“Pajaritos”… Zopilotes

Ricardo Eguia | Lunes 25 de abril, 2016

PREMISA MAYOR  | La columna de Ricardo Eguía Valderrama

 

 

La rutina trituradora de los bienes nacionales…

 

Para poner en contexto la tragedia ocurrida en la petroquímica “Pajaritos” la semana anterior procede una breve visión retrospectiva para entender los maridajes, los contubernios, las componendas de la clase política con los cien empresarios sin escrúpulos dueños de México y que han amasado sus enormes fortunas arrasando con los bienes de la Nación.

 

Para la familia de Antonio del Valle Ruíz todo empieza con la fabulosa indemnización que le otorgó Miguel de la Madrid por “BANCRESER” en compensación por la estatización bancaria con la que compró una empresa química denominada “Pennwalt” y que ahora se llama “MEXICHEM”.

 

Sin saber cómo ni cuándo Del Valle Ruíz adquirió una planta denominada “Cloro Tehuantepec” donde “Pemex” tenía el 40% de las acciones y situada justo al lado del complejo petroquímico hoy destruido (Pajaritos) iniciándose a partir de entonces un negocio redondo pues “Pemex” le compraba cloro a Mexichem para procesar cloruro de vinilo que luego le revendía o regalaba a Del Valle Ruíz para fabricar tubos PVC.

 

Fox por su parte maniobró e intentó transferir activos de “Pemex” a Del Valle Ruíz en esa planta petroquímica, pero al pretender que le fuera entregada sin sus trabajadores el Sindicato se opuso y se frustró temporalmente la transa, ello sin interrumpir los negocios turbios a través del director de Pemex  del foxiato.

 

En el Calderonato nefasto se dio otra embestida reformista contra “Pemex” y Del Valle Ruíz con su empresa “Mexichem” fue beneficiario permanente de Suárez Coppel (el mismo de las acciones compradas a muy alto precio y venidas a menos en Repsol) y a la sazón Director de “Pemex” durante el sexenio del genocida que se terció la banda presidencial entrando con el rostro demudado por la puerta tras banderas de la Cámara de Diputados después del fraude con el algoritmo que los “Hilldebrando Zavala” urdieron con Ugalde e instrumentaron en el “IFE” (Leer la resolución definitiva del TRIFE en el 2006).

 

Aquí una digresión: Del Valle Ruíz al privatizarse la banca resultó beneficiado con el Banco Internacional conocido después como “BITAL” y cuando Fox extranjerizó la banca Del Valle Ruíz después de tirar al basurero del FOBAPROA” todos los auto-prestamos, prestamos cruzados y prestamos fantasma, lo vendió a “HSBC” sin pagar impuestos igual como lo hicieron Roberto Hernández y Harp Helú mediante un burdo truco bursátil para venderle “Banamex” al Citi-Bank.- (Fuente observatorio de la economía latinoamericana.- La banca de México).

 

Retomando el hilo conductor de la planta petroquímica “Pajaritos” “Mexichem” propiedad de Antonio del Valle Ruíz con su familia Del Valle Perochena en lugar de construirse una planta petroquímica que le hubiera costado (Expansión) seiscientos millones de dólares  emergió desde los parajes inhóspitos de la ruinosa alma corrupta de la oligarquía tecno neoliberal privatizadora  y se apoderó de la que era propiedad de “Pemex”.

 

“Pemex” en 2013 mediante un contrato muy cuestionable procedió antes de la Reforma petrolera a desincorporar del patrimonio de la Nación la planta petroquímica multimencionada sin autorización del Congreso violando la Constitución haciéndole literalmente un regalo a la familia Del Valle Ruíz Perochena, otorgándole a “Mexichem” por una bicoca el 58% de esta la primera planta privatizada dejando a Pemex” con el 42% cuando aportó a esa fallida “asociación público privada” activos valorados en $500 millones de dólares e infravalorados en solo $228 millones de dólares obligándose al adquirir “mexichem” el control a invertir $200 millones de dólares para “modernizar” tecnológicamente esa planta, cosa que nunca hizo, no aumentó la producción, ni las exportaciones y no solo incumplió con ello sino que con ese enfermizo afán de enriquecimiento propio de estos zopilotes carroñeros, de 2,000 trabajadores con experiencia redujo el personal a solo 700 trabajadores inexpertos contratados vía tercerización (outsourcing) de tal suerte que la planta no solo nunca obtuvo su nivel óptimo y sin el mantenimiento la petroquímica “Pajaritos” cayó en el abandono.

 

¡Con ese fardo de anomalías, ahora después de la explosión con muy lamentable pérdidas de vidas y casi la destrucción total de esa planta petroquímica la familia Del Valle Ruíz Perochena hacen mutis, guardan silencio, se esconden detrás y empujan absurdamente al Director de “Pemex” a hacer todo género de declaraciones que comprometen a la “empresa productora del Estado” como si no fuera “Mexichem” la que operaba la planta siniestrada y por ende la única responsable!

 

En este pavoroso accidente “Mexichem” hizo caso omiso de los peligros que existían por fugas que desde semanas antes los trabajadores sobrevivientes hicieron del conocimiento al personal de confianza de la empresa y esta criminalmente los minimizó, los ignoró e hizo caso omiso de las fallas propias de un complejo industrial sin el debido mantenimiento y trabajándolo forzadamente en la desaforada persecución de pingues utilidades y sin importarles nunca las consecuencias.

 

Como dice Gil Gamés “la mentira es la gran pasión nacional” y todo parece apuntar que la familia Del Valle Ruíz y Del Valle Perochena con su actitud huidiza, ladina, omisa y la estratagema de lanzar por delante al hiperactivo y obsequioso Director actual de “Pemex”, están “tendiendo la cama” para culpar del desastre de la petroquímica “Pajaritos” a “Pemex” cuando es “Mexichem” desde 2013 la accionista mayoritaria, la que tiene a su cargo la administración de esa planta y por ende es a su cargo la responsabilidad total.

 

“Mexichem” después de años de jugoso negocio en la petroquímica que sobre explotó industrialmente hasta desvencijarla, haber obtenido masivas utilidades, ganar millones en la BMV  y acumular cuantiosos flujos de efectivo por la cadena de valor que le generó el cloruro de vinilo, envases y tubos PVC, intentará lavarse las manos tal como otras sabandijas de cuello blanco como Larrea del “Grupo México” que se ufana impune de haber contaminado ríos de Sonora con la mina de Cananea también privatizada.

 

Así de mezquinos, de malsanos y tortuosos son los poliédricos y diabólicos integrantes de la cleptocracia nacional que en detestable simbiosis con cierta clase política anteponen sus nocivos intereses al interés nacional hibridándose en turbios negocios engarzados como pesados eslabones de la cadena de apetitos groseros para el enriquecimiento ilícito de la peor ralea oligarca donde ellos siempre ganan y al país, a los mexicanos nos cargan todos sus fracasos, sus abusos, todas las pérdidas, todas las pulgas como al esquelético Rocinante del Quijote.

 

Moraleja: Perogrullo estará escandalizado por ese trato despiadado, esquizofrénico y abrasivo que se le está dando a “Pemex” al piratearle toda la cadena de valor en favor de algunos de los cien dueños de México y la explosión de la petroquímica “Pajaritos” en asociación público-privada” pone en serio predicamento la quimera propalada en el sentido de que en lugar de rémoras y pirañas son milagro seguro “para salvar” la industria petrolera y sus derivados de la petroquímica, cuando visto y demostrado está, son la peor fauna nociva de acompañamiento.

 

Se atisba en lontananza entre humeante estela de cannabis los zopilotes carroñeros  mismos que a un elefantiástico, costoso y tortuoso “INE” como quitarle una paleta a un niño  le roban el  listado nominal del padrón electoral nacional;  también  hacen hebras en las encuestas amañadas, estériles y prematuras con La Magui Zavala “ABC” de Calderón punteando supuestamente en las preferencias electoreras inventadas y pagadas por el genocida y dipsómano Presidente ladrón conocido como el “haiga sido”; las APPs” que no hacen de México un mejor país ni son la respuesta al desafío de una economía al borde del abismo por la caída de los precios del petróleo con cuyos ingresos se sostenían las finanzas públicas para eludir siempre una “Reforma Fiscal Integral”.

 

Tomémosle la palabra a Fernando del Paso que al pronunciar unas palabras en el homenaje por su premio Cervantes que en días pasados  le fue entregado en Alcalá de Henares puntualizó “El pueblo mexicano se debe sacudir la mentalidad de pueblo colonizado…” y ponga más esfuerzo en reaccionar, poner más de su parte ante “un México en decadencia en el cual ya no cree de la misma manera que antes”.- (lo cito de memoria conste).

 

 

email: eguia.associates@gmail.com

twiter:  @REguiaV

 

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=ts

 

 

 

La fuerza misteriosa de Ferreyra el periodista

Rogelio Hernández López |

MIRADAS DE REPORTERO | La columna de Rogelio Hernández López

 

Ferreyra
Foto | Rogelio Hernández López

 

 

 

Es la fotografía de un día reciente con el periodista Carlos Ferreyra Carrasco. Comenzó una mañana en una de las lomas y en un lugar de la mancha. Nos reencontrábamos luego de casi 6 años. Yo sabía que recién alcanzó 78 años de edad, casi 60 como periodista. Por eso llegué con prejuicios a ese desayuno; me preguntaba, con cierto desánimo, qué Carlos encontraría. Y comenzaron mis azoros…

 

Él llegó puntual, como siempre, manejando su Jeep desde Cuajimalpa…

 

Cuando arribé al lugar, él me identificó a lo lejos y levantó la mano para orientarme…

 

Serio, circunspecto, de hablar pausado y directo, mostró más coherencia que su interlocutor, como siempre…

 

Él marcó la pauta de qué desayunar, y fue como si ambos tuviésemos el aparato digestivo integro: huevos ahogados tipo Michoacán (su tierra), picante extra, jugos, tortillas, café, pan…

 

–¿No te hace daño?– dije. Y como respuesta sonrío burlón, con una mirada que podría decir – ¡Imbécil! No lo comería–…

 

En un ratito me puso al tanto, con detalles, de las entretelas del periodismo mexicano. Casi siempre trae los datos más frescos…

 

Con Ferreyra (como le decimos casi todos sus pares), es inevitable entrar a esa especie de deporte entre viejos reporteros, el de criticar las fortalezas, y sobre todo las debilidades, de los demás periodistas conocidos mutuos –muchos amigos comunes–  Entramos alegremente a esa práctica  a la que Carlos le agrega los adjetivos burlescos. Es el especialista, el más sardónico, el mayor de todos.

 

–¿Caminamos a la oficina?– Le invité a algo que no estaba programado, ni cercano.

 

–Vamos. Aquí dejo mi coche. –Dijo y añadió –¿Estará ahí Rete-inmundo Riva y Palacio?

 

Esos alias aparénteme ofensivos, Ferreyra los suelta fácil, con mirada y con rostro impasibles. Quien no lo conoce se desconcierta. A mí me llama Rockelio.

 

Con desenfado y sin fatiga bajamos una lomita de asfalto, usamos escaleras. Llegamos al pequeño cubículo de la Dirección de Contenidos del corporativo. En transcurso Ferreyra hizo un sinfín de preguntas de reportero que su interlocutor no pudo responder por falta de información, hasta que llegó a encontrarlos –salvadoramente– uno de sus amigos más antiguos: Raymundo Riva Palacio.

 

–* —

Carlos y Raymundo

 

 

Yo conocí a Carlos y a Raymundo al mismo tiempo, allá en 1980, cuando llegaron a hurgar cómo era por dentro el semanario Dí, donde yo me probaba después una cobertura de 40 días de la Guerra de Nicaragua. Para entonces, Ferreyra ya era El reportero y Raymundo, a sus 28, recién terminaba como reportero fundador de unomásuno, corresponsal en Washington.

 

El reencuentro de ellos fue como si se hubiesen visto una semana antes, lleno de sonrisas, miradas y frases pícaras, algunas medio hirientes. Quedaron de verse pronto, para hacer planes…

 

Raymundo si sabía de Ferreyra, lo que yo me acababa de enterar, que un ojo lo tenía obstaculizado totalmente, que el otro tenía una visión del 70 por ciento, que igual le pasa con los oídos, que ya no tenía tribuna impresa pero estaba enviando a varios medios digitales su columna Los Lavaderos, la que redacta temprano y disciplinadamente cada tercer día, columna que podría hacer diario si no estuviera concentrado –por convicción y amor, me dijo– en dar atención a Magdalena, su esposa desde hace más de 50 años.

 

Después, por ganas de seguirlo oyendo, acompañé a Ferreyra al estacionamiento. Pude observar su espalda y su andar muy rectos. Y en el trayecto volvimos a lo ácido. –Ya no manejes, no por ti, sino que te vas a echar a un cristiano– le dije y su respuesta fue del socarrón de siempre –será culpa de ellos ignorar que va al volante un cegatón–.

 

Nos despedimos con su promesa de que comenzaría a escribir su columna con temas del gremio, De Memoria, para el nuevo periódico de la Asociación Civil Casa de los Derechos de los Periodistas.

 

–Te mando varias después de la operación—ofreció animoso. Miré al Jeep verde olivo lustroso salir del estacionamiento, desplazándose con la celeridad y certeza en las vueltas como lo conduciría un taxista.

 

Mientras se alejaba repasé todo lo que había visto de Ferreyra esa mañana, reconté mis azoros.–Se mira como de unos 55 años– me comentó una joven periodista que lo conoció esa mañana; corroboré su claridad mental y la precisión de sus palabras, quizá mejor que cuando lo conocí; que aumentó la serenidad con que analiza todo, incluidas sus difíciles circunstancias de hoy, al grado que sus muchos planes parecen resultado de otra persona de mente bien fría. –¿De dónde saca la fuerza este cabrón?

 

— * —

 

Quería respuestas. En realidad se poco de él. Yo entré a Milenio en 2002, gracias a las recomendaciones de Jesús Rangel y Carlos Ferreyra quien fue Director del Semanario por seis años y donde originó su columna chocarrera de andanzas como periodista, después la llevó a Crónica. Recientemente se hizo parte de Editores Asociados.

 

Indagué. En su muro de Facebook  puso escuetamente que estudió en Universidad de La Habana, en la Escuela Bancaria y Comercial del DF; que trabajó en El Sol de México, Excélsior, unomásuno, Sucesos para todos; fue Director Ejecutivo de Prensa Latina y Director General Adjunto de Notimex. También se sabe que colaboró en National Geographic y fue director de Comunicación Social de la Cámara de Senadores durante tres legislaturas,

 

Busqué opiniones:

 

El periodista y editor destacado Fernando Patiño, respondió: “Como periodista y como persona es un personaje; siempre dispuesto a compartir su enorme experiencia y conocimientos. Sin apabullarte y siempre divertido”.

 

Carlos Olmos, el harto conocido comunicador y publirrelacionista dijo: “Para un periodista no es fácil ser comunicador. Carlos, gracias a su ingenio y humor pudo transitar con éxito por ambos. Hombre culto y de impresionante memoria…”

 

El reportero y editor Roberto Vizcaíno anotó: “no recuerdo ningún trabajo periodístico relevante de él. No fuimos amigos, ni trabajamos juntos, lo recuerdo como alguien lejano, ajenos a mí y a mi grupo de compañeros”.

 

Raymundo Riva Palacio, el reportero fundador e renovador de medios, me dijo en dos frases. “Nunca he conocido otro profesional del periodismo más irreverente, ni a otro cínico tan serio.

 

El martes 19 de abril Ferreyra fue operado el martes 19 de abril del ojo más deteriorado. Al día siguiente ya estaba chacoteando en su muro de Facebook. Además, Su columna para varios medios la tituló: “Y se hizo la luz”. Ahí aseguró jactancioso que ahora veía al 100 por ciento. Otra fortaleza recuperada.

 

Ahora creo saber que su fuerza mayor está en su esposa, en su familia integrada con trato inteligente. Otra fuente de su fuerza ha sido –creo– su identidad, tanto física (de moreliano culto, altivo, de barba cuidada y acento extrañamente españolizado): de su convicción y alcance profesional (reportero, analítico, casi siempre jefe), como de su estilo personal (que hace sentir importantes a sus interlocutores) que combina la aparente frialdad con ocurrencias jocosas y punzantes. Pero me falta saber qué tanta fuerza le prodigamos quienes decimos ser sus amigos.

 

 

El candidato de Peña

Raymundo Riva Palacio | Viernes 22 de abril, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

 

Dos días antes de que el Gobernador Enrique Peña Nieto escogiera sucesor en el Estado de México, le dijo a Luis Videgaray, en ese entonces poderoso diputado, que él no sería el elegido. Horas antes de que destapara a Eruviel Ávila como su delfín, habló con su primo, el entonces alcalde de Huixquilucan, Alfredo del Mazo Maza, y le dijo que tampoco sería él. Peña Nieto no le dijo ni a sus más cercanos por quién se inclinaba, pero en la madrugada del día de la unción informal, ni siquiera Ávila estaba seguro que él sería el escogido. En un mensaje a un periodista que preguntó si estaba fuera de la contienda, respondió, palabras más, palabras menos: Aún no me pueden descartar. Aquellos fueron momentos de introspección de un político que tomaba decisiones a partir de encuestas y una dosis de intuición. Seis años después, intriga cómo decidirá Peña Nieto su sucesión.

 
Peña Nieto ha perdido el instinto porque abandonó el contacto con la calle. Hoy vive acotado, en medio de la coreografía presidencial. Está alejado de la gente y de aquellos que antes hablaban con él, quienes regularmente tienen cerradas las puertas de Los Pinos, sin que necesariamente Peña Nieto esté al tanto de ello. ¿Cómo tomará esa decisión? En 2009, el 80% del voto fue para candidatos del PRI, PAN y PRD. En 2012, la mezcla varió poco: sólo 21% de los electores escogieron a un candidato fuera de esos tres partidos. Pero en 2015, el giro fue radical. El 61% de los electores escogieron a candidatos del PRI, PAN o PRD, mientras que el 39% votó por alguien más. En tres años, casi se duplicó el número de mexicanos que votaron por otras opciones. Movimiento Ciudadano fue el gran ganador, seguido de Morena, pero el cambio de paradigma electoral produjo una fragmentación profunda que permite adelantar que quien gane la próxima elección presidencial probablemente no contará con más del 30% del voto.
 
Bajo esa línea argumentativa, se puede decir que si la votación presidencial está en los 20’s por cientos, las maquinarias partidistas serán las que jueguen un papel preponderante con la movilización del voto duro. Con los datos de las elecciones en 2015, el PRI tiene un voto duro de 29% y el PAN de 22%. El PRD tenía 14% de voto duro, pero en los últimos ocho meses se desplomó a un 8-10%, mientras que Morena le arrebató el tercer lugar como fuerza política nacional, aunque sin alianza con el PRD, su candidato difícilmente tendrá posibilidades reales de ganar. Es decir, si estas variables se mantienen al 2018, el Presidente Peña Nieto podría escoger a cualquiera que desee como su sucesor, porque con cualquiera vencería la elección.
 
De esta forma, Peña Nieto realizaría una selección como la hizo el Presidente Miguel de la Madrid en 1988, cuando se inclinó por su único colaborador ideológicamente comprometido con la apertura económica –de hecho había sido su arquitecto- iniciada en 1985: Carlos Salinas. Peña Nieto podría reflexionar en qué quiere: ¿consolidar las reformas?, Videgaray o el Secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade; ¿enfoque político?, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, o el Gobernador Ávila; ¿gobernabilidad en caso de crisis? El Presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones; ¿mensaje de cambio generacional? el Secretario de Educación, Aurelio Nuño. No importaría si la mayoría de ellos son poco conocidos en el país, porque la maquinaria electoral del PRI se encargaría de darles los votos que se requieren para la victoria.
 
Este tipo de lectura no es un escenario alejado del mundo peñista, porque la forma como le interpretan las encuestas y los resultados electorales no siempre responden a la realidad de las urnas. Tras la enorme pérdida de votos en las elecciones de 2015, Peña Nieto no quiso escuchar a los líderes del PRI que trataron de explicarle que no era cierto lo que le decían en Los Pinos, que había sido un referéndum a sus reformas económicas, sino que había existido un rechazo a sus políticas. Secuestrado en ese entonces, ¿por qué no sería rehén de los mismos ahora? Si la información sobre la cual tomará su decisión se sustenta en esos números sin contexto, la sucesión puede convertirse en su peor pesadilla.
 
Los datos no reflejan el ánimo del electorado. La desaprobación a su gestión es un indicador del mal humor social que permea, desde hace más de tres años, por arriba del 80%, de acuerdo con diversas mediciones. El hecho que en las elecciones federales de 2015 lo escondieron en la propaganda del PRI para no absorber sus negativos, un fenómeno que se replica actualmente en las 12 contiendas para gobernador, revela que el Presidente no da positivos en absoluto.
 
Su candidato, por tanto, podría nacer contaminado y lo que hoy parece una elección en la bolsa, podría detonar un repudio que alineara electores detrás de quien piensen no que es mejor, sino que puede derrotar al PRI, que reeditaría el caso de Vicente Fox en 2000. El contra argumento a esta línea de pensamiento es que todo es hipotético. Cierto. Pero así son los escenarios, hipótesis que se prueban. Lo que corre en contra de Peña Nieto es que su viejo olfato político se agotó. Hoy su figura es tóxica y sólo da negativos, aunque en su entorno digan lo contrario. Falta ver si sale o no del hoyo en que lo metieron en Los Pinos.
 
 
twitter: @rivapa 
Logros del FONE, y lo que falta

David Colmenares |

SIGNOS Y SEÑALES | La columna de David Colmenares Páramo

Un tema que angustia a los gobernadores que se van y preocupará a los que lo serán, es lo referente a los pasivos que dejó el FAEB y lo que recibirán como gasto de operación para la educación básica, uno de los cuatro sub fondos del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, el FONE, que empezó a operar a partir de 2015. Los gastos de operación,  aunque sólo son el 3 por ciento del Fondo, son los recursos con los que los estados cumplirán con esa función.
La buena operación del FONE, es un asunto vital para el éxito o fracaso de la reforma educativa, así como la eficacia con que se usen, su suficiencia presupuestal y su correcta distribución, que debe superar la inercia de la inequidad de la fórmula del FAEB, que dejó grandes pasivos en la mayoría de los estados.
La virtuosidad del FONE esta en que resuelve varios de los vicios que se desconcentraron a los estados desde 1992, como sus insuficiencias presupuestales, las componendas y acuerdos con el SNTE, potenciados en algunos estados y agravados por las condiciones sociales y las debilidades de algunos gobiernos estatales e incluso el federal en algunos momentos, que consideraron natural las prácticas corruptas de los dirigentes sindicales, locales y federales. Un  ejemplo  de ello es el pago con recursos públicos a los comisionados a labores sindicales.
Desde el principio en 1992, la inequidad en la distribución de los recursos caracterizó el proceso, acentuado desde 2008, con la fórmula de distribución del FAEB que existió hasta 2014.
Fórmula desafortunada para la mayoría de los estados, muy inequitativa, ya que tres quintas partes se distribuyeron por la matrícula pública -nunca se definió “calidad educativa”- lo que favoreció a unos cuantos.
Especialmente desde 2008 a  algunos estados les quedaron recursos que usaron en el subsistema estatal, pero fue a costa del déficit creciente del resto de los estados, los de menor desarrollo y que nunca han tenido un subsistema local de educación. Adicionalmente la fórmula se aplicó mal, ya que en lugar de partir del presupuesto de cierre, partieron siempre del presupuesto de inicio, eliminando la regularización de los incrementos salariales y la inflación.
De ahí que algunos estados arrastren déficits importantes en sus sistemas educativos, que hasta la fecha no se les ha compensado.
Sin embargo con el FONE se corrige mucho de lo anterior: en 2014 se concilian las plantillas y se centraliza su pago en la SEP a partir de 2015, las transferencias electrónicas son  realizadas por la TESOFE, excepto en los casos de bajo grado de bancarización, en que aun se sigue pagando con cheque, pero cada vez en menor medida.
El pago de los terceros institucionales y no institucionales, vinculados con la nómina, también lo realiza la Tesorería de la Federación, a partir de 2015.
Gracias a esta parte de la reforma, en primer lugar se elimina el pago  de los comisionados con recursos del FAEB. La SEP anunció a principios de año, que se dejaría de pagar a cerca de 2 500 comisionados a partir de 2016. Para fines de transparencia sería útil conocer la distribución de comisionados por estado hasta 2014.
Otro logro, es que se acaba con la doble negociación, que produjo  prestaciones opacas con las secciones sindicales, en su mayoría no reconocidas formalmente por la autoridad federal, como los días adicionales, pero apoyadas para su pago con anticipos de calendario o apoyos extraordinarios.
Para los gastos de operación en cada estado, está el sub fondo mencionado, que  se distribuye con una fórmula que arrastra inercias, con la misma lógica de inequidad, ya que no reconoce las diferencias entre cada estado, lo que afecta a los que tienen más población rural y mayor dispersión geográfica, menor grado de bancarización. Se puede corregir o compensar por supuesto. 
Roberto Peña, próximo Director de Ciencias Políticas de la UNAM

Jose Luis Camacho |

PARA ALUSIONES PERSONALES | La columna de José Luis Camacho Vargas

 

 

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es y ha sido, sin duda alguna, la institución de educación superior más importante de Iberoamérica durante varias décadas. Así lo confirman todo los rankings que emiten diferentes organismos públicos y gubernamentales que se encargan de evaluar la calidad educativa a nivel global.

 

Si bien nuestra Máxima Casa de Estudios tiene su origen en el siglo XVI, formalmente se funda hace 107 años y hoy en día es la institución que genera la mayor parte de la investigación científica a lo largo y ancho de la República, y es el semillero de destacados mexicanos en diversos campos. Es por ello que un importante sector de la sociedad mexicana se encuentra pendiente de los procesos democráticos que se viven en su interior para la renovación de sus autoridades.

 

De acuerdo con la legislación universitaria, cada escuela o facultad debe ser dirigida por un director, el cual es nombrado por la Junta de Gobierno, máxima autoridad universitaria, de una terna que es enviada por el Rector. No es de olvidar que la Junta de Gobierno está integrada por 15 talentosos académicos, quienes han sido forjados en las diversas aulas de la Universidad y que de manera colegiada toman decisiones de gran trascendencia para la comunidad universitaria y la sociedad en general.

 

El día de ayer, el señor rector, Enrique Graue Wiechers, por medio de su secretario general, Leonardo Lomelí Vanegas, dio a conocer los nombres de los tres candidatos de entre quienes se elegirá al próximo director de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.  Se trata, sin duda, de personajes muy destacados de la vida académica: la Dra. María Angélica Cuéllar Vázquez, el Dr. Rafael Cuauhtémoc Reséndiz Rodríguez y el Dr. Roberto Peña Guerrero.

 

Desde el día de ayer hay diversas manifestaciones de apoyo para los candidatos; sin embargo, debo de reconocer que ha predominado una corriente a favor de un aspirante con formación universitaria, sólida preparación académica y reconocida sensibilidad política, Roberto Peña Guerrero, quien es licenciado y maestro egresado de nuestra Máxima Casa de Estudios y posee  un doctorado en una prestigiada universidad europea. Ha sido Coordinador del Centro de Relaciones Internacionales, Secretario General de la Facultad y actualmente es Jefe de la División de Estudios de Posgrado.

 

Coincidimos con la opinión de la comunidad universitaria, en el sentido que Roberto Peña Guerrero, a su paso por la Secretaria General de la Facultad, dejó un grato sabor de boca, no sólo entre sus compañeros profesores, sino fundamentalmente entre los estudiantes y los trabajadores. Es conocido por su capacidad para escuchar y buscar soluciones para cualquier integrante de la comunidad, además de destacar como un profesor de intachable mérito académico.

 

Ante los problemas estudiantiles, como los que desafortunadamente se han desarrollado al interior del IPN; lo deseable es que nuestra Facultad y nuestra Universidad se mantengan en un ambiente de concordia e intenso trabajo con los jóvenes.

 

Por ello sería deseable que los miembros de la Junta de Gobierno, en estricto apego con la legislación universitaria y después de la respectiva auscultación, decidan por una opción viable para la comunidad estudiantil, pero sobre todo para la sociedad. Con ello se elegirá al director de la facultad que ejercerá su mandato durante los próximos cuatro años, y que en lo personal considero, al igual que decenas de compañeros maestros, trabajadores, exalumnos y estudiantes, que el perfil idóneo es el de Roberto Peña Guerrero.

Twitter: @jlcamachov

 

 

2018: luz verde presidencial

Raymundo Riva Palacio | Jueves 21 de abril, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

 

 

El lunes, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó: no es tiempo para pensar en el 2018; el martes, el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, declaró: no pienso en el 2018. Los dos alfiles de Enrique Pena Nieto evitaron que los medios de comunicación los metieran en la dinámica de la sucesión presidencial. Pero esto sólo forma parte del discurso para consumo de la opinión pública, pues el Presidente Peña Nieto ya dio la luz verde para que quienes en su entorno aspiran a la candidatura del PRI, comiencen a moverse. La sugerencia no se limita sólo a ellos, y cualquier observador cuidadoso se habrá podido dar cuenta de cómo arrancaron los cercanos del Presidente.
 
Desde hace tres semanas el Secretario de Educación, Aurelio Nuño, modificó su gastado discurso sobre exámenes para docentes e incursionó en la arena política al provocar reiteradamente –sin éxito aún-, al principal contendiente de oposición por la Presidencia en 2018, Andrés Manuel López Obrador, que quiere sabotear la Reforma Educativa. Hace semana y media, el Secretario de Agricultura, José Calzada, irrumpió en los medios con la numeralia de los avances que ha tenido el sector, convertido hoy en el principal generador de divisas para México. Hace una semana, el Secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, que había mantenido un muy bajo perfil, salió a los medios para hablar de su sector y de política. El gobernador del estado de México, Eruviel Ávila, no tiene esa autorización, pero tampoco la necesita: desde hace más de un año viene construyendo su futuro político. Quien tampoco requiere de ella, pero se apresuró a fijar postura y que los caballos no lo arrastren fue el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, quien dijo que no cuenten con él para el 2018.
 
La sucesión presidencial dentro del PRI comenzó. Dos jugadores, sin embargo, no se han querido colocar en el arrancadero. Uno es Beltrones, como se mencionó líneas arriba, y el otro es Videgaray, cuya afirmación en Nueva York de que él está pensando en Pemex –el viaje a esa ciudad fue para tranquilizar a inversionistas y reafirmar la viabilidad financiera de la empresa- y no en el 2018, es absolutamente cierta. El Secretario de Hacienda ha emitido señales a los líderes empresariales y a los líderes de los sectores productivos, de que no está en su horizonte futuro la candidatura presidencial –también se ha descartado, en los conductos adecuados, de contender por la gubernatura del Estado de México-, que han llevado a preguntarse a sus interlocutores si en verdad Videgaray no aspira a la candidatura presidencial, con un dejo más de lamento que de crítica.
 
Pero en los otros campos, ya van corriendo. ¿Cómo se va a definir la candidatura presidencial en el PRI? Verdad de Perogrullo, Peña Nieto la decidirá. ¿En qué se fijará? Lo anticipó Osorio Chong en su declaración a la prensa: en los resultados de la gestión de quienes aspiren. En este momento no se puede afirmar que esa será la manera como el Presidente decida a quién quiere como sucesor. Si se toma cómo optó por Ávila en el Estado de México por encima de su primo, el diputado Alfredo del Mazo y del propio Videgaray, uno esperaría la decisión pragmática de un político con la cabeza fría. Sin embargo, el Peña Nieto de Casa Toluca y el Peña Nieto de Los Pinos son personas diferentes. Aquél era sensible y escuchaba a todos; este es insensible porque está secuestrado por un pequeño grupo –algunos de ellos aspirantes a la candidatura- que le impiden ver lo que sucede a su alrededor. Su imparable desaprobación sobre su gestión le grita cada mes que aparece un nuevo dato negativo, que algo está haciendo muy mal porque no logra revertir la tendencia. La molestia creciente con los líderes del país y la pérdida de consenso para gobernar, sugieren un manejo político y una comunicación erráticos. 
 
Pero estos gritos no le hacen mella en sus protegidos oídos. Entonces, cómo definirá Peña Nieto su sucesión. Nadie sabe aún, pero una certeza es que difícilmente será como lo hizo en el Estado de México, solo, en una introspección donde analizó quién podría ganar la elección. En aquél momento él tenía acceso a todo tipo de información que podía balancear y cotejar para ver los positivos y negativos de cada candidato en función de las necesidades objetivas que tenía: que el PRI ganara la elección para la gubernatura, como última estación previa para lanzar su candidatura presidencial, y como plataforma de despegue para 2015. Hoy es diferente.
 
Peña Nieto ha sido resguardado en Los Pinos por un grupo que en su gran mayoría carecen de oficio y experiencia. Leales algunos, no tanto otros, juntos han coadyuvado para ir cerrando las puertas a las personas que podrían, sin compromiso alguno, aportarle información a la que un Presidente -por diseño alejado de la realidad de las calles-, necesitaría para tomar decisiones. Los reportes que diariamente le preparan para informarle sobre los temas de la agenda y las recomendaciones que le hacen, suelen ser superficiales, sesgados y, sobretodo, carentes de información analítica seria. No es una exageración señalar que Peña Nieto es un Presidente esencialmente desinformado. ¿Sobre qué base podría tomar una decisión, dados estos antecedentes? ¿Cuáles serán las variables que utilizará? Estas preguntas serán respondidas en el siguiente texto.
 
twitter: @rivapa
Iguala: miles de pistas

Raymundo Riva Palacio | Martes 19 de abril, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

 

Entre más información surge sobre la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, más confusión parece generar. Pero la apertura de los expedientes sobre el crimen en Iguala la noche del 26 de septiembre de 2014, y los informes de organismos que luchan por los derechos humanos, muestran con claridad el modus operandi con el que actuaban las autoridades de la región y la banda criminal Guerreros Unidos, y empiezan a abrir la ventana para encontrar el misterioso móvil del crimen. Pensar menos como ministerio público y analizarlo más como un fenómeno sociopolítico, ayudará entender lo que sucedió esa noche. No es suficiente para alcanzar la verdad legal, pero sí para enfrentar el cáncer nacional de corrupción e impunidad, que es un principio.

 

En esa lógica habría que empezar por la línea de tiempo de los primeros momentos políticos de esa noche. En su declaración ministerial Yazareth Abarca, la hija del entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, dijo que su padre habló por teléfono celular poco antes de las nueve de la noche con Felipe Velázquez, que era el secretario de Seguridad Pública municipal, quien le estaba informando lo que sucedía con los normalistas. “No les hagan nada”, le instruyó, según su hija, “ya saben cómo son de latosos”. Eso nunca iba a ser posible, porque las autoridades municipales en toda esa región, de acuerdo con las investigaciones, eran parte orgánica del crimen organizado.

 

Abarca había ingresado en la política con el apoyo del grupo del ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer –a cuyo padre, también ex gobernador, lo llamaban El Tigre de Huitzuco-, quien le consiguió una cita con el general Guillermo Galván, a la sazón secretario de la Defensa del presidente Felipe Calderón, para que le donara los terrenos en Iguala en donde construir el centro comercial Galerías Tamarindos, y de Héctor Vicario, un incondicional de Figueroa Alcocer, que preside actualmente la Comisión de Justicia del Congreso estatal. Otro apoyo de Abarca y ex alcalde de Iguala, Lázaro Masón, quien era secretario de Salud del gobierno de Ángel Heladio Aguirre, le habló. “¿Qué pasó?”, preguntó. “Estoy muy consternado”, respondió Abarca. El ex alcalde y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, no se fueron a dormir, como afirmó a la prensa. Hasta las cuatro de la mañana, con el crimen en proceso, dejaron de hablar por teléfono.

 

No iba a ser posible frenarlo porque toda la operación político-criminal se había puesto en marcha. No se sabe aún cuál el motivo del ataque a los normalistas, pero de los cinco autobuses en los que se movieron esa noche en Iguala y fueron atacados por la policía, sólo se secuestró y desapareció a los normalistas que iban en los vehículos 1531 y 1568, que fueron los únicos que salieron de Chilpancingo horas antes. ¿Coincidencia? No hay explicación sólida que explique porqué no hubo desaparecidos de los otros autobuses. Varios policías municipales de Iguala que fueron detenidos esa misma noche, declararon que les habían dado una lista con los nombres específicos de 17 de los más de 50 normalistas que llegaron a esa ciudad el 26 de septiembre.

 

En el autobús 1531, que fue atacado por policías municipales casi enfrente del Palacio de Justicia, a la altura del Puente de El Chipote donde se encuentra la carretera que conduce a Huitzuco, iba Alexander Mora Venancio, el único normalista que científicamente se ha probado que fue asesinado e incinerado, tras el análisis de las cenizas encontradas en el Río San Juan, cerca del basurero de Cocula, realizado por el laboratorio de la Universidad de Innsbruck. En el 1568 iba Bernardo Flores Alcaraz, apodado El Cochiloco, presunto coordinador de las acciones de los normalistas en Iguala. En ese autobús también iba Julio César Mondragón, separado del grupo de los normalistas y asesinado -su cuerpo, tirado en la calle, tenía muestras de tortura-, esa misma noche.

 

Según las investigaciones de la PGR, la orden de matar a Mondragón fue dada por Juan Salgado Guzmán, El Indio, considerado el padrino de Guerreros Unidos y tío de Mario Casarrubias Salgado, uno de los jefes criminales. Apodado El Sapo Guapo, fue detenido en mayo de 2014, y antes de fundar Guerreros Unidos fue escolta de Arturo Beltrán Leyva, que rompió con el Cártel de Sinaloa. Al morir en un enfrentamiento con la Marina en diciembre de 2009, El Sapo Guapo se quedó con todos sus contactos criminales y el manejo de la exportación de heroína a Chicago, una de las fuentes de la hipótesis del narcotráfico como móvil de la desaparición de los normalistas. También se quedó con los contactos políticos, ampliados al casarse con Patricia Soto Salgado, sobrina de Abarca y que tiene vínculos familiares con Velázquez, detenido desde mayo pasado, acusado de proteger a Guerreros Unidos.

 

La explicación de lo que pasó esa noche difícilmente resolverá todas las dudas si no se contextualiza la penetración y la relación de políticos de todos los niveles en la zona. La red de relaciones y complicidades son fundamentales para entender porqué esa noche, una vez iniciada la acción política-criminal contra los normalistas, no había nada que la parara. Iguala es el microcosmos mexicano de muchos años de corrupción, protección e impunidad. Hay que sanarlo y replicar el método en el país. Pero sólo podrá hacerse si existe la voluntad política para llevarlo a cabo, que depende únicamente del gobierno federal.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twittqer: @rivapa

 

 

 

México decide enfrentarse a Trump

Sergio Muñoz Bata |

LA FRONTERA INVISIBLE | La columna de Sergio Muñoz Bata

 

Rompiendo su largo y desesperante silencio el gobierno mexicano adopta una nueva estrategia que, sin inmiscuirse en la elección presidencial estadounidense, responderá con firmeza a los insultos de Trump

 

Después de un prolongado silencio, que a muchos nos pareció excesivo, el gobierno mexicano por fin ha decidido responder a las provocaciones del candidato Donald Trump. Lo hará con una estrategia integral de comunicación, relaciones públicas, promoción de México y contacto con las comunidades mexicanas en Estados Unidos. Y aunque la nueva estrategia no contempla inmiscuirse en la elección presidencial estadounidense, abogo porque se le de respuesta inmediata a cada insulto de Trump, no con majaderías porque no hay en el mundo quien iguale la lengua viperina de Trump, pero sí con firmeza. Cuando Trump anunció su propuesta de prohibir la entrada de musulmanes a Estados Unidos, el Primer Ministro de Gran Bretaña, David Cameron calificó su propuesta de “divisiva, estúpida y equivocada” y añadió que si Trump fuera a visitar su país, “nos uniríamos todos contra él”. México ya está unido contra él, ahora hay que responderle.

 

Los encargados de dirigir la nueva estrategia son Carlos Manuel Sada Solana, como nuevo embajador en Washington y Paulo Carreño, como nuevo subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Ni Sada ni Carreño son diplomáticos de carrera pero Sada tienen una enorme experiencia consular en Estados Unidos y Canadá, y Carreño es un reconocido experto en temas de comunicación y relaciones públicas.

 

Su objetivo es hacer un cabildeo intenso para recordarle a los miembros del Congreso, a los empresarios que tienen tratos con México y a los ciudadanos estadounidenses lo importante que es la relación bilateral y los problemas que ambos países enfrentarían en temas de seguridad, energía, cambio climático e incluso de inmigración si se daña la relación. La integración entre ambos países es tal que del valor total de las exportaciones de México a Estados Unidos, aproximadamente un 40% de sus componentes se origina en Estados Unidos.

 

La embajada, los consulados y las agencias estadounidenses de cabildeo que el gobierno mexicano ha contratado deben revertir la narrativa de la frontera como un lugar conflictivo y resaltar su papel como punto de intercambio humano, de comercio, inversión y cooperación en programas de inteligencia. Juntos deben destacar las oportunidades que México representa para el inversionista estadounidense en el mercado energético. Deben recordarle a los estadounidenses que México es el segundo país que más productos americanos compra y que entre ambos países se comercian aproximadamente $1,400 millones al día.

 

Respecto a la mala imagen de los migrantes que Trump ha publicitado es imprescindible trabajar con las organizaciones comunitarias para hacer un retrato fidedigno de una comunidad que se ha venido integrando al país que les ha dado acogida de la misma manera que el resto de las comunidades que han llegado a este país de inmigrantes. Hay que destacar la diversidad de esta diáspora en la que hay obreros y empresarios, intelectuales y amas de casa, artistas y campesinos, cocineros y científicos y recalcar que en los últimos años la migración de mexicanos a EE UU ha disminuido a cero.

 

Dudo mucho que esta información surta efecto en los 7 millones de personas que han votado por Trump en las primarias ni en los 30 millones que podrían votar por él si llegara a obtener la candidatura del partido republicano a la presidencia. Ese sector xenófobo, anti-inmigrante, racista, anti-gay y misógino que sigue resistiéndose a admitir que el país ya superó la década de los 50s, no tiene remedio.

 

La nueva estrategia mexicana dará frutos en el mediano y largo plazo pero, por lo pronto, México ha dado un paso que debió haber dado hace mucho tiempo. Lo inmediato es apoyar a organizaciones comunitarias como Voto Latino, el Concilio Nacional de la Raza, LULAC, MALDEF en sus campañas para ciudadanizar, empadronar y motivar a los votantes a ir a las urnas en noviembre de este año a defenderse de los ataques en su contra.

 

Quiero y creo que la candidata del partido demócrata Hillary Clinton ganará los comicios en noviembre pero no me disgustaría que de la Convención Republicana salieran dos candidatos, Trump como independiente y cualquier  otro como republicano. Eso favorecería mucho a la relación entre México y EE UU.

 

 

Dinamismo demográfico y contaminación

Antonio Cuéllar |

A L E G A T O S | La columna de Antonio Cuéllar Steffan

 

 

A pesar de las precipitaciones pluviales y de la disminución de vehículos en circulación, la calidad del aire hasta estos días en que empieza la semana se mantiene en condición de “mala”, de acuerdo con los índices de calidad del aire que da a conocer la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México. Las opiniones y propuestas que se plantean giran siempre en torno del mejoramiento de la movilidad, y no toman en cuenta que la posible salvación la tiene el gran acuerdo que debe encabezar la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

 

Es acertada la afirmación de todos aquellos que avizoran el inminente descalabro del programa “hoy no circula”, si de la mano no se habilitan alternativas para que los capitalinos puedan transportarse de un sitio a otro.  Es también atinado el planteamiento de que la reglamentación de tránsito que obstaculiza el flujo vehicular deviene en un factor que incide negativamente en la atmósfera de la Ciudad de México y que, por consiguiente, debe de cambiarse.

 

A pesar de la precisión de todos los puntos de vista que se intercambian estos días, no encuentro ninguno que atienda a una causa primordial de entre las distintas que generan nuestra desventura, la concerniente al incremento de la población en la zona conurbada del Valle de México y el desbordado crecimiento de la mancha urbana.

 

Si bien es cierto que, propiamente, el dinamismo en el crecimiento de la población de la capital disminuyó y permitió que el número de habitantes se contuviera en razón de 8.9 millones, que discrepa sólo en .7 millones con relación a los que existían en 1990, dicha constante no se observa con relación a la dinámica de los municipios conurbados del Estado de México, que refleja un incremento de más de cinco millones de habitantes, al pasar de 6.8 millones en 1990 a alrededor de 12 millones en esta época; una explosión que lógicamente no se puede contener.

 

La razón anterior lleva a suponer que la implementación del programa vehicular que ahora nos aqueja deviene absolutamente insuficiente, en la medida en que el número de automotores circulando ha crecido desproporcionadamente con relación al que existió en 1989 cuando primero se concibió.  De haberse tenido 1 millón 538 mil automotores registrados en circulación en 1989, hacia 2014 ya se tenían 4 millones 421 mil vehículos, lo que significa que, aún dejando de circular una quinta parte de estos últimos, el número remanente en circulación es muy superior al que existía cuando la medida gubernamental se echó a andar.

 

La solución no puede hallarse en la imposición de medidas unilaterales que incomodan a la población y en poco benefician a la movilidad digna que todos los ciudadanos demandan y están esperando, sino en la adopción de programas integrales de desarrollo que detonen un movimiento migratorio que permita el desfogue poblacional hacia otros polos que, para dicho propósito, deben prepararse.

 

Desde la SEDATU, Rosario Robles su titular puso en marcha un nuevo programa para dar a conocer la nueva visión de México en torno del desarrollo sustentable, a través del cual plantea cómo el crecimiento urbano debe de permitir la transformación de las ciudades y la creación de entornos seguros e incluyentes.  Con miras a la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas Hábitat III, que tendrá verificativo en Ecuador, se planea el diseño y vigencia de nuevas leyes que reflejen esta política y la visión innovadora de esta administración.

 

Puede parecer formidable que se impulsen nuevas leyes, como probadamente lo ha venido realizando la administración del Presidente Enrique Peña Nieto;  sin embargo, la disminución de la contaminación no podrá tener lugar con motivo de la expedición de una nueva norma general, sino con la implementación de políticas públicas inmediatas que no están supeditadas a reforma alguna, o por lo menos, con la pronta determinación de no impulsar otras que provocan el efecto contrario: el caos que tanto nos aqueja.

 

En lugar de que se valorara la descentralización de la Ciudad de México y la generación de desarrollo urbano en otras latitudes dentro del territorio nacional, todo se planea en sentido opuesto; para muestra un botón: el nuevo Aeropuerto Internacional.  En efecto, en lugar de que la planeación del desarrollo aeroportuario viera por la conectividad entre aeropuertos cercanos, ubicados en las localidades adyacentes a la capital, se pensó en la construcción de un nuevo aeropuerto significativamente más grande, que atraerá un número mayor de visitantes a la ya superada y agotada Ciudad de México.

 

El Gobierno de Miguel Ángel Mancera, se empeña en regalar dinero a la gente a través de programas populares, que no producen otro fenómeno sino el de atraer como imanes a personas de la tercera edad o, como ahora se ve, mujeres que estén apunto de dar a luz. La semana pasada repartió cinco mil tarjetas con un monto mensual de 400 pesos para la compra de productos para bebés recién nacidos, como parte del programa “Bebes Seguros”. Evidentemente, esa visión clientelar del gobierno de la Ciudad, genera votos, pero podría provocar un fenómeno demográfico que contraviene los intereses de la ciudadanía asentada en la misma capital, en función de sus propias capacidades urbanísticas.

 

Para disminuir la contaminación se podría valorar la reubicación de oficinas gubernamentales e industria local, cuyo ámbito de desenvolvimiento y vocación pudieran encontrarse directamente relacionadas con otros puntos geográficos y económicos de México, lo que automáticamente se traducirá, también, en la movilización de un número importante de personas.

 

Por citar algunos ejemplos, ¿Acaso no podría pensarse en la movilización de la Secretaría de Agricultura a la capital de Sonora, en donde se ubica el mayor polo de desarrollo agropecuario del país; o de la Secretaría de Turismo a Guerrero o Quintana Roo, en donde se ubica el mayor número de hoteleros y de demanda turística nacional; o de la nueva Secretaría de Cultura a Guanajuato, y motivar el crecimiento de las artes en la forma en que a través del Festival Cervantino se ha venido promoviendo a lo largo de los años? Pensar en la generación de incentivos fiscales que provocaran la descentralización industrial de la zona conurbada no precisa de la aprobación de nuevas leyes.

 

Las estadísticas nos demuestran una correlación directa entre el dinamismo demográfico y la contaminación ambiental que tanto nos perjudica.

 

 

 

Ajedrez Electoral 2018 (V)

Salvador Guerrero Chiprés |

CENTRO Y PERIFERIA | La columna de Salvador Guerrero Chiprés

 

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

 

En primer lugar, debe decirse que las encuestas de opinión sin duda contribuyen a construir escenarios creíbles respecto del comportamiento del electorado, aunque no siempre sean del todo metodológicamente robustas o se hallen exentas de “cuchareo”.

 

En segundo, es un hecho que existe en sistemas de competitividad electoral la probabilidad de que los actores políticos, en lo individual, sean más relevantes que sus partidos de la misma manera en que la marca de partido, el logo y sus múltiples evocaciones en el electorado, pueda determinar la mínima diferencia sobre la que se base la victoria.

 

En tercer lugar, las maneras de construir “analíticamente” el mundo dentro de los grupos alrededor de los candidatos, está poderosamente influidas por el grado de subordinación respecto del jefe, por la información y las capacidades y habilidades de procesarla y comunicarla, por la posición afectiva, por el salario, por las promesas de promoción implícitas o explicitas, por la filtración e infiltración de los grupos de poder dentro y fuera del gobierno o los grupos correspondientes.

 

En cuarto, es un hecho cultural reciente en México que los prejuicios que las elites atribuyen al conjunto de la sociedad respecto de su comportamiento electoral, pueden tener o NO fundamento en la realidad empírica, por ejemplo, que Margarita Zavala podría tener como negativos ser esposa de Felipe Calderón o, más recientemente, ante el debilitamiento del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, como aspirante presidencial, ser mujer en un país predominantemente machista es, dicen ahora, una desventaja.

 

La realidad del comportamiento de la opinión publicada y pública podría modificarse al respecto, sin enorme dificultad en los próximos meses.

 

Estos cuatro puntos los indico solamente como una manera de invitar a hacer más completos nuestros puntos de vista así como, paradójicamente, más sencillas nuestras aproximaciones para comprender el fenómeno electoral ya desatado desde el año pasado y que adquirirá gran velocidad a partir del 5 de junio próximo cuando será evidente que, pronostico sin ningún rubor, Morena ocupará el primer lugar de las preferencias en la Ciudad de México y el PRD el segundo con un visible deterioro en el ámbito nacional si no reacciona estratégicamente.

 

Si asumimos como creíbles los resultados de la encuesta presentada por Reforma, y otros medios antes, advertimos consolidación de la tercia de posiciones que distinguirán la elección del 2018 salvo caso extraordinario en que alguien como Graco Ramírez construya una candidatura del PRD (¿?) más creíble -al menos en asumirse como de izquierda perredista- que la de Miguel Ángel Mancera quien continua su caída y sigue en requerimiento y en pena por mejores estrategias de comunicación.

 

Por supuesto, pese a su alto nivel de negativos, Andrés Manuel López Obrador y, por su cuenta, Margarita Zavala contra la resistencia del grupo en control del partido, continúan sólidos y, conclusión derivada y solamente una de ellas del mismo estudio referido hay que adelantar: en una situación de colisión compleja con candidaturas fuertes…tanto el candidato de Morena como la candidata altamente probable del PAN o de un segmento independiente, podrían dejar una oportunidad al candidato del PRI y actual, solamente actual -entre los aludidos al llamado del presidente Enrique Peña Nieto a respetar la unipersonalidad de las decisiones del ejecutivo de la semana antepasada-, secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

 

Atentos.

 

 

 

Un Presidente regañado

Raymundo Riva Palacio | Lunes 18 de abril, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

 

 

De manera inusual, el Secretario de la Defensa, general Salvador Cienfuegos, ofreció el sábado disculpas por la tortura de dos soldados a una mujer en Guerrero, un dardo envenenado a la credibilidad del gobierno cuando el video sobre el crimen se volvió viral la semana pasada en las redes sociales. Este lunes, se espera que el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, lo siga, pues también participó una policía federal. La reacción gubernamental refleja sensibilidad, pero lamentablemente no fue por generación espontánea. Sucedió como consecuencia directa de la llamada de atención que le dieron al presidente Enrique Peña Nieto en dos de las principales capitales del mundo: Washington y Berlín.

 

En materia de derechos humanos, el Presidente y su gobierno salieron reprobados severamente la semana pasada. El Departamento de Estado difundió su reporte anual sobre derechos humanos, donde la evaluación es devastadora. “Los problemas más significativos relacionados a los derechos humanos, incluyen el involucramiento de policías y militares en serios abusos, como asesinatos extrajudiciales, tortura y desapariciones”, indica el informe. “La impunidad y la corrupción en el sistema de procuración y administración de justicia es un problema serio, con tasas extremadamente bajas de juicios para todo tipo de crimen”.

 

El documento salió al público mientras el Presidente buscaba responder los señalamientos de que en México no hay Estado de Derecho, durante dos visitas de Estado, en Alemania y Dinamarca, que nunca se pensó tuvieran giros tan dramáticos para la credibilidad gubernamental. La crónica del corresponsal del diario El País de Madrid desde Berlín asomó la molestia y la preocupación de los inversionistas alemanes con México. “En México existe un gran vacío en temas de seguridad jurídica. El gobierno debe abordar estos temas si desea atraer a los inversionistas”, dijo Erich Schweitzer, descrito por el corresponsal como “el poderoso” presidente de la Cámara de Comercio e Industria alemanas.

 

Alemania es el país más poderoso de Europa y su economía una de las que rigen el mundo. Es el primer socio comercial de México en la Unión Europea –el quinto a nivel mundial- y más de mil 700 firmas alemanas se han instalado en México con el gran mercado de consumidores norteamericano en sus estrategias. Sus críticas, por tanto, son escuchadas al más alto nivel alemán. Era imposible que no lo hicieran. El día que arrancaba la visita, la Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México, reportó El País, publicó una carta abierta dirigida al presidente Joachim Gauck –que luchó contra la dictadura de la desaparecida Alemania Oriental- y a la canciller federal, Angela Merkel, donde calificaron de “catastrófica” la situación de los derechos humanos en este país.

 

En su discurso protocolario en la comida de Estado, Gauck le dijo a Peña Nieto: “Los ciudadanos esperan del Estado, además de la prevención de la violencia, que los crímenes sean esclarecidos y sancionados con prontitud, y respetando los principios del Estado de Derecho”. Al día siguiente, Merkel remató: “Queremos que la policía mexicana sea más eficiente, también en el respeto de los derechos humanos”. En Copenhague, al anunciar conjuntamente con el primer ministro de Dinamarca, Lars Lokke Rasmussen, los acuerdos bilaterales firmados, un periodista danés le preguntó al jefe de gobierno cómo podían suscribirlos con un país violador de derechos humanos. Rasmussen esquivó, pero no por completo. Los ataques a la libertad de expresión y a las desapariciones forzadas, dijo, son “causa de preocupación” para su gobierno.

 

También los son para un gran número de mexicanos, aunque lamentablemente no lo suficientemente grande en volumen, como para que el gobierno atienda las denuncias y los reclamos que hace la ciudadanía, o las recomendaciones que hacen las organizaciones de derechos humanos las cuales, directa o indirectamente, están enfrentando embates mediáticos mediante campañas de desprestigio y hostigamiento, por medio de la violencia, como si se buscara intimidarlas y silenciarlas.

 

El tema del Estado de Derecho ha sido una crítica constante en el mundo contra el gobierno del presidente Peña Nieto, quien en prácticamente cada visita que realiza en el mundo, escucha las preocupaciones de los gobiernos anfitriones. Una revisión rápida en el buscador de Google de sus viajes en el último año, permite observar que desde la visita de Estado al Reino Unido en marzo de 2015, el tema ha sido recurrente en los discursos y las conversaciones bilaterales. Cuando uno escribe “violaciones a los derechos humanos” en México, aparecen –hasta este domingo- 114 mil noticias relacionadas con el tema, por 86 mil de Brasil, 49 mil 700 de Cuba, y 34 mil de Venezuela. Es decir, donde hay más denuncias públicas sobre el tema en toda América Latina, es en México.

 

Sin ser casos análogos, la reacción del gobierno de Peña Nieto es muy similar al de las dictaduras suramericanas de los 70’s y los 80’s, cuando la discusión sobre las violaciones a los derechos humanos se daba en las metrópolis y no en los países nativos, por las acotaciones a la libertad de prensa y de expresión. Aquellas dictaduras colapsaron por sus abusos. México no es una dictadura, sino una democracia en construcción, pero dentro del gobierno no parecen entender con plenitud que las tentaciones del pasado no tienen cabida. Esconder la cabeza como avestruz tampoco ha funcionado. Ya lo experimentaron. No se veían a sí mismos, pero están desnudos ante el mundo. Mostrar sensibilidad, aunque sea por un regaño, es un avance, pero sólo los hechos harán la diferencia.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa