Compartir

Redacción ejecentral

noamchomsky_GOP

Por su negación al cambio climático y su postura ante las armas nucleares, el Partido Republicano se ha convertido en la organización más peligrosa en la historia de la humanidad, aseguró este martes el profesor del MIT Noam Chomsky.

En una entrevista que publica esta semana la revista digital TruthOut (Salga la verdad), el lingüista estadunidense.

recordó que los comicios del pasado 8 de noviembre en Estados Unidos no sólo resultaron en un nuevo presidente electo, Donald Trump, sino en la redefinición del Congreso y la Suprema Corte.

“El resultado otorgó el control total del gobierno, del Ejecutivo, Congreso y la Suprema Corte, a las manos del Partido Republicano, que se ha convertido en la organización más peligrosa en la historia mundial”, afirmó el lingüista y crítico social.

ES DE INTERÉS

Trump apunta al TLC desde día 1

Ku Klux Klan, Partizo Nazi y ultras celebran a Bannon en Casa Blanca

Reeligen a Ryan en la Cámara Baja de EU

Viraje de Trump en muro, Obamacare y Hillary

Ante Trump, Villaraigosa se lanza por California

Trump iniciará con 3 millones de deportados

Trump nombra a Priebus y Bannon, primeros del gabinete

Trumpbosis. Yes, we can!

Ku Klux Klan convoca a desfile por triunfo de Trump

Destrucción de la vida humana organizada

Chomsky precisó que ese partido está dedicado a “apresurar tan rápidamente como sea posible la destrucción de la vida humana organizada. No hay precedente histórico para esa posición”.

Recordó que Trump ha llamado a aumentar rápidamente el uso de combustibles fósiles, incluyendo el carbón, así como a desmantelar regulaciones ambientales y a retirar la ayuda a países en desarrollo que busquen crear energía sustentable.

Trump, como candidato, expresó que el cambio climático era “un fraude” creado por China, y prometió en diversos foros reactivar la industria del carbón en Estados Unidos.

En ese sentido, Chomsky aseguró que Trump ya ha tomado pasos para desmantelar la Agencia de Protección Ambiental (EPA) al colocar como su director a un “notorio y orgulloso” impugnador del cambio climático, Myron Ebell.

Asimismo, el principal asesor de Trump en temas energéticos es el multimillonario Harold Hamm, quien ha anunciado sus expectativas de que el nuevo gobierno elimine regulaciones e implemente recortes fiscales para el sector energético, y que reavive la producción de hidrocarburos.

El politólogo señaló que las acciones de las empresas del sector energético repuntaron notablemente desde la elección de Trump, en especial aquellas vinculadas al carbón.

“Es difícil encontrar palabras para capturar el hecho de que los humanos están enfrentando la pregunta más importante en su historia: si la vida humana organizada sobrevivirá como algo parecido a lo que conocemos, cuando la respuesta es acelerar la carrera al desastre”, lamentó Chomsky.

El académico sostuvo que “observaciones similares” se pueden hacer de otros de los grandes temas concernientes a la supervivencia humana: la amenaza de la aniquilación nuclear, que ha estado presente desde hace 70 años.

“No es menos difícil encontrar palabras para capturar el muy sorprendente hecho de que en la masiva cobertura de la extravagancia electoral, nada de esto recibió más que menciones pasajeras. Al menos yo no puedo encontrar las palabras adecuadas”, insistió Chomsky.

La ONU ha expresado que el cambio climático es probablemente la mayor amenaza que enfrenta la humanidad. En un informe publicado en octubre pasado asentó que en los pasados 20 años, cuatro mil 200 millones de personas han sido afectadas por desastres relacionados con el clima.

Miedo y ruptura social

Desde meses previos a la elección, el catedrático afirmó que el éxito de Donald Trump era el resultado de una ruptura social. «El miedo, junto con la ruptura de la sociedad en la era neoliberal», advertía en febrero pasado.

«La gente se siente aislada, indefensa, víctima de fuerzas poderosas que no entienden y no pueden influir», señaló en su momento.

Chomsky comparó el ambiente actual con el ambiente de la Gran Depresión. «Objetivamente, la pobreza y el sufrimiento eran mucho mayores», dijo, «pero incluso entre los trabajadores pobres y los desempleados, había una sensación de esperanza que ahora falta, en gran parte debido al crecimiento de un movimiento obrero militante y también la existencia de organizaciones políticas fuera de la corriente principal». (Con información de Notimex) EC

Compartir