Gobernadores en acción (letal)

Raymundo Riva Palacio | Miércoles 10 de junio, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

estrictamentepersonal

 
Las batallas ocultas, pero enconadas en las elecciones intermedias de este domingo, fueron de cuello blanco. La ejercieron los gobernadores, que en las semanas previas a las elecciones desplegaron sus recursos y operadores para conseguir sus objetivos. En las vísperas, en aquellos puntos donde pensaron podrían perder, utilizaron todo tipo de artimañas para desacreditar adversarios o judicializar el proceso. Los resultados fueron mixtos, y aunque hubo maquinarias políticas de gobernadores muy activos tuvieron éxito, no se reflejó, paradójicamente, en sus estados.

 

 

La operación más importante la reveló el viernes el gobernador José Calzada, de Querétaro, quien escribió en Twitter: “El respeto al estado ajeno es la paz”. Al término arrobó a Guillermo Padrés, el gobernador de Sonora. El parafraseo de Benito Juárez fue una advertencia a su colega Padrés, quien desplegó operadores políticos para ayudar en la campaña de Francisco Domínguez para la gubernatura. Calzada buscó evitar al máximo el apoyo. En la víspera de la elección ordenó la detención de Francisco Bueno Ayup, coordinador de capacitación de representantes de casilla y defensa del voto del PAN en el estado, después de sostener una reunión con militantes en San Juan del Río.

 

 

Bueno Ayup, fue director general de Bebidas Alcohólicas del gobierno de Sonora, y cuando fue utilizado como pretexto para comenzar a hablar de la corrupción en la gestión de Padrés, su mentor y protector lo removió de la administración. En esta elección Padrés, uno de los mejores operadores electorales del PAN, y autor de las victorias en Baja California Sur, lo envió a operar en Querétaro. Padrés, que perdió Sonora, ganó en Querétaro, aunque no fue el único gobernador panista metido en esa elección.

 

 

Calzada podría haber arrobado también al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, que sumó fuerzas con dineros y operadores para sacar la elección de Domínguez, en una reunificación de los viejos aliados del protector del candidato, el finado Juan Camilo Mouriño. El gobernador de Puebla extendió sus tentáculos. Intervino con apoyo financiero en la campaña de Jaime Rodríguez, “El Bronco”, en Nuevo León, luego que su candidata, Margarita Arellanes, fue desplazada por el presidente del PAN, Gustavo Madero, de la candidatura.

 

 

Los panistas se enfrentaron en Nuevo León, luego de que un aliado de Moreno Valle, el senador poblano Javier Lozano, pidió abiertamente al candidato del PAN, Felipe de Jesús Cantú, que declinara a favor de “El Bronco”. Cantú perdió y “El Bronco” ya es historia. Padrés y Moreno Valle son los panistas más activos, pero no los únicos gobernadores en acción.

 

 

Calzada tenía como encargo ayudar en la campaña del candidato del PRI al gobierno de San Luis Potosí, pero la dificultad que enfrentó su candidato en Querétaro, le impidió mover recursos a otro estado. Pero quien sí utilizó sus recursos políticos fue su colega priista, Eruviel Ávila, gobernador del estado de México, quien lanzó una cruzada desesperada para descarrilar a los candidatos del PAN e impedir que recuperaran el cinturón azul al poniente de la zona la ciudad de México, y le arrebatara, Ecatepec, su tierra adoptiva, y el municipio de mayor peso electoral en el país.

 

 

El gobernador Ávila no podía dar malos resultados al presidente Enrique Peña Nieto, ni fracasar en la estación intermedia de sus aspiraciones presidenciales en 2018. Por eso, en los últimos días arremetió contra varios candidatos panistas a presidencias municipales. En Ecatepec hubo una embestida de una veintena de espectaculares en contra del aspirante a alcalde Joel Santana, donde aparecía semidesnudo con varias mujeres. No se sabe oficialmente quién pagó o colocó los espectaculares, que se convirtieron en un vehículo de difamación política con orígenes disfrazados para que no se siguiera la pista al PRI o al gobierno mexiquense. Ahí, ganó el PRI.

 

 

La misma técnica de espectaculares se aplicó a Enrique Vargas, candidato a presidente municipal de Huixquilucan, el municipio del llamado grupo de los Golden Boys, de donde salió el presidente Peña Nieto, donde apareció su fotografía con cuernos en la cabeza. Quien hizo el juego fue la calderonista cristiana Rosi Orozco, una activista contra la trata, que presentó una demanda en su contra por un tema de violencia intrafamiliar cuatro días antes de la elección, aunque el tema se ventiló públicamente hace una década.
No pudieron finalmente con Vargas, que le quitó Huixquilucan a los Golden Boys. En Atizapán, manos opacas plantaron el viernes en la prensa una investigación de la procuraduría estatal en contra de Gonzalo Alarcón, por un presunto desvío de 50 millones de pesos. Alarcón fue alcalde de Atizapán en la administración 2006-2009, y su caso se denunció en 2008 y se investigó en 2010. El PAN, de cualquier forma, ganó la alcaldía. Naucalpan, fue otro terreno de contienda ruda.

 

 

Un ex candidato independiente, Allan Christian Meza, denunció el 3 de junio al candidato del PAN a la alcaldía, Enrique Olvera, de enriquecimiento inexplicable y recursos de procedencia oscura, luego de que, dijo, descubrió en internet fotografías de su casa y una boleta de catastro –que no están normalmente en la red-, mediante lo cual hizo un avalúo comercial y determinó que la propiedad vale 45 millones de pesos. Al día siguiente, se tapizó Naucalpan con fotografías aéreas de la casa de marras. Inútil, Olvera también ganó la alcaldía.

 

 

Los gobernadores operaron abiertamente y se podría alegar que incurrieron algunos en delitos de cuello blanco. Estos no se ven, no se castigan. Quedarán impunes, como tantas otras violaciones electorales este 7 de junio.

 

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa

Día Internacional contra el Trabajo Infantil 

Simón Vargas |

IN PRINCIPIO ERAT VERBUM© | La columna de Simón Vargas Aguilar©*

 El tema de este 2015 es: ¡NO al trabajo infantil – Sí a una educación de calidad!

 

México no cumplirá con la meta de erradicar las peores formas de trabajo infantil para 2016, pues aún existen cerca de 2.5 millones de niños, niñas y adolescentes que realizan alguna actividad laboral, aseguró recientemente el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida.

 

En la III Conferencia Mundial sobre Trabajo Infantil de 2010, los países miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), acordaron evaluar los principales obstáculos que subsisten en sus naciones para erradicar esta mal y, convenir en medidas que permitieran acelerar los progresos hacia la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para 2016. http://bit.ly/1f0Qj0e

 

Un número considerable de los menores que trabajan en México, son presas de las peores formas de trabajo infantil, tales como la ocupación forzosa en fábricas y campos agrícolas, la servidumbre por deudas, el tráfico de drogas y la trata sexual, entre otras, detalló Navarrete Prida, quien agregó que constantemente se realizan operativos para detectar esta forma de abuso.

 

Por ejemplo, el pasado 16 de marzo, 200 indígenas tarahumaras fueron rescatados de una zona agrícola en Comondú, Baja California Sur, propiedad de la empresa El Cerezo, entre las personas liberadas había 15 menores de edad, algunos de hasta 5 años, los cuales también eran obligados a laborar en condiciones infrahumanas: con jornadas excesivas, sin equipo de protección básico, alimentación e hidratación deficiente, sueldos raquíticos, etc.

 

Este es uno de los miles de casos de explotación infantil que se dan en México en pleno siglo XXI, pero existen situaciones aún más adversas en las cuales los menores están expuestos a situaciones denigrantes que conllevan a conclusiones inclusive fatales, en ocasiones propiciadas lamentablemente por sus propios padres.

 

Las últimas reformas al artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que entraron vigor desde el 18 de junio de 2014 establecen que la edad mínima permitida para laborar en México es de 15 años, con el fin de que se garantice a este sector de la población su pleno desarrollo físico y psicológico. Asimismo, se prohibió la utilización del trabajo de menores de 18 años en labores peligrosas o insalubres que puedan repercutir su salud física y mental.

 

Según datos del gobierno federal estas reformas y otras acciones, han contribuido a que 500 mil menores de edad hayan dejado de trabajar, sin embargo, el reto aún es grande, porque todavía existen 2 millones 500 mil niños trabajando y, muchos de ellos en pésimas condiciones. El futuro de estos niños es incierto ya que seguramente no están recibiendo la educación adecuada, que les podría brindar mayores herramientas para mejorar su calidad de vida.

 

En 2002, la OIT declaró el 12 de junio como el Día Internacional contra el Trabajo Infantil con el propósito de dar a conocer el alcance del problema y promover iniciativas para resolverlo, con la participación de los gobiernos, las empresas, los sindicatos y la sociedad civil. El tema de este 2015 es: ¡NO al trabajo infantil – Sí a una educación de calidad!

 

Este año la OIT hace un llamamiento a favor de: una educación de calidad, gratuita y obligatoria para todos los niños hasta por lo menos la edad mínima de admisión al empleo y emprender acciones para llegar a aquellos niños que actualmente se encuentran en situación de trabajo infantil; nuevos esfuerzos para asegurar que las políticas nacionales sobre trabajo infantil y educación sean coherentes y eficaces; y políticas que garanticen el acceso a una educación de calidad e inversiones en personal docente.

