La noche triste de Aurelio

Raymundo Riva Palacio | Jueves 23 de junio, 2016

AYUDA DE MEMORIA | La columna de Raymundo Riva Palacio

1ER. TIEMPO: La irrupción del joven maravilla. La fortuna le sonrió desde el principio del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto al joven que le encargaron realizar en la campaña presidencial el trabajo de lápiz. Volaba para director a un nivel de coordinación en Los Pinos, pero un mal entendido que llevó a Eduardo Medina Mora a la Embajada en Washington en lugar de la cancillería, hizo que José Antonio Meade, quien iba a ser el jefe de la Oficina de la Presidencia, terminara como secretario de Relaciones Exteriores, y Aurelio Nuño, quien no era nada salvo eficaz y trabajador asesor, se quedara con el puesto, por cortesía e influencia de quien sería secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien hizo de lado a quien se creía merecedor de ese puesto, el amigo incondicional del Presidente, Francisco Guzmán. Nuño fue por tres años la puerta infranqueable del Presidente, y con quienes prácticamente todos, dentro y fuera del gobierno, tenían que acordar y pedir un pase al despacho presidencial que casi nunca llegaba. A escasos 50 metros de la oficina de Peña Nieto en Los Pinos, Nuño atendía en mangas de camisa y todas las noches recibía un reporte de los secretarios de Estado y sus subsecretarios sobre qué hicieron durante el día y con quién se habían reunido. Nuño no tenía carta de político cuando empezó a hacer funciones de político. Entró en la política como uno de los asesores del entonces senador Enrique Jackson al arrancar el milenio, quien lo ayudó financieramente para estudiar una maestría en Ciencias Sociales Latinoamericanas en Oxford. Regresó al Congreso para trabajar en la coordinación de asesores de la Comisión de Presupuesto que presidía Videgaray, quien al comenzar la campaña presidencial se lo llevó con él. En el proceso se hizo cargo de la parte educativa, y de su equipo saldría el proyecto de la Reforma Educativa. Bueno en el cubículo; bueno para arrastrar el lápiz. Malo en la operación política, se demostraría reiteradamente después. Decía uno de sus profesores en Oxford que Nuño era muy inteligente, pero la verdad, no comprendía por qué Peña Nieto lo había convertido en político. De eso, no entendía.

 

2DO. TIEMPO: El detonador de su futuro. En la arquitectura de lo que sería su programa de gobierno, uno de los puntos centrales que aceptó el candidato Enrique Peña Nieto fue el de la Reforma Educativa. El trabajo fino se lo encargó a uno de sus asesores estrellas, Aurelio Nuño, quien recibió propuestas de varios académicos y políticos que habían estudiado el tema de la educación. Jorge Castañeda fue uno de los principales, aunque su contribución no aportaría finalmente mucho. Otro fue Otto Granados, quien era embajador en Chile, y cuyas contribuciones hicieron que Nuño no se olvidara de él cuando lo nombraron secretario de Educación, y lo nombró subsecretario, aunque opera más bien como titular adjunto. Pero quien hizo el trabajo fino de la Reforma Educativa y aportó la clave de todo, eliminar el control del sindicato magisterial sobre las plazas, fue Enrique Ochoa, actual director de la Comisión Federal de Electricidad. Durante la transición, Nuño dialogó largas horas con quien era el subsecretario de Educación Básica, Fernando González, yerno de la líder sempiterna del magisterio, Elba Esther Gordillo, con quien discutía la ruta crítica de la reforma. No puede ser el punto de partida, le decía González, sino el fin. La maestra Gordillo no era su enemiga, sino su principal aliada, alegaba el subsecretario, por lo que sería un error excluirla del proceso en lugar de trabajar con ella. El enemigo no era la maestra. Nuño nunca se entendió con González, y la reforma tenía en ella su principal enemigo. Así fue fraseado el discurso de toma de posesión de Peña Nieto que ordenó y revisó Nuño. Tenía párrafos dedicados en cuerpo y alma al control de la maestra sobre el sindicato y del fin de sus prebendas. La maestra no era un factor político, sino un grupo de interés. Por tanto, así sería tratado. Tres años después, el diagnóstico de Nuño ha sido cuestionado. El Presidente lamenta la cárcel de la maestra y los beneficios de haberla llevado a prisión no los han visto. El sindicato, como les decían en aquél tiempo, no era el problema. Sus enemigos en la reforma era la Coordinadora Magisterial, con quien prefirieron meterse a la cama. Se equivocaron de aliado y hoy lo paga el Presidente y Nuño, el de los diagnósticos sistemáticamente fallidos.

 

3ER. TIEMPO: ¿Alguien se sorprende que se volvió a equivocar? El murmullo al oído del presidente Enrique Peña Nieto fue fuerte: si respaldaba la propuesta del PRD de la reforma fiscal, varios líderes del PRD apoyarían la reforma energética. La recomendación tras la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa fue que no se metiera en ese problema, porque era municipal. La recomendación al Presidente cuando apareció la casa blanca, fue que se callara y dejara que su esposa, Angélica Rivera se defendiera sola. La historia habla por sí sola. El PRD no apoyó la reforma energética y la reforma fiscal provocó la ruptura de Peña Nieto con los empresarios. No intervenir inmediatamente en la desaparición de los normalistas, convirtió un crimen municipal en un crimen de Estado. La casa blanca lo aniquiló a él y destruyó el activo de relaciones públicas que era la señora Rivera. Su manejo de la comunicación política produjo que las inversiones multimillonarias en spots fueran acompañadas de una creciente desaprobación presidencial. Pero, pese a todo Aurelio Nuño, el autor de tan desafortunados consejos, dijo en una entrevista con El País de Madrid en diciembre de 2014, ante la catarata de críticas: “No vamos a ceder aunque la plaza pública pida sangre y espectáculo, ni a saciar el gusto de los articulistas. Serán las instituciones las que nos saquen de la crisis, no las bravuconadas”. Desde entonces, la institución que ha entrado en mayor crisis es la Presidencia, porque el diagnóstico de que todo era una tormenta que pasaría, no fue transicional sino de creciente fuerza. Cuando llegó a la Secretaría de Educación, hizo de la aplicación de la reforma educativa un tour de force con la disidencia magisterial a la que se dirigía sólo con amenazas: quien no se evalúe será sancionado; quien falte a clases no recibirá su pago; quien sea reincidente será despedido; quien se exceda, será encarcelado. Bravuconadas dijo hace casi medio año, no era el camino. Olvidó rápido. Bravuconadas lo metieron en Oaxaca y el sur del país en un problema en desarrollo y que lo está devorando.

 

 

 

La narrativa de Nochixtlán

Raymundo Riva Palacio | Miércoles 22 de junio, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

Nochixtlán es un túnel negro. ¿Qué sucedió este domingo donde murieron cuando menos 11 civiles y a policías federales les cortaron dedos a machetazos y terminaron con pies heridos por las bombas caseras que les explotaron? Nadie tiene una explicación clara de la cadena de sucesos, y lo que está explicando el Gobierno Federal en voz del Comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, no tiene sentido. La narrativa de Galindo insultan la inteligencia de los mexicanos porque no hay sustento a lo que afirma. Pero si realmente dijera la verdad, probaría que los mandos de la Policía Federal son incapaces y llevaron a sus elementos a una carnicería.

 
Galindo dijo que la Policía Federal recuperó la vialidad en Nochixtlán “sin ningún tipo de incidente”. El operativo, dijo el Gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, comenzó a las 10 de la mañana, y Galindo precisó que desde las siete de la mañana habían solicitado que levantaran el bloqueo en Nochixtlán, que conecta a Puebla con Oaxaca y el sur del país, que había estado bloqueada durante una semana. El desalojo duró media hora. “Después de las 10 y media cambió el escenario”, dijo Galindo. “Vivimos una emboscada. Llegaron grupos con armas y bombas Molotov”.
En este punto empiezan las contradicciones y la versión oficial se debilita. A esa hora, en voz del comisionado, empezaron a escuchar detonaciones de armas de fuego, con lo cual el escenario del desalojo cambió en forma “radical”. Según explicó, se solicitó apoyo aéreo, y cuando llegaron los helicópteros, a una hora que no precisó, fueron recibidos a balazos. No informó a qué iban los helicópteros, y si respondieron o no el fuego. A las 11 y media de la mañana, dijo, es cuando llegó un grupo adicional de la Policía Federal con armas. No antes, no después.
 
El domingo, poco después de las tres de la tarde, la Comisión Nacional de Seguridad, difundió un comunicado donde afirmó: “Los elementos de la Policía Federal que participan en el operativo no se encuentran armados ni portan tolete”. En primera instancia, Galindo desmintió a su propio jefe, el Comisionado Renato Sales. Pero adicionalmente, mintió a los mexicanos. La primera fotografía de federales armados la tomó Jorge Arturo Pérez, de la agencia Cuartoscuro, cuyas imágenes tienen grabada la hora automáticamente de la cámara, entre las 10 y 15 y las 10 y media. Es decir, antes de que la Policía Federal descubriera hombres armados entre los maestros. Pérez, además, dijo no haber visto a nadie armado que no fuera agente federal.
 
La narrativa de Nochixtlán siguió desvaneciéndose. Galindo le dijo a Adela Micha en el Grupo Imagen que se había recuperado la circulación sin ningún problema (entre 10 y 10 y media), pero cuando se dieron los primeros disparos, hubo “un cambio dramático de escenario”. Lo que se dio “fue una especie de emboscada”. Minutos después, añadió en Radio Fórmula con Ciro Gómez Leyva, que hasta dos mil personas llegaron a rodear a los federales y a los policías estatales. Nadie lo cuestionó, pero lo que aseguró Galindo es un disparate.
 
La emboscada tiene una definición clara. El primer elemento en ella es la sorpresa, lo cual no existió porque el bloqueo llevaba una semana, y sus organizadores habían adelantado públicamente que se endurecería el fin de semana; es decir, ese factor era inexistente. La variable de que se realiza desde una posición oculta tampoco se dio. La emboscada se define también como una táctica militar sobre un enemigo en movimiento o que ocupa una posición de manera temporal. Los manuales sobre emboscadas las ubican como uno de los métodos más eficaces en la lucha contra un enemigo, pero requieren de un conocimiento pleno de esa técnica así como una planeación que permita la conducción y ejecución de la estrategia para acotar su libertad de movimiento y restringir al máximo su capacidad de respuesta.
 
Afirmar como lo hizo Galindo que participaron dos mil personas en ella, es un sin sentido. Las dos mil personas no formaban parte orgánica de quienes atacaron a las policías, sino eran habitantes de las comunidades que se sumaron a los bloqueos. Las autoridades no tienen idea de cuántas personas participaron en esa operación contra ellos, que sí fue planeada y ejecutada con perfección. Grupos no identificados actuaron de manera coordinada. Cerraron los caminos para obstruir los apoyos de los cuerpos de seguridad, y los fueron atrayendo hacia las posiciones que ellos escogieron, mediante repliegues tácticos a puntos específicos donde tenían pertrechos para volverlos a atacar y causar bajas.
 
Sus agresores siguieron el manual: breve combate violento, desenganche rápido de la acción, y una retirada rápida hacia la siguiente posición defensiva. Lo llevaron a su máxima expresión en Hacienda Blanca, a 10 kilómetros de la capital, donde se dieron los enfrentamientos más duros. Los agresores jugaron con los federales, cuyos mandos operativos no supieron cómo actuar. No tenían infiltrados entre los grupos de atacantes, ni desplegaron los drones para obtener inteligencia visual. Tampoco recordaron las mismas tácticas empleadas en la capital de Oaxaca en 2006 cuando los mismos grupos buscaron derrocar al gobernador Ulises Ruiz, para utilizar las estrategias usadas para neutralizarlos en aquél entonces.
 
La narrativa de Nochixtlán es la crónica de un nuevo desastre de la Policía Federal y la prueba que los enemigos del Gobierno pueden someterla cuando quieran, como quieran y de la forma que quieran. Las noticias de Oaxaca, son ominosas.
twitter @rivapa
El control del crimen organizado en las fronteras

Simón Vargas |

IN PRINCIPIO ERAT VERBUM© | La columna de Simón Vargas Aguilar©*

El gobierno estadounidense ha reconocido como una amenaza el incremento de la violencia en la frontera con México.

 

“Para pasar hay que pagar, y en este país se paga a la autoridad de facto, que es el narcotráfico… nadie ─que no cuente con documentación─ puede cruzar por la frontera del norte si no contrata los servicios de los cárteles que operan en la franja controlando el tráfico de todo: armas, drogas, personas, mercancías, de todo”, advirtió recientemente en una rueda de prensa la hermana Gutiérrez Valderrama, directora general de Scalabrinianas Misión para Migrantes y Refugiados. http://bit.ly/1M5SL51

 

La frontera norte de México históricamente ha padecido los embates de la inseguridad y de la violencia, pues el contrabando de drogas y de otro tipo de productos ilegales siempre ha existido, pero el fenómeno del uso de la frontera como un bien privado en manos de los grupos criminales es relativamente reciente, los especialistas en el tema aseguran que en gran parte se debe a la gestión del espacio por las autoridades responsables, en lo cual la corrupción ha jugado un papel clave.

 

A largo plazo ha sido el narcotráfico el que se ha instalado como factor principal de violencia e inseguridad, amparado en la protección de algunos niveles de autoridades, aunque comparte ese espacio con otro tipo de organizaciones delictivas transnacionales. Pero desde hace una década la violencia se ha recrudecido, los cárteles mexicanos y sus células se han dedicado a asesinar, secuestrar, torturar, extorsionar y violar migrantes.

 

Las masacres de San Fernando, Tamaulipas, son evidencias del grado de fatalidad que pueden alcanzar estas organizaciones criminales al margen de la mayor impunidad posible, que permite que sigan perfeccionando y ampliando sus mecanismos de acción. En algunos casos, los migrantes son víctimas de trata de personas porque no pueden pagar los cobros de sus traficantes. En otros los grupos criminales secuestran a migrantes para obligarlos a trabajar como traficantes de drogas o en los campos de cultivo de marihuana o de amapola.

 

En dos meses se cumplen seis años del hallazgo de 72 personas ejecutadas: 58 hombres y 14 mujeres provenientes de El Salvador, Honduras, Brasil, Guatemala y Ecuador. Desde entonces la situación no ha cambiado, desde la frontera con Guatemala al norte de México, el narcotráfico controla todos los caminos de los migrantes, en ocasiones con ayuda de algunos elementos de corporaciones policiacas y autoridades migratorias, lo anterior según los testimonios de víctimas de privación de la libertad recabados por ONGs, lo cual no es un secreto, ni para la sociedad ni para el Estado.

 

El pasado mes de abril, el diario Reforma publicó una investigación que revela que el gobierno federal ocultó que agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) fueron detenidos por sus relaciones con el crimen organizado. “Durante la investigación por las masacres en San Fernando, Tamaulipas, la PGR descubrió que había agentes involucrados en el secuestro y entrega de migrantes al crimen organizado”, relata el reportaje de Abel Barajas sustentado con documentos oficiales. http://bit.ly/28MTyel

 

A pesar de la creación de fiscalías especializadas en atención a migrantes, cuya obligación principal es investigar y procesar los delitos contra ellos, se puede observar que las sanciones son mínimas. De acuerdo con la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés): “el acceso efectivo a la justicia para las víctimas de delitos y violaciones a los derechos humanos es algo sobre lo cual no existe evidencia”. http://bit.ly/1YkFdo7

 

En un informe de WOLA, podemos encontrar que los datos más precisos sobre el tema provienen de la fiscalía especializada en Oaxaca, la cual reporta que, de las 383 denuncias de delitos recibidas en cuatro años, sólo 96 resultaron en una averiguación previa, mientras sólo cuatro resultaron en sentencias para los perpetradores. Es decir como en la mayoría de los delitos en México, la impunidad es la constante, pero más en este caso, los migrantes centroamericanos simplemente no tienen acceso a la protección de la justicia.

 

El gobierno estadounidense ha reconocido como una amenaza el incremento de la violencia en la frontera con México, lo anterior ha abierto la puerta para la cooperación entre ambas naciones. Como parte de la colaboración del gobierno mexicano, en julio de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto, anunció la implementación del Programa Frontera Sur, que es básicamente el endurecimiento de la vigilancia por parte de agentes del INM en la zona sur del país.

 

Sin embargo aún no se ha logrado atender con eficacia uno de los mayores problemas para la seguridad nacional de nuestro país, este es el constante flujo de armas a México procedente de los EUA. El estudio “Tráfico de armas. Entorno, propuestas legislativas y opinión pública”, elaborado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados, concluye que el 66% de los homicidios violentos ocurridos en México están relacionados con las armas ilegales que llegan a nuestro país de los Estados Unidos.

 

 

*Analista en temas de  Seguridad, Educación y Justicia

simon@inprincipioeratverbum.com.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

Linkedin: simón-vargas-aguilar

www.inprincipioeratverbum.com.mx

 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

 

 

 

 

 

Oaxaca, el efecto gelatina

Raymundo Riva Palacio | Martes 21 de junio, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

Oaxaca se le incendió en las manos al Gobierno Federal. El discurso represivo del Secretario de Educación, Aurelio Nuño, creó las condiciones. Nuño, que tenía dos años de edad cuando nació la Coordinadora Magisterial como una alternativa política al sindicato de maestros, sumó dos más dos, tomó el tolete y se fue a perseguir maestros. Quien no pasara su examen docente sería removido. Quien no diera clases, sería sancionado. Quien fuera reincidente, sería despedido. Con la ley en la mano ejerció una justicia selectiva. ¿Por qué sólo se cumple la ley con los maestros disidentes ahora, cuando durante tanto tiempo los toleraron? ¿Por qué cerrar las puertas de salida? Lo que se sabía vendría, pasó. Acumuló la presión y golpeó con la captura de los líderes de la Sección 22 de Oaxaca. El manotazo generó el efecto gelatina: el golpe al centro no aplasta, multiplica.

 

Nuño pensaba, confiaban sus cercanos, que mantener una mano dura contra la disidencia magisterial era el camino. La pérdida de apoyo a sus movilizaciones callejeras era su indicador. Los repliegues que habían hecho, reforzaba su idea de que estaban sometidos. Ni Nuño o su equipo quiso aceptar que el menor problema de la radicalización en la cuenca del descontento en el sur del país eran los maestros. La lucha contra la Reforma Educativa, tampoco escucharon las opiniones, no era laboral ni administrativa, como planteó la reforma, sino ideológica. Los grupos más radicales no se encontraban en la Sección 22, sino afuera de ella, con sus ramificaciones, por supuesto, con el magisterio disidente.

 

La violencia en Oaxaca este domingo es la derrota política de Nuño, que arrastró al Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto con él. Las autoridades federales que han dado la cara se contradicen y muestran los límites de sus capacidades. El Comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, es la voz del desconcierto. Frente a las versiones que policías federales utilizaron armas de fuego contra los maestros y los grupos que los respaldaban en el bloqueo en Nochixtlán, la Comisión Nacional de Seguridad afirmó en un comunicado el domingo a las tres de la tarde, que era falso: ni armas, ni toletes; los federales iban desarmados. Pero en una entrevista en radio el lunes, Galindo dijo que antes de las 11 de la mañana, llegaron federales armados para responder agresiones.

 

Las líneas de tiempo no se le dan a este gobierno de Peña Nieto. Según Galindo, hacia las 10 y media de la mañana del domingo, el escenario de desalojo cambió en forma “radical”. A partir de esa hora, dijo, un grupo de personas se reagrupó y comenzó a realizar acciones para emboscarlos. Dispararon contra los federales, y les lanzaron bombas Molotov y cohetones. Un número no precisado de policías perdió dedos y sus pies fueron quemados. Varios de esos disparos, según las autoridades, mataron a algunos de los civiles.

 

La explicación de Galindo es un monumento a la ineficacia. Si hubo grupos que los emboscaron, se debe a que los mandos operativos federales fueron tomados por sorpresa. Si fueron tomados por sorpresa, es que no realizó la Policía Federal un trabajo de inteligencia que les permitiera –para eso tienen drones- saber el emplazamiento de los grupos a los que iba a desalojar, el de los otros grupos que llaman “provocadores” para determinar cómo se estaban reagrupando, en dónde lo estaban haciendo y qué tipo de armas tenían. Si esta es la forma como opera la Policía Federal, lo sorprendente es que no hayan tenido más bajas. Galindo no dice todo lo que sabe. Por ejemplo, emplear policías federales armados vestidos de civil para ayudar en la refriega contra los maestros o esos grupos. Es decir, el uso de halcones para que puedan mezclarse y confundir entre la población civil. Esta era una práctica desterrada desde los 70s, y reavivada el 1 de diciembre de 2012 cuando para enfrentar la protesta en San Lázaro al tomar posesión Peña Nieto como Presidente, sus nuevos responsables de seguridad utilizaron grupos de choque para reprimir civiles, como quedó registrado en diversos videos difundidos a través de YouTube.

 

Oaxaca es el nuevo naufragio del Gobierno peñista. Más aún, lo que está sucediendo en el Estado se conecta con la cuenca del descontento. La Comisión Nacional de Derechos Humanos lo esbozó al enviar visitadores a Oaxaca y observadores a Chiapas, Guerrero, Michoacán y Tabasco. ¿Qué está diciendo entre líneas? Lo dijo, en negativo positivo, el Gobernador del Estado Gabino Cué: no hubo guerrilla involucrada en los actos del domingo. Pero un reporte de Seguridad Pública que difundió El Universal, menciona varias organizaciones que si bien no están orgánicamente vinculadas con el Ejército Popular Revolucionario, tiene vasos comunicantes con la guerrilla.

 

¿Se encuentra detrás de todo la guerrilla? Para efectos de argumentación se podría decir que sí, pero que no lo es todo. Oaxaca puede ser, sin embargo, un galvanizador de organizaciones sociales, políticas y clandestinas, como lo fue en 2006. La convicción en el ala dura del gobierno de Peña Nieto que las acciones coercitivas someterían a los maestros, arrojaron combustible a un conflicto social que lleva más de una generación sin solucionarse. Sus émulos diazordacistas no son culpables de la violencia, pero sí son responsables. La política es de miras altas y objetivos largos. No visiones cortoplacistas a partir de la soberbia.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

 

 

 

 

Plazo vencido, ¿deuda pagada?

Antonio Cuéllar |

A L E G A T O S | La columna de Antonio Cuéllar Steffan

El dicho popular reza que “no hay fecha que no se cumpla, plazo que no se venza, ni deuda que no se pague”.  En materia de combate contra la impunidad, de lucha contra la corrupción y recuperación de la seguridad, el Estado Mexicano tiene una bolsa llena de deudas.  Desde 2008 se ha venido instrumentando todo un andamiaje legal con la finalidad de cambiar el proceso penal que sirve para el enjuiciamiento y encarcelamiento de criminales, y el vencimiento del plazo establecido en la ley para que todo este sistema de nueva creación empiece a funcionar se venció justamente el sábado pasado, día éste en que entró en vigor.

 

La necesidad de la modificación obedeció, lógicamente, a los enormes rezagos existentes en materia de justicia, a los pasillos repletos de expedientes arrumbados, a la corrupción de nuestros policías investigadores, ministerios públicos y los jueces, a la falta de resoluciones y sentencias que mantienen a personas potencialmente inocentes recluidas a la espera de su absolución, y a causas innumerables que demuestran la falta de funcionalidad de un sistema de procuración de justicia carcomido por la ineficiencia.

 

Los principios que recoge la nueva legislación procesal penal evidencian una clara distancia con respecto de aquellos que caracterizaron el sistema que ahora se abandona:

 

El principio de igualdad procura evitar toda discriminación en el proceso por virtud de origen étnico, discapacidad, condición social, condición de salud, religión, opinión, preferencia sexual, estado civil o cualquiera otra que atente contra la dignidad humana.  Se trata de una directriz esencial para garantizar el acceso igualitario a la justicia penal, por virtud de la cual los jueces deberán adoptar las medidas necesarias para remediar las condiciones de disparidad social que a lo largo de los años han obstaculizado una justicia igualitaria en México.

 

El principio de contradicción, que permitirá a las partes tener acceso y conocimiento inmediato de las promociones y pruebas ofrecidas por la contraparte dentro del proceso penal, para oponerse a cualquier petición o alegato que afecte a sus derechos.  Este principio, que siempre ha existido en materia procesal, se complementa ahora con dos de especial mención:

 

El principio de publicidad, que permitirá la implantación de una costumbre de transparencia y apertura en la tramitación del proceso penal mismo, por virtud de la cual los jueces y litigantes serán siempre sujetos del escrutinio público y, en esa medida, sujetos de vigilancia permanente por cuanto a la honradez de sus actos y extinción de cualquier práctica de corrupción, así fuera incluso tentativa.

 

El principio de inmediación, por el que los juzgadores quedan permanentemente obligados a intervenir y presenciar el desahogo de las diligencias procesales, a fin de ser testigos, de primera mano, de aquellos sucesos y pruebas con apoyo en las cuales pronuncian sentencias de condena o de absolución, para beneficio o perjuicio de las partes, sean inculpados por la comisión de un delito o víctimas del mismo,

 

Estos principios vienen a complementar los de existencia constitucional que han perdurado a lo largo del tiempo, pero que desafortunadamente no han podido verse efectivamente resguardados: el de presunción de inocencia, el de debido proceso, el de economía del procedimiento y, quizá el más anhelado, el de celeridad procesal.

 

Hay voces que se adelantan y pronostican descarrilamientos en los procesos de acusación por parte de las autoridades investigadoras encargadas de perseguir los delitos.  Su vaticinio no es exagerado, ni tampoco es errado, porque la complejidad implícita en el respeto irrestricto de las normas de proceso que garanticen la observancia más pulcra de los derechos humanos del inculpado, no es poca cosa; –pero no podíamos esperar menos en un Estado que se precie de ser apegado a la legalidad y respetuoso de los derechos más valorados por el individuo–.

 

Un factor es cierto y es evidente, y a pesar de que permanece vivo desde hace mucho tiempo y resulta ostensible, pareciera considerarse una burla: el nuevo proceso penal está hecho para auténticos abogados, y en México, contrariamente a lo que todo el mundo pudiera pensar, hay una carencia grave de abogados.

 

El sistema nos impone la obligación de continuar con la formación profesional de abogados, y de insistir en la colegiación de estos como mecanismo de certeza, de que toda persona sujeta a un proceso penal habrá de ser correctamente acusada o defendida, para seguridad propia.

 

Lógicamente que nuestro sistema jurídico no permite suponer la conveniencia de un sistema de colegiación absoluto, pues múltiples ramas del derecho se vienen atendiendo eficientemente hoy en día y nuestro sistema de legalidad, de codificación de las normas de observancia obligatoria, permiten la intervención plurimaterial de los licenciados en derecho en los asuntos que se les encomiendan, a diferencia de lo que ocurre en el sistema de normas consuetudinarias.

 

En ese sentido, la colegiación debería de ser moderada, quizá encaminada exclusivamente al ámbito penal.  La tarea urgente, sin embargo, es conminar a los colegios de profesionistas del derecho a involucrarse activa y seriamente en la calificación de los institutos y escuelas dedicadas a la enseñanza de tan importante y relevante profesión.  Es un buen momento para terminar con las escuelas “patito”, y un buen momento para redimensionar, nacionalmente, la importancia que tienen los abogados en la comprensión y formación de nuestra realidad nacional.

 

 

 

La revolución en el PRI

Raymundo Riva Palacio | Lunes 20 de junio, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

Los tiempos han cambiado tanto, que las formas dentro de un partido vertical, institucional y disciplinado en sus cuadros como el PRI, se rompieron. En las dos últimas semanas se han escuchado acusaciones de todos contra todos responsabilizándolos de la derrota ante los ciudadanos en las elecciones para gobernador del 5 de junio. Dentro del gabinete, los mayores señalamientos son para el secretario de Gobernación, pero hacia fuera, recaen en el presidente del PRI. En el partido señalan a todos, pero se sienten lastimados por la forma como el presidente Enrique Peña Nieto ha conducido el país y decidido las candidaturas. Desde hace dos semanas se pide sangre, comenzando por la de Manlio Fabio Beltrones, líder del PRI. Pero por ahora, cuando menos, eso no va a suceder.

La tensión en el PRI-gobierno es grande. En los pasillos del poder apareció la terna de los posibles relevos de Beltrones, con los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de Educación, Aurelio Nuño, y al gobernador del estado de México, Eruviel Ávila. Aunque parece una lista ilógica -¿por qué mover al gobernador cuando tiene que trabajar para la elección del siglo que tendrá el estado de México el próximo año?, o al secretario de Educación que está en medio de una confrontación con la disidencia magisterial-, revela el sector más contra Beltrones: el equipo del Presidente. Es tan fuerte el malestar, que en dos momentos, la semana antepasada y la pasada, circuló que había presentado su renuncia a Peña Nieto, pero el resultado era diferente. Demasiada especulación y desinformación, que habla de la confusión en que se encuentran los priistas.
Este lunes se reúne la Comisión Política Permanente del PRI, que es el órgano de dirección colegiado en donde participan el Presidente, el presidente y secretaria general del partido, el secretario técnico del Consejo Político Nacional, los gobernadores, los coordinadores de las fracciones parlamentarias, los presidentes de los comités directivos estatales y de la ciudad de México, los dirigentes de los sectores –agrario, campesino, popular, territorial, mujeres y jóvenes-, los líderes de la Conferencia Nacional de Legisladores Priistas locales, y el presidente de la Federación Nacional de Municipios. Es decir, toda la clase dirigente de la República priista.
No habrá sacrificados de ningún tipo, de acuerdo con funcionarios del PRI, pero hay mucha expectativa, como dijo uno de los gobernadores convocados. Queremos saber cuál es su diagnóstico. Lo que nos dijeron es que no habrá un temario y que la discusión será libre”. ¿Qué tan libre? Será difícil que eso suceda. El evento es público y será en el auditorio “Plutarco Elías Calles” del partido, por lo que quizás lo máximo que podría haber es alguna catarsis controlada. Además, el PRI no es un partido que se maneje bajo criterios democráticos, sino jerárquicos y verticales. Sin embargo, los señalamientos internos al Presidente, a miembros de su gabinete o al líder del PRI como arquitectos inopinados de la derrota del 5 de junio, habla de que esa línea férrea se rompió y se vive una revolución interna, sin cabeza, dirección y, quizás, sin ni siquiera claridad de lo que pasó y porqué pasó. Las descalificaciones y señalamientos de omisiones o traiciones son diversas:
*Al Presidente y al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, los responsabilizan de que la reforma fiscal de 2013, que afectó sobretodo al norte del país, propició derrotas. Al Presidente, además, lo culpan que la iniciativa sobre matrimonios igualitarios afectó en Aguascalientes y Tamaulipas.
*Al secretario de Gobernación le echan en cara jugar con el PAN en Puebla, Tamaulipas y en Veracruz, con el propósito de descarrilar a dos aspirantes a la candidatura presidencial: Videgaray y Beltrones.
*A Beltrones de haber operado mal las elecciones, sobretodo en Quintana Roo, donde sus operadores políticos, dijeron sus críticos, lastimaron la estructura local.
Todos estos señalamientos contra las figuras del PRI-gobierno recuerdan mucho las entrevistas que concedió en julio del año pasado Francisco Labastida, quien perdió la elección presidencial en 2000 ante el panista Vicente Fox, y afirmó que la culpa era de una sola persona, el ex presidente Ernesto Zedillo. Labastida dijo que Zedillo había creado divisiones internas muy fuertes y desgastó las finanzas del partido con una contienda interna que, le advirtieron, sería contraproducente. En las entrevistas dijo que recibió un trato frío de Zedillo quien, sostuvo, negoció la Presidencia y la entregó al PAN. En pocas palabras, traicionó al partido que lo llevó al poder.
Las afirmaciones de Labastida son el ADN priista. No son las causas las responsables de los tropiezos, sino las personas. En estos días se ha repetido el mismo guión: no fueron todos, sino unos cuantos. En 2000, por los dichos de Labastida, los votantes no importaron porque fueron manipulados. En 2016, igual. Los líderes del PRI-gobierno fracasaron porque no manipularon a los votantes. Tan absurdo análisis del 2000 como las sugerencias en 2016. ¿Qué tanto contribuyeron los priistas con poder en la derrota del 5 de junio? No hay duda que con sus decisiones y acciones tienen una parte importante de la responsabilidad. Pero qué tanto fueron las causas, como la corrupción, lo que impulsó el voto anti-PRI, podría ser una mejor forma de analizar lo que sucedió hace tres domingos. El problema es que los priistas, ante ese tipo de causas, tuvieron un silencio cómplice. Es decir, todos son responsables de la derrota, aunque no quieran verlo ni admitirlo.
twitter: @rivapa
Reportear en serio a la curia discriminadora

Rogelio Hernández López |

MIRADAS DE REPORTERO | La columna de Rogelio Hernández López

Propongo a periodistas profesionales que modifiquemos las formas que tenemos conocer e informar de los asuntos de las iglesias en México, especialmente de la católica.

 

Mi argumento central es que sus dirigentes ya decidieron, ahora sí, saltarse abiertamente los márgenes legales desde el conservadurismo extremo, pero además con mensajes estruendosos y cultivadores de odio, de esos que fecundan violencia social. Pero no confiesan los motivos de fondo que son impedir o negociar que desde el 30 de junio, les obliguen a declarar y pagar impuestos por ingresos que no declaran.

 

FORMA Y FONDO

 

Lo que ocurre, en la forma, son discursos de extrema dureza de Norberto Rivera, Hugo Valdemar Luis Felipe Gallardo de Veracruz y Jonás Guerrero de Culiacán contra el Presidente de la República y su partido.

 

Tanto en los púlpitos, como en los medios masivos y muy enfáticamente en Desde la fe (un periódico muy militante) se lanzaron contra la iniciativa de ley que legaliza los matrimonios del mismo sexo.

 

En el fondo hay otra confrontación, más sorda: más de 8 mil 500 Asociaciones Religiosas (de las que apenas 4 mil están registradas en la Segob) se convertirán en sujetos fiscales, desde el 30 de junio. Ese día vence que plazo para que declaren ingresos y paguen impuestos (ISR e IVA).

 

El 15 de junio, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) recordó que inicia el periodo legal para hacerles auditorías de ingresos y egresos porque ya deberían estar extendiendo recibos o facturas por las donaciones o el cobro de servicios religiosos que prestan y que en demasiadas ocasiones cobran sumas estratosféricas, sin que sus feligreses (léase clientes) tengan modo de defenderse y no pagan impuestos.

 

En semanas previas a las elecciones del 5 de junio, esa parte extremosa de la curia católica hizo presencia mediática y utilizó las ceremonias religiosas para descalificar la iniciativa de ley del presidente Enrique Peña Nieto.

 

Eso mismo lo hicieron entre 2009 y 2011 para descalificar la primera iniciativa de este tipo de Marcelo Ebrard en el entonces Distrito Federal, pero que finalmente fue aprobada. Sacaron lecciones para su siguiente cargada.

 

Seguramente saben y calcularon el problema cardinal de esta acometida: están quebrantando la normatividad que atañe a todas las iglesias: directamente los artículos 130 y el 24 de la Constitución, la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público. En todas está la prohibición de asociarse o manifestarse políticamente fuera de sus recintos.

 

Lo que a la curia no parece interesarle son los efectos de sus discursos discriminantes contra segmentos de mexicanos contra los que estimula el menosprecio y el odio colectivos; sus mensajes homofóbicos, también violan explícitamente el Artículo 1ª constitucional y su Ley General para Prevenir la Discriminación.

 

OTRA MIRADA

 

Por todo eso y más creo que reporteros, reporteras, gente de edición y dirección en medios de información masiva debería aceptar que ya son anacrónicas las coberturas que hacemos de las entidades religiosas en México, o sea las formas facilonas repercutir los discursos de sus jerarcas sin darles el tratamiento de lo que son realmente.

 

Consideremos lo siguiente para diseñar otros alcances periodísticos de esta “fuente”.

 

La iglesia católica apostólica romana es el partido ideológico más antiguo del mundo. Todas las corrientes sociológicas definen a los partidos como segmentos sociales organizados por principios, programas de acción, estructuras de mando y estatutos. En esa definición caben todas las otras iglesias. Ese es un aspecto.

 

El laicismo mexicano les ha establecido, a estos partidos ideológicos, normas que impidan su manipulación masiva, con el fin de mantener los equilibrios y paz social que presuntamente ayudan a mantener. Otro eje temático para reporteros.

 

Como entidades ideológico-políticas las iglesias son heterogéneas en su interior, en particular la católica. Por más que se respondan a una estructura de mandos desde un Estado ajeno al mexicano, no pueden impedir la conformación de sectores progresistas (por ejemplo los jesuitas) o extra conservadores como el del Cardenal Rivera, el obispo Zepeda y otros más duros. Otra vertiente para reportear, como hacemos con las tribus del PRD.

 

Nueva área desde el 30 de junio, será que las iglesias se convertirán en sujetos económicos-fiscales. Esta nueva condición jurídica que se estableció desde 2014, les dio periodo de gracia de dos años y ahora se mueven para impedir se consolide.

 

Otro tema son sus brazos electorales y civiles. La iglesia católica liga a gran parte de las 8 mil 500 Asociaciones Religiosas (según informa el SAT), la parte mayor de las 4 mil registradas en la Segob. Aparte tiene como filiales cercanas a cientos de asociaciones civiles no lucrativas que recaudan fondos deducibles de impuestos, invierten en bienes e inmuebles y hasta en fondos financieros.

 

Más todavía, asociaciones políticas y corrientes partidistas de las iglesias están vinculadas el PAN y al  PRI principalmente. Uno de los partidos pequeños registrados, Encuentro Social, tiene claros orígenes de iglesias evangélicas.

 

En resumen la realidad de las iglesias es mucho más amplia de lo simulan sus jerarcas y los políticos y de los que informamos la mayoría de periodistas. Más allá del discurso presuntamente espiritual son partidos, grupos de presión, organizadores sociales, factores para toma de decisiones de los gobernantes, instrumentos de riquezas materiales no transparentadas (institucional e individualmente) y también herramientas para ocultar a sus delincuentes (pederastas), para negar derechos de mujeres y personas de otras preferencia sexual, para discriminar y fomentar el odio social.

 

Si en esto cambiamos nuestras metodologías y horizontes de trabajo se ampliará la responsabilidad social del periodismo.

 

 

 

 

Semana triste en Oaxaca

David Colmenares |

SIGNOS Y SEÑALES | La columna de David Colmenares Páramo

El sábado escribo esto con tristeza, enojo y preocupación. Mañana, ayer para el lector,  es mi cumpleaños y día del padre, Olguita mi esposa venía de Querétaro a Oaxaca, ya en si una odisea, estando en Puebla, nos enteramos que ADO suspendió sus corridas cuatro días antes, intentó venirse en UBER con otras personas, pero no quiso arriesgarse el conductor, lo intento el sábado, pero no encontró nada y tuvo que regresar a Querétaro, en suma no pudo venir. Antes, el martes en la noche, yo pasé siete horas varado en Nochiztlan.

 

Reitero, coraje no sólo contra la gente que hace los bloqueos, sino contra quienes han sido incapaces de darle una solución política a un problema en que muchos tienen responsabilidad, desde la simulación de la federalización de la educación, la descentralización-centralizada.
Oaxaca está bloqueada, como una semana antes estuvo Villahermosa, parece otro 2006, sólo que en casi todas las regiones del estado: 25 bloqueos según me dicen mis amigos de Noticias y Quadratin. Si los quitan, se van y después regresan.
En evidente, no ha habido un manejo político de la crisis, no se previó que pasaría. Se pensó que con el nuevo IEPO y con las sanciones, se acababa el problema, pero no fue así, se mantiene la inequidad en los gastos de operación, los recursos presupuestales no consideran la diversidad social de esta entidad y del sureste, así como la influencia de los maestros y los curas en el estado donde está la cuarta parte de los municipios del País.
Cuando venían y vienen a Oaxaca, algunos de los presidentes de los municipios más pobres de los 570, los acompañaba un maestro o un cura como interprete, entre ellos están los alrededor de 400 municipios de usos y costumbres. Por otra parte, los maestros despedidos por violar la Ley, están con tiempo libre permanente para las marchas, los plantones, los bloqueos, sí como los normalistas. En suma faltó considerar estratégicamente el problema.
 Lo mío: el martes 14 fui a Puebla, mi amigo Víctor Barceló cumplía sus primeros 80 años, además vi a mi Pau y a mi nieto, mi intención era seguir a México, sin embargo una infección viral me hizo regresar a Oaxaca, para ver a la neumóloga -más vale prevenir- con el antecedente que me pareció anecdótico,  de que una noche antes, estuvo bloqueada la carretera, antes de la caseta de Nochiztlan, a hora y media de Oaxaca.
Una fila de 4 kilómetros a la caseta, además de que dicen había policías federales varados. La carretera se volvió un gran estacionamiento, con incertidumbre para los pasajeros del autobús. Subieron a checar que no hubiera policías. Después de cuatro horas, avanzamos hacia el pueblo, para salir hacia la carretera federal, pero fuimos otras vez retenidos, había varios grupos cercanos a 15 personas cada uno. Nos hicieron ir al panteón, en el camino, se veían fogatas, mucha gente, con palos y otros con machetes en las calles. Tres horas más, y vuelven a subir, para pedir una cooperación “voluntaria”.
Eso me hizo recordar con preocupación la Oaxaca de 2006, cuando se vivió un estado virtual de insurgencia civil e inseguridad, sólo que hoy está en todo el estado. Chiapas parece esta igual.
Hay indignación por parte de los afectados, en mi familia por supuesto. Se que la solución no es fácil, no se trata de reprimir -es lo fácil- como muchos piden, pero sería mas costoso, sino de contener. Habrá que establecer una estrategia política eficaz y restablecer el orden, sin dar pasos atrás en lo alcanzado, pero sin violencia. Entre ello está no dejar en inanición presupuestal al gobierno estatal, ni a este, ni al que viene. Estamos ante un problema de seguridad nacional.
Me llegan noticias malas.
  
El odio nos sigue dividiendo

Raymundo Riva Palacio | Viernes 17 de junio, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

El odio sigue entre nosotros. La forma como se galvanizó nuestra división a raíz del atentado terrorista en un centro nocturno gay en Orlando, nos habla cómo confundimos creencias con libertades. Es motivo de respeto  que una persona, por razones religiosas, se muestre en contra de las lesbianas, los homosexuales, los transexuales. Lo que es inaceptable es la intolerancia a coexistir en una sociedad donde los derechos humanos son para todos. Es el caso de José de Jesús Manzo Corona, funcionario de la Secretaría de Desarrollo Social de Jalisco, quien tras la masacre en Orlando escribió en Facebook que lamentaba que hubieran sido 50 y no 100 los muertos, fue cesado en forma fulminante. No hubo mayores consecuencias, como tampoco las hubo para Esteban Arce, conductor  estelar en Televisa, quien a finales de 2009, dijo que los homosexuales eran “anormales” que actuaban con “demencia animal”.

 

Ni hablar sobre la violencia cotidiana en las redes sociales o los comentarios a las columnas que se publican en los periódicos. Según la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación, cada día se difunden en las redes sociales entre 15 mil y 20 mil mensajes de odio por razones de género, racismo y orientación sexual. Hasta hace cuando menos dos años, el Consejo de Europa colocaba a México en el primer lugar de campañas de odio, porque los mexicanos habían convertido las redes sociales en espacios de mercadotecnia para fines políticos específicos, generando campañas de odio contra personas, partidos o instituciones, y no como un espacio de convivencia social como es en la mayoría de los países.

 
El discurso del odio es abusivo, insultante, intimidador. Estos discursos ponen su marca sobre las sociedades, y suben de intensidad cuando van acompañados de tensiones políticas o asuntos públicos que polarizan por definición, como despenalización del aborto o matrimonios igualitarios. En un artículo de quien esto escribe en el periódico El País de Madrid en enero de 2010, se apuntó que el discurso de odio tuvo en México una combinación de dos disparadores que coincidieron en tiempo y espacio. El primero fue la lucha política donde el gobierno del Presidente Vicente Fox se empeñó en que por un delito menor el entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, fuera enviado a la cárcel.

 

Esa lucha esa prolegómeno de la sucesión presidencial, que se tradujo en una polarización social y política donde incluso muchos mexicanos que no compartían las ideas de López Obrador, se sumaron a sus legiones de defensores ante lo que veían como un abuso de poder. A ese hecho se le sumó el despegue de la comunicación horizontal entre los ciudadanos y los medios de comunicación, donde comenzó a desmantelarse la estructura vertical que durante décadas caracterizó a la prensa, que se vio forzada a dejar de hablar sólo con los gobernantes y empezar a dialogar con los gobernados.

 

La polarización que mostraron los medios en la lucha política se trasladó a la sociedad. Desde entonces desaparecieron los grises y todo fue blanco o negro. No había adversarios sino enemigos; el que no era incondicional era rival. La belicosidad con la que trataban a los actores políticos se expresó en la rijosidad con la que grupos sociales se fueron encima de periodistas. Varios políticos contrataron servicios de call centers para que tan pronto como saliera un comentario negativo de su patrón, se saturara con spam e insultos el correo electrónico del autor. A varios de los conductores de noticieros más visibles se les hicieron juicios sumarios virtuales y sus efigies de cartón fueron quemadas como si se tratara de la Santa Inquisición. Lo notable no era sólo la partición de la sociedad, sino los grados de violencia que alcanzaba una discusión muy pocas veces racional y muchas apasionada, beligerante y violenta. Junto con ello llegaron amenazas de muerte a periodistas, que al ser divulgadas provocaron un mayor enrarecimiento social.

 

La polarización ya no desapareció. El discurso del odio tampoco. Lo que sí sucedió es que un fenómeno circunscrito al ámbito de la política se socializó con intensidad amenazante a los asuntos de interés público. Notables mexicanos de origen judío, como el historiador Enrique Krauze y el ex canciller Jorge Castañeda, fueron lapidados por voces anónimas y salvajes. A la conductora de televisión Adela Micha, le llovieron amenazas y comentarios en las redes sociales donde le decían “te vamos a convertir en jabón”, como hicieron los nazis durante el Holocausto. Un correo electrónico que circuló en ese entonces de manera masiva, urgía: “Haz patria, mata a un político”. 

 

En fechas más recientes, el académico que escribe y conduce un noticiero de radio, Ezra Shabot, fue objeto de una campaña fascista en redes sociales por haber discrepado de Carmen Aristegui y las razones de su salida de MVS el año pasado. Las recientes campañas electorales estuvieron cargadas de odio y en la temporada post-electoral, la Arquidiócesis Primada de México contribuyó al enrarecimiento social por su postura intolerante contra los derechos humanos de las lesbianas, homosexuales y transexuales.

 

El discurso del odio contamina. Encuentra en los fundamentalismos y las frivolidades, la superficialidad de unos y la confusión de muchos, sus raíces ominosas. El tránsito de la palabra a la acción parece estar muy lejos en México. Pero cuidado. No estamos lejos. Estamos solamente a la distancia de un pestañeo. Que no se nos olvide.

 

twitter: @rivapa
Alternancia y participaciones, hoy

David Colmenares |

SIGNOS Y SEÑALES | La columna de David Colmenares Páramo

Las elecciones ya pasaron y sus resultados obligan a reflexionar sobre las causas de la molestia de la gente, lo cual apunta a la satisfacción de sus necesidades básicas, a la seguridad en el empleo, el bienestar de su familia, y al nivel adquisitivo de su salario o de sus ingresos. Se ha dicho que en los estados donde se ha dado la alternancia ha habido malos gobiernos, gobernadores cuestionados por su probidad y su dedicación al cargo que ya van a dejar, aunque hay excepciones de buenos gobiernos que no obstante perdieron. Que existan malos gobernadores, tiene mucho que ver con la política y con la renovada tendencia a centralizar para controlar.

 

En algún momento, no hace mucho, había 21 gobernadores que habían sido presidentes municipales, pero hoy nuevamente la mayoría viene del Senado de la República. Muchos gobernadores  apuestan más a la gestión, que a la acción o la responsabilidad fiscal.

 

El caso de los impuestos: de los gobiernos que cambian, veamos cuantos quietaron la tenencia y ganaron, Moreno Valle sería una excepción. Sobran ejemplos, como el de un gobernador que ya se va, que quitó la tenencia, dejó de recibir esos recursos, afectando a los municipios de su estado, y después gestionar ante autoridades federales, el equivalente a los recursos que dejó de cobrar. Otro gobernador del norte, como diputado dijo que era una tontería hablar de quitarla, en su campaña lo firmó y la quitó. En ambos casos habrá alternancia, igual que en Veracruz.

 

Hoy los estados siguen siendo dependientes de las participaciones. Por un lado estas son insuficientes, más desde la crisis de 2009, y sus potestades tributarias marginales, si a eso se suma la irresponsabilidad fiscal de algunos, tenemos el origen del incremento de la deuda subnacional.

 

En efecto muchos estados se han endeudado de manera imprudente, ahí tenemos los casos de Chihuahua, Veracruz, Quintana Roo, Zacatecas, Nayarit, más los famosos de Coahuila y Nuevo León, otros están en la tablita. La deuda no significa forzosamente, corrupción, pero si se da cuando el destino no es claro, se simulan autorizaciones del Congreso, sobre todo con las reestructuras, que no se licitan. Gran parte de la deuda es para cubrir ejercicios de gasto descuidados y opacos, pasivos y a la pereza para cobrar los impuestos con que cuentan. Pero no todos los gobiernos son así, no se debe generalizar.

 

 

Este año las participaciones empezaron mal: caída en el primer trimestre de 14 mil millones de pesos, compensados en tres cuartas partes -10 mil millones- por el Fondo de Estabilización de las Participaciones, afortunadamente ya en mayo están 7 047 millones por encima de lo estimado. De continuar esta tendencia positiva hacia el final del año, que sería un buen escenario, tendrían que devolver lo recibido en el primer trimestre, pero deben saber los 12 nuevos gobernadores, que lo tendrán que compensar con sus ingresos de 2017, pero hasta hoy es poco.

 

En cuanto al detalle, la recaudación federal participable disminuye en el periodo 2 por ciento en términos reales, pero crece 8 por ciento respecto a lo estimado: gracias al comportamiento del componente tributario no petrolero.
El IEPS a las gasolinas, lleva recaudados -en millones de 2016-, 160 mil millones de pesos, frente 133 mil en 2015 y 22 mil un año antes. Fue el salvavidas el año pasado.
Por otra parte, los ingresos petroleros caen 30 por ciento, en virtud de la caída de la aportación petrolera a la RFP, constituida por el Fondo Mexicano del Petróleo: en mayo de 2014 aportaba, 252 mil millones;  113 mil en 2015 ya con el FMP  y 80 mil millones a mayo de 2016.

 

En suma las participaciones acumuladas a mayo, que incluyen el ajuste neto de 2015, son 2.6 por ciento menores a las de 2015, pero tres por ciento superiores a las estimadas, lo cual no está mal.

 

brunodavidpau@yahoo.com.mx

Diputados conmemoran fuentes históricas de la Constitución

Jose Luis Camacho |

PARA ALUSIONES PERSONALES | La columna de José Luis Camacho Vargas

Durante la semana que está concluyendo el principal tema de atención ha sido el periodo extraordinario del Congreso de la Unión. Con una actividad intensa y no libre de las complicaciones propias del trabajo pluripartidista y legislativo, diputados y senadores han desahogado la agenda de pendientes acordada para tratar en arduas sesiones extraordinarias.

 

Al tiempo de reunirse en Pleno y analizar cada uno de los dictámenes, los diputados federales –con la Junta de Coordinación Política como punta de lanza– han acordado un amplio programa de conmemoraciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

Para ello, en el Salón “Legisladores de la República” el Centro de Estudios de Derecho e Investigaciones Parlamentarias (CEDIP), al mando del exsenador Sadot Sánchez Carreño, ha presentado la edición de la Constitución “de bolsillo”, es decir, de la obra que a lo largo de las décadas ha sido actualizada y que constituye la mejor herramienta para que cada uno de los mexicanos haga valer su derecho y conozca sus obligaciones.

 

De ahí que con esta “mini” edición, el CEDIP y la Cámara de Diputados buscan difundir y ampliar la cultura ciudadana a través del conocimiento del contenido constitucional, como la mejor forma de conmemorar su creación, así como cien años de estabilidad y desarrollo.

 

Asimismo, dentro del plan de conmemoraciones se tiene contemplado realizar del 21 al 24 de junio próximo el Seminario Internacional “Fuentes Históricas sobre la Constitución de 1917”, al cual acudirán a la Ciudad de México constitucionalistas de Iberoamérica, a fin de reflexionar sobre los diversos textos constitucionales, legales y declarativos que han representado un precedente relevante para la vida constitucional de México.

 

El acto de inauguración tendrá lugar en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, mientras que el grueso de las mesas redondas y conferencias magistrales se realizará en el Palacio Legislativo de San Lázaro. La clausura será, ni más ni menos, que en el Museo Nacional de Antropología.

 

Se trata de un acto de la mayor relevancia para conocer y difundir la trascendencia de documentos constitucionales como la Carta Magna de 1215, Constitución de Cádiz, Leyes de Reforma y Constitución de 1857, entre otras, que confluyeron todos ellos en el espíritu de 1916-17.

 

Con el impulso, convencimiento y compromiso del diputado César Camacho, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, y la logística, capacidad y experiencia del Dr. Sadot Sánchez, este Seminario Internacional marca el punto de arranque de la reflexión colectiva a la que concita un acontecimiento como el primer centenario de la Constitución de 1917.

 

Por los corrillos…

 

El diputado federal por el Estado de México, Carlos Iriarte Mercado, preside el Grupo de Amistad México-Israel… “México es una economía con gran potencial emergente, al igual que las repúblicas de India y Singapur, y en la actualidad son democracias en las que existe una alta actividad comercial diversificada con distintos países del orbe”, sostuvo el doctor Manuel Añorve Baños, con motivo de las recientes visitas oficiales que los mandatarios de India y Singapur realizaron a suelo azteca.