Defender el ideal en 2017

Eje Central | Martes 20 de diciembre, 2016

CENTRO Y PERIFERIA | La columna de Salvador Guerrero Chiprés

Nuestro comportamiento entrega al observador, siempre, más información de nosotros mismos que aquella que quisiéramos fuera conocida y que, además no corresponde con nuestra representación de “nuestro yo ideal”.

 

Aplica para un gobierno, universidad, medio, organización, empresa que busca que sus “misión” y “visión” sean constitutivas de su verdadero accionar registrado por sus respectivas audiencias y clientelas.

 

Siempre hay un “yo” o un “colectivo” ideal que no necesariamente es proyectado por su promotor.

 

En el caso de la vida pública del país, especialmente en una época de incertidumbre que será acentuada por la escasez de ingreso, disminución del presupuesto, ajustes a los precios de las gasolinas, revisión del acuerdo comercial con Estados Unidos, competencia incrementada por el poder entre todos los actores políticos, en todos esos casos, el mantenimiento y acercamiento al “ideal”, es relevante y no una oportunidad de renuncia “realista” ante el rigor del entorno.

 

Un primer deseo para 2017 es que podamos mantener balances y equilibrios útiles para solucionar nuestros problemas y compartir condiciones para un mejor debate de la vida pública y para mantener la referencia al “ideal”.

 

Entre esos balances recomendables está el de afinar la probabilidad de congruencia entre lo que hacemos y decimos de nosotros y de los demás.

 

El asesinato del embajador ruso en Turquía, como otras violencias semejantes a la padecida por la senadora Ana Guevara, física y simbólicamente, así como muchas que implican exclusión del ingreso nacional o de las oportunidades que ofrece el país en materia de educación y salud, son signo de tiempos cercanos y globales de enorme complejidad.

 

El comportamiento de la clase política y empresarial, así como de los informadores debería ser sujeto a una severa revisión por parte de sus propios gremios e individuos integrantes de prácticas “no ideales”.

 

En el Senado, la Cámara de Diputados, el gabinete, las cámaras empresariales, los liderazgos sociales o sindicales de expresión nacional, todos, deberían obligarse a entender su responsabilidad.

 

El año que iniciará en unos días será la oportunidad para que actores políticos capaces de articular las decepciones, los enojos, las incompetencias, se hagan del poder.

 

Que lo consigan, dependerá en buena medida de nuestra capacidad de comunicar o defender ante ellos, un “yo ideal”, personal y colectivo, que es capaz de reivindicarse frente a las diversas alternativas esquemáticas y puede, respecto de ellas, achicar la distancia entre normas y virtudes y con ello, entre quienes decimos ser y quienes somos a juzgar por todo aquello que comunicamos.

 

La confianza social requerida para el fortalecimiento de nuestros lazos comunitarios será mucho mayor en 2017.

 

confianzafundada.mx

Videgaray, el emisario de Peña

Raymundo Riva Palacio | Lunes 19 de diciembre, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

 

El arranque de la relación entre el presidente Enrique Peña Nieto y el presidente electo Donald Trump ha sido un desastre declarativo. Ni hubo contactos formales entre funcionarios mexicanos y miembros del equipo de transición del presidente electo de Estados Unidos, ni se establecieron institucionalmente las bases de la nueva relación bilateral. No se despidió a la canciller Claudia Ruiz Massieu, que se opuso a la visita de Trump a México, ni se nombró a Luis Videgaray, el arquitecto del encuentro y por el cual salió de la Secretaría de Hacienda. Tampoco lo designaron jefe del equipo negociador del Tratado de Libre Comercio, como se publicitó. Tanta confusión parte del diagnóstico que tras la victoria de Trump en las elecciones, invitarlo fue un acierto. Bueno. Le costó la cabeza a Videgaray, el tono de Trump contra México se agrió, se detuvieron inversiones extranjeras en México –las anunciadas en diciembre ya estaban programadas-, y el peso es la moneda que más ha perdido en el mundo. Sin embargo, en medio de tanta esquizofrenia, Videgaray está de vuelta.

 

En secreto total, por instrucciones del presidente Peña Nieto, Videgaray estableció un nuevo contacto con Jared Kushner, el yerno de Trump con quien arregló a principios de agosto en un hotel de Nueva York –también estaba presente Ivanka Trump, la hija del presidente electo-, la visita a México. El nuevo encuentro se hizo una vez más en un hotel en la semana del 14 de noviembre, y el propósito era comenzar a ver y acordar los términos sobre los cuales se retomará la relación bilateral, negociando detalles como, por ejemplo, quiénes serían los funcionarios de los dos gobiernos encargados de tejerlas. Tanto Videgaray como Kushner son una especie de ministros sin cartera, emisarios directos de Peña Nieto y Trump sobre los cuales no hay rendición de cuentas alguna.

 

Funcionarios del gobierno comentan que estos contactos se mantienen con gran hermetismo dentro del gobierno, donde trascienden a cuenta gotas los detalles de esa reunión. Las gestiones de Videgaray excluyen por completo a la canciller Ruiz Massieu, quien tiene instrucciones precisas de Los Pinos de no inmiscuirse en nada que tenga que ver con el armado de la relación bilateral con el próximo gobierno de Trump, de acuerdo con los funcionarios. La canciller ha sido relegada por razones no claras, y a quien se espera incorpore Videgaray para que trabaje bajo sus órdenes la agenda bilateral, es el subsecretario de Relaciones Exteriores de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Miguel Ruiz Cabañas.

 

Ruiz Massieu se opuso a la visita de Trump a México y durante el encuentro en Los Pinos enfrentó al entonces candidato presidencial a quien le dijo, ante el silencio de Peña Nieto y Videgaray, que los mexicanos sí se sentían agraviados por sus comentarios sobre México. Sin embargo, no parece que esa sea la razón por la que se ha optado por Ruiz Cabañas. La información sobre el papel de Videgaray en el armado de la relación bilateral con Kushner es muy escasa, pero su reivindicación política es todavía más inexplicable.

 

En octubre pasado se publicó en este espacio la crónica del costo que tuvo la visita de Trump con el presidente Barack Obama, que descubrió Peña Nieto cuando lo vio en Hangzhou, durante la reunión de líderes del G-20. Obama le dio la vuelta todo el tiempo sin querer hablar con él, por lo que el presidente chino, Xi Jinping, anfitrión de la cumbre, los sentó juntos en la cena. Aun así, Obama estuvo más de 20 minutos dándole la espalda sin hablarle. Finalmente, cuando Peña Nieto lo atajó y le explicó los motivos de la visita, Obama, delicadamente, le dijo que no entendía nada de lo que pasaba en Washington. La información en México sobre ese viaje se manejó de distinta manera, con la difusión de una fotografía de los dos mandatarios para demostrar cordialidad. El espacio para ser tomada fue negociado por semanas con el Departamento de Estado, que estaba reticente a concederlo.

 

Pero si a Peña Nieto le fue mal con Obama, peor le fue a Ruiz Massieu con la consejera de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice. En la crónica publicada en octubre, se apuntó: “Cometieron una locura, le dijo Rice a Ruiz Massieu, según personas que conocen la pesadilla mexicana en. Todos en Washington –republicanos y demócratas-, están muy molestos con ustedes, continuó Rice, y no sólo ahí, sino en el mundo. La airada queja de quien todas las mañanas actualiza a Obama sobre qué sucedió en el mundo mientras dormía y cuáles son los riesgos inmediatos, fue más allá. Rice le dijo a Ruiz Massieu que también se habían colocado en el centro de la crítica del mundo, donde había una enorme preocupación ante la posibilidad de que Trump llegara a la Presidencia. Se tiene que ir, le dijo ominosamente, a quien le haya aconsejado a Peña Nieto invitarlo”.

 

Peña Nieto decidió entonces que Videgaray se tenía que ir del gobierno, y lo dejó renunciar. Le pidió trabajos externos, como el de colaborar en el proceso de sucesión en el estado de México, pero Videgaray pidió un mes para alejarse de todo y hablar a su regreso. Lo hicieron. No se han terminado de poner de acuerdo sobre qué papel desempeñará el próximo año junto al presidente. Pero mientras eso se define, Peña Nieto decidió que su amigo y un colaborador de años a quien respeta mucho, sería su mejor emisario, por ahora, con Trump.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Ya casi dos años de aquella carta al Presidente y…

Rogelio Hernández López |

MIRADAS DE REPORTERA | La columna de Rogelio Hernández López

Este diciembre se acentúa lo brumoso del ambiente para hacer periodismo con libertad y seguridad, sobre todo porque no vemos reacción enérgica del gobierno federal por el crimen del periodista chihuahuense, Adrián Rodríguez Samaniego, ni por la alerta desplegada ante las amenazas de muerte al cronista Héctor de Mauleón por parte de presuntos Zetas. No reaccionan a pesar que, por estos casos, hubo nuevos pronunciamientos recriminantes de la ONU, de la CIDH, de la CNDH de la SIP.

 

No es nueva esa actitud de la federación de no responder a los reclamos de organismos nacionales e internacionales. Ya se cumplen 16 años que comenzó este ciclo que convirtió a México en uno de los tres países más peligrosos para ejercer el periodismo; y ya son cuatro de este gobierno federal en los que siguieron a la alza los agravios y los asesinatos . Y, parece no importar cuantas veces y quiénes demandan soluciones de fondo. Veamos un ejemplo de muchos posibles

 

Captura de pantalla 2016-12-15 a  las 4.46.47 p.m.
Da clic en la imagen.

Aquella carta

 

El 17 de agosto de 2015, alrededor de 500 personas del mundo, entre ellas actores, escritores, deportistas y muchos periodistas enviaron una carta al presidente de México advirtiendo que el clima de violencia contra periodistas y medios de tornaba más peligroso y solicitaban medidas concretas. Esta ha sido la petición más representativa y replicada en este sentido.

 

Escribieron: “Enrique Peña Nieto. Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

 

“Nosotros, periodistas, escritores, y artistas creativos de todo el mundo, con el apoyo de PEN y el Comité de Protección a los Periodistas, vemos con indignación los ataques contra los reporteros en México. Cuando se ataca a un periodista se atenta contra el derecho a la información de la sociedad entera.

 

“El 31 de julio fue asesinado en Ciudad de México el fotoreportero Rubén Espinosa, junto con una activista de derechos humanos, dos de sus compañeras de piso y la empleada doméstica del lugar.

 

“Desde el año 2000 decenas de reporteros han sido víctimas de homicidio; se sabe de otros 20 que continúan desaparecidos. La abrumadora mayoría de estos crímenes permanecen en la impunidad.

 

“La CNDH apunta a evidencia que involucra a funcionarios públicos en varios de los ataques contra periodistas y medios de comunicación”.

 

En Veracruz, citaron “…las amenazas, los maltratos, y los asesinatos de periodistas han alcanzado cifras sin precedente: catorce han muerto de manera atroz, y tres han desaparecido. En cada uno de los casos se ha desechado como línea de investigación judicial el ejercicio profesional de las víctimas.

 

“Señor Presidente; no debe haber mas asesinatos… las estadísticas de impunidad en los casos contra periodistas son alarmantes: Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, 89 por ciento de los “asesinatos permanecen sin resolver. La Comisión ha denunciado que sus propias investigaciones son obstaculizadas por las autoridades. La negligencia judicial garantiza la impunidad.

 

“Hoy el periodismo en todo el mundo vive bajo asedio: los reporteros mexicanos, en particular, viven en peligro mortal….

 

“Señor presidente, le urgimos a:

 

“La revisión inmediata de los mecanismos para la protección de periodistas y el compromiso efectivo de su gobierno para garantizar la libertad de expresión en México”. EL COMPROMISO EFECTIVO, de urgieron.

 

La misiva la firmaron, entre otras personas Alfonso Cuarón, Gael García Bernal, Carl Bernstein, Alma Guillermoprieto, Guillermo del Toro, el reportero del New York Times, Tim Weiner, Sergio Aguayo, Paul Auster, Lydia Cacho, Noam Chomsky, Denise Dresser, Ariana Huffington, Diego Luna, Salman Rushdie,  Julio Villanueva Chang, Juan Villoro, Mariclaire Acosta, Sergio Aguayo, José Agustín, Homero Aridjis, Louis Begley, former president of PEN American Center; Lydia Cacho, Noam Chomsky, Javier Darío Restrepo; Joel Simon, executive director of Committee to Protect Journalists; Andrew Solomon, president of PEN American Center, Karla Zabludovsky….

 

Esa fue la carta. Le siguieron otros pronunciamientos, monitoreos, alertas…

 

Y ¿qué pasó?

 

Desde nuestro lado podemos asegurar con hechos y documentos que un año y 8 meses después, la atmósfera amenazante y dolorosa que se pedía frenar no menguó.

 

La casa de los Derechos de Periodistas (AC mexicana) recien divulgó sus monitoreos con más de 500 agravios en todo el país durante estos 20 meses; en este recuento se registraron otros 16 periodistas asesinados. (ver lista).

 

Por el lado oficial, No existe ninguna nueva ley de protección, no se mejoró la federal, el mecanismo  para proteger periodistas de la Segob que nació hace 4 años, apenas se está reorganizando; la fiscalía especial de la federación sigue inútil y apenas hace 10 días apareció el primer reconocimiento público del gobierno federal al valor social y humano de la función del periodista, no en voz del presidente sino de un subsecretario, Roberto Campa, a cargo de derechos humanos en Gobernación.

 

La bruma para periodistas mexicanos de este diciembre seguirá, casi seguramente, otros dos años. Seguiremos llevando la cuenta de los agresiones y de los silencios y omisiones gubernamentales. Llegara´mejores momentos en que se pueda trabajar con seguridad y libertad.

Propósitos para el futuro

David Colmenares |

SIGNOS Y SEÑALES | La columna de David Colmenares Páramo

Escribir hoy ya resulta difícil, puede parecer que los lectores estarán ocupados en uno de los eventos más importantes para las familias mexicanas, la semana de Navidad. Los temas económicos de fondo se guardan y fortalecen para recuperarlos en enero del año que se acerca. Ta pasaron los días de los balances y los pronósticos. Todos los organismos internacionales, con consultores de diferentes países, están de vacaciones, lo mismo los gobiernos estatales que no acaban de tomar el poder. Sin embargo los nuevos gobiernos enfrentan serios problemas de liquidez, así como los laberintos de la corrupción que les dejaron los anteriores gobiernos, así como las deudas importantes no sólo con los proveedores y prestadores de servicios, por ejemplo Duarte el de Veracruz intentó vincular  esos pasivos a un fideicomiso con el impuesto sobre nóminas y ya lograron garantizar el pago de aguinaldos,  pero no los grandes pasivos con las universidades, los sistemas de pensiones, la operación del sector salud, etcétera. Seguro que ellos no tendrán vacaciones, los gobernadores tendrán quizás un momento de reflexión para evitar cometer los errores y abusos de sus antecesores. Seguro en Oaxaca, Veracruz, Aguascalientes que acaban de llegar, así como Puebla y Tlaxcala que cambiaran el primero y el último de enero, también estarán ocupados. Afortunadamente en ambos gobiernos parece que habrá buenas cuentas, particularmente en Puebla.

 

Revisando viejos documentos y libros, me queda claro que no podemos pensar en el desarrollo económico, sin considerar el desarrollo social, tampoco podemos hablar de economía, sin recuperar los principios básicos de la economía política, tema en el que coinciden ya varios organismos internacionales.

 

Recuerdo el enfoque de necesidades básicas que impulso el Banco Mundial a fines de los ochenta, cuando lo encabezó Robert Mac Namara –quien por cierto estuvo en esos tiempos en Oaxaca-, programa que consistía en dar a los pobres una serie de satisfactores, al punto de que se evitará la explosión social. Funcionó en su momento y abrieron una ventana para que el Banco se asomara a lo social.

 

En México fueron los tiempos la Coordinación General del Plan Nacional de Zonas Deprimidas COPLAMAR, creada en 1977 durante el Gobierno de López Portillo, el PIDER – Programa de Inversiones Públicas para el Desarrollo Rural-, y el Sistema Alimentario Mexicano, el SAM.

 

Con COPLAMAR se pretendía que la población de las zonas rurales marginadas elevaran su nivel de vida, empleo, alimentación, salud, vivienda, servicios, capacitación para el trabajo. Se generaron estudios realmente importantes, publicados en esos tiempos por Siglo XXI, cuando la dirigía Arnaldo Orfila.   La macroeconomía de las necesidades esenciales en México hoy tiene plena vigencia: fueron 6 volúmenes sobre Las Necesidades Esenciales en México, que como destaca Julio Boltvinik del Colegio de México, uno de los productos que nos dejó COPLAMAR es la canasta normativa de satisfactores  para todas las necesidades básicas.   Recuerdo la Geografía de la Marginalidad. El SAM lo dirigió otro destacado mexicano, Casio Luiselli, sin embargo las visiones presupuestarias del desarrollo,  enterraron su futuro.

 

En suma, se trata de decir que un buen propósito para 2017 es recuperar las aportaciones de COPLAMAR, la Convención Nacional Hacendaria, los programas de SOLIDARIDAD, el Programa de Combate a la Pobreza de Carlos Rojas, en el sexenio de Zedillo,  entre otros hitos para el desarrollo social.

 

brunopdavidpau@yahoo.com.mx

Kelly, el halcón 

Raymundo Riva Palacio | Viernes 16 de diciembre, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

La militarización del gabinete de seguridad del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, trajo al general retirado del Cuerpo de Infantes de Marina, John Kelly, al equipo de halcones que integrarán su próximo gobierno. Su designación es muy relevante para México por la forma como concibe la inmigración y el narcotráfico, como una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos, y donde el terrorismo puede agazaparse. Para él, se trata de una “convergencia crimen-terror” a la que hay que combatir. Kelly no era conocido de Trump. Lo recomendó Stephen Bannon, el ideólogo y estratega en jefe de quien será el jefe de la Casa Blanca, a quien le llamó la atención su testimonio ante los Comités de Servicios Armados del Senado y la Cámara de Diputados el 12 de marzo de 2015.

 

En ese testimonio, el entonces comandante del Comando Sur –no del Comando Norte, como erróneamente se señaló el viernes pasado-, que tiene bajo su cargo las operaciones y vigilancia de todo América Latina y el Caribe, afirmó: “El narcotráfico, exacerbado por el consumo de drogas en Estados Unidos, ha tenido consecuencias devastadoras en muchos de los países amigos, degradando su policía civil y sistemas de justicia, corrompiendo sus instituciones y contribuyendo al quiebre de la seguridad de los ciudadanos.

 

“Los tentáculos de las cadenas globales involucran a las drogas con el tráfico de armas, el contrabando humano, el financiamiento ilícito, y otros tipos de actividades delictivas en América Latina, el Caribe y en Estados Unidos. Sin embargo, continuamos desestimando la amenaza del crimen organizado trasnacional y el riesgo directo y significativo a nuestra seguridad nacional y la de nuestros socios. A menos que lo confrontemos de inmediato, la tendencia en nuestro país será tomar la seguridad de la región por sentado, lo que pienso que es un error.

 

“La facilidad relativa con la que los contrabandistas humanos mueven a decenas de miles de personas a las puertas de nuestro país, también es otra señal de advertencia: esas rutas de contrabandistas son una vulnerabilidad potencial para nuestra patria. Las organizaciones terroristas pueden buscar las ventajas para utilizar esas mismas rutas de contrabando y mover a operadores que intenten causar daño a nuestros ciudadanos y traer armas de destrucción masiva a Estados Unidos”.

 

Este discurso bien lo podría haber pronunciado Trump en su campaña. De hecho lo hizo, pero con menos información y conocimiento de causa como el general Kelly. Bannon encontró en el general lo que Trump necesitaba para cumplir sus promesas a los electores; alguien que entienda lo que el presidente electo se imagina, y que sepa qué y porqué es importante sellar la frontera y ver la región como un teatro de operaciones donde la estrategia de Estados Unidos contenga a los terroristas. El general tendrá, en el cargo para el cual será designado, la responsabilidad de blindar la frontera con México y construir el muro, en forma de concreto, vallas o tecnológico que afirma Trump será levantado.

 

En este sentido, Kelly es el alter ego de Trump. En una entrevista que concedió en junio de 2014 a Defense One, un portal especializado en temas militares y de seguridad propiedad de la empresa editorial Atlantic Media –que entre sus publicaciones están la respetada revista The Atlantic, y el bimensual de análisis conservador The National Interest-, el general afirmó: “En comparación con otras amenazas globales, el casi colapso de las sociedades en la región con el narcotráfico y el flujo de inmigrantes indocumentados asociados, frecuentemente son vistos con poca importancia. Muchos argumentan que esas amenazas no existen y no representan un reto a nuestra seguridad nacional. Discrepo.

 

“Pese a los esfuerzos heroicos de nuestros colegas en la policía, las organizaciones criminales están adaptando constantemente sus métodos para traficar a través de nuestras fronteras. Aunque aún no hay indicios que las redes criminales de tráfico humano y de drogas están interesadas en apoyar los esfuerzos de los grupos terroristas, esas redes podrían, aún involuntariamente, facilitar el movimiento de agentes terroristas o armas de destrucción masiva por nuestras fronteras.

 

“Toda esta corrupción y violencia (que se vive como consecuencia de los fenómenos), se debe directa o indirectamente a la insaciable demanda de drogas en Estados Unidos, particularmente la cocaína, la heroína y las metanfetaminas que son producidas en América Latina y contrabandeadas a Estados Unidos, junto con una red increíblemente eficiente –cientos de toneladas de droga, gente, terroristas, armas o niños- que puede viajar en tanto ellos puedan pagar la tarifa”.

 

¿A quién mejor podría haber encontrado Trump para que interpretara sus palabras y deseos? A nadie como Kelly, quien representa la solución a las ansiedades del presidente electo. China, por ejemplo, de quien dice el general que se está expandiendo estratégicamente a América Latina mientras Estados Unidos se descuida viendo el Pacífico; Rusia, donde con Vladimir Putin “hemos visto el renacimiento de la Guerra Fría”; el terrorismo musulmán de Hamas y Hezbolá, donde recoge como propio el viejo señalamiento del Pentágono de que tiene su nido en la Triple Frontera en América del Sur. El muro no lo vislumbraba Kelly, pero sí el apoyo a la Estrategia de Seguridad en la Frontera Sur con México, en el corrimiento de la contención de la inmigración, del Rio Bravo al Suchiate. En este sentido se podría decir que Trump es la paloma, porque como halcón, Kelly lo rebasó hace mucho tiempo.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Tiempo del balance y  el pronostico

David Colmenares |

SGNOS Y SEÑALES | La columna de David Colmenares Páramo

Estamos en los días del recuento y los pronósticos, por ello como es tradición CEPAL dio a conocer su Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2016, en el que destaca que la región en promedio vuelve a decrecer, menos 1.1 por ciento, con diferencias en las subregiones, siendo mayor la caída de Sudamérica con menos 2.4 por ciento, principalmente por la fuerte caída de Venezuela de menos 9.7 por ciento, de Argentina con menos 2 y el crecimiento casi cero de Brasil. Las otras subregiones crecen, pero pesó más la caída sudamericana.  
México aparece en Centroamérica, subregión que si crece 3.6 por ciento. La proyección de cierre de CEPAL para México este año, es de 2.0 por ciento.
En sus pronósticos se retoma un crecimiento regional de apenas 1.3 por ciento para 2017, en medio de altos riesgos, ante el renacimiento proteccionista en el Mundo, y la incertidumbre respecto a la político comercial y de inversiones de la nueva administración norteamericana. Para México el pronóstico de crecimiento de CEPAL para 2017, es de 1.9 por ciento.
Los indicadores económicos no reflejan el impacto de la política política: los cambios derivados de los cambios  de gobierno en Argentina, el desaseo con que se destituyó a la Presidenta de Brasil y las protestas ciudadanas en Venezuela en contra del gobierno de Maduro.
En suma mientras persista la corrupción, no recuperaremos como región, el crecimiento económico, ni tendremos certeza en relación a la inversión extranjera, concretamente la proveniente de los Estados Unidos,  lo cual mete más incertidumbre.
Con datos a 2015, se observó un crecimiento importante de la IED a nivel mundial de 90 por ciento, aunque sólo cinco por ciento en los países en desarrollo, fundamentalmente por la inversión de origen norteamericana. Ese año en América Latina cayó 9.1 por ciento, aunque en México si tuvo un repunte importante.
De acuerdo al Informe sobre IED de CEPAL, Brasil sigue siendo el principal destino en la región (42 %), sin embargo ha decrecido 23 por ciento este año, mientras que en  México llevamos ya un 18 por ciento más, recuperando los niveles de 2007, gracias a las inversiones en las industrias automotriz y de telecomunicaciones.
Mas de la mitad de la IED en México se encuentra en las manufacturas, quien junto con Brasil concentra la producción de automóviles, y ha crecido también en los servicios, disminuyendo en los recursos naturales.
A septiembre de este año, según datos de la Secretaría de Economía, la IED es de 19773 , menor a la del mismo periodo de 2015. Tres cuartas partes de la misma están en manufacturas, y 12 por ciento en servicios financieros. Casi la mitad de la inversión en México es de empresas norteamericanas: 46 por ciento de la misma, 12 por ciento de España y 11.5 por ciento de los Países Bajos.
Entre las entidades federativas, casi tres quintas partes se concentra en cinco entidades: CDMX, Nuevo León, Jalisco, EDOMEX y Chihuahua. Por otra parte las cinco menores en IED, Nayarit, Colima, Michoacán, Chiapas y Oaxaca, sólo significan el 1.47 por ciento, 40 veces menos que las otras.
En el juego de evaluación y pronóstico, otro tema importante tiene que ver con la recaudación tributaria y las participaciones que se pagan a estados y municipios, a quienes este año les ha ido bien con 14 mil millones superiores a lo previsto al mes de noviembre, como para 2017 se espera crezca la recaudación participable y el trabajo de los estados en la colaboración administrativa, las participaciones crecerán ligeramente, casi 59 mil millones. El problema es que casi no recaudan, y los pasivos de la deuda con proveedores y prestadores de servicios es muy alta, como están sufriendo en Veracruz y Chihuahua.
En suma no será fácil 2017 y se empiezan a ver obstáculos, que aun siendo optimista de profesión no podemos pasar por alto.
El colapso de la estrategia

Raymundo Riva Palacio | Jueves 15 de diciembre, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

En materia de seguridad pública, las cosas están mal y se van a poner peor. La estrategia del gobierno federal para enfrentar a los criminales se está colapsando, sin idea claras de cómo se puede replantear. Hace unos días el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, respondió que pese a la reducción presupuestal para seguridad pública, harían más con menos. Una frase rápida con vida efímera en los medios, pero sin sustento. La realidad es mucho más grave de lo que reconoce. Si a las cifras oficiales nos atenemos, de mantenerse la tendencia, la ruta por la cual va el combate a los criminales producirá al final del sexenio más muertes que las registradas en el gobierno de Felipe Calderón, contra el cual Osorio Chong le gusta compararse. Si con más se hizo menos, parafraseando al secretario, ¿con menos recursos cuánto más seguirá hundiéndose el país en la violencia?

 

De acuerdo con la información pública del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en los primeros 47 meses del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, el número de denuncias de homicidios dolosos, que son aquellos en donde se priva de la vida con conocimiento de los elementos de tipo penal, llegó a 69 mil 808. En el mismo periodo del gobierno de Calderón, hubo 58 mil dos denuncias. Es decir, en el gobierno peñista se han registrado 11 mil 806 más denuncias de homicidios dolosos, que significa un aumento de 20.4%.

 

El comportamiento de los homicidios dolosos durante el gobierno de Peña Nieto no es estable. La cifra más alta de homicidios se dio entre mayo y octubre de 2011, donde de acuerdo a la estrategia del gobierno de Calderón –el tener una mayor capacidad para abatir delincuentes o detenerlos, frente a la velocidad con la cual las organizaciones criminales podrían reclutar nuevos cuadros-, vendría un punto de inflexión y los homicidios dolosos irían a la baja hasta estabilizarse en niveles de finales de los 90’s para el año 2018.

 

Al arrancar el gobierno peñista se dio una baja significativa en homicidios dolosos, casi a los niveles de la primavera de 2009, derivada, sin embargo, en el arranque de la nueva administración, las órdenes de la Secretaría de Gobernación a los cuerpos de seguridad federales fue no confrontar a criminales. La lógica era que si no se les combatía, no habría muertos. En efecto, se disminuyó la cifra de asesinatos porque se entró en una pax narca donde los cárteles tuvieron vacaciones, que aprovecharon bien. Renació La Familia Michoacana en Los Caballeros Templarios; Los Zetas, casi aniquilados, terminaron de mudarse de delitos y restablecieron sus vínculos criminales en el exterior; y el Cártel Jalisco Nueva Generación se convirtió en la organización más rica y peligrosa.

 

Para mayo de 2015, todo cambió. Desde entonces la cifra de homicidios dolosos, en función de las denuncias, comenzó su repunte. En septiembre de ese año regresó al punto en que estaba en febrero de 2013, y aunque las denuncias se mantuvieron prácticamente estáticas hasta enero, en febrero de este año comenzó la escalada galopante. La proyección para el cierre de 2016 es que habrá 20 mil 476 homicidios dolosos, cifra similar a la de 2010 (20 mil 680), pero la mayor en lo que va del sexenio y con una tendencia anual al alza. Después de tres años en descenso (2012-2014), en 2015 hubo un incremento de 8.8% de homicidios dolosos en comparación con el año previo, y para este año, el aumento estimado es de 20% en relación al anterior.

 

El estado donde más se han incrementado las denuncias por homicidio es Guerrero, que registró mil 514 en 2014 y dos mil 16 el año pasado, de acuerdo con los datos del Secretariado, que significan una variación de 33.2%, pese a los distintos programas federales para disminuir la inseguridad en ese estado. No hay datos concluyentes para 2016 en Guerrero, pero las condiciones de violencia parecen haberse incrementado en los últimos meses, con desaparición o anulación de las autoridades locales en varias regiones de la entidad. El gobierno federal atendió con rapidez las necesidades en el estado, pero su velocidad no ha ido aparejada a la eficiencia.

 

Otras entidades muestran la lentitud de reflejos de Gobernación. Tabasco es un ejemplo, donde la variación de denuncias entre 2014 y 2015 subió en 38.7%–una de las más altas del país-, sin que interviniera la Federación hasta esta semana, que envió la Gendarmería. De enero a octubre de este año, se incrementaron las denuncias de homicidios dolosos en 25 estados, en comparación con 2015, sobresaliendo por su alta incidencia criminal Veracruz, donde la variación en números absolutos fue de 502, Michoacán con 442, y Colima con 365. Sin embargo, donde más homicidios dolosos se han cometido en los últimos 15 años son, en orden de volumen, el estado de México, Guerrero y Chihuahua.

 

Los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública son fríos y reveladores. Muestran las debilidades estratégicas del gobierno de Peña Nieto y exhiben la debilidad de su diagnóstico y solución. Pero este ha sido su peor año. La tasa de homicidios de enero a octubre fue de 14 por cada 100 mil habitantes, la cifra más alta del sexenio, y creciendo. Con menor presupuesto, sin estrategia ni ideas frescas, definitivamente no hay razones para la tranquilidad.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Bestialidad sobre ruedas

Víctor Sánchez Baños |

PODER Y DINERO | La columna de Víctor Sánchez Baños

Los medios violentos nos darán una libertad violenta.

Mahatma Gandhi (1869-1948) Político y pensador indio.

 

 

Ana Gabriela Guevara, fue brutalmente golpeada por un incidente vial en una zona donde se distingue por los asaltos en autobuses y la presencia de “justicieros” que defienden a la sociedad de criminales sobre ruedas.

 

Ayer se difundió una supuesta versión de los agresores solicitan la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos ya que, aparentemente, quien inició el pleito fue la senadora por Sonora.

 

Independientemente, de quien haya iniciado el pleito, la agresión contra la medallista olímpica, es totalmente absurda y reprobable. Cuatro tipejos agreden a una mujer. Aunque sea atleta y fuerte, es una mujer. Eso es una bestialidad. Pero, esas bestialidades ocurren cotidianamente en todos los rumbos del país. No es justificable, aunque nos habla del nivel de estrés que vive la sociedad.

 

Si bien estoy en favor de la portación de armas, este tipo de hechos nos lleva a reflexionar que por un simple altercado vial, se líen a balazos.

 

La reflexión sobre la agresión a Ana Gabriela de ir más allá de un pleito callejero con brabucones y montoneros. Merecen cárcel sin derecho a fianza, como establece la ley, por la alevosía y ventaja con que actuaron. Este caso, definitivamente, será aclarado y llevado a sus “últimas consecuencias”, como establece el lugar común de las palabras, debido a que la agresión fue contra una senadora de la República. Pero, miles de casos similares contra mujeres, ancianos, niños y hombres de bien, que llegan al asesinato, quedan impunes. Ahí es donde la justicia debe trabajar.

 

PODEROSOS CABALLEROS.- Todo hace pintar que el próximo secretario de Cultura, será Raúl Padilla, rector de la Universidad de Guadalajara, en sustitución de Rafael Tovar y de Teresa, quien falleció la semana pasada. Las credenciales de apoyo cultural de Padilla, son sobresalientes. *** Quien próximamente se convertirá en el próximo rival a vencer en el mercado de medicinas genéricas, es la firma jalisciense Laboratorio Collins, que dirige Telésforo Baltazar Tirado, que en 2014 vendió 60 millones de unidades con lo cual logró el lugar número 8 en el mercado privado de genéricos (sin contabilizar las compras del gobierno). El mercado total de medicamentos tiene un valor de alrededor de más 12 mil millones de dólares, de los cuáles casi 6 mil millones corresponden a los genéricos, y se estima que los mismos genéricos en volumen ya representan el 85% del mercado total de medicamentos. *** El siguiente año en el Estado de México se ejecutarán importantes proyectos de infraestructura como el nuevo aeropuerto y el tren México-Toluca, entre otros. Sin duda estas inversiones serán fundamentales para apuntalar el crecimiento de la entidad en un año incierto. Ante esta coyuntura, la experiencia que Alfredo Del Mazo adquirió como director de Banobras, donde impulso y ayudo a diseñar importantes proyectos de inversión en materia de infraestructura, le da una cierta ventaja sobre otros aspirantes, que si bien se han desarrollado en otros ámbitos no se han fogueado en el complejo mundo financiero. *** Jaime Serra Puche, no desperdicia oportunidad para aparecer en cualquier acto público. Levanta la mano “como negociador con experiencia” ante la reapertura del TLCN. ¿Dejó buena imagen en el sector privado luego de sus errores administrativos en la negociación del Tratado? Definitivamente, no. Ni como negociador, ni como secretario de Hacienda con 28 días al principio del gobierno de Ernesto Zedillo.

 

AL FINAL DE CUENTAS: Nuestro lector, Gilberto Marín Quintero, nos envió su punto de vista sobre lo que escribimos en torno a las finanzas de San Andrés Cholula, Puebla, gobernada por Leoncio Paisano Arias. “… en el municipio de san Andrés Cholula, el presidente municipal mantiene la principal calle de acceso mal llamada ” camino real ” llena de baches, vendedores ambulantes a los cuales se les piden sus módicas cuotas para estar allí, y nula seguridad por los robos e incluso asesinatos resientes en Camino Real y Zavaleta. Le invito a que venga y se entere antes de publicar alabanzas a quien no cumple con su deber. Claro que no debe nada a los bancos, porque no gasta el Predial en lo mínimo, que es pavimentación y seguridad”. Al final de cuentas, los gobernados son los que tienen la razón. Finanzas sanas, sin reflejar beneficios a la comunidad, es mala administración.

 

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA.- De verdad, consideraba ocioso recolectar tapitas de plástico de botellas de pet. Pero me llamó la atención positiva que sirven para ayudar a niños con cáncer. A través de la organización ciudadana “Somos Más”, que dirige Emilio Serrano Jiménez, así como el Centro de Integración Vecinal de Iztacalco, se dieron cita en la delegación Iztacalco para donar más de un millón de tapitas y cortes de pelo al Banco de Tapitas. Además, niñas y jóvenes donaron sus cortes de cabello para pelucas de niños y niñas que padecen cáncer. Felicidades.

 

vsanchezb@gmail.com

Twitter y Facebook: @vsanchezbanos

Televisa, la burra no era arisca

Raymundo Riva Palacio | Miércoles 14 de diciembre, 2016

AYUDA DE MEMORIA | Escribe Raymundo Riva Palacio

Captura de pantalla 2016-12-14 a las 9.48.02 p.m.

 

 

1ER. TIEMPO: Todos simulan porque la verdad avergüenza. De no ser por tantos “sís”, la acusación legal de Televisa contra el Instituto Nacional Electoral de violar la libertad de expresión, la libertad editorial y la libertad de prensa al quererla obligar —la empresa de Emilio Azcárraga, por cierto, está en rebeldía y ha hecho caso omiso de la exigencia— a retirar de su portal la entrevista en el extinto programa Chapultepec 18 al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, sería una iniciativa que todos deberíamos apoyar. El INE le dijo a Televisa que no podría seguir difundiendo esa entrevista donde Moreno Valle decía que quería ser candidato a la Presidencia, porque, alegó el órgano electoral, violaba la ley al promover sus aspiraciones. Lo abogados de Televisa ya presentaron una impugnación ante el Tribunal Electoral y pidió una medida cautelar para seguir transmitiendo la entrevista que realizó Joaquín López Dóriga. Visto en ese plano, todo tiene un orden y una secuencia lógica. Pero si se utiliza un poco la memoria, las cosas cambian. ¿Por qué el INE sanciona a Televisa a partir de una declaración que Moreno Valle repitió en muchos otros espacios de radio y prensa impresa durante semanas? ¿Por qué no a todos los demás? ¿Por qué ningún periodista que hizo la misma pregunta a Moreno Valle y obtenido la misma respuesta ha sido sancionado? En el país de la simulación y lo sibilino es la marca de la política. Lo que el INE no quiere decir es que en Chapultepec 18 se difundió un producto que en el argot periodístico se le conoce como gacetilla pagada. Los consejeros electorales encontraron que López Dóriga y Televisa son culpables de engañar a su auditorio al presentarles propaganda disfrazada de información. Los consejeros no lo dicen, porque no se atreven, puesto que al haber exigido el retiro deben tener documentado que Moreno Valle pagó por esa entrevista. Televisa se defiende sobre un argumento que sería poderosísimo si no tuvieran una larga historia de vender sus pantallas y sus espacios noticiosos al mejor postor. El debate sobre la libertad de expresión y de prensa tendría que ser modificado. Lo que defiende Televisa es su libertad de empresa, no de expresión. Lo que sanciona el INE es la propaganda engañosa para los electores, no si se promueve o no el gobernador. En este país de verdades ocultas, sería un buen momento, si un consejero electoral se arma de valor, para empezar a decirle a las cosas por su nombre y no esconderse en la retórica medrosa.

2O. TIEMPO: El poder de los cuatro fantásticos. En el lenguaje cotidiano se les conoce como Los Televisos”, D’Artagnan Emilio Azcárraga, y sus mosqueteros, Bernardo Gómez, que es como su secretario de Gobernación; Alfonso de Angoitia, que es como su secretario de Hacienda, y José Bastón, quien es el responsable del entretenimiento en la empresa, y quien la ha hecho la más importante en la lengua hispana. Los Televisos siempre están en la boca de los gobernantes y de los que tienen ambiciones políticas. Por eso nadie los toca ni los critica, por eso todos van corriendo a suplicar que les abran espacios en sus noticieros y que los traten bien. Les tienen miedo porque piensan que si no están bien con ellos, no estarán bien con nadie en el país. Televisa, creen, es la que determina quién es importante y quién no. Gómez tenia derecho de picaporte en Los Pinos de Vicente Fox y Marta Sahagún. Felipe Calderón se los cerró, pero un escándalo de corrupción del entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, fue aprovechado por Gómez para ofrecerle el rescate, por lo que le regaló una entrevista grabada con Joaquín López Dóriga, que le quitó el cerrojo en Los Pinos. Con el presidente Enrique Peña Nieto las cosas han sido mucho más sencillas porque desde que era gobernador en el estado de México firmó multimillonarios convenios publicitarios. Los políticos piensan que si le llenan las arcas a Televisa y a Los Televisos, que no necesariamente siempre son lo mismo, quedarán blindados para siempre. Pero los políticos también tienen corta memoria. El antecesor de Peña Nieto en el estado de México, Arturo Montiel, contrató pautas voluminosas con Televisa, pero cuando ya no le vieron alas para volar, en una noche, donde antes lo alababan, lo destrozaron al transmitir evidencias de su riqueza inexplicable. Montiel publicó en 2011 un libro con su testimonio sobre lo que sucedió en 2005 y la traición que, describe, le hizo Gómez. Humberto Moreira, expresidente del PRI, le invirtió también toneladas de dinero a Televisa en pautas de publicidad y terminó de la misma manera, humillado y defenestrado. Los ingenuos políticos creen que eso no les va a pasar a ellos. La semana pasada en el noticiero de Carlos Loret, hubo una larga entrevista con la némesis de los priistas, Andrés Manuel López Obrador, donde todos en el bando opositor levantaron las cejas porque no se vio contestatario el normalmente agudo entrevistador. Pero Los Televisos fueron a tranquilizar a sus clientes en Los Pinos, y les dijeron que lo que hicieron fue llevar a López Obrador a declarar su apoyo a Peña Nieto. ¿Qué más quieren? Quizás, uno puede decir, que les crean.

3ER. TIEMPO: Nervios en la pantalla chica. La discusión sobre los ingresos de Televisa por convenios de publicidad política ha sido sujeta de análisis y motivo de escándalo en los últimos años. En la primavera escaló todo, cuando circuló una denuncia anónima primero publicada en The Wall Street Journal, presuntamente entregada en la Comisión de Valores y Cambios de Estados Unidos, que tiene que ver con Televisa porque cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York, donde decía: “Grupo Televisa recibe dinero en efectivo de partidos políticos y gobiernos estatales para cobertura noticiosa tanto a nivel local como nacional”. Lo que le daba relevancia a este punto, en donde quedaban expuestos el vicepresidente de la empresa Alfonso de Angoitia y el jefe financiero, Salvi Folch, es lo que agregaba: “Si el total de la aparición en tiempo-aire de los gobiernos y partidos se contabiliza, en Grupo Televisa no están reportando hasta 10% de los ingresos”. Televisa afirmó que era falso y ordenó una auditoría interna que, dijo después, no arrojó irregularidades. Su preocupación tenía sentido. De probarse esa ilegalidad, Televisa habría violado la Ley Sarbanex-Oxley, que penaliza la doble contabilidad de las ganancias y tipifica como fraude a los accionistas, porque nunca recibieron utilidad por esas ganancias. Habría sido devastador. Desde entonces, sin embargo, esa ha sido una preocupación entre Los Televisos, que en las últimas semanas ordenaron un saneamiento total de la empresa, donde han salido o están por hacerlo más de cuatro mil personas de todas las áreas y puesto en venta su corporativo en Santa Fe. Necesitan utilidades para calmar a sus inversionistas, y que no tengan sospecha de violaciones a la ley. La reacción de Televisa contra el INE que ordenó retirar la entrevista al gobernador Rafael Moreno Valle de sus espacios, se encuentra en esta lógica. ¿Fue una entrevista pagada que no reportó el ingreso a los accionistas? No se sabe. La mejor defensa es el ataque, y evitar que el INE les saque todo lo que debe tener.

Discusión hipócrita

Raymundo Riva Palacio |

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

La discusión en el Congreso sobre la nueva Ley de Seguridad Interna animada desde el gobierno y respaldada por el PRI, es engañosa. Se detonó por el mensaje del secretario de la Defensa, general Salvador Cienfuegos, de urgir al legislativo a dar marco jurídico a las Fuerzas Armadas para hacer tareas de seguridad pública en las calles mexicanas, en una llamada de atención que no ha sido todavía del todo analizada. El general criticó al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, sin mencionarlo, al expresar que el papel de ser policía pertenece a policías y no a militares, que no han hecho su trabajo porque la encomienda a su colega de gabinete de fortalecerlas, ha sido incumplida. Pero también fue maniqueo al no hacer una autocrítica por su silencio ante las decisiones del Ejecutivo de frenar la profesionalización de las policías, que trajo como consecuencia el desgaste y el descrédito de las Fuerzas Armadas, por lo cual reclamó airadamente la semana pasada.

 

Que el Senado y la Cámara de Diputados no se equivoquen una vez más. Quieren dictaminar al vapor la Ley de Seguridad Interna que exigió el general secretario la semana pasada, arrollados por la coyuntura del ciclo mediático al que se sumó la clase política encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto, quien afirmó que es esencial legislar en la materia. Antes de que avance la militarización del país, hay que entender y explicar porqué se ha llegado a este punto de crisis de gobierno que el legislativo quiere resolver. Si existe una debilidad institucional y las policías estatales y municipales son el eslabón más vulnerable de la seguridad pública, es porque quienes ahora buscan apresurar la Ley de Seguridad Interna, son quienes, en función de sus necesidades políticas de corto plazo, sacrificaron la profesionalización de las policías. Se puede argumentar que intentan cubrir sus errores y deficiencias con otro error aún mayor y sin punto de retorno. Si se han dado cuenta o no de esta contradicción, es tema para otra discusión.

 

La profesionalización de las policías fue desechada como estrategia de largo plazo por el gobierno del presidente Peña Nieto, lo que las hubiera dotado de mayores recursos y posibilidades para enfrentar a la delincuencia. No se puede saber cuáles hubieran podido ser los resultados alcanzados en este momento, pero sí está claro qué no habría podido hacer el gobierno en el momento en que comenzó a aplazar el desarrollo y mejoramiento de las policías: desarrollar la estrategia de aniquilación del cártel de Los Caballeros Templarios en Michoacán en 2013, mediante el uso de paramilitares –algunos de ellos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación-, disfrazados grupos de autodefensas. Esto le dio herramientas retóricas al gobierno para presumir que su lucha contra criminales, a diferencia del gobierno de Felipe Calderón, sí funcionaba.

 

Todo aquello fueron juegos pirotécnicos. Durante la administración actual, el gobierno y el PRI frenaron sistemáticamente la evaluación y el control de confianza de los policías, violando las disposiciones de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que entró en vigor el 2 de enero de 2009. El artículo 183 especificaba sanciones al servidor público que inscribiera en una institución a una persona sin contar con el certificado de evaluación y control de confianza. El artículo 139 establecía sanciones a quien nombrara a un policía, ministerio público o perito a quien no hubiera sido certificada y registrada en términos de esa ley, con un Tercero Transitorio que marcaba un plazo de cuatro años a partir de la entrada en vigor del decreto, para practicar las evaluaciones.

 

La ruptura del camino para profesionalizar a la policía comenzó antes de que Peña Nieto cumpliera un mes en la Presidencia, cuando el senador Omar Fayad –hoy gobernador de Hidalgo-, presentó una iniciativa de reforma al Tercero Transitorio, aprobada el 28 de diciembre de 2012, seis días antes de vencer el plazo para evaluar al personal de seguridad, para ampliarlo10 meses más. El 15 de octubre de ese año, Fayad presentó una segunda reforma, apoyada por senadores del PAN y el PRD, para aumentar otra vez el periodo.

Este se venció el 31 de octubre de 2014, cuando todos los integrantes de los cuerpos de policías que no tuvieran la certificación de los centros de evaluación y control de confianza, tendrían que haber sido separados de sus cargos. Tampoco se sancionó a quienes nombraran a policías, ministerios públicos o peritos sin pasar por ese proceso. Los hubieras no existen, pero cabe la pregunta retórica: de haberse cumplido en tiempo y forma lo que marca la ley, ¿la suerte de los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos por policías de tres municipios de Guerrero coludidos con criminales, habría sido la misma?

 

La discusión encabezada por el gobierno y el PRI para que se dictamine la Ley de Seguridad Interna, también es hipócrita. Frenar la profesionalización de las policías alargó el tiempo de los militares en las calles. A esa negligencia que permitió actividades criminales, ahora quieren sumar la atrocidad de militarizar el país. Una vez más hay que insistir. La solución al problema no es la Ley de Seguridad Interna, sino un nuevo modelo policial en el país que profesionalice esos cuerpos. Ya han sido suficientemente irresponsables –por las consecuencias humanas, sociales y políticos causados-, para que vuelvan a caer en el mismo error. La simulación sólo ahonda los problemas, y eleva costos y tiempos para su solución.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Sedición (política) militar

Raymundo Riva Palacio | Martes 13 de diciembre, 2016

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

 

La sedición, de acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, es un alzamiento colectivo y violento contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad. Otra acepción es lo que se refiere a la sublevación de pasiones. En el marco de la política, se podría argumentar que el mensaje que el secretario de la Defensa, general Salvador Cienfuegos, dio a la nación el jueves pasado a través de los medios de comunicación, fue una sedición. El secretario no habló por él solo, sino por los generales –en activo y retirados- que lo han presionado por más de dos años porque sienten que el gobierno los ha expuesto, utilizado y sacrificado en la lucha contra la delincuencia organizada.

 

Su mensaje de confrontación para protestar por la falta de un marco jurídico que regule el papel de las Fuerzas Armadas en las calles mexicanas, no fueron tanto un reclamo al Legislativo como el Ejecutivo, que los generales sienten que los ha abandonado. El grito del secretario de la Defensa, que ya era tiempo de regresar a los cuarteles, tuvo como respuesta inmediata la orden del presidente Enrique Peña Nieto: los soldados se quedan en las calles. El choque claro entre el comandante supremo de las Fuerzas Armadas y su representante.

 

La disciplina militar, si bien institucional en términos constitucionales, fue de ruptura con el gobierno. Las palabras del secretario no podrían haber sido pronunciadas, de acuerdo con militares retirado, de no haberse roto el diálogo al interior del gobierno. La respuesta política fue apresurar la discusión de un dictamen sobre una nueva Ley de Seguridad Interna, y aprobarla por la vía rápida. Nada más eso faltaba.

 

Después de dos sexenios de reclamos del jefe de las Fuerzas Armadas por la ausencia de legislación que los blinde para hacer funciones de policía que no les mandata la Constitución, una ley sacada al vapor ante la molestia pública del general es un error. Este martes se espera trabajen la ruta legislativa para aprobar sus dictámenes a más tardar en enero, y con seguridad, en un Congreso que responde a presiones públicas y mediáticas y no a lo que su responsabilidad para con sus representados debería ser, darán luz verde a esa nueva ley. El capítulo que piensan cerrar, en realidad abre un libro que no queremos leer.

 

No es la Ley de Seguridad Interna lo que deben discutir y aprobar, sino las leyes que permitirán la creación de un modelo de policía mixto en el país. Resolver el blindaje militar en tareas de seguridad pública es el equivalente a militarizar constitucionalmente esas actividades y abrir a la permanencia indefinida su presencia en las calles. El general Cienfuegos no es lo que quiere, pero es como su enérgico reclamo fue entendido. El secretario se queja de que los soldados no fueron entrenados, ni capacitados, ni está en su doctrina y esencia el ser policías. Los soldados defienden la seguridad nacional y la paz interna en momentos de quiebres institucionales, entrenados para matar al enemigo; los policías, en México y el mundo, hacen tareas de contención y prevención. Quizás los legisladores no lo comprendan, pero son temas totalmente diferentes.

 

Legislar en la materia militar tampoco resuelve el problema de fondo y sí, en cambio, lo eterniza. Si la debilidad institucional está en las policías, ¿qué provocaría una legislación que permita a los soldados funcionar como policías? Exactamente lo mismo que los jefes de las Fuerzas Armadas han señalado de manera reiterada, que la exposición de los soldados en las calles ha debilitado a la institución y creado las condiciones para que se corrompan. Por ejemplo, un soldado gana entre cinco mil y 10 mil pesos mensuales, una barrera salarial que cualquier organización criminal puede saltar para cooptar y reclutar a quien desee, de tropa a general. La nueva Ley de Seguridad Interna, de aprobarse, ensancha esas puertas para la corrupción y allana el aniquilamiento de las Fuerzas Armadas en la forma como fueron concebidas. Si ese es el camino deseado por el Ejecutivo y el Legislativo, ¿por qué no apuestan por el modelo japonés y alemán de un país sin Ejército?

 

Naturalmente tampoco es lo que quiere el secretario de la Defensa ni nadie en las Fuerzas Armadas. Si los legisladores actúan con responsabilidad, se escapan de los ciclos mediáticos y piensan para adelante, no deben legislar sobre seguridad interna, sino sobre el modelo mixto de policía. Si no avanzan por ese camino, la vía fácil será mantener a soldados y marinos en las calles, quienes tendrán el blindaje legal para sus operaciones civiles y salvoconducto constitucional para lo que deseen. Una vez afuera, no regresarán a los cuarteles. Si legislan con la misma urgencia de ratones asustados para aplacar la indignación de las Fuerzas Armadas, el modelo mixto de policía es lo que deben hacer, y ayudarle al secretario entendiendo mejor lo que grita.

 

Fortalecer las policías estatales y municipales puede ir acompañado del regreso gradual de los soldados y marinos a sus cuarteles. Los legisladores podrían acordar, en paralelo, un cronograma con el Ejecutivo y las Fuerzas Armadas para que en la medida que se fortalezcan las policías y entren en funcionamiento los nuevos cuerpos, los militares se vayan retirando de las calles. Si el Congreso actúa con altura de miras, el secretario de la Defensa y las Fuerzas Armadas se lo agradecerán. Los mexicanos civiles, también.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa