Compartir

Redacción ejecentral

NUEVA YORK, EU. Lucero Guadalupe Sánchez López, exdiputada en Sinaloa, reveló que sostuvo una relación amorosa con Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, y confirmó que traficó cientos de toneladas de mariguana y lavó dinero para el Cártel de Sinaloa, a petición del capo, pero aclaró nunca cobro por ello.

«Hasta el día de hoy yo estoy confundida porque yo creía que era una relación de pareja», dijo Sánchez quien vestía un uniforme color azul cielo de presidiaria en el juicio que se le sigue a Guzmán Loera en la Corte del Distrito Este de Nueva York. Se presentó como cooperante de la fiscalía federal y como testigo contra el capo, de quien se dijo traicionada románticamente.

Ante un atónito jurado, la llamada chapodiputada contó cómo conoció a El Chapo cuando apenas tenía 21 años y él se caercaba a los cincuenta, aunque fue hasta un año después que comenzó su relación amorosa.

Y añadió que Guzmán Loera la envió al Triángulo Dorado en octubre 2011, en la triple frontera de los estados de Durango, Sinaloa y Chihuahua para comprar mariguana «buena, bonita y barata» en comunidades que ella conocía desde niña y cargar aviones con hasta 400 kg de la droga. Sánchez dijo que nunca recibió un peso por su trabajo.

El Chapo, de 61 años y conocido por tener de manera simultánea cuatro o cinco mujeres, no cruzó miradas con la joven, que estaba nerviosa, apagada, y tenía un constante tic, guiñando ambos ojos.

La esposa de El Chapo, Emma Coronel, también de 29 años, estaba presente en la sala, como en casi todos los días del proceso. Jugueteaba con su pelo mientras escuchaba y tampoco miró directamente a la testigo de la fiscalía.

La relación, contó Lucero Guadalupe, comenzó aproximadamente en febrero de 2011, cuando Coronel ya estaba embarazada de El Chapo. Las hijas mellizas de ambos nacieron en agosto de 2011.

«Hermosura» o «M..» eran sus nombres de pantalla en los mensajes de texto que intercambiaba con El Chapo en los Blackberries «arreglados» que este le enviaba y le cambiaba cada unas dos semanas.

La fiscalía hizo que Sánchez explicase el contenido de varias conversaciones suyas con El Chapo por mensajes de texto cifrados, en las que discuten sobre los vuelos con mariguana.

Sánchez dijo que temía que El Chapo le hiciera daño, y se lo dijo. «La mafia mata a la gente que no le paga o a la que pone el dedo (a soplones), pero no a la que es seria», le escribió el capo.

Lucero Guadalupe enfrenta una pena de 10 años de cárcel a cadena perpetua, pero espera obtener una reducción de su sentencia por colaborar con el gobierno.

El Chapo, acusado de traficar más de 155 toneladas de droga a Estados Unidos, puede ser condenado a cadena perpetua si es hallado culpable.

La ex diputada fue arrestada hace más de un año y medio cuando intentaba cruzar la frontera desde México a San Diego, Estados Unidos, y acusada de conspiración para traficar cocaína, compareció con un traje de presidiario azul.

Sánchez López fue legisladora por una coalición entre PAN, PRD y PT.

Conocida también como la chapodiputada fue desaforada por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, el 13 de junio de 2017, ante un proceso en su contra por el delito de falsificación de documentos.

Ello, porque supuestamente usó una credencial de elector falsa, a nombre de Devany Vianey Villatoro Pérez, con la que presuntamente visitó en 2014 a El Chapo cuando estaba recluido en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) No. 1 de ‘El Altiplano’, antes de su fuga ocurrida en junio de 2015.

Agente de la DEA detalla la operación para detener a El Chapo

Como parte del juicio contra El Chapo, Víctor Vázquez , un agente de la DEA (Administración para el Control de Drogas​) explicó cómo fue la operación para lograr su detención en febrero de 2014, cuando el narco fue capturado por un equipo de 24 marines mexicanos en un hotel de Mazatlán.

El arresto Tuvo lugar después de que todos los refugios del capo en Culiacán fueran examinados, dijo Vázquez ante la Corte Federal del Distrito Este en Nueva York.

Vázquez explicó que la captura de El Chapo se dio la madrugada del 22 de febrero de 2014, en torno a las cuatro y media de la mañana, cuando el reducido equipo entró en el edificio de 10 pisos.

los marines enviaron un código “777 Confirmado Vic”, que significaba que habían encontrado y detenido al narcotraficante y requerían al agente bajar al sótano del edificio.

Los marines encontraron al narcotraficante en una habitación de la cuarta planta del Hotel Miramar, y desde allí lo bajaron al sótano del edificio.

Vázquez se acercó para reconocer que era El Chapo, que se encontraba junto a sus dos hijas gemelas y su mujer Emma Coronel. “¡Eres tú!”, dijo el agente, sorprendido por haber capturado al narcotraficante.

Este episodio provocó que la defensa interrogara al agente sobre la apariencia que tenía Guzmán Loera en el momento en que fue detenido, mostrando una foto a la sala en la que se veía al capo de rodillas, con su característico bigote, y algunos moretones.

La captura se produjo una semana después de la llegada de los agentes a Culiacán, donde la DEA se dedicó a acabar con la estructura de refugios y túneles de la que El Chapo disponía, para dificultar su vuelta a la ciudad y asegurar su captura posterior en Mazatlán. (Con información de AFP y Agencias). MM/EC

Compartir