FOTO: ALAN ORTEGA /CUARTOSCURO.COM

Compartir

Redacción ejecentral

El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera López, hizo un llamado de auxilio por la violencia en Apatzingan, Michoacán.

En conferencia de prensa, el también arzobispo de Monterrey señaló que el obispo Cristóbal Ascencio García pidió el respaldo ante lo que sucede en Tierra Caliente.

Cabrera expuso que hace siete años, el entonces obispo de Apatzingán, Miguel Patiño, ya había pedido a las autoridades voltear a ver esa zona para atender la situación de violencia, y ahora se vuelve a hacer un llamado a fin de que la gente pueda vivir en paz

Quiero unirme al SOS que gritó el obispo de Apatzingan sobre la situación de violencia que están viviendo en Tierra Caliente. Hace 7 años el entonces obispo, Miguel Patiño, ya había pedido a las autoridades volteara a ver esa zona de México”, expresó el prelado.

“Ya son muchos años, casi décadas, que el estado de Michoacán sufre de violencia, sobre todo la Tierra Caliente, es necesario que se atienda esa situación porque ya no solo los lugares inhóspitos, sino los pueblos, y ahora incluso los atrios de las iglesias se convierten en campos de batalla del crimen organizado”.

El presidente del CEM dijo que este llamado es para todo los que tengan que ver con la solución de violencia e inseguridad que ya lleva años afectando a esta zona del país.

El obispo de la Diócesis de Apatzingán publicó un comunicado en el que mencionaba que ante la situación de violencia en Tierra Caliente, era necesario levantar la voz para denunciar esta realidad que lacera la vida en esta zona del país.

“Son conocidos por todos nosotros, los eventos de violencia que se han constatado en algunos de nuestros municipios. Uno de los más lamentables ha sido el de San José de Chila, Municipio de Apatzingán. Esta comunidad fue víctima de violentos enfrentamientos entre grupos del crimen organizado.

“Las instalaciones del Templo y Casa Parroquial fueron escenario del enfrentamiento de estos grupos contrarios dejando las huellas de la violencia en todo el edificio de dicha Parroquia, además del saqueo del que fue objeto”, afirmó el obispo Cristóbal Ascencio García .EM

Compartir