 

Al respecto de estas acciones, México ya ha reformado sus leyes para castigar a quienes obliguen a los niños y adolescentes a trabajar antes de los 15 años, asimismo, la educación básica es gratuita y obligatoria en nuestro país, no obstante, es necesario reconocer cual es la principal razón por la cual los menores salen a trabajar: la búsqueda del sustento para satisfacer sus necesidades más básicas como la alimentación.

 

La inmensa mayoría de los niños que trabajan, lo hacen porque viven en condiciones graves de pobreza y, en algunas familias la idea de que laboren desde pequeños está muy arraigada y es “necesaria” para contribuir al ingreso familiar. Para combatir esta práctica es necesario que existan empleos suficientes para los padres y tutores, para que la falta de recursos deje de ser un pretexto para obligar a los niños a salir a trabajar.

 

Además de que el trabajo infantil pone a los niños en condiciones extremas de vulnerabilidad física, es necesario concientizar a los padres de familia y la sociedad en general, de que el acceso temprano a la fuerza de trabajo reduce sus posibilidades de mejorar su calidad de vida y aumenta en gran medida la probabilidad de terminar sumido en la pobreza.

 

 

*Analista en temas de Seguridad, Educación y Justicia

simon@inprincipioeratverbum.com.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

Linkedin: simón-vargas-aguilar

www.inprincipioeratverbum.com.mx

 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

 

Morena llegó para quedarse

Raymundo Riva Palacio | Martes 9 de junio, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

Foto | Cuartoscuro
Foto | Cuartoscuro

 

 

El partido que más ganó en la elección de este domingo fue Morena. Acribilló al PRD, la placenta del movimiento que encabezó Andrés Manuel López Obrador, y se convirtió en la cuarta fuerza política del país. La etapa patrimonialista de Nueva Izquierda, la corriente denominada Los Chuchos, que durante cuatro presidencias consecutivas se repartieron entre ellos recursos y posiciones, llegó a su fin. La diáspora de la izquierda lastimó al PRD de manera significativa, y sirvió de cimiento para la consolidación formal de la izquierda social y radical, que representa Morena.

 

 

López Obrador consiguió con su cascada de spots personalizados en él, que el elector lo identificara con Morena. Su primer objetivo de mantener el registro con el 3% del voto nacional, quedó ampliamente rebasado al alcanzar cuando menos el 8.52% del electorado nacional. La fortaleza de López Obrador y Morena se concentró en la zona metropolitana de la ciudad de México, en donde está casi el 20% del voto del país, y salió de entre las tinieblas de un voto oculto que en la víspera no habían registrado las encuestas de salida, que vieron como se derrumbaban sus estimaciones, literalmente, de la noche a la mañana.

 

 

La derrota del PRD introduce variables de pesadilla para el gobierno del Distrito Federal, para la gobernabilidad en el Congreso durante el segundo trienio del presidente Enrique Peña Nieto y, en el horizonte que todos ven, las elecciones presidenciales en 2018. Morena tendrá más de 30 diputados federales, seis veces más de los que necesitó López Obrador para hacerle la vida imposible al expresidente Felipe Calderón. Con esa bancada, la dinámica de la izquierda social con la izquierda parlamentaria no necesitará de intermediarios. López Obrador dirigirá, desde el exterior de San Lázaro, la oposición beligerante.

 

 

Pero la victoria de Morena y López Obrador en la zona metropolitana de la ciudad de México, es mucho más amplia de lo que se aprecia y convierte a Los Chuchos, aliados incondicionales del presidente Peña Nieto durante las negociaciones para las reformas económicas, en piezas inservibles para el gobierno federal. Están desacreditados y con una fuerza menguante. El 10.76% de peso político nacional que mostraban este lunes –a finales de la semana se tendrá con certeza el porcentaje con el que quedan en definitiva-, es casi tres puntos menos que el mínimo histórico del partido. Nunca antes un presidente del PRD había entregado tan deplorables cuentas como las que da hoy Carlos Navarrete, que dejaron en riesgo el bastión político del partido.

 

 

La ciudad de México dejó de ser patrimonio del PRD, como lo había sido desde 1997. Morena le arrebató cinco de las 14 delegaciones que tenía en su poder, está disputando tres más, y abrió el boquete para que el PRI mantuviera Cuajimalpa y recuperara Milpa Alta. Con el PAN en Benito Juárez, podrá tener un máximo de seis delegaciones. Los resultados en ellas se desdoblarán en la Asamblea Legislativa, donde el PRD perderá el control en la segunda parte del sexenio de Miguel Ángel Mancera, cuando el jefe de gobierno necesitaba una legislatura que le ayudara a terminar bien su mandato y construir su candidatura presidencial.

 

 

Las noticias se vuelven peores para Mancera en la medida en que avanza el cómputo. Mancera delegó la responsabilidad de la operación política a su secretario general de Gobierno, Héctor Serrano, que presumía que tenía todo controlado y arrasaría el PRD. Los actos de intimidación que realizó contra los candidatos de Morena no tuvieron éxito y tendrán consecuencias. Serrano tendrá que comerse sus declaraciones y Mancera asumir el golpe de la carta blanca que le entregó. López Obrador tiene a Mancera en la mira. No olvidará que Serrano mandó espiar a Ricardo Monreal y descargó una campaña de descalificaciones en las redes sociales para desbarrancarlo en la Cuauhtémoc. El agravio es casi personal.

 

 

Serrano fracasó y hundió con él a Mancera, quien se quedará sin músculo político y con la necesidad urgente de encontrar nuevos aliados. Los Chuchos quedaron mutilados. La victoria de Silvano Aureoles en Michoacán no pueden tomarla como propia. Aureoles no es miembro de Los Chuchos, sino de la corriente Foro Nuevo Sol, que encabeza la exgobernadora de Zacatecas, Amalia García. Al romper con ellos Movimiento Ciudadano, también les hizo un hoyo profundo. Por ejemplo en Guerrero, donde el candidato Luis Walton consiguió casi 87 mil votos, que hubieran sido suficientes para que la candidata perredista, Beatriz Mójica, derrotara al priista Héctor Astudillo.

 

 

La izquierda gobiernista que representaban Los Chuchos fue repudiada por un electorado que premió la consistencia de López Obrador y su campaña sin esquizofrenias. Su discurso simple, directo y de pocas ideas fuerza, penetró de una manera que no esperaba ni él mismo. Cuando forzó a Monreal a jugar en la Cuauhtémoc, su viejo estratega pensaba que sería el fin de su carrera política, pero no podía decirle que no a López Obrador, quien le dijo que lo necesitaba para mantener el registro. Al arrancar la campaña se dieron cuenta que la realidad que vivían era diferente. Monreal ya no sólo buscaría puntos porcentuales, sino la delegación.

 

 

Hoy, Morena ya tiene su dupla para 2018, para la Presidencia y la jefatura de Gobierno. Tendrá recursos, poder e influencia, para construir la nueva izquierda. Morena, que nadie lo dude, llegó para quedarse.

 

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa

El resultado, entre líneas

Antonio Cuéllar |

ALEGATOS | La columna de Antonio Cuéllar Steffan

La intensidad de las campañas y la gravedad de los eventos ocurridos a lo largo de los últimos meses pusieron a prueba la fortaleza y funcionalidad de nuestras instituciones, tanto en materia electoral, como en el ámbito de la seguridad pública.

 

 

Las amenazas desplegadas en los Estados del sur de la República, de que no se permitiría la realización de los comicios, no obstante la importancia que estos revisten para la consolidación y vigencia de nuestro sistema democrático nacional, nunca cesaron y siempre fueron de enorme consideración. Ningún escenario más indeseable podía preverse que aquel que se dibujó como posible hasta la víspera de la elección misma: la confrontación directa entre profesores de la Sección 22 y otros inconformes, y las fuerzas federales.
 

 

Sin despreciar en modo alguno un cúmulo importante de causas sociales que pintan de cuerpo entero la desigualdad que se vive en México y que cualquiera que sea el partido gobernante, se deben atender, bien podríamos decir, sin embargo, que el movimiento magisterial acabó por no ser representativo de ellas, siempre mucho más grandes que aquellos que se pretendieron erigir como sus interlocutores.
 

 

En el escenario nacional y de frente al gran universo de las casillas instaladas, los incidentes ocurridos fueron cuantitativamente menores. El resultado general del proceso, para efectos de la consolidación del sistema electoral que los mexicanos nos hemos otorgado, es absolutamente positivo.
 

 

Estamos hablando de una muestra de civilidad política y de madurez democrática de la que todos debemos sentirnos orgullosos y con las cuales estamos permanentemente comprometidos.
 

 

De los resultados preliminares y hasta la hora en que redactamos estas líneas, aparece que la mayoría de los escaños en el H. Congreso General se mantendrán bajo el poder del PRI y sus partidos aliados, el PVEM y Nueva Alianza.
 

 

Todo lo anterior podría otorgarnos una lectura que se debe considerar: la ciudadanía ha dado muestras inequívocas de su aprobación a la gestión que han venido desempeñando el partido en el poder y sus aliados, de ahí que existe un respaldo del poder soberano del pueblo, para permitir la manutención del estado actual de la cosa pública, es decir, un mantenimiento de la vida política y la labor gubernativa presente. ¿Será cierta esa valoración?
 

 

La elección en dos entidades federativas nos ofrece signos evidentes de que la decisión de la ciudadanía puede haber sido motivada por factores distintos o haberse otorgado de manera condicionada: Nuevo León y Morelos.
 

 

El triunfo apabullante de Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, en Nuevo León, candidato independiente que obtiene el primer triunfo histórico al gobierno de la entidad en contra de los partidos tradicionales, comprueba un rechazo ciudadano en contra de su clase política tradicional y la urgente necesidad de buscar un refrescamiento del status quo.
 

 

La premisa podría repetirse, con sus propias singularidades, en el caso de Cuernavaca, en la que Cuauhtémoc Blanco levantó un triunfo a favor del partido PSD no obstante su pública lejanía de las labores inherentes al desempeño del gobierno, actividad que no obligadamente tiene el ritmo de un partido de fútbol. La ciudadanía encontró su identificación con un personaje carismático y ajeno a la política, no obstante su muy posible incapacidad para cumplir correctamente con la función que habrá de serle encomendada.
 

 

El ejercicio político de estas intermedias viene a comprobar el grado de avance y franca consolidación de nuestras instituciones democráticas, así como la convicción nacional más absoluta del puntual ejercicio de la obligación electoral como mejor mecanismo para superar cualquier diferencia en el electorado. La tolerancia al fracaso en las urnas y la solidez de las instituciones jurisdiccionales encargadas de resolver cualquier disputa, son el soporte más firme de la alternancia, que hoy aterriza de la manera más sonora posible en la misma capital del país, en la que se rompió la hegemonía que había venido teniendo el PRD a lo largo de los últimos lustros.
 

 

Acaso entonces, ¿el triunfo de la alternancia y la reivindicación de la victoria electoral a favor de un porcentaje mayoritario del PRI no vienen a demostrar, nos lo preguntamos por segunda ocasión, la validez de nuestra primera premisa, sobre el grado general de aceptación de este instituto político y la clase gobernante con la que convivimos?
 

 

Sería terriblemente desafortunado para quien fuera, conceder esa lectura al resultado de la elección del pasado domingo. Felicitémonos, sí, por la ecuanimidad nacional y el alto grado de compromiso de la ciudadanía, de acudir a las urnas a cumplir con sus obligaciones constitucionales; pero no por ello, permitamos que caigan en el olvido los antecedentes históricos que han marcado a este proceso electoral.
 

 

El carácter histórico de la elección no se le debe a la civilidad con la que el proceso de concretó en la absoluta mayoría de los distritos y casillas electorales instaladas; su carácter histórico obedece también y en forma muy significativa, a todos los hechos y eventos de orden político que le precedieron. Las causas que provocaron el alto grado de participación ciudadana en la elección son, a su vez, el factor histórico indispensable que se debe tomar en cuenta para valorar el proceso en su integridad.
 

 

El rechazo de la ciudadanía a la clase política y gobernante quedó evidenciado en Nuevo León, y la novedosa función gubernativa en la entidad fuera de la órbita partidaria, no tiene otra causa distinta de aquella que viene aquejándonos y en contra de la cual deberán luchar los próximos gobernantes y legisladores electos: es inaplazable el deber de terminar con la corrupción en todos sus ámbitos. Ese fue el lema de campaña del flamante candidato electo neoleonés.
 

 

A pesar de que el Presidente conservará un amplio grado de maniobrabilidad política con el respaldo de sus partidos desde la Cámara Baja del Legislativo, no cabe la menor duda de que en su actividad administrativa está absolutamente compelido a terminar, de una vez por todas, con la inseguridad y los factores de corrupción que pusieron en jaque al país completo con anterioridad a la jornada electoral.
 

 

Si las reformas habrán de concretarse y las leyes secundarias habrán de permitir el despertar del sueño mexicano, esto obedecerá a un cambio significativo en la estrategia para combatir la corrupción, hecho que comenzará con la construcción de un auténtico Estado de Derecho y una modernización del sistema para comunicar las cosas. Hasta hoy, nadie ha visto los resultados.

Peña Nieto y ‘El Bronco’ en la mira

Jorge Díaz Elizondo |

LA SANA DISTANCIA | La Columna de Jorge Díaz Elizondo

La gente demostró que está cansada de más promesas, por eso el triunfo de independientes en algunos casos y el voto a la alternancia (castigo) en otros

 

Ya pasó la euforia, los mexicanos dijeron en las urnas lo que quisieron decir. Habrá algunos pleitos, pero de ahí en fuera la mayoría acatará la decisión popular. Pero hay un pequeño detalle: los problemas en México son los mismos que antes de la elección y hubo quienes con anticipación y durante las campañas se comprometieron a solucionarlos, cada quien en su ámbito de responsabilidades.

 

Me refiero a los más visibles: el presidente Peña Nieto y el candidato ganador a la gubernatura por Nuevo León apodado ‘el bronco’.

 

De entre todos los problemas que nos aquejan, uno resalta por ser insoportable: la corrupción. Cuando al presidente le explotó en las manos uno de los casos de posible conflicto de intereses más escandaloso de su gestión, no tardó en prometernos un ataque frontal a la corrupción.

 

No obstante su partido (PRI) se alzó como se esperaba con la mayoría de las preferencias electorales, el reclamo de los mexicanos sobre tomar medidas inmediatas y efectivas en contra de la corrupción, no ha cambiado y la figura presidencial sigue tan desprestigiada como antes de conocer el triunfo del tricolor en las elecciones.

 

Así es que esto no es un ‘borrón y cuenta nueva’ para el residente de Los Pinos. De su acción decidida depende la sucesión presidencial y él lo sabe. Los mexicanos estarán esperando estos tres años para llevar a cabo el verdadero referéndum.

 

El caso del ‘bronco’ es similar. Durante su campaña no se cansó de prometer atacar los casos de corrupción de su estado, inclusive mencionó nombres, personas de carne y hueso. Y por lo visto los neoloneses están de acuerdo en esos señalamientos por lo que no debe extrañarle al gobernador electo, que estarán esperando resultados inmediatos.

 

La gente demostró que está cansada de más promesas, por eso el triunfo de independientes en algunos casos y el voto a la alternancia (castigo) en otros.

Así es que los principales personajes en la mira en los siguientes tres y seis años respectivamente, serán ellos dos, o dan resultados satisfactorios o quedarán como bocones y se les cobrará duramente en las próximas elecciones para cada uno.

 

Y ¡aguas! Que no se relajen, que no se echen a la hamaca, porque López Obrador está más vivo que nunca con todo e infarto, canas y unos kilos de más. El brillo en los ojos no lo ha perdido. Hoy tiene un ojo cerrado y el otro entreabierto, fijo en la mira y el dedo en el gatillo.

 

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

¿Qué pasó ayer?

Raymundo Riva Palacio | Lunes 8 de junio, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

Foto | AP
Foto | AP

 

 

La violencia en Guerrero y Oaxaca no fue suficiente para cancelar las elecciones. La molestia contra el PRI en la frontera norte por la Reforma Fiscal tampoco para quitarle votos y evitar que el partido en el poder perdiera la mayoría en el Congreso. El Partido Verde continuó al margen de la ley y todavía el domingo incurrió en actos proselitistas. Los candidatos vinculados al crimen organizaron fueron a las urnas donde el electorado se comportó como si no hubieran escuchado sus antecedentes, y las luchas por gubernaturas que se esperaban cerradas, fueron cerradas: Querétaro, Nuevo León y Sonora. México, el 7 de junio, fue el México de siempre. Cuando menos, en la superficie.

 

 
Pero, ¿será correcto ese diagnóstico? Los votos dirán algo, pero no desvelarán los artilugios tramposos e legales de un sistema político que los tolera porque todos sus agentes son cómplices. En varias entidades hubo elecciones de estado –que no de Estado-, que convirtieron esta jornada en la de mayor denuncias sobre violaciones a la ley en la historia. Si esto es así, ¿cómo explicar el no castigo a los partidos, que de acuerdo con las encuestas de salida se aproximaban a alcanzar sus porcentajes normales en elecciones intermedias? Cómo, se preguntan muchos, ¿caminó el PRI hacia la consolidación del gobierno, pese a la molestia con el presidente, cuyo nivel de desaprobación es de casi 7 mexicanos por cada 10?

 

 
La respuesta parece estar sobre la mesa. O cuando menos una primera aproximación a lo que sucedió ayer: las elecciones no están resolviendo los diferendos, ni reducen los antagonismos, ni achican la polarización o generan expectativa de cambio. Además, cada vez menos desde que el sistema electoral se volvió confiable en las urnas y el conteo de votos desde hace tres lustros es una herramienta para evitar que las diferencias se diriman mediante la violencia, dejan satisfechos a la mayoría. No se puede cantar gobernabilidad y paz en general en el país, aduciendo que la violencia estuvo focalizada. En toda la nación hay expresiones de hartazgo expresadas de manera diferente, y síntomas de estar dispuesto a seguir caminos diferentes a las urnas.

 

 
Que no se vaya a equivocar el presidente Peña Nieto con los resultados del 7 de junio. Las elecciones federales de este domingo no fueron un rechazo a su gobierno, pero tampoco es un referéndum. No fueron las urnas, sino los 20 meses previos a la elección, cuando por primera vez se cruzó su nivel de aprobación por el de desaprobación y viene en picada su reconocimiento como gobernante, los que gritan para que haya acciones. El 7 de junio, pese a no ser un parteaguas, puede ser utilizado como un pretexto para hacer algo concreto en el país. Peña Nieto está en déficit con los mexicanos. Lo que culminó ayer, con los resultados que se perfilan, no debe llevarlo a considerar que todo sigue igual, porque no es así.

 

 
¿No habrá una cruzada contra la corrupción? Las campañas mostraron lo ricos que son muchos de los candidatos, sin tener nada claro el origen de sus recursos. ¿No pasará nada con los gobernadores Rodrigo Medina y Guillermo Padrés, íconos del 7 de junio en materia de sospecha de enriquecimiento inexplicable? ¿No pasará nada con Ángel Heladio Aguirre, cuyos hermano, sobrino y empresarios más cercanos están en la cárcel por desviar los recursos que estaban bajo resguardo del gobernador de Guerrero? A partir del 8 de junio ¿todo vuelve a ser igual? ¿Los conflictos de interés del presidente y el secretario de Hacienda seguirán sin ser reconocidos, atacados y resueltos? ¿De verdad aguanta el barco mexicano estos embates?

 

 

¿No habrá sanciones y consecuencias legales para quienes hicieron de esta campaña un terreno libre para violar sistemáticamente la ley, con grabaciones ilegalmente obtenidas para el regocijo de las gradas? ¿No habrá ajustes en su equipo de gobierno? ¿Pueden sus secretarios seguir violando la ley ante la impotencia y frustración de muchos y el presidente protegerlos? ¿La tónica de la mediocridad en el gabinete será enfrentando la fuerza caprichosa de un presidente que oye pero no escucha?

 

 
Economía y seguridad son los temas que más preocupan a los mexicanos. La primera ha sido mediocre en su gestión; la segunda, un rotundo fracaso. Una política de Estado que beneficia a criminales para que les ayuden a limpiar criminales. Penetración del narcotráfico en las más altas estructuras de las fuerzas de seguridad. Partidos políticos que se han convertido en la institución con mayor descrédito entre los mexicanos, que fueron a estas elecciones a buscar más de lo mismo. ¿Seguirá todo igual?

 

 
Ayer pasó mucho. El diagnóstico sobre lo que sucedió en las urnas no puede ser cuantitativo. La violencia en las calles, en las redes sociales, en los gritos en los medios de comunicación, subrayan la crispación social. Peña Nieto mantiene los peores índices de humor social negativo desde que se empezó a estudiar el fenómeno en 1994, y con su diseño presidencial vertical, cupular, encapsulado y protagonista, todos los negativos se concentran en él. Por lo mismo, está en él iniciar una reversión en el camino. La valoración debe ser precisa y no caer en la celebración de que pese a todo, las cosas siguen igual como lo vieron en las urnas. Las cosas no pueden seguir igual. No deben seguir igual. El presidente debe entenderlo.

 

 
rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa

Rechazo a los violentos

Luis M Cruz |

PENTAGRAMA | La columna de Luis M. Cruz


Sólo el voto permitirá superar el desafío de los violentos y los grupos antisistema a la democracia mexicana. El país no se detiene, aún cuando algunos eso quisieran

 

 
1. Todos a votar
 

 
El país no se detiene, aún cuando algunos eso quisieran. Por ello, tras los comicios de este domingo 7 de junio, resulta imprescindible visualizar y prevenir lo que habrá de acontecer en los próximos meses. Sin duda, la jornada electoral tendrá muchas lecturas, pero sobre todo una habrá de resultar fundamental: el rechazo a los violentos, que quisieran conculcar la democracia y destruir la unidad de los mexicanos.
 

 
Prácticamente todas las encuestas mostraron coincidencias y habrá como es común, ganadores y perdedores. Sin duda habrá un grupo mayor que, con las votaciones de los partidos aliados, podrá configurar una mayoría legislativa y con ello, seguir haciendo avanzar la agenda nacional.
 

 
Sobre los Estados, todos hemos percibido cuán competitivos se han tornado los comicios, en varios de los cuales se otean las alternancias.
 

 
Ha sido perceptible el diálogo entre los partidos de oposición, PAN y PRD, para intentar remontar sus malos números y construir alternativas útiles, es decir, que aporten la votación del menor al mejor votado, para enfrentar las posibilidades ganadoras del PRI en varias entidades.
 

 
El caso Nuevo León ya fue aderezado por el inefable señor López, quien denuncia una coalición de intereses entre el PRI y el PAN para cerrarle el paso al candidato incómodo que ha resultado ser Jaime “El Bronco” Rodríguez, con quien se le ha identificado también en el sesgo populista que ambos poseen. Del señor López trasciende también su triunfalismo, al asumirse como “el candidato mejor posicionado para la Presidencia de la República”, tal como lo dijo en un mítin al que asistiera en Nuevo León. Al momento, se sabe que las encuestas se han cerrado nuevamente con pronóstico reservado si bien con mejoría para las posibilidades de Ivonne Alvarez al poner distancia de la marca del gobernador, quien resultó ser el tema principal en la campaña.
 

 
La parte jurisdiccional resultará sin duda más que agitada, dado que, según comentarios del magistrado Flavio Galván, hay casi 20 mil recursos interpuestos por partidos, candidatos y ciudadanos, más las que se acumulen derivadas de denuncias provenientes de la propia jornada electoral. Serán las elecciones más observadas y litigiosas en la historia electoral mexicana.
Por supuesto, el novísimo Instituto Nacional Electoral estará a prueba, como también la capacidad del Estado mexicano para garantizar el orden público y la seguridad de los electores.
 

 
No obstante, el riesgo mayor para las elecciones lo representan los violentos y los grupos antisistema, el cual sin duda deberá ser superado por los ciudadanos mediante el ejercicio del voto, que permitirá que su voz se escuche claro y fuerte en un mandato para los próximos años: continuidad o cambio al rumbo seguido hasta el momento.
 

 
Ello pondría en el horizonte los otros temas venideros: proseguir la implementación de las reformas estructurales; la reconstrucción de la paz social; la instalación del Congreso y, el III Informe Presidencial, en cuyo contexto se estarían considerando las medidas que harían de las elecciones una oportunidad de renovación y no de confrontación.
 

 
2. Implementación de las Reformas y Reconstrucción de la paz social
 

 
Los dos objetivos centrales del Gobierno, en cuyo énfasis se estaría buscando centrar la gobernabilidad política de los próximos tres años para reanimar la coalición gobernante que otrora se diera en el Pacto por México, son a luces vistas la implementación de las reformas estructurales (o ejecución, como dice el jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño) y la reconstrucción de la paz social, por hoy severamente cuestionada en el tema de los derechos humanos.  

 

En el primer caso, concerniente a la implementación de las reformas estructurales, los tiempos de resultados de las mismas se han alargado aún más por el difícil contexto internacional, en donde la economía mundial se recupera mucho más lentamente que cualquier previsión, el precio internacional del petróleo habrá de proseguir bajo por un largo periodo (de dos a cinco años) y las tasas de interés de las referencias internacionales, sobre todo la Reserva Federal de los Estados Unidos, habrán de subir hacia finales del año, encareciendo el servicio de la deuda y la disponibilidad de crédito para otra operaciones.
 

 
Sin duda, lo mejor de las reformas estructurales han sido las expectativas internacionales que ha generado sobre las posibilidades futuras de nuestro país; las agencias calificadoras y la OCDE siguen estimando que, cuando estén funcionando, podrían agregar hasta tres puntos adicionales al crecimiento del PIB; la cuestión es que los tiempos en que esto podría acontecer se han estirado bastante, suponiendo que, si las cosas salen bien y se logra brincar el bache de credibilidad y elecciones actual, hacia finales del sexenio se estaría alcanzando el objetivo de un 5% de crecimiento, con la ventaja de que podría ser sostenible.
 

 
Los resultados que se han observado al momento, como son una mayor formalización de la economía, en donde el IMSS registra más empleos formales que nunca antes (con un bajo desempleo abierto, del 4.3% según reporta INEGI) no obstante el contraste de los bajos salarios que se siguen pagando; la reducción del costo de la energía eléctrica, que se estima al momento en un 9% residencial y un 20% industrial y que ya la CFE anunció que proseguirá en los próximos meses; la desaparición del cobro de la larga distancia y el efecto en la reducción del costo de  servicios de telefonía móvil y banda ancha, palidecen con el efecto de la depreciación de la moneda ante el dólar, que ha llevado la inflación en la canasta básica muy cerca de los diez puntos (en tanto que la cifra oficial, que mezcla varios otros insumos es inferior al 4%).  El mayor efecto en el bolsillo de la gente habría sido una reducción en el precio de la gasolina, algo que sólo será observable hacia el año 2017, cuando se libere completamente el mercado del combustible. En lo que se refiere al crecimiento del PIB para este año, éste ha sido ajustado por enésima ocasión, oficialmente al 2.6%, en tanto que para los analistas del sector privado esta medición se estaría yendo hacia la zona del 2%.
 

 
Es claro que, una vez pasados los comicios, realizado el balance del costo político pagado por las reformas –que al menos no se traducirían en una derrota frontal contra el gobierno, según las cifras que manejan prácticamente todas las encuestas— la lógica de actuación gubernamental será el poner mayor énfasis en la implementación de las reformas estructurales, incluida la tan polémica reforma educativa, puesta en moción suspensiva para darle espacio a unos comicios menos calientes.
 

 
Respecto de la reconstrucción de la paz, también es claro que, en el combate a los cárteles de las drogas, no hay puntos intermedios. Ya algunos analistas especulan sobre la metodología de combate adoptada en la estrategia actual, que va por la aniquilación de los cárteles mediante la lucha entre éstos, es decir, las fuerzas del orden establecen perímetros dentro de los cuales los maleantes se liquidan entre sí, algo así como en Michoacán los grupos de autodefensas fueron utilizados para limpiar el terreno de templarios, lo que en otras situaciones realizan elementos de las propias fuerzas armadas o de la policía federal.
 

 
No obstante las cifras oficiales del combate a la delincuencia, que según se mire irían a la baja, la percepción ciudadana y del exterior sigue siendo de gran preocupación, de inseguridad y de predominio de los grupos delicuenciales en los distintos niveles de la seguridad pública. El número de homicidios dolosos reportados podría estar descendiendo, pero según las cifras de organizaciones independientes, las de otros delitos se han ido incrementando, como son el secuestro, el robo con violencia, el robo de automóviles y a casas-habitación, que son los que mayormente impactan a la ciudadanía. Es muy probable entonces que la reconstrucción de la paz sea también un asunto para varios años de esfuerzo sostenido.
3. Instalación del Congreso.
Hacia el 7 de agosto, dos meses después de los comicios, los tribunales electorales habrán desahogado las miles de impugnaciones que resulten tras la jornada electoral. Hay la previsión de los magistrados en el sentido de que éstas serán las elecciones más controvertidas en tribunales, si bien los reconteos en aquellos casos donde la diferencia entre el primero y segundo lugar resulte inferior a 5% ayudarían a despresurizar el ánimo litigioso.
 

 
Es así entonces que, una vez determinado con certeza jurídica el número de diputaciones de mayoría alcanzados por cada una de las fuerzas políticas, el INE procedería a realizar la distribución de las curules de representación proporcional; con 32 a 35% de los sufragios, el PRI obtendría entonces de 170 a 195 curules totales, lo que ciertamente estaría lejos de ser considerado un triunfo electoral respecto de la bancada actual, que es de 213, alcanzable si se lograra aplicar la cláusula de sobrerrepresentación del 8%.
 

 
El Congreso estaría entonces en condiciones de instalarse a partir del 15 de agosto, fechas en las que estarían por definirse los liderazgos camarales y la realización de las reuniones plenarias para la construcción de agendas legislativas. En el caso del PRI, según palabras del presidente de la República, no necesariamente César Camacho sería el coordinador de los diputados, estando en la ruta también Enrique Jackson y Jorge Carlos Ramírez Marín.  Para el PAN, sería inevitable que el coordinador legislativo fuera Gustavo Madero, si bien aún debieran resolverse las peculiaridades del relevo de dirigencias en este partido. En el caso del PRD, el coordinador del grupo sería Jesús Zambrano, más que perfilado al respecto.
En lo que se refiere a la agenda legislativa, ésta habría de estar más que nutrida, con tantos pendientes como han quedado en el Senado de la República; señaladamente, el paquete de seguridad y justicia enviado por el Presidente Peña Nieto, lo que resulta más relevante porque el próximo 26 de septiembre se estaría cumpliendo un año de los trágicos hechos de Iguala; son necesarias además, las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción, incluido el nombramiento del Fiscal Anticorrupción que no se ha hecho; por supuesto, el gobierno habrá de presentar el polémico Paquete Presupuestario 2016 con el nuevo enfoque del Presupuesto Base Cero que habrá de ameritar largas discusiones, y existen otros temas que, de no ser abordados en algún extraordinario al cierre de la actual Legislatura, sería imprescindible abordar, como la Ley contra el Robo de Hidrocarburos; el paquete Ficrea y, dependiendo del interés que el PRD le ponga, la reforma política del DF.

 

 
Estaría también entre los tópicos inmediatos el realizar la elección de las mesas directivas de ambas Cámaras; en el Senado, se estaría perfilando el senador Roberto Gil Zuarth, dado que le toca al PAN presidir; en tanto que en la Cámara de Diputados, debiera presidir el PRI durante el primer año.
 

 
4. III Informe de Gobierno
 

 
Si bien el lustre de los informes presidenciales se ha perdido en buena medida como resultado del advenimiento del pluralismo político, el III Informe Presidencial guardará relevancia en la medida en que la sociedad perciba que es el tiempo de realizar un balance a la mitad del camino que permita persistir, corregir o enmendar el rumbo seguido hasta el momento. Sería sin duda el mejor momento para el análisis del medio tiempo y sacar las lecciones que resulten del proceso electoral intermedio.  

 

Al respecto, el presidente Obama, tras la derrota que su partido sufriera en las elecciones intermedias de noviembre del 2014 en los Estados Unidos, evitó lamer sus heridas y se lanzó al ruedo, obsequiando a los ciudadanos que le habían vuelto la espalda con un “ya los escuché”, con lo que las lecciones de la elección le llevaron a plantear una ofensiva mediática y política para sostener la primacía presidencial y no volverse un “presidente cojo” que sólo estaría esperando la conclusión de su mandato y entregar el poder a los republicanos.
 

 
El Presidente Enrique Peña Nieto, tras los resultados que sean de las elecciones, podría realizar un lance hacia adelante y hacer del juicio de los ciudadanos, que han hecho de la corrupción el tema central de las campañas, un momento para escuchar y cambiar lo que resulte necesario (tras la ola de lodo, denuncias, filtraciones y grabaciones ilegales que documentaron más allá de toda duda el enriquecimiento de varios gobernantes, entre ellos los de Sonora, Nuevo León, Jalisco y los ex de Guerrero y del Distrito Federal).
 

 
El “ya los escuché” del Presidente Peña pudiera ser la sujeción a proceso de gobernadores como los señalados, ante la evidente corrupción y enriquecimiento ilícito que les señala. Si a ello agregara un rediseño de su gobierno, en donde agregara buen nombre a la eficacia debida en el ejercicio de los cargos conferidos, el cambio de terreno estaría más que acreditado, lo que le permitiría proseguir el rumbo hacia la concreción de las reformas estructurales con mucho mayor efecto y margen de acción, lo que podría permitir al PRI recuperar imagen, espacio y posibilidades hacia una sucesión presidencial más controlada.  

 
Si quisiera ir más al futuro, el rediseño del gobierno podría hacerlo desde la figura del Gobierno de Coalición al que puede optar desde la Constitución, como es su facultad para agregarle fuerza legislativa y legitimidad al propio Gobierno. En un contexto como el actual, si decidiera llamar a un Gobierno de Coalición, con un buen diseño reforzaría además la confianza interna y el reconocimiento internacional a su gobierno, permitiendo un mejor aterrizaje para las reformas estructurales.
 

 
La disyuntiva para el Presidente sería gobernar en minoría ante el resto de las fuerzas políticas y seguir intentando negociaciones coyunturales mediante concesiones propias de los acuerdos políticos o bien, construir una gran mayoría a partir del Gobierno de Coalición.
5. La doceava Reforma: Implementación del Sistema Nacional Anticorrupción.
 

 
Finalmente, el mecanismo previsto en el Sistema Nacional Anticorrupción adquiere vigencia constitucional. Casi dos años después de que se lo propuso, el Presidente Enrique Peña Nieto la promulgó, restando aún por legislarse el paquete de leyes reglamentarias, casi veinte más, para que el proceso de reconstrucción de la integridad pública concluya. De haber sido aprobada esta iniciativa en su modalidad de Comisión Nacional Anticorrupción, quizá muchas de las funestas situaciones que hemos vivido en los últimos meses no se habrían presentado.
 

  Entretanto, habrá que esperar casi un año más a que el Congreso se integre y procese el paquete de legislación secundaria respectivo, inclusive ponerse de acuerdo para elegir al Fiscal Anticorrupción en el cuerpo de la Fiscalía General de la República, órgano con autonomía constitucional cuya ley orgánica tampoco ha sido aprobada aún por el Senado.
La corrupción resultó sin duda el tema de mayor relevancia electoral. Para reconstruir la confianza perdida, es preciso que haya resultados ejemplares par que la puesta en marcha de un sistema tan ambicioso como complicado en su operación sea seguida de ejemplos concretos que demuestren a la sociedad que la lucha contra la corrupción va en serio.
 

 
Al respecto, Edgardo Buscaglia, experto de la Universidad de Columbia, condensa lo que podría ser el juicio a una legislación que podrá ser de avanzada, pero no necesariamente lograr eficacia; Buscaglia señaló que “la última propuesta anticorrupción es  una vacilada, es un gran show de aparentar que se estaban haciendo cosas que no significan nada”. Es decir, no significan nada en tanto no caigan “peces gordos” o se transparenten fehacientemente las sospechas que han manchado a varios funcionarios del gobierno, del mayor al menor.
 

 
Prosigue Buscaglia señalando que, para que la legislación sea eficaz, debiera haber maxidetenciones en México como las que han sucedido en Colombia e Italia en su momento, y como las que están sucediendo en Chile o en Brasil actualmente, donde los gobiernos han debido ser renovados y se ha detenido a connotados integrantes del primer círculo gubernamental.
De lo contrario, podría ser el corolario de esta reflexión, una buena legislación sin aplicación concreta no tiene mucho sentido.
 

 
Es eso, o ir simplemente hacia el futuro. “Ya los oí”, dijo Obama, evitando lo que pudo haber sido el fin de su gestión presidencial.

¿Y ahora qué?

David Colmenares |

SIGNOS Y SEÑALES | La columna de David Colmenares Páramo

Una cosa es la protesta social, las demandas legítimas de los trabajadores y otra los intentos de desestabilización, como los que se han dado en Oaxaca y otras entidades federativas. El pretexto, el intento por dar marcha atrás a la reforma educativa, que atenta contra los intereses de las cúpulas sindicales que tanto daño han hecho a la educación del País y tanto han afectado a generaciones amplias de niños y jóvenes mexicanos, particularmente de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán. 

Decía que la oportunidad de la reforma educativa, es la creación del INEE, la centralización de las nóminas y su depuración, el fin del pago de comisionados con recursos públicos estatales y federales y el de los abusos y negocios de los líderes, así como la venta de plazas o la herencia de las mismas, avances,  por lo pronto, concretos que se deben ver en el corto plazo, gracias  la reforma educativa.

Es claro que las autoridades federales actuales y las estatales también, no son responsables de lo que recibieron, pero si tienen el turno al bat, para tratar de resolverlos.
La sociedad oaxaqueña está profundamente lastimada, el turismo su principal actividad económica ha perdido competitividad, cada vez son menos los congresos que se realizan en la capital oaxaqueña y la repetición de bloqueos a centros comerciales, bancos, vialidades urbanas, han sido un verdadero dolor de cabeza para sus habitantes.
El costo de capitalidad que sufre la capital oaxaqueña es demasiado alto, y es posible afirmar que la mayor parte de los ciudadanos reprueban lo que sucede.
Un botón, el viernes viaje de Puebla a Oaxaca, pero estuve más de tres horas parado en una fila de casi cinco kilómetros para pasar una caseta en la Mixteca, hasta que llegó la policía federal y pudimos pasar, antes durante la tarde bloquearon la entrada a la terminal de autobuses, causando daño a ciudadanos y visitantes. En la noche casi no había taxis, después de una semana sin gasolina, ya con un mercado negro que es otro delito peligroso. Al otro día llegaron miles de policías federales, el ejército y la marina, y contrario a lo que sucedería en otros tiempos la gente de Oaxaca les aplaudía,
Hoy antes de mandar tarde esta nota, en la mañana pasaron varios camiones del ejército y sobrevuelan la Ciudad helicópteros vigilando el proceso, eso es sano. Sin embargo en algunas partes del Estado se han dado intentos de violación del proceso electoral, hasta ahorita la ciudadanía responde y hay filas en las casillas. Veo en los avances noticiosos problemas en Guerrero y las marchas costumbristas en Oaxaca.
La democracia es muy valiosa, los avances que hemos logrado son valiosos, así como las instituciones creadas para ello, a pesar de fallas que son normales cuando se construye. Es muy fácil atacarlas, pero ha costado mucho más construirlas. Esto no lo pueden pretender lastimar una minoría de la población y más cuando sus pretensiones no son legítimas. Es una tristeza que en el estado donde creció Benito Juárez, se den muchas generaciones con las mas bajas calificaciones profesionales, que os oaxaqueños que brillan en todos los espacios, hayan estudiado fuera del Estado.
Pero esto va más allá de la educación, es algo en lo cual ya se han rebasado los límites de la tolerancia, con razón hay quien dice que “pobre Oaxaca, tan lejos de la Ley y tan cerca de la XXII”. No son los maestros por supuesto, la mayoría se sienten apenados y forzados a acudir a los plantones y las marchas.
¿Que viene después?, avanzar en la reforma educativa, sigo pensando que se debe centralizar todo el proceso, como lo ha llegado a mencionar el Secretario de Educación Pública, tal y como sucede en el DF, que relativamente se encuentra al margen de los conflictos generados por las secciones disidentes del SNTE, aunque tenga muchos vicios también.
Los gobernadores no lo reconocen, pero no lo verían mal en el fondo. Los ciudadanos menos.
¡Cruzada civilizada…empieza hoy!

Ricardo Eguia |

PREMISA MAYOR | La columna de Ricardo Eguía Valderrama

Sin menoscabo alguno de la libertad total de cada quien para votar hoy por el partido que le plazca, considero totalmente legítima y procedente la invitación comedida para anular el voto en forma masiva y como inicio de un movimiento razonado de estruendosa protesta contra las tramposas reglas de la competencia electoral, así como símbolo del rechazo a la cortedad, auto-complacencia y descomposición de los partidos políticos con diferentes siglas pero con un solo afán desbordado: Hacerse de los recursos públicos, de las campañas extraña entelequia desintegradora y de las elecciones una farsa reciclada para repartirse el poder a espaldas de la ciudadanía.

 

Aclaro, no es un duelo de argumentos ni mucho menos de confronta de fuerzas entre segmentos de la población que coinciden en que los partidos deben renovarse, democratizarse internamente, abrirse a la sociedad, articular y encabezar propuestas programáticas sobre los graves problemas económicos, políticos y sociales que lastran de antaño y de hogaño a este país al que ya no le sirvenpor haberse burocratizado, poblado de caciques, idólatras del nepotismo, del continuismo parasitario y de persecutores frenéticos de cómodos escaños, de curules y de jugosas dietas lo cual les corrompió, les petrificó y se disociaron de la población a tal extremo y sevicia que no podrían ser “purificados” nunca solo por el hecho de pasar por la “tintorería”  de las urnas convertidas tiempo ha en tierra baldía para la sociedad y en patibularia burla para los votantes, ahora más que nunca antes con la amañada reforma electoral que mediante el sucio intercambio de favores se aprobaron entre si y en  conciliábulos para dejar en el vacio a la ciudadanía y con esas leyes abusivas anularon todo vestigio de democracia.

 

Y ese es el meollo de todo ese proceso dubitativo en el que algunos electores se debaten y cavilan…entre la inercial abstención masoquista, votar por desconocidos y por los “menos peores” o salir a anular masivamente el voto conscientes de que si esos votos nulos son a una escala significativa implicará un inobjetable castigo para los partidos abusivos que le cerraron todos los accesos a la participación ciudadana directa.

 

Esto es, independientemente de lo que hoy prescribe esquivo artículo 75 de la Ley General del Sistema de medios de impugnación si el número de votos nulos se dispara por encima de anteriores elecciones los partidos no podrán argumentar que ello obedece a simples errores al sufragar, sino que esas inusitadas cantidades de votos nulos son ya la expresión de una justa lucha ciudadana que apenas inicia y tendrán que admitir más temprano que tarde que esos votos nulos es el más terminante mensaje de repudio total a la antidemocracia trágica y oprobiosa derivada precisamente de la más retrógrada, destructiva y aleve Reforma Electoral aprobada con prisas, descuidos atropellos a la técnica legislativa y así de manera oportunista anclarla a los groseros apetitos de los grupos cupulares que en su eterno demoler y socavando las Instituciones preexistentes se hicieron con literal agandaye un traje a su medida e imponernos así una partidocracia dictatorial a perpetuidad.

 

Nadie puede ser omiso, ni lerdo o intransigente pretendiendo no ver (a menos que la ceguera sea interesada) que la Reforma electoral es totalmente antidemocrática y que fractura y esfuma de manera cruel, degradante e inhumana todos los derechos políticos de la sociedad mexicana para aparcarlos sediciosa y descaradamente en las parcelas estériles de la partidocracia más infamante.

 

Salgamos del estado colectivo de hipnosis, autoengaño y de letargo  que nos ata a la perversión política-electoral, esa que hasta del monumental abstencionismo los partidos sacan raja y a tal punto es otra burla que con ínfimas cantidades de votos válidos les sean suficientes para mantener las insultantes prerrogativas económicas con cargo a la población y con esas millonadas entre efluvios histriónicos y míseros porcentajes bajo la manga se reparten gubernaturas, presidencias municipales, curules y escaños que luego transforman en barricadas y desde ahí reciclando los mismos apellidos seguir prevaricando, concertando alianzas anti-natura, malversando y desviando previos “moches” recursos públicos; entre ritos de apareamiento y prácticas corruptaslegislar en lo oscuro, con premura engarzado todo en una lógica que raya en el primitivismo feudal y que se reduce al mezquino frenesí por el reparto del poder entre castas, entre camarillas que sin importarles un bledo la población hoy con humor negro e ironías le imponen otra degenerada Reforma electoral que es peor monserga que la anterior y toda una pesadilla habida cuenta del mastodóntico y embrollado mamotreto diseñado con ansias gerenciales para seguir ignorando sistemáticamente a la ciudadanía convocada hoy precisamente para convalidar ese amasijo de Leyes antidemocráticas que ellos, los partidos, son los primeros en violar.

 

La Reforma electoral centralista y partidocrática es una astrosa involución que hoy quieren convalidar con votos válidos…

 

No solo la Reforma electoral es el peor fardo para una democracia real, es de hecho una vulgar ratonera construida por los partidos que legislaron sobre las rodillas leyes electoreras puntillosas y deliberadamente confusas para hacer más compleja su aplicación pero al propio tiempo más sencilla su violación con las cuales  se apuntalaron los intereses cupulares donde impera el sobadísimo más de lo mismo; renovados membretes sin militancia ; imposición verticalista de candidaturas; el “INE” como entidad débil, costosa e hipertrofiada burocracia socavado por los mismos partidos que actúan con dolo sistemático sabedores que sus consejeros son controlados, cooptados e inmovilizados por los propios partidos.

 

Porfiado tropezar empedernido, tozudez, testarudez, juerga asfixiante y retorno empecinado por los partidos al mismo matorral espinoso con candidatos impresentables, campañas vacías sin ninguna propuesta útil, concreta, posible y procedente para hacer frente a los problemas económicos, políticos y sociales que ya hicieron eclosión.

 

De ahí que el voto nulo sea un catalizador positivo ante la cerrazón partidaria que finge miopía ante la fatiga colectiva por la larga e ignominiosa lista de ofensas, desprecios, humillaciones, tanto agobio económico y abandono social que han venido fortaleciendo un horizonte de violencia y anarquía…el voto nulo es una vía de desfogue mejor que las algaradas y acometidas de grupos radicalizadosante “las goleadas sin portero” como la reelección asquerosa y marrullera de los plurinominales y de la cual la sociedad mexicana suma cero al negársele también el referéndum, la revocación del mandato y en otra salvajada imponer miles de candados a las candidaturas independientes.

 

Agravio restregado a la población y grotesca exhibición de la insondable corrupción de la clase política ya que de 4,518 candidatos a puestos de elección solo unos pocos presentaron al “INE” sus“ridículums vitae” y muchos menos cumplieron con la declaración tres de tres que implicaba un ejercicio de mínima transparencia.

 

Partidos autoritarios, obsoletos, con egos insultantes, rancios procedimientos internos, anacronismos reeditados, nula rendición de cuentas, políticas disfuncionales alejadas del electorado y que hace tiempo ya no representan a la sociedad hacen espetarles la pregunta más elemental: ¿En que se sustentan la ruin convocatoria partidocrática a votar por candidatos desconocidos por la ciudadanía y que valen lo que dura un spot?

 

Habida cuenta de lo anterior creo que procede cambiemos hoy la liturgia anacrónica de las minorías beneficiarias del abstencionismo y hagamos del ritual burlesco de las elecciones una caja de resonancia con estridentes votos nulos…

 

Hay que reflexionar antes de votar por los menos peores y/o desconocidos que como arenga de algunos me parece poca y como excusa resulta peor…Votar por más de lo mismo es claudicación y masoquismo para luego recaer un día después de las elecciones en la misma migraña virulenta por la perenne judicialización de los procesos…

 

El voto nulo construirá sociedad si empezamos hoy al impedir que unos pocos votos válidos “nutran”el continuismo rapaz…

 

Nuestro peor enemigo como país después de la desbordada corrupción es la abstención porque implica renunciar sin recato a la oportunidad de incidir en la apertura de un nuevo ciclo y contra la misma farsa electoral reciclada…la abstención es una forma estéril de protestar que se confunde como aceptación silenciosa y que los partidos felónamente interpretan como “adhesión pasiva”.

 

En cambio acudir hoy a las urnas y anular el voto es no solo una expresión racional de repudio a las trapacerías de la partidocracia sino también el inicio de una justa lucha ciudadana para que en la medida que esos votos nulos superan porcentajes de elecciones anteriores y si es masivo, si es copioso será contundente a tal punto que servirá como piedra angular de un movimiento que obligue a los partidos a derogar la oligofrénica Reforma electoral cuyo paradigma perverso es el patrimonialismo de partidos excluyentes y sin democracia alguna.

 

La boleta anulista debe ser instrumento de presión para cambiar las reglas que los partidos se dieron para anular la democracia…

 

El voto nulo deberá ser causa compartida y marcar un hito esencial para modificar la ley y otorgarle un valor jurídico de tal suerte que si los votos nulos superan al de los votos válidos de uno u otro partido se anule esa elección y se convoque a otra pero con candidatos distintos.

 

Votos nulos con efectos jurídicos evitará que al sumarse el rechazo y el hartazgo ciudadano saturen los arroyos de la ilegalidad, la subversión o la anarquía.

 

¡Ya basta de llamados preelectorales al “voto informado” y otras menudencias hipócritas, que al día siguiente de la elección se transformarán en carcajadas estentóreas, insolencia y más abusos de lapartidocracia disolvente del “pegamento” que aún cohesiona a esta Nación atribulada por la herejía y vulgar coartada de una Reforma electoral letal que ha hecho del voto por  desconocidos y los “menos peores” mojonera, referente y faro de una legitimidad falsaria, vacía y profundamente arbitraria que deja a la sociedad mexicana en el total desamparo y a merced de los negociantes de la política nacional!

 

www.ejecentral.com

email: eguia.associates@gmail.com

twiter:  @ REguiaV

 

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=ts

De profesionalización del espionaje y otros cínicos

Rogelio Hernández López |

MIRADAS DE REPORTERO | La columna de Rogelio Hernández López

 

 
Periodistas, por favor no tomen esto como chacoteo para relajarlos de las tensiones post electorales.

 

 
Es muy serio. Tampoco lo comenten mucho porque alguien nos está espiando.

 

 
Es tal el auge y libertad del espionaje en México que algún empresario emprendedor –de esos que fundan universidades como si fuesen taquerías—podría abrir la Licenciatura de Ciencias y Técnicas de la Acechanza Multimodal y que en el perfil de aspirantes requiera que sean como Diógenes: fisgones, sin vergüenza, ni temor al baldón, o sea muy cínicos. Sobrarían solicitantes o quienes quieran titularse por trayectoria y méritos profesionales.

 

 
INDUSTRIALIZACIÓN Y AUGE

 

 
Es que, como nunca en México, durante la reciente campaña electoral bulleron productos del espionaje: imágenes grabadas subrepticiamente que envidiaría La Tuta para su cuantiosa videoteca; sonidos de conversaciones entre políticos desbocados en privado; documentos trasegados ilegalmente. Y eso, más su filtración embutió felicidad (y otras cosas) a varios periodistas y medios.

 

 
Por la ampliación del espionaje en México y, claro, el buen desempeño de sus operadores, todavía le rezumban los oídos a Claudia Pavlovich, a Purificación Carpinteyro, a los altos dirigentes de la empresa multinacional OHL, a Lorenzo Córdova, Ricardo Monreal, Carlos Navarrete, a candidatos a diputados locales y federales en los estados aprendices de próceres captados en momentos de solaz y esparcimiento costeados con recursos públicos.

 

 

Es espionaje necesita su mancuerna que es la filtración para la difusión masiva. Buena parte de los productos conocidos ahora fueron sembrados en las redes sociales y brincaron a la prensa convencional cuando se tornaron en frutos jugosos para la mercadotecnia informativa.

 

 
El fenómeno dual, de espionaje y filtración, de las semanas recientes atrajo la atención de varios notables columnistas o analistas políticos. La colega Katia D’Artigues, menos solemne y más divertida que otros, recordó otras espiadas famosas como al panista Luis Alberto Villareal; a Kamel Nacif y a Mario Marín el “gober precioso”; a Emilio Gamboa, a Luis Téllez, a Josefina Vázquez Mota, a Genaro García Luna, a Andrés Granier. Y más lejanos, pero igual de recordables a Elba Esther Gordillo con Roberto Madrazo; de José Córdova Montoya con Marcela Bodenstedt; de René Bejarano con sus ligas; de Gustavo Ponce y su apuesta en Las Vegas; del Niño Verde en Cancún….

 

 

Pero el espionaje no es sólo a políticos. Es lo que trasciende. La práctica es ampliamente conocida y sufrida en el sector privado. El articulista Hugo González en Milenio diario aportó un dato reciente de las magnitudes del espionaje industrial en su modalidad de hackeo u ataque digital: “Según el último reporte de Norton, México es el tercer lugar global respecto al porcentaje de empresas afectadas por ataques cibernéticos. Estos ataques en México aumentaron 40 por ciento el año pasado, lo que generó a las empresas pérdidas por 39 mil millones de pesos. Esos datos los retomó hace unos días a mi cuate Joaquín Ortiz de Echavarría (@JOECRISIS), fundador y director general de GCE México”.

 

 
PROFESIONALIZACIÓN

 

 
El espionaje, siempre practicado, ahora tiene muchas más herramientas, tecnologías, métodos, un mercado que se amplía diariamente y todos, sin exageración, somos víctimas potenciales. Y no hay cotos, ni autoridad que le entre al tema.

 

 

La especialista Clara Luz Álvarez, describió en Reforma el 27 de mayo, algunas de las formas del espionaje: “Intervención de llamadas, de mensajes de texto, de correos electrónicos, videos y mensajería instantánea; acceso al historial de búsquedas web; obtención de archivos de la computadora; encendido del micrófono y de la cámara para grabar audios, tomar fotos y videos desde el celular de una persona sin su consentimiento; decodificación de mensajes encriptados; equipo utilizado remotamente para escuchar conversaciones en casas y oficinas, pudiendo discriminar entre ruidos, música y voces de cada persona; impresoras que mandan a computadoras intrusas una copia de lo que están imprimiendo; ubicación geográfica de celulares, tabletas y otros equipos móviles; uso de drones para obtener información; etcétera.”

 

 
Pero mejores datos los ofreció para la revista Nexos de mayo 2015 Esteban Iliades que en una entrevista muy especial a un jefe de empresa de espionaje muestra la profesionalización acelerada de esta actividad.

 

 

Por ejemplo que se usan tres tipos de técnicas que sus usuarios llaman herramientas: escuchas telefónicas; infiltración e inteligencia competitiva. Además se rebautiza a los espías como consultores. ¿Ven, cómo se profesionalizan? ¿Cuántas empresas de éstas hay en el ramo en México? Pregunta el narrador y su entrevistado dice que “tradicionalmente había tres o cuatro empresas. Kroll, Control Risk, Pinkerton, (pero) derivado de las tecnologías muchas consultorías tradicionales están abriendo áreas que se dedican a brindar este tipo de servicios.”

 

 

“Otras consultorías han entrado un poco al negocio. Las empresas boutique, que son alrededor de 10, normalmente fundadas por exfuncionarios del CISEN, de la policía federal o de la PGR…” Otras, son empresas, como detectives privados que “van a tener una capacidad para descubrir cosas más grandes. Diría yo que empresas serias (de estas) no son más de 15, que podrían tener como cliente a una empresa internacional.”

 

 

“¿Existe algún tipo de mecanismo defensivo? Si alguien está en la mira, ¿hay algún servicio para proteger al individuo?– Pregunta el narrador y le responden—“Antes existía, pero con base en las nuevas tecnologías no es posible. No hay defensa. No hay forma en la que tú sepas si estás o no intervenido.

 

 

¿Costos? –“Si estas cerca del proveedor, puedes conseguir esto en 65 mil pesos un mes de escucha a celular. Un teléfono fijo es más caro” (unos) 80-85 mil pesos”. Y, que nadie se ría, pero el espionaje está prohibido.
 

 

La académica Clara Luz Álvarez cita que “La Constitución establece que las comunicaciones privadas son inviolables y se sancionará penalmente a quien atente contra la libertad y privacía, excepto si una comunicación es aportada voluntariamente por uno de los particulares que participa en ella. Sólo los jueces federales pueden autorizar la intervención de comunicaciones y jamás puede ser en materia electoral, fiscal, mercantil, civil, laboral, administrativa o respecto de comunicaciones entre el detenido y su defensor”.

 

 

Sí, da risa. Entonces, la primera conclusión sin hipocresías, es la que escribió Héctor Aguilar Camín cuando abordó el tema, citando a la mamá de un amigo:

 

 

–“Mi’ jito si quieres que algo no se sepa, no lo hagas.”– A lo que yo agregaría –porque cada día hay más cínicos que practican profesionalmente el espionaje, también enemigos que saben filtrar información y, periodistas dispuestos a exhibirte.

No son los maestros; es la guerrilla

Raymundo Riva Palacio | Viernes 5 de junio, 2015

ESTRICTAMENTE PERSONAL | La columna de Raymundo Riva Palacio

 

 

El 29 de octubre de 2006, fuerzas federales entraron al Centro Histórico de la capital de Oaxaca y rompieron barricadas con vehículos antimotines que disparaban agua a presión. Hubo disparos y muchos gases lacrimógenos lanzados en esa operación con la que se terminó con un conflicto de cinco meses mediante el cual la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, quiso derrocar al gobernador Ulises Ruiz. Al final no lo logró, pero lo que parecía un fracaso en aquél entonces de los grupos más radicales, no lo fue. Oaxaca sirvió como laboratorio para probar estrategias de guerra de guerrillas urbanas al EPR, y empezar su rearticulación nacional.

 

 

El trabajo del EPR en Oaxaca lo encabezó Constantino Alejandro Canseco Ruiz, el Comandante José Arturo, miembro de una de las tres familias fundadoras de la guerrilla, captado varias veces por las cámaras del CISEN dando instrucciones en las movilizaciones, durante la larga ocupación de la capital oaxaqueña. El conflicto creció del enfrentamiento entre el gobierno de Vicente Fox y el de Ruiz, que afectó la negociación salarial con Sección 22 del magisterio. La descomposición en las élites dio nacimiento a la APPO, obsesionada con tumbar al gobernador, y en esa coyuntura, el EPR infiltró organizaciones fachadas en la APPO y activó sus “liderazgos” dentro de la dirigencia magisterial, para tomar el control del movimiento.

 

 

Oaxaca iba a ser el momento en el cual iniciaría hostilidades abiertas contra el Estado Mexicano, pero la dirigencia reculó. No serían ellos los agresores, sino buscarían la provocación. Antes profundizarían en la creación de frentes de masas que les dieran cobertura política. El problema para la guerrilla no es el tiempo, sino la creación de condiciones para la insurrección. Veintitrés organizaciones fachada y 17 “asambleas populares” fueron creadas en Oaxaca, que reprodujeron en Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Puebla, San Luis Potosí y la ciudad de México. Fue el comienzo de la construcción del “poder popular”, como llaman en sus documentos, que trasladarían “al nivel nacional”.

 

 

Casi una década ha pasado desde que inició la marcha hacia la insurrección, cuyos esfuerzos están reflejados en vísperas de las elecciones del domingo. La organización sectaria que era, tiene hoy ramificaciones en organizaciones obreras, campesinas, indígenas y urbano-populares. El catalizador fue la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, y el detonador, el boicot a las elecciones federales. El grupo articulador visible es la Coordinadora Magisterial, disidente del sindicato, infiltrada por el EPR e ingenuamente fortalecida por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto con dinero, plazas y posiciones políticas. Con presión, la disidencia magisterial obtuvo el control de la educación en Oaxaca y Michoacán, y co-gobierna en Oaxaca y Guerrero. No necesitaron las armas. La vía política les ha ido ganando los espacios.

 

 

El cambio comenzó hace cuatro años. En este mismo espacio se reportó en junio de 2011 que el EPR, que tardíamente entendió que la vía militarista no era una opción real tras la caída del Muro de Berlín, empezó a modificar su discurso dogmático –incorporó menos lenguaje marxista-leninista en sus comunicados- e intensificó su penetración en la sociedad civil. En el enfrentamiento de normalistas de Ayotzinapa con la Policía Federal en la Autopista del Sol en diciembre de 2011, había células del EPR entre los manifestantes provocando a las fuerzas federales.

 

 

Desde mayo de 2012 surgieron llamados claros a la insurrección. En junio de 2013 se publicó en este mismo espacio que el EPR se encontraba en movimiento con sus dos brazos, el ideológico-estratégico en Oaxaca, y el táctico-operativo en Guerrero, trabajando sus frentes de masas en el magisterio y en las organizaciones sociales, para construir las condiciones que los llevara al brote insurreccional planteado en sus comunicados un año antes.

 

 

Quien galvanizó el descontento antisistémico fue la CNTE, en particular la Sección 22, que controla la Coordinadora, que ha sido fuente de cuadros para el EPR. En un comunicado difundido en mayo de 2013, afirmó: “La lucha del magisterio democrático en el plano nacional es parte del conjunto de la lucha que emprende el pueblo trabajador en defensa de sus derechos y la legítima exigencia de solución a las demandas escamoteadas por el poder burgués…”.
Todavía no comenzaban las movilizaciones en la ciudad de México, ni escalaba el conflicto a la confrontación abierta. El EPR no ocultaba sus intenciones, ni disfrazó su estrategia. Todo lo hizo público a través de comunicados. Aún así, en mayo del año pasado el CISEN desmanteló su unidad de movimientos armados, y a su experta en el EPR la trasladó a tareas administrativas en la unidad de relaciones internacionales. La variable de la guerrilla no figuró en los informes al presidente Peña Nieto en las primeras semanas tras la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, ni es factor central en el análisis para la toma de decisiones sobre lo que sigue en el conflicto magisterial hoy en día.

 

 

El gobierno actúa como si su interlocución fueran sólo los maestros y la Reforma Educativa el puerto de destino. Pero desde hace tiempo varios líderes magisteriales responden a los intereses del EPR cuyo objetivo es la desestabilización, el descarrilamiento del gobierno y el poder. Hasta ahora, a partir de los resultados, el EPR va ganando la partida a un gobierno que no termina de comprender quién es realmente su enemigo.

 

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa