Compartir

Redacción ejecentral

Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera estuvo menos de ocho años preso en los penales federales de máxima seguridad de Almoloya de Juárez, Estado de México, y Puente Grande, Jalisco. En el último, se encontró con su socio y compadre, Héctor “El Güero” Palma, quien había sido capturado cinco meses antes en Guadalajara.

El 19 de enero de 2001, “El Chapo” corrompió a los custodios del penal y logró fugarse escondido en un carrito de lavandería: dejó la celda 307 del módulo 3 para que custodios lo dirigieran a la aduana del penal, de donde salió en un vehículo de recolección, según la versión oficial.

Es primo lejano de los hermanos Beltrán Leyva, líderes del cártel con el mismo nombre, sin embargo a su salida de la cárcel tuvo una ruptura con este grupo criminal, la cual se acrecentó con el asesinato de Arturo Beltrán “El Barbas”.

Tras su fuga, el poder de “El Chapo” creció gracias a alianzas con otros grupos criminales.

Guzmán Loera retomó las riendas de su organización y afianzó una sociedad con el fallecido Ignacio “Nacho” Coronel; Juan José Esparragoza, “El Azul”; Ismael “El Mayo” Zambada; y con Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, abatido en 2009.

Años más tarde, rompió prácticamente con todos los cárteles para desatar un sangriento enfrentamiento por el control de las rutas de las drogas, principalmente en la zona del Pacífico y la porción central de la frontera mexicana.

Convertido ya en el narcotraficante más buscado en México y Estados Unidos, las autoridades de ambos países hicieron varios intentos por capturar al capo; por ejemplo, en febrero de 2012 la Policía Federal montó un operativo en una casa que Guzmán había rentado para sostener un encuentro con una sexoservidora; sin embargo, la mujer tuvo el inicio de su periodo menstrual y el capo se fue antes de lo planeado.

En 2014, el capo fue reaprehendido por la Marina, en  un condominio en Mazatlán, Sinaloa, luego de eludirlos por varios días debido a un soficticado sistema de túneles.

«Reconozco la labor de las instituciones de seguridad del Estado mexicano, para lograr la aprehensión de Joaquín Guzmán Loera en Mazatlán», presumió el presidente de ese entonces, Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, el 11 de julio de 2015, el líder del cártel de Sinaloa escapó del penal del Altiplano a través de un túnel de 1.5 kilómetros.

A pesar de ello, cinco meses después elementos de élite de la Marina y de la Policía Federal recapturaron a «El Chapo» en Los Mochis, Sinaloa.

Luego reunirse con los actores, Kate del Castillo y Sean Penn con la intención de filmar una película biográfica

Las labores de inteligencia permitieron ubicarlo en el denominado Triángulo Dorado y, semanas después, en un domicilio de Los Mochis,  donde se organizó una operación de vigilancia permanente.

El 6 de enero se observó movimiento extraño en ese domicilio, y un día después arribó un vehículo a la casa y las autoridades comprobaron que iba Guzmán Loera.

Ante la certeza del paradero del capo, se montó un operativo que fue repelido , pero Guzmán Loera logró huir por la red pluvial junto con Iván Gastelum “El Cholo”. Decidieron salir por una alcantarilla y robar un vehículo para huir.

El auto fue ubicado por el reporte de robo e interceptado en la carretera Los Mochis-Navojoa y los dos detenidos fueron trasladados a un motel para esperar refuerzos.

El presidente Enrique Peña Nieto informó a través de Twitter de su recaptura y felicitó al Gabinete de Seguridad por el logro.

«Misión cumplida: lo tenemos. Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido»,

El 19 de enero, “El Chapo” fue extraditado a Estados Unidos.

El tratado de extradición no contempla ningún impedimento para que una persona extraditada entre ambos países pueda ser sometida a una sentencia de cadena perpetua, por lo que es posible que “El Chapo” se enfrente una condena de ese tipo.

El tratado tampoco establece ninguna condición previa en cuanto a qué centro penitenciario debe estar recluido la persona extraditada. Por lo cual “El Chapo” puede ser encarcelado en cualquier penal de los Estados Unidos. La determinación de ello recae exclusivamente en el gobierno estadounidense.

Su familia

Guzmán Loera tiene 9 hijos y ha estado casado con tres mujeres: Alejandrina, Griselda y Emma.

Su primera esposa fue Alejnadrina María Salazar Hernández, con quien tuvo tres hijos: César, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo.

Después, se casó a mediados de los ochenta con Griselda López Pérez y tuvieron cuatro hijos: Édgar (asesinado en un tiroteo en 2008) Joaquín, Ovidio y Griselda Guadalupe.

López Pérez asegura que ella ya no tiene ninguna relación con Guzmán Loera, y que sus hijos no tienen vínculo alguno con las actividades criminales de su padre.

Actualmente, Guzmán Loera tiene una tercera esposa, se trata de Emma Coronel Aispuro, se casaron en 2007 y, según información de autoridades estadounidenses, tuvieron en 2011 dos hijas mellizas que nacieron en California, Estados Unidos. RB

ES DE INTERÉS

En fuga de El Chapo Guzmán ignoraron 46 alertas

El Chapo Guzmán es declarado culpable de 10 cargos en EU

Emma Coronel: El Chapo es un ‘excelente padre, amigo, y pareja’

El Chapo es un ‘chivo expiatorio’ del Mayo Zambada: abogados

El Memín narra torturas y ejecuciones a manos del Chapo

Hijos de El Chapo mataron a Javier Valdez: ‘El Licenciado’; niega autoría

Exdiputada acepta que traficó y lavó para ‘El Chapo’ por amor

Ingeniero de El Chapo ayudó al FBI a interceptar sus llamadas

Compartir