Carlos Ramos Padilla delinea los retos del periodismo

Jose Luis Camacho | Viernes 20 de enero, 2017

PARA ALUSIONES PERSONALES  | La columna de José Luis Camacho Vargas

Los integrantes de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) han elegido a su nuevo presidente, tras dos periodos consecutivos de la dirigencia de Vladimir Galeana, destacado periodista que se distingue por su capacidad, compromiso y talento.

 

Galeana Solórzano ha entregado la estafeta a Carlos Ramos Padilla, quien fue electo de manera unánime por los integrantes de la ANPERT en reconocimiento no sólo a su prestigio, credibilidad y profesionalismo, sino también a su liderazgo.

 

Y ello se hizo patente en el Salón de Actos del Palacio de Minería, en donde el pasado 13 de enero rindió protesta la nueva Mesa Directiva de esta Academia. En el uso de la voz, Ramos Padilla instó a los periodistas a trabajar en unidad y con dignidad a favor del gremio, pero sobre todo a favor de México.

 

Arropado por destacados comunicadores, el también conductor de ABC Radio, Televisión Mexiquense y Televisión Educativa afirmó que quienes nos dedicamos a la comunicación tenemos la obligación de prepararnos y validar nuestros conocimientos empíricos en las instituciones universitarias, a fin de ir a la vanguardia y garantizar un trabajo profesional y de calidad.

 

Y ése es justamente el reto de la ANPERT, la cual gracias a los buenos oficios de su también expresidente, don Leopoldo Mendívil, hizo posible que los periodistas se prepararan y presentando un examen profesional en forma y con el aval de la SEP, contaran con un título universitario.

 

Ahora el reto que Carlos Ramos Padilla asume es mayor, y para ello cuenta con un profesional equipo que tiene como vicepresidentes al destacado profesor preparatoriano José Monroy Zorrivas, así como al comunicador Miguel Ángel López Farías, sin dejar de destacar el compromiso de Gustavo Lomelín, Eduardo Ramos Fusther, Eloy Caloca, Judith Sánchez, Manuel Quijano y Luis Repper.

 

Asimismo, Carlos Ramos Padilla afirmó que los periodistas no somos distintos al resto de la población, pues tenemos los mismos empeños y deberes legales, pero sí somos diferentes porque nos matan por lo que sabemos o creen que estamos enterados, y refirió que en los últimos 16 años han sido asesinados 120 colegas en nuestra tierra y más de 80 permanecen en calidad de desaparecidos.

 

Se trata de algunos de los retos más urgentes que debe atener el gremio periodístico, que se ven impulsados decididamente bajo el liderazgo de Carlos Ramos Padilla, a quien aguardan cuatro años de una intensa actividad y de crecimiento. No tengo duda.

 

Por los corrillos…

 

A través de tres acciones concretas, claras y verificables los diputados federales del PRI están restringiendo los gastos y generando una mayor austeridad en la Cámara de Diputados, tales como eliminar cualquier tipo de bono, se cancelan viajes internacionales y los apoyos en materia de actividades deberán ser comprobados, de lo contrario serán devueltos… La violencia y la agresión nunca serán una forma de protesta y mucho menos de cambio. El ataque del que fue objeto el Dr. César Camacho, coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, es un acto que lastima a quienes creemos en el diálogo y el derecho como mecanismos de solución de diferencias, y la muestra de oportunismo e irresponsabilidad por parte de quienes buscan hacerse pasar por ciudadanos de a pie para medrar con ello.

 

@jlcamachov

Violencia en Cancún

Raymundo Riva Palacio | Jueves 19 de enero, 2017

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

Nunca antes en la historia de Cancún se había vivido lo que sucedió el miércoles. Un comando de 10 personas con fusiles de asalto y granadas atacó la sede norte de la Fiscalía de Quintana Roo y el Centro de Control Comando, Cómputo y Comunicaciones, el sistema de video vigilancia municipal conocido como C4, en una operación de asalto rápido y repliegue, que generó una persecución que dio lugar a 10 balaceras en el centro de la ciudad, que causaron terror y un rápido blindaje de las Fuerzas Armadas en la zona hotelera para evitar que la violencia se extendiera al sur de la ciudad. Detrás de esta acción desafiante se encuentra el crimen organizado, que ha puesto a prueba al gobierno de Carlos Joaquín, que lleva 100 días en la administración.

 

La llegada del nuevo gobernador no rompió con el status quo, como él mismo ha sugerido al afirmar que la violencia en Cancún, como un día antes en un bar en Playa del Carmen, está relacionada directamente con su política en contra del crimen organizado. No hay razones objetivas para pensar que así sea, porque aún no empezaba a desplegar la estrategia para combatir al crimen y comenzaba recién su coordinación con la Secretaría de Gobernación. Lo que sugiere el asalto a Cancún es que el crimen organizado está midiendo su fortaleza o la debilidad institucional, así como su determinación y capacidad de respuesta frente al narcotráfico. Esbozaron también, por el tamaño de la afrenta, que no hay ningún vaso comunicante entre el gobernador y los cárteles de la droga, y que, a golpe de tiros, como suelen hacerlo, buscarían un acuerdo para poder seguir operando en la península.

 

El crimen organizado echó raíces en Cancún sobre la base de sus fusiles en 2005, cuando el 7 de septiembre de ese año asesinaron al comandante de Seguridad Pública de Playa del Carmen, Carlos Hiram Rodríguez Alvarado, que significó de manera clara el final de la hegemonía que había mantenido el otrora poderoso Cártel de Juárez desde los 90’s en esa ciudad, en la secuela criminal que dejó el llamado Maxiproceso que provocó la captura del ex gobernador Mario Villanueva y la detención de más de 100 miembros de esa organización.

 

Esa muerte evidenció que la plaza de Cancún había entrado en disputa, particularmente con Los Zetas, que pagaron al jefe de policía en Cancún, Francisco Velasco, para asesinar al general retirado Mauro Enrique Tello, 24 horas después de haber sido nombrado asesor para temas de seguridad, en 2009. La infiltración del narcotráfico en las instituciones se estaba consolidando, y provocó también la detención del ex alcalde de Cancún y candidato del PRD a la gubernatura, Gregorio Sánchez, por los delitos de narcotráfico y lavado de dinero, que fue liberado tiempo después por un tecnicismo: en su expediente había fojas que no habían sido firmadas.

 

Tras esos años de violencia quirúrgica, los cárteles de las drogas se repartieron el mercado en la Rivera Maya. Los informes de seguridad federal indican que existe una pelea entre dos facciones, una que forman la alianza táctica entre el Cártel del Pacífico (o Sinaloa) –a través de su grupo de sicarios “Los Pelones”- y sus viejos enemigos Los Zetas, en contra de la nueva amenaza, el Cártel Jalisco Nueva Generación, que es una escisión de los sinaloenses. La disputa es por todas las actividades del crimen organizado. Los Zetas controlan el narcomenudeo y las redes de tráfico humano –principalmente de cubanos-, que son las más redituables, pero la lucha es también por la extorsión, el cobro por protección a hoteleros, restauranteros y propietarios de antros, así como la prostitución.

 

Lo extraordinario de la violencia en Cancún este miércoles es lo inédito. Situaciones similares sólo se habían registrado en Michoacán, cuando en un intento por rescatar a Arnoldo Rueda, “La Minsa”, jefe de asesinos de La Familia Michoacana, atacaron la delegación de la PGR y las instalaciones de la Policía Federal en Morelia, o en Guerrero, cuando en Acapulco entraron a las oficinas de la Procuraduría General de Justicia estatal, y los matones del cártel de los hermanos Beltrán Leyva, asesinaron a ministerios públicos y secretarias. Pero igualmente excepcional es la soberbia de quien cree que no le va a pasar nada, al haber realizado una operación de esta envergadura en Cancún, cuya zona hotelera, a unos 20 minutos de donde fueron las balaceras, está resguardada por el Ejército, la Marina y la Policía Federal.

 

La afrenta no es sólo grande por la impunidad que mostraron los criminales, sino por lo que representa Cancún para la economía nacional. Ese destino es el que recibe más turistas del exterior (cuatro millones al año), y el segundo, después de la Ciudad de México, al sumar turistas nacionales (6.2 millones). La magnitud de lo que representa internacionalmente este ataque lo da su preferencia en el mundo. Cancún recibe más turistas internacionales que todo Colombia o Perú, y el mismo número que Chile. Al sumar al resto de la Rivera Maya (13.3 millones de visitantes), la zona tiene más turistas extranjeros que India, Egipto o Suiza –que es un país de cruce-, y un número similar al de visitantes a Brasil y Argentina. Es el mejor destino turístico de México, cuyo aeropuerto recibió en 2016 21 millones de pasajeros, en 57 aerolíneas desde 26 países.

 

El desafío que hizo la delincuencia organizada en Cancún no es sólo contra el gobernador, sino al gobierno federal y al país. Es inadmisible, y en las condiciones actuales, imperdonable que la fuerza del Estado no aplaste a los criminales.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Gerónimo

Raymundo Riva Palacio | Miércoles 18 de enero, 2017

AYUDA DE MEMORIA | Escribe Raymundo Riva Palacio

Ayuda_GeronimoGutierrez

 

 

1ER. TIEMPO: El regreso inesperado de Gerónimo. En octubre del año pasado, Bob Rivard, quien durante un largo tiempo fue el director del San Antonio Express News, entrevistó a Gerónimo Gutiérrez, director del Banco de Desarrollo de América del Norte para su newsletter especializada, el Rivard Report. “¿Cuando termine su periodo como presidente, permanecerá en San Antonio?”, preguntó Rivard. “San Antonio es un gran lugar. Una ciudad con un futuro brillante y prometedor para la gente y los negocios”, respondió Gutiérrez. “Es un lugar muy conectado a México. En términos personales, tengo una gran vida que mis hijos llaman hoy hogar. Soy ciudadano mexicano y vivo de mi trabajo, pero tengo muchas esperanzas de encontrar una buena oportunidad para permanecer en San Antonio”. Esa ciudad texana fue, existencialmente hablando, su salvación. Gutiérrez era una de las figuras ascendentes del panismo: subsecretario de Economía bajo el mando de Luis Ernesto Derbez, en el gobierno de Vicente Fox, quien se lo llevó a la Secretaría de Relaciones Exteriores como subsecretario para América del Norte, donde encabezó la negociación de la Alianza para la Prosperidad y Seguridad de América del Norte, que fue el preludio de la cumbre norteamericana. Al arrancar el gobierno de Felipe Calderón, la canciller Patricia Espinosa lo nombró subsecretario para América Latina y el Caribe, desde donde distendió las terribles relaciones con Cuba y logró que se volvieran a nombrar embajadores con Venezuela. Gutiérrez ya no andaba bien en México. Todavía el secretario de Gobernación Fernando Gómez Mont lo hizo subsecretario de Gobierno, que coincidió con una serie de serios problemas personales. Gómez Mont le dijo que querían hacerlo secretario de Desarrollo Social, pero Gutiérrez, con su vida personal quebrada, declinó. Prefirió la promoción al NAD Bank, el banco del Tratado de Libre Comercio. Su relación no mejoró, pero encontró sosiego. Al llegar Enrique Peña Nieto a la Presidencia, su íntimo amigo, compadre dos veces, Luis Videgaray, quiso integrarlo para manejar temas de desarrollo municipal, pero Gutiérrez volvió a rechazar la oferta para regresar a México. Cuando el Presidente promovió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación al embajador en Washington, Eduardo Medina Mora, Videgaray volvió a impulsarlo como su relevo, pero Peña Nieto tenía sus propias ideas y designó a Miguel Basáñez. La llegada de Videgaray a Relaciones Exteriores y el cambio de paradigmas con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca reabrió la posibilidad de integrar a Gutiérrez —quien ha trabajado con cuatro presidentes mexicanos— al equipo de Peña. Entusiasmado, escuchó la oferta de Videgaray. Muy animado, según quienes hablaron con él, la aceptó. No será San Antonio su residencia, sino Washington.

 

2DO. TIEMPO: Un panista a la defensa de un priista. Para un presidente como Enrique Peña Nieto que está buscando desaforadamente culpar al gobierno de Felipe Calderón de los males que lo aquejan, la designación de Gerónimo Gutiérrez como su representante ante el próximo gobierno de Donald Trump es una anomalía, salvo por el detalle de que el nombramiento no fue idea de él, sino del canciller Luis Videgaray, a quien eso de la ideología partidista no parece incomodarle en absoluto, si se trata de quien le puede resultar útil. Gutiérrez y Videgaray se conocieron en el ITAM, y juntos llegaron a la Secretaría de Hacienda que comandaba Pedro Aspe. Gutiérrez trabajó con Alfredo Navarrete, uno de los asesores de Aspe, mientras Videgaray estaba con otro de los asesores, Carlos Sales. Los dos se fueron a estudiar su posgrado a Cambridge; Gutiérrez en Harvard y Videgaray en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde el primero obtuvo su maestría en Administración Pública en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, en Harvard, gracias a una beca Fullbright-García Robles, que financian los gobiernos de México y Estados Unidos. Aunque inició su vida laboral con priistas, Gutiérrez se involucró políticamente con el PAN y dirigió la Fundación Miguel Estrada Iturbide, que es el tanque de pensamiento del panismo, donde trabajaban temas principalmente relacionados con el presupuesto, y en donde conoció a quienes cabildeaban en la Ciudad de México para el gobernador de Guanajuato, Vicente Fox, Luis Ernesto Derbez y Eduardo Sojo.
Esas relaciones lo llevaron a ser miembro del equipo de transición del presidente electo Fox, antes de integrarse a su gobierno. Videgaray con quien lo une una larga amistad, siempre lo tuvo en mente para incorporarlo al gobierno peñista, como el nuevo embajador en Washington, pero sólo hasta el arribo de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos las estrellas se alinearon para que así fuera.
No le importa a Videgaray en absoluto el corazón azul de su amigo, sino su experiencia, que se ajusta al perfil buscado para Washington. Con Trump en la Casa Blanca no necesitaban un experto en temas consulares como lo es Carlos Sada, quien será ahora subsecretario para América del Norte, y supervisará el trabajo de 50 cónsules en ese país, sino alguien con conocimiento amplio de la relación bilateral y del Tratado de Libre Comercio Norteamericano, donde ha obtenido una especie de posgrado durante los últimos 16 años. Como él mismo lo reconoce en su biografía pública, sus áreas de conocimiento son comercio, finanzas, diplomacia y seguridad nacional, los cuatro ejes centrales de la nueva relación con Trump, ya que la migración y el narcotráfico lo tienen inscrito dentro del ámbito de competencia de la seguridad nacional.

 

3ER.TIEMPO: ¿Llegará tarde a Washington? Ese es el dilema. El nombramiento de Gerónimo Gutiérrez como próximo embajador en Estados Unidos ha sido muy bien recibido en ambos países. Ramiro Cavazos, presidente de la Cámara Hispana de Comercio en San Antonio, quien trabajó con él como director del Banco de Desarrollo de América del Norte, le dijo a la prensa texana la semana pasada que “es la persona perfecta para ser embajador de México en Estados Unidos porque es un experto en las relaciones bilaterales. Ahora más que nunca, sus capacidades y experiencia deben ayudar a reducir las tensiones económicas y de migración entre nuestros dos países”. No hay duda de ello. Poco se sabe en la opinión pública de las habilidades de Gutiérrez, necesarias en Washington, donde no sólo es la Casa Blanca lo que importa, sino de manera muy importante el Capitolio y los grupos de interés. Una persona que trabajó con él en Relaciones Exteriores lo recuerda como un funcionario muy capaz que, como subsecretario para América del Norte, se vinculó con políticos, diputados, empresarios, grupos de interés e intelectuales en Estados Unidos. “No creo que haya perdido esos contactos”, agregó. Sería, quizás desde Jorge Montaño en el gobierno de Carlos Salinas, quien mejor conozca Washington y la élite política antes de ser embajador, y el más capaz para el cargo de los que ha tenido el presidente Enrique Peña Nieto. La experiencia como subsecretario para América del Norte es fundamental, ya que por ahí pasa 60% de la actividad diplomática mexicana en el mundo, lo que habla de la intensidad de ese cargo. La pregunta que queda sin resolverse es si Gutiérrez no llega demasiado tarde, aún cuando Donald Trump apenas empezará su gobierno este viernes. Muchas cosas cambiaron en los últimos meses con el impredecible Trump y, parafraseando a Videgaray, han cambiado los paradigmas. Gutiérrez no será un funcionario que piensa fuera de la caja, aunque en las condiciones actuales, es la mejor apuesta que se puede hacer.

Trump, la ansiedad

Raymundo Riva Palacio |

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

 

La ansiedad domina a la sociedad mexicana ante el temor y la incertidumbre de lo que hará Donald Trump una vez que asuma la Presidencia de Estados Unidos. El sentimiento no es patrimonio de los mexicanos, sino que esa sensación se viene dando en Estados Unidos desde la primavera de 2016, en plenas elecciones primarias, y en el mundo tras haber derrotado a Hillary Clinton en noviembre. La ansiedad se produce por el sentimiento de que se ha perdido pertenencia, y que todo en lo que uno estaba asido, ha sido removido. Hay un trauma colectivo porque la era Trump será como entrar a un túnel oscuro. ¿Qué va a pasar?

 

Donald Trump rompió todos los paradigmas bajo los cuales se organizaba el mundo desde el final de la Segunda Guerra Mundial. El modelo económico de Bretton Woods, que fue vigente hasta 1972, cuando empezó a cambiar el orden económico que dieron lugar al Consenso de Washington y la rigidez fiscal. El libre comercio era credo, y la globalización una realidad. Los países se volvieron interdependientes, con lo cual también se fue calentando la Guerra Fría, que terminó con el colapso de la Unión Soviética y la caída del Muro de Berlín, que acabó con la necesidad de un armamentismo alocado para disuadir al enemigo de atacar. Nadie ganaría en una Tercera Guerra Mundial, que traería consigo el invierno nuclear.

 

Este era el mundo antes de Trump. Después de 18 meses de campaña presidencial y la victoria que lo llevará este viernes a la Casa Blanca, el mundo es diferente. El libre comercio no es lo que lo inspira, sino el proteccionismo. La globalización cedió el lugar, en su visión, al parroquialismo y los microsistemas de desarrollo. Han cambiado todos los referentes. Lo que había sido el largo camino por la equidad y el respeto de género, fue pisoteado por Trump, quien demostró que a mujeres y hombres no les preocupa que abuse sexualmente de las mujeres y las maltrate. Lo mismo de los discapacitados, a quienes pudo humillar sin pagar costos.

 

Dos pilares de la democracia, la prensa libre y la transparencia, fueron atropellados por su talante dictatorial. No le importan los conflictos de interés, sino los estimula, ni que el equipo de gobierno que está armando camine en sentido contrario de todo: su procurador, es racista; quien verá el medio ambiente, dice que es mentira el calentamiento global; el que encabezará los organismos regulatorios quiere la desregulación; a quien piensa llevar a la Suprema Corte de Justicia, está en contra de la despenalización del aborto; el responsable de negociaciones comerciales, piensa que los tratados de libre comercio no sirven. Quien encabezará la diplomacia, es un querubín de Moscú y odia a los chinos; el responsable de las finanzas, evade impuestos.

 

El trauma colectivo, le dijo en noviembre pasado a la revista The Atlantic, Jack Saul, director del Programa de Estudios Internacionales de Trauma con sede en Nueva York, “es una experiencia compartida de amenaza y ansiedad en respuesta a eventos continuos o súbitos que implican alguna amenaza al sentimiento básico de pertenencia en una sociedad. Usualmente es una disrupción del orden social y moral”. Ese trauma, según Saul, no se debe únicamente a lo que ya sucedió, sino a la percepción de lo que vendrá. En México, ya sucedió que un amenazante tuit de Trump hiciera que el peso cruzara la barrera de los 21 pesos por dólar. El temor a lo que vendrá es como el Armagedón.

 

En los últimos días se han comenzado a ver reacciones para anteponerse a la ansiedad. Dos empresas dijeron que cancelaban sus órdenes de automóviles estadunidenses, que fue la primera acción concreta al mensaje que ha circulado en las redes sociales desde hace más de un mes, donde invitan a los mexicanos a no comprar ningún producto de esa nación y volcarse a los productos mexicanos. Las primeras acciones defensivas de empresas, canalizaron los temores hacia propuestas belicosas. Boicots a todo lo que tenga la marca estadunidense, y protestas permanentes para expresar el malestar con Trump y lo que representa.

 

La ansiedad por el advenimiento de Trump es resultado de la ansiedad de muchos estadunidenses –no tantos como los que votaron por Hillary Clinton, pero 107 mil suficientes para darle la victoria en el Colegio Electoral- por pérdida de trabajo, por su bienestar, por el terrorismo, combinado con la insatisfacción con el status quo. Muchos de los acontecimientos que sucedieron el año pasado –la victoria de Trump como el Brexit y el crecimiento de la extrema derecha en Europa-, escribió recientemente José Antonio Fernández, presidente del Consejo de Administración de FEMSA, no son más que una manifestación de la transición que vivimos hacia una modernidad líquida, y que conlleva grandes movimientos constantes, así como cambios de paradigmas.

 

En esa modernidad líquida, desarrollada en un libro de 1989 por el recientemente fallecido sociólogo polaco Zygmunt Bauman, no hay vínculos permanentes, y todo lo que nos rodea es desechable, incluidas las relaciones humanas, que son contingentes y fácilmente mutantes. “Ante este entorno mundial y local”, agregó Fernández, “¿qué podemos hacer? ¿Debemos adaptarnos y sobrevivir? ¿Aferrarnos al pasado, a lo sólido, o contribuir a crear la realidad que anhelamos, aprovechando la nueva época que vivimos?”. Bauman lo sugiere: hay que reinventarse. ¿Resolverá la ansiedad? Quién sabe. Lo que sí, es que dará una dirección a lo que en estos días no tiene rumbo.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Edomex, “todos contra todos”

Víctor Sánchez Baños |

PODER Y DINERO | La columna de Víctor Sánchez Baños @vsanchezbanos

 Los que pueden actúan, y los que no pueden, y sufren por ello, escriben.

William Faulkner (1897-1962) Escritor estadounidense.

 

Los tres más importantes partidos políticos intensificaron sus luchas intestinas entre sus principales aspirantes a la candidatura al gobierno del Estado de México.

 

Esta es la “joya de la corona” y una entidad estratégica para el presidente Enrique Peña Nieto, por ser la entidad que lo vio nacer y su trampolín que tuvo para la Presidencia de la República.

 

Ya ha quedado demostrado que las elecciones del primer domingo de junio no definen las elecciones presidenciales. Estas no serán la excepción, aunque los procesos se convierten en semilleros de votos que se pueden seguir cultivando, especialmente para los partidos pequeños como Morena, de Andrés Manuel López Obrador, para tener un mejor posicionamiento en el 2018.

 

En el PRI, se aprecia que la tendencia es en favor de Alfredo del Mazo, aunque levantan la mano Ricardo Aguilar, subsecretario de Agricultura; Carlos Iriarte, presidente del PRI en el Edomex y diputado federal y Ana Lilia Herrera, secretaria de Educación de esa entidad y senadora con licencia. Por el PAN, está Josefina Vázquez Mota, así como José Luis Durán Reveles, y el PRD tiene muchos gallos que no se dejaran Héctor Bautista y el amigo de López Obrador, Alejandro Encinas, dijo si saben contar, no cuenten conmigo.

 

El PAN busca una alianza con el PRD, pero está muy lejana ya que cada uno quiere un candidato propio. Irreconciliable ya que en las alianzas los panistas tienen predilección de hacer gobierno con el PRI y los perredistas ¡también!

 

PODEROSOS CABALLEROS.– Peter Schwarzenbauer, integrante del directorio de administración de BMW, Fue muy claro. La automotriz alemana, mantendrá sus planes y abrirá la fábrica en San Luis Potosí, entidad gobernada por Juan Manuel Carreras, en 2019, donde se ensamblará la Serie 3. Esto pese a las amenazas que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, hizo el domingo a través de una entrevista publicada por el diario alemán Bild, en el sentido de imponer un impuesto del 35% a los autos que BMW produzca en México para ser enviados al mercado estadounidense. Esta es una de las empresas que no se dejan intimidar por la bravuconería. *** Sí, una canallada criminal la que hicieron en Veracruz en el 2010. Una empresa veracruzana, protegida por el gobierno de Javier Duarte, falsificó un medicamento contra el cáncer y se les inyectó agua destilada a niños enfermos. Lo peor del caso es que el Laboratorio Roche denunció el hecho ante la Contraloría Interna de la Secretaría de Salud en la administración de Felipe Calderón y el asunto se congeló. Esto es un acto criminal que debe llevar a varios a la cárcel y que el gobernador Miguel Ángel Yunes, no se “guarde” los nombres de los responsables. ¿Quiénes están atrás de esta canallada? *** Gana Felipe Calderón, con su compadre Guillermo Anaya, la candidatura panista al gobierno de Coahuila. En la víspera Fernando Salazar, senador con licencia, se quejó de que el dirigente nacional del azul, Ricardo Anaya, había cargado los dados en favor de Guillermo Anaya, quien ya había sido contendiente en el proceso electoral anterior y perdió ante Rubén Moreira. La ruptura en el PAN en este proceso electoral está a la vuelta de la esquina y seguramente, a menos que haya alguna negociación política con Ricardo, Guillermo se iría como independiente y provocaría que el PRI tuviera más posibilidades de triunfo. Entre los aspirantes que suenan para la candidatura tricolor está el secretario de Salud, José Narro, a quien muchos no le pierden la pista. *** Diputados prometen ahorros en sus onerosos gastos. La Jocupo encabezada por el perredista Francisco Martínez Neri, dice que ahorrarán el 25% en alimentos, así como en telefonía, vales de gasolina entre otros. Pero no dan cifras que los comprometan. Demagogia pura.

 

AL FINAL DE CUENTAS.- Standard & Poor´s incrementó la calificación crediticia de Office Depot, que Angel Lozada, luego de anticipar el pago de las notas senior no garantizadas 350 millones de dólares, con vencimiento en 2020, lo que fortaleció sus indicadores de apalancamiento y estructura de capital, y eliminó el descalce cambiario pues casi toda la deuda de la empresa ahora está denominada en pesos mexicanos.

 

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA.– El Grupo Financiero Scotiabank, bajo el liderazgo de Enrique Zorrilla, tiene lista una aplicación para que las microempresas y las personas físicas con actividad empresarial puedan tener acceso a un crédito en tan sólo 20 segundos. De esta forma se elimina la necesidad de acudir a una sucursal, presentar documentación y esperar días para la aprobación. Este adelanto tecnológico, necesitó la asociación de Scotiabank con la empresa tecnológica estadounidense de servicios financieros Kabbage, que creó la plataforma.

 

vsanchezb@gmail.com

Twitter y Facebook. vsanchezbanos

Narcocultura y la gestación de los niños sicarios

Simón Vargas |

IN PRINCIPIO ERAT VERBUM© | La columna de Simón Vargas Aguilar©*

 La cosmovisión de la narcocultura es tan amplia que ha permeado el estilo de vida, las actitudes y comportamientos, al dotar de cierto atractivo al narcotráfico, en especial, para los sectores vulnerables, donde ofrecen oportunidades con el menor esfuerzo y grandes recompensas.

 

Es tal la admiración, que la realidad parece imitar a la ficción, donde incluso aquellos que no tienen una relación directa con el narco, adoptan estilos, frases, vestimentas y acciones al tiempo que idolatran este ejercicio de la violencia.

 

Los riesgos son evidentes, pero a nivel social hay una preocupación por la naturalización que desde la infancia se está haciendo en algunos segmentos de la sociedad, del secuestro, la tortura, la extorsión, delincuencia o el asesinato, como si fuese algo aceptable.

 

Esta apología del narcotráfico, como los narcocorridos o las series de televisión, reflejan el deseo de poder, lujo e identidad, pero no dan cuenta de aquellos niños procesados por delitos graves, de los cuales las drogas son el denominador común.

 

Ahora, las nuevas generaciones crecen en un entorno donde las zonas marginales se vuelven centros de reclutamiento, con promesas aspiracionales para salir de situaciones precarias en un acelerado ascenso social.

 

Los costos que ha tenido para la niñez y la juventud, han sido muy altos, según un estudio de la UNICEF, el 78% de los adolescentes en los centros de justicia tienen entre 16 y 18 años.

 

Entre tanto, los hombres jóvenes representan la mayor proporción de víctimas y victimarios, con edades oscilantes entre los 20 y 29 años, así lo reporta el Observatorio Nacional Ciudadano. http://bit.ly/2a1s9oK

 

En el 2011, la Red por los Derechos de la Infancia, presentó un informe donde señalaba que había alrededor de 30 mil niños y niñas cooperando de alguna forma con el crimen organizado y estaban involucrados en 22 tipos de delitos. http://bit.ly/13wjD8u

En una sociedad donde la igualdad de oportunidades dista mucho de ser equitativa, genera una dinámica de conflicto e insatisfacción. De acuerdo al estudio presentado por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), el 48% de los mexicanos no presenta ningún avance socioeconómico a lo largo de sus vidas. http://bit.ly/2jIqEN3

 

Con un panorama como este, es urgente la necesidad de atención a quienes sufren de marginación, rechazo y olvido. Es aquí donde se gestan ciclos intergeneracionales de violencia y muerte prematura.

 

Bien lo ha dicho el Papa Francisco, “es mentira que la única forma de vivir, de poder ser joven, es dejando la vida en manos del narcotráfico, o de todos aquellos que lo único que están haciendo es sembrar destrucción y muerte”.

 

Hay dos factores importantes a considerar para atender esta problemática, el primero, se encuentra en combatir la corrupción y la complicidad de algunos funcionarios, los cuales aseguran la permanencia de la ilegalidad y la falta de credibilidad en las instituciones; el segundo está inmerso en la sociedad, que desde su unidad fundamental, la familia es en donde de manera creciente, se perpetúa la violencia al dejar vulnerable a la niñez y juventud, incapaces de afrontar las agresiones, generando más violencia.

 

 

*Analista en temas de Seguridad, Justicia, Política y Educación

 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

 

Gabinete roto

Raymundo Riva Palacio | Martes 17 de enero, 2017

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

En uno de los momentos internos y externos más inciertos y complejos que ha vivido un presidente mexicano en los tiempos modernos, Enrique Peña Nieto se encuentra en el peor de los mundos por una razón: su gabinete está roto. No hay cohesión al interior de su equipo, sino rivalidades. No hay colaboración real, sino empujones. No hay fluidez en las relaciones, sino obstáculos. La comunicación no es fácil, sino forzada. La unidad que ha pedido el presidente a los mexicanos es inexistente en su equipo. Sin unidad interna, sin la homogeneidad que requiere para enfrentar los desafíos que se presentan, Peña Nieto no tiene ninguna posibilidad de salir adelante. El país lo hará, porque es mucho más grande que sus presidentes, pero él no terminará bien si se mantiene por la misma ruta.

 

La división en el gabinete es pública y cada vez se socializa más. La lucha se remonta a poco más de dos años, cuando chocaron los secretarios en los cuales se apoyaba el presidente para gobernar, el de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el de Hacienda, Luis Videgaray. Osorio Chong siempre envió mensajes de que eso no era real y que la relación con Videgaray se encontraba en muy buenos términos. En el campo contrario, tardaron poco tiempo en comenzar a quejarse de las cosas que hacía el equipo de Osorio Chong, alarmados por los crecientes negocios en los que se estaba involucrando el hermano del secretario de Gobernación, Eduardo, sin que le pusiera un alto su familiar.

 

La salida de Videgaray del gabinete en septiembre realineó el poder hacia el secretario de Gobernación. Varios miembros del gabinete ya habían visto lo pesado de su mano. El secretario de Educación, Aurelio Nuño, fue humillado por Osorio Chong cuando se agudizó la crisis de los maestros disidentes y lo eliminó completamente de la negociación. El gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, hombre del secretario, estuvo a punto de agarrar a golpes a Nuño en una de esas reuniones que convocan para festejar al presidente los gobernadores priistas, y sólo lo evitó la intervención del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, y del secretario de Salud, José Narro, quien rodó por el suelo en su intento por evitar el pleito. La molestia de Osorio Chong con Nuño ha sido muy acentuada, aunque no se sabe si es algo personal entre ellos, o en él somatiza las molestias con el sector técnico del gabinete.

 

Sin Videgaray en el escenario, el gabinete se reacomodó. La secretaria de Desarrollo Urbano, Rosario Robles, tomó partido por Osorio Chong, quien hizo a su inexperta hija Mariana Moguel, líder del PRI en la ciudad de México. Robles, lastimada fuertemente por Videgaray y el equipo hacendario por su mala gestión administrativa en Desarrollo Social, comenzó a trabajar por el secretario de Gobernación hacia la sucesión presidencial. Mientras tanto, cada vez que aparecía en las encuestas el crecimiento de un potencial adversario de Osorio Chong como candidato del PRI, el secretario beneficiado en la opinión pública encontraba en el titular de Gobernación frialdad en el trato.

 

Las divisiones se fueron dando en función de la sucesión presidencial y llegaron a extremos, como al terminar el evento que sostuvo Peña Nieto con burócratas el primero de diciembre, fue muy notorio que varios secretarios de Estado ni siquiera se saludaron, y cuando terminaron las actividades se fueron como llegaron, en grupos que no interactuaron en absoluto. Al terminar 2016 y arrancar 2017, la Secretaría de Gobernación abandonó por completo a la Secretaría de Hacienda frente al impacto social del gasolinazo. En el despacho del secretario José Antonio Meade se instaló un cuarto de guerra desde donde junto con los subsecretarios Miguel Messmacher y Vanessa Rubio, así como el director de Pemex, José Antonio González, hablaban con gobernadores y empresarios para explicar las razones de la liberalización, mientras que las llamadas a Bucareli, de Hacienda o de los estados, nunca fueron respondidas. Una semana dejó Osorio Chong que se hundiera Meade en el descrédito popular—un aspirante menos en la carrera presidencial.

 

Los conflictos dentro del equipo peñista se perciben en varios campos. La semana pasada se publicó en un periódico que responde a los intereses de Osorio Chong, un informe de la Policía Cibernética donde se referían las cuentas en redes sociales desde donde supuestamente se atizó la inestabilidad por el gasolinazo, en donde señalaban como principales autores a Andrés Manuel López Obrador y a varios de sus principales gladiadores. El comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, de quien depende la Policía Cibernética, dijo que él no conocía ese informe ni había ordenado que se hiciera. La veracidad del documento fue verificada por varios periodistas que hablaron con los subalternos de Sales, quien no pertenece ni al grupo de Gobernación ni al del eje Hacienda-Relaciones Exteriores. El informe desvió la atención que entre los verdaderos instigadores de las protestas se encontraron organizaciones campesinas vinculadas al PRI, así como Antorcha Campesina, también de origen tricolor.

 

El regreso de Videgaray al gabinete generará más tensión, porque una vez más se reacomodarán los grupos dentro del gabinete en la única lucha clara que tienen: la candidatura presidencial. Lo inverosímil de todo esto es que el presidente Peña Nieto lo tolere y, con su omisión, lo avale. Pero así lo desea, sabrá que quien pague por todo será él, no sus secretarios.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

La ceguera del PRI y de Zavala

Salvador Guerrero Chiprés |

CENTRO Y PERIFERIA | La columna de Salvador Guerrero Chiprés

EL PRI y Margarita Zavala, sorprendentemente para quienes creen que estar cerca de los temas ayuda siempre a entenderlos, están a punto de desperdiciar sus oportunidades de disputa real por la Presidencia de la República.

 

A la nación le beneficia un debate real y una competencia que genere eficiencia en el resultado del 2018. Semana tras semana, el PRI y Zavala parecen confirmar su indisposición a los virajes apropiados para aspirar a la representación de la mayoría nacional.

 

Como ocurre a gobernadores y secretarios de Estado, atosigamiento de insumos contradictorios, acercamiento de personas “cercanas” como consanguíneos e hijos de amigos que cogobiernan, o empresas aparente o realmente comprometidas con sus proyectos personales y propiedad de unos o de otros, podrían dañar seriamente tanto el partido como la precandidata. Priístas y la precandidata parecerían ajenos a la evidencia del crecimiento opositor.

 

Cuando termine febrero, el panorama será aún más contundente. El partido en el poder se convertirá en la opción con más negativos del sistema y superará, por más de 7 puntos porcentuales, los que llegaron a atribuirse a Andrés Manuel López Obrador. Llegará a 40 por ciento. Tomemos apuestas.

 

El desplome del PRI obedece a una serie de factores que ese partido se niega a enfrentar y resolver. Y sí. El Presidente de la República no puede ser el decisor del candidato a la presidencia aun cuando históricamente ha sido el generador de la determinación, sin la incorporación de un esquema de competencia legitimadora auténtica esa opción está aniquilada anticipadamente.

 

Al mismo tiempo, dentro de ese partido la diversidad de ejes y mini cautelosos liderazgos ocasionados por el deterioro de la percepción positiva del PRI es solamente eso, una diversidad sin creación de condiciones de una alternativa clara más allá de la probable derrota del eventual candidato Miguel Ángel Osorio Chong. El activismo contra el gasolinazo de Ivonne Ortega es un síntoma relevante.

 

En el caso de Zavala, la disminución de su perfil ante el avance de quienes pueden representar, ante la opinión pública masiva, una opción real y de fortaleza de cara a las incertidumbres internacionales y locales, está en buena parte asociado a esa tibieza que ha ido apoderándose de Acción Nacional, con independencia de lo bien que pueda estar construida la campaña del dirigente panista Ricardo Anaya. Si avanza él, las probabilidades de AN son mínimas y si avanza ella, sin sacudir el rebozo, la derrota es segura.

 

¿Por qué no se comprende lo que para todos los demás es evidente?

 

Algunos le llaman ceguera de taller. Otros, necedad. Algunos “un problema multicausal” que….

 

Para poder hay que querer. Para ello es indispensable ver y actuar apropiadamente.

 

confianzafundada.mx

Un desaire incomprendido

Antonio Cuéllar |

A L E G A T O S | La columna de Antonio Cuéllar Steffan

Es muy difícil concebirlo, y sólo con la perspectiva que arrojará el transcurso de los años podremos darnos cuenta de que, hoy, estamos siendo los protagonistas de lo que llegará a ser la introducción de un nuevo capítulo de la historia; un parte aguas que arrojará acontecimientos apasionantes, sin lugar a dudas, pero de los que no podemos decir todavía, lamentablemente, cuál habrá de ser su sentido.

 

El problema que indudablemente nos aflige, tiene que ver con descalabros económicos que ya provoca, con espantosa facilidad, la ratificación de un discurso que ha encontrado en México su principal pilar de apoyo: la recuperación del nacionalismo con cargo a la competitividad que a lo largo de los años se había venido consiguiendo.

 

Remediarlo entrañará nuevos sacrificios y mucho trabajo, pero antes de comenzar la tarea, debemos entender qué ha dado lugar a estas circunstancias; identificar qué tipo de combustible es aquel que incendia tan rápidamente al electorado norteamericano que ha llevado al poder a este empresario bravucón, que se ha jactado de tener la capacidad de ser el creador de fuentes de empleo más grande que Dios haya jamás creado.

 

Un hartazgo contra la clase política gobernante es incuestionable, y ocurre en sintonía con un voto concordante en otras latitudes, como la Gran Bretaña o, posible e inminentemente, en Francia. La posibilidad de que el descalabro del 2008 haya producido una vuelta de timón en el manejo de la economía y las finanzas podría arrojar también una teoría justificatoria.  Sin embargo, no podemos conceder que esta teoría del anarquismo universal pueda ser aceptable en modo alguno; las sociedades de todo el mundo saben muy bien que necesitan a algunos a quienes encomendar la atención de las cuestiones públicas.  Por otro lado, si bien es cierto que la crisis financiera de hace ocho años constituyó un descalabro mayúsculo, el crecimiento económico de los últimos meses desvirtúan la tesis, por lo menos por lo que a nuestros vecinos respecta.

 

La persistencia del discurso nos demuestra que el muro divisorio constituye una bofetada irreversible, y antes de seguir impulsando una estrategia diplomática que persiga su detención, bien valdría la pena valorar la posibilidad de emprender un camino colaborativo que frene y resuelva las causas que dieron lugar a ella.

 

Las acciones gubernativas de los últimos años, han impulsado a lo largo del orbe todo un conjunto de políticas públicas que favorecen la igualdad, la tolerancia, el respeto por nuestras diferencias, la asistencia social y el justo reparto de la riqueza.  Como tal, contradicen la esencia de las ideologías que llevaron a la fundación del mundo moderno, la política de la premiación por la lucha y la retribución del trabajo, aún dentro de la desigualdad. En la medida de que la reacción fiscal acontezca para favorecer a mis desiguales, con costo a una propia contribución; o que la reacción judicial ocurra con el objeto de tutelar una condición social dispar a la que la naturaleza humana y la razón evidencia, de acuerdo con las convicciones de las grandes mayorías desatendidas, el conflicto entre la sociedad y la clase política que enarbola esa corriente discursiva es insuperable.  En el fondo, muchos votantes podrían haber demostrado, en los EEUU y en la Gran Bretaña, una gran distancia entre su pensamiento y el discurso que, hasta hoy, ha sido el políticamente correcto.

 

México ha expatriado a sus trabajadores más necesitados, a compatriotas decididos y comprometidos con la lucha por la supervivencia, que han llegado a convertirse en un factor imprescindible para la marcha misma de los EEUU.  Sin embargo, ante el descontrol de nuestras fronteras, también ha exportado problemas, ha exportado la supremacía de las bandas de delincuencia y de tráfico de personas que, desafortunadamente, han ocasionado estragos en la organización social de nuestro principal socio comercial. México significa en el imaginario colectivo norteamericano, el paradigma de la corrupción y del desorden centroamericano.

 

El muro representa una línea tajante de división contra todo lo que este desorden representa para la salvaguarda de los principios que llevaron a los EEUU a ser la gran potencia que hoy siguen siendo. La gran diferencia que caracteriza a nuestros vecinos con relación a América Latina, o a la Gran Bretaña con los flujos incesantes de migrantes de países subdesarrollados, radica en la plena convicción de la unión en torno de la legalidad y el Estado de Derecho, la convicción de que el crecimiento y la igualdad sólo pueden tener cabida dentro de un sistema organizado de reglas y normas de conducta que todos cumplen y obedecen incondicionalmente.

 

Seguramente llegará el momento en el que, tras los severos descalabros que atraviese nuestra bolsa de valores, y la todavía más dolorosa devaluación del peso, deba someterse a calificación y negociación nuestra poderosa relación bilateral; que no quepa la menor duda de que, más allá de los aspectos netamente económicos, a los EEUU le interesará establecer condiciones irreductibles de las que dependerá cualquier posible integración con America Latina, aquellas que asuma el Gobierno de México y los mexicanos en general para aceptar el orden y la observancia de la ley como un modo permanente de vida.

 

Un modo inteligente de adelantarnos a ese escenario y de compensar los estragos que ya ocasiona la arrogancia del discurso de Trump, debería de llevarnos a entender que, para poder pedir reciprocidad comercial, debemos conceder igualdad de civilidad. Hagamos votos porque nunca se construya ese muro que se propone, que obstaculiza la amistad, la vecindad y el intercambio de comercio, y aportemos todo nuestro esfuerzo para emprender la construcción de ese muro que proteja a los EEUU y a América Latina de la ilegalidad, del desorden y la delincuencia que tanto nos duelen. También a nosotros nos interesa ese muro.

Videgaray, el primer ministro

Raymundo Riva Palacio | Lunes 16 de enero, 2017

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

 

Los ajustes en la Secretaría de Relaciones Exteriores han sido jugadas de ajedrez, pero sobre tableros diferentes. Pasada la ola de reacciones por el nombramiento de Luis Videgaray al frente de la Cancillería, la forma como rápidamente se fue articulando la política interna y la externa a partir de su regreso al gabinete ratifica dos cosas: que Videgaray, como lo ha sido desde el día uno del gobierno de Enrique Peña Nieto, es el único secretario que nombró de manera autónoma a su equipo, sin injerencia presidencial, lo que nos lleva al segundo alegato, que su jefe en Los Pinos lo necesita más a él que viceversa, por una razón que ha quedado manifiesta, la necesidad del presidente de tener quien le haga el trabajo que él no puede ni quiere, y tener una especie de primer ministro que gobierne.

 

La renuncia de Videgaray como secretario de Hacienda por el desgaste político derivado de la visita de Donald Trump a Los Pinos, no provocó la acción que se esperaba de Peña Nieto al quedar roto el diseño original de operación política sustentada en dos pilares, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, y Videgaray. Fuera este del gabinete, se rompió el equilibrio y Osorio Chong asumió un poder y control absoluto sobre el gobierno, ante la indisposición del presidente por, en las condiciones nuevas que se presentaban dentro de su equipo, cambiar el modelo de operación y asumir el control total del gobierno. Peña Nieto no lo hizo porque la Presidencia lo ha mostrado desidioso.

 

Esta característica no es algo que se vea fácilmente, al inundar de propaganda oficial los medios de comunicación y preparar de manera regular eventos escenográficos donde él es el centro de la atención. Sin embargo, la realidad es otra. Por ejemplo, no es afecto a convocar reuniones de gabinete, y pasan semanas sin que se realicen. Es usual que en ellas se excuse al poco tiempo de haber comenzado, pedirles a los secretarios que discutan y resuelvan para que le informen, y regresar cuatro o cinco horas después para ver lo que han hecho, lo que es un comportamiento absolutamente anómalo en comparación con sus predecesores. Le gustan también los fines de semana largos, que pueden comenzar los jueves al terminar una gira, donde en lugar de regresar a Los Pinos para continuar trabajando, toma un avión hacia el Pacífico para jugar golf desde el viernes, o le dedica las tardes a las larguísimas sobremesas y tertulias.

 

Al no cambiar sus debilidades y asumir plenamente el cargo de jefe del Ejecutivo, Osorio Chong tampoco ocupó el lugar de presidente adjunto o primer ministro cuando se fue Videgaray. El secretario de Gobernación, por lo que se vio a través de sus acciones, encontró la pista despejada para la sucesión presidencial –su equipo comenzó a comportarse consecuentemente-, y en lugar de meter las manos para quitarle presión al presidente, se cuidó. El episodio del gasolinazo es el mejor ejemplo. A finales de año no había nadie en Gobernación para atender las preocupaciones de los gobernadores y cuando iniciaron las protestas, Bucareli calló. Cuando alguien abrió la boca, fue el subsecretario de guardia, responsable de las cárceles, y nadie más. Hasta que el presidente reapareció, él también dio la cara, pero cuidando que ninguna declaración le atrajera crítica o lo colocara en el centro del debate público.

 

Un botón ilustrativo de cómo actúa el secretario lo dio Martha Anaya en su columna “Alhajero” el 11 de enero, donde transmitió su postura. “El presidente estaba informado de todo lo que sucedió –escribió Anaya-… Miguel Ángel Osorio Chong hablaba con él todos los días.  Y no sólo una vez, sino varias veces durante el día. Pero no sólo eso. Desde antes de que se tomara la decisión del aumento… desde el área política se advirtió lo que podría sobrevenir. ¿Qué pasó entonces? Pues que desde un principio se desestimaron las advertencias. No se tomaron en cuenta las opiniones desde la perspectiva política y social… ‘No quisieron ver, ni oír ninguna otra argumentación’, aducen. ‘Vaya, ni siquiera puede decirse que los tecnócratas se impusieron porque a Osorio ni lo consideraron’.”

 

Anaya ubicó el contexto de este mensaje en el quiebre del gabinete. Videgaray no tenía ni una semana de haberse reintegrado al equipo peñista y reinició la lucha pública. Osorio Chong no se sintió cómodo con el regreso de su antiguo amigo, por lo que dejó ver su lenguaje de cuerpo. Hace tiempo, de acuerdo con funcionarios en Los Pinos, había perdido la confianza del presidente, quien sin embargo parecía su rehén. El regreso de Videgaray es la recuperación de ese espacio perdido que Peña Nieto, extrañamente, no tomó, como jefe del Ejecutivo.

 

A su regreso, Videgaray movió sus alfiles. Sacó del sector hacendario al equipo compacto que necesitaba y movió las piezas para la prioridad por razones de tiempo ante el inicio incierto del gobierno de Donald Trump. Cambió al embajador de México en Washington e incorporó a su íntimo amigo –y doble compadre-, Gerónimo Gutiérrez, cuya experiencia en el campo de la relación bilateral y conocimiento amplio de comercio, desarrollo y seguridad, hizo que se recibiera bien en la sociedad política. Sus primeras acciones dieron certidumbre y volvieron a mover el péndulo en el gabinete. Videgaray reasumió el poder real dentro del gobierno peñista, casi seis meses después de que su gabinete, por omisión, se rompió y el presidente se pasmó.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Embrollos y más conflicto

Ricardo Eguia |

PREMISA MAYOR | La columna de Ricardo Eguía Valderrama

Dejar de escribir es como dejar de ir al gimnasio… se pierde condición.

 

Regreso pues al ejercicio grato de escribir deseándoles a todos muy feliz año en el incendiario horizonte de los gasolinazos, las tarifas eléctricas y el gas LP a la alza, más lo que se les ocurra a los  tecnócratas que chapaleando desde la más rampante, épica e insolente corrupción, el desvío de recursos públicos, la descomunal deuda pública y las mezquinas privatizaciones le imponen a la población más exacciones, más penurias y más sacrificios con el globo de la inflación que se inflama con esos incrementos brutales y alevosos que empobrecerán más a millones que ya lo son más allá de las fabulaciones oficiales y de explicaciones tramposas con las que echaron a andar la incubadora de la justa ira social.

 

Ahora bien, para intentar desbrozar medianamente nuestra densa, achacosa, cacofónica y embrollada problemática nacional tenemos que ir otra vez y a riesgo de repetirme a las causas torales que ebullen en el fondo de este colapsante embrollo y sus trepidantes vicisitudes frenéticamente aceleradas por las minorías violentas de la aristocracia que con su avaricia, mezquindad, testarudez, voracidad e injusticia socialmente devastadora agitan las aristas filosas de la anarquía con autoritarismo crudo teñido de falsas ínfulas redentoristas.

 

Aunque es decir lo obvio, no ha sido decisión del pueblo mexicano ser arruinado, empobrecido o barbarizado.

 

No atraviesa este país de manera voluntaria la sinrazón como brújula, tampoco decidió la colosal deuda pública desaparecida con la que se puso a México en la quiebra; los millones de mexicanos victimizados no habrían podido auto-infligirse las crisis económicas recurrentes e inducidas, ni la devaluación atroz del peso, ni los recortes presupuestales, ni los salarios de miseria controlados, ni el desempleo, ni la pobreza acumulada en tres siniestras décadas en que la tecnocracia corrupta y voraz se apropió de los recursos y de los bienes públicos para ponerlos en manos de las pandillas de mercaderes que se han aliado a corporativos extranjeros y nacionales para enajenar y entregar el país…

 

Este país no escogió que unos vivales le hayan impuesto como hoja de ruta y práctica endémica la más espantosa corrupción… tampoco la población mexicana se auto-flagela con el arrebato masoquista de haber abierto el territorio nacional al narcotráfico, a las mortandades, el lavado de dinero y la violencia que degrada la vida en común y que hoy esa misma oligarquía anarquizante la usa como pretexto para aprobar una siniestra ley para militarizar al país como patente de corso para enterrar el civilismo y defender la impunidad de las élites (el bodrio para militarizarlo todo en el Legislativo).

 

“La rabia social traslada la racionalidad colectiva al rencor y la ira a las calles por el latrocinio y extractivismo delincuencial de las élites que con su parasitismo cínico le dan cuerda a la rueda de las exacciones sin límite y cuando el enojo social lógico se sale de madre recurren a la distorsión, el engaño manipulador de los medios de comunicación que cobran grandes facturas por hacerlo ($25,000 millones de pesos en los últimos cuatro años) y en pocos días con el pretexto de la “Seguridad Nacional” al militarismo para reprimir la protesta popular lógica,  lícita y justa”.

 

Pero vayamos al fondo de los embrollos:

 

La crisis económica; la crisis de violencia e inseguridad; la crisis monetaria y cambiaria; la crisis de la deuda y presupuestal; los recortes en educación, salud, al campo, a Pemex e infraestructura productiva y todo el tiradero ya existían antes de Trump, lo que tal vez ni eso inhiba a las élites a culparlo de todo en unos pocos días…

 

Lo anterior si tomamos en cuenta las tortuosidades, confusas verbalizaciones, falsedades y coartadas para justificar la privatización de los energéticos y los incendiarios gasolinazos que van de un 48% en la magna; un 56%en la premium; un 69% en el diesel pero que llevarán al país a niveles explosivos con los aumentos que vienen el 11 de febrero y después del 18 de ese mismo mes con los incrementos a diario.

 

La Reforma Energética sobrevendida engañosamente como panacea en el 2013 es irónicamente la principal causa del rechazo generalizado y blanco de los ataques legítimos al gobierno que con ella dijo habría mejores precios en los combustibles así como en las tarifas eléctricas lo cual resultó una burda estratagema y todo es diametralmente opuesto a la anticorrupción,a la austeridad oficial y menos deuda pública que se nos entrega hoy en otro clásico “gato por liebre”.

 

Otra mentira oficial es pretender que la Reforma Energética con la que se privatizaron los hidrocarburos y los activos de “Pemex” nada tiene que ver con los gasolinazos, lo cual fue desmentido por “Standard and Poors” que enfatiza “La liberación del precio de la gasolina forma parte de la Reforma del sector energético y el inicio de la apertura al capital privado en la extracción del crudo que se continúa hoy con la importación de las gasolinas y el retiro de los controles a los precios de gasolinas y diesel”.

 

En este rubro y si no fuera trágico resultaría hasta cómico que la tecnoburocracia oligárquica se contradice pues hasta Mr. Catarrito (Carstens) directo, sin cruces ni virajes dixit “que el gasolinazo en efecto fue producto de las reformas estructurales”.

 

Otra coartada y falsedad es la cantaleta de que las gasolinas suben de precio por haberse incrementado a nivel global lo cual es desmentido por la EIA Energy Information Administration que incluso se refiere a los más bajos precios en el 2016.

 

Insensatez mayúscula e hipocresía mal disfrazada de la SHCP que sale a engañar con los precios de las gasolinas en países más avanzados pero sin precisar los altos salarios que se pagan en esos países ni tampoco dice nada de ingreso per-cápita exhibiéndose cínicamente con esa otra tomadura de pelo; así como cuando engolando la voz distorsionan los precios de transportación, almacenamiento y distribución que en los EU son del 70%, con impuestos de solo el 22% y un 7% de ganancia para los gasolineros; mientras que aquí se gasta un 52% en transportación, almacenaje y distribución, pero para pagar los $500 mil millones de pesos de intereses anuales por la descomunal deuda pública “extraviada” se le agrega a cada litro de gasolina el 42.8% de impuestos especiales, más el 13.5% de IVA y solo el 5.5% de ganancia a los gasolineros.

 

Otro mito de la clase política para apoderarse del “Pemex” privatizado y atizarle a la piñata mexicana vacía por la deuda pública colosal, la devaluación, los gasolinazos y la inflación sin disminuir el saqueo, los latrocinios, el desvío de fondos públicos, las prebendas, canongías y privilegios que propagan un profundo malestar colectivo es “dar por muerto a Pemex”, cuando a pesar de los recortes criminales, el régimen fiscal asfixiante y las privatizaciones de las reservas probadas, probables y posibles que se reparten hoy entre bandidos de cuello blanco, en el ejercicio fiscal 2017 “Pemex” le deberá entregar a la SHCP por exportaciones petroleras la cantidad de $747 mil 012 millones de pesos a lo que el gobierno le sumará otros $263,545 millones de pesos por el “IEPS”, más $100,000 millones de pesos por el IVA; todo esto último dispara cada litro de gasolina refinada aquí y las del casi 60% importadas baratas de Texas.

 

Luego entonces la pregunta que se impone: ¿Quienes detentan el negociazo de importar gasolinas baratas del extranjero?

 

¿Qué hicieron con el billón 281 mil millones de pesos documentados por la “Auditoría Superior de la Federación” por el concepto de “excedentes petroleros” del 2000 al 2012 de las 2 administraciones panistas nefastas?

 

¿Donde están $240,000 millones de pesos que en secreto se retiraron del patrimonio nacional “Pemex” del 2013 al 2015 más los $130 mil millones de pesos que le fueron recortados y terminaron descapitalizándolo para destazado repartirse sus activos y toda su cadena de valor?

 

¡La escandalosa corrupción en “Pemex” apenas empieza a aflorar y la dignidad colectiva debe resistir los ataques de la oligarquía tecnocrática cleptómana!

 

email: eguia.associates@gmail.com

twiter:  @REguiaV

 

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=