Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Se trata de tener líderes capaces de enfrentar toda clase de problemas y no necios aferrados a la idea del poder

Son dos temas por separado, los dos muy preocupantes, trataré de ir al grano.

El caso del Secretario de Gobernación, Osorio Chong, es el de multiusos o súper secretario. Está en todo. Veamos, al inicio del sexenio se planteó la idea de una secretaría que reuniera todos los poderes que se le habían desprendido en las administraciones panistas. Hasta ahí sonaba bien, pero lo que no nos dijeron, es que sólo una persona atendería todos los asuntos de la nueva secretaría dotada de tantísimas responsabilidades. Me refiero estrictamente a la presencia física del secretario para intentar arreglar todo.

Yo esperaba ver un organigrama donde cuatro o cinco personas de su entera confianza y probada capacidad para enfrentar los delicados problemas de seguridad y gobernabilidad, estuvieran bajo las órdenes de Chong, mismo que se ubicaría hasta arriba de la pirámide por supuesto, para tener la suficiente capacidad de ver y coordinar los problemas de una manera más ejecutiva y menos operativa.

Pero no, lo mismo lo vemos haciendo presencia en desastres naturales, como en asuntos de seguridad en Tamaulipas, Michoacán y Guerrero, las cuestiones políticas en Sonora, los asuntos estudiantiles como es el caso del IPN y tantas otras. Recientemente, fue él quien se trasladó con un grupo de médicos al hospital ABC de la capital del país, para ayudar en lo que fuera posible ante la emergencia que surgió por la afección cardiaca de Miguel Mancera.

No dudo de su capacidad y buenas intenciones, tampoco estoy ciego para no ver que se rodea de un grupo que lo asiste y quizá lo asesore, pero de eso, a que sea él quien ponga el físico para intentar arreglar todo, puede poner en riesgo inclusive su salud y la capacidad asertiva que el puesto requiere. La claridad de pensamiento no se consigue en el espiral de las urgencias. Insisto, su equipo no sólo debería de asistirlo, sino también tener capacidad y cierta autoridad para atender y quizás decidir algunos asuntos y así dejar un espacio a la reflexión serena y toma de decisiones del Secretario. Preocupa. Falta mucho para que termine el sexenio y no sería nada bueno que por el intenso trabajo que lleva en la espalda, el Secretario de Gobernación se truene (si me acepta el término).

Lo anterior da pie para el otro caso, Miguel Ángel Mancera, pues parece que se tronó. Derivado de una arritmia cardiaca, el jefe de gobierno capitalino se sometió a una intervención programada que al complicarse lo llevó al quirófano para que se le realizara una operación a corazón abierto.

Las arritmias, entre otros motivos, son ocasionadas por estrés. Detonantes como el alcohol, el tabaco y el sedentarismo están descartados en su caso por el antecedente de la obsesiva afición de Mancera por el deporte. Independientemente de si fue o no el estrés lo que causó la arritmia del jefe de gobierno, si podría ser el estrés el que desencadenaría una crisis mayor en la salud de Mancera; por lo tanto, el punto es si se ha convertido o no Miguel Ángel Mancera en un gobernante funcional. México pasa por momentos de convulsión extrema, los pronósticos indican la agudización de los problemas sociales y el receptáculo natural de todas las manifestaciones de inconformidad es el Distrito Federal. Las luchas políticas son encarnizadas y las elecciones intermedias están a la vuelta de la esquina. Los problemas propios de una de las ciudades más pobladas del mundo no son pocos ¿más motivos para generar estrés hasta en el más sano de los seres humanos? no ¿verdad?

Entonces, es momento de decisiones. Fíjese que entre las causas de incapacidad permanente por invalidez en nuestro país (contempladas en el IMSS), se encuentran muchas afecciones cardiacas, desconozco si las arritmias lo estén, pero lo que preocupa fue la posterior intervención para reparar la perforación de una aurícula y la aorta del mismo Mancera. Se supone que, sin importar la naturaleza del trabajo, puede haber un detonador del estrés que ponga en riesgo la vida del trabajador, por eso se le incapacita, entonces ¿no se le hace suficiente razón como para pensar que un gobernante está expuesto más que Usted y yo para llevarse muchos problemas a la cabeza y con ello generar mucho estrés?

Aclaro, se trata de desearle lo mejor a Mancera, no de sacar raja política del asunto. La salud es primero y ni modo; de todas formas, México está lejos de conocer a un superhéroe que arregle todos nuestros problemas, Mancera no iba a ser ese aunque así lo soñara, así es que lo mejor para él es disfrutar de la vida de una forma más tranquila.

Sería bueno que Osorio Chong se mire en ese espejo.

Y para terminar, lo que sí está como causal de incapacidad por invalidez en el reglamento del IMSS, es el infarto agudo al miocardio, mismo que López Obrador sufrió ¿no le gustaría verlo jubilado de una vez? Se trata de tener líderes capaces de enfrentar toda clase de problemas y no necios aferrados a la idea del poder.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir