Foto: Inti Ocon/AFP

Compartir

AFP

El número de víctimas mortales por la oleada de violencia en Nicaragua iniciada el 18 de abril asciende a 317 personas, incluyendo 21 policías y 23 menores de edad, informó este jueves la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

De acuerdo con la entidad, la información fue verificada por el personal del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), que se encuentra desplegado en ese país centroamericano.

En una nota oficial, la CIDH llamó al gobierno de Nicaragua a “dar efectivo cumplimiento a sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos”.

La comisionada relatora de la CIDH para Nicaragua, Antonia Urrejola, instó “al Estado de Nicaragua a investigar con prontitud y seriedad cada uno de estos crímenes” mediante “un registro actualizado, confiable y transparente de todas las muertes”.

De acuerdo con la CIDH, la MESENI “constató y documentó” la “intensificación de la represión y los operativos desplegados por agentes de la Policía Nacional y grupos parapoliciales”.

En el documento, la CIDH apuntó también que la “persecución judicial y la criