo José María Morelos y Pavón, que por tercera legislatura consecutiva entrega el Instituto Mexicano de Estudios sobre el Poder Legislativo y la Revista Legislatura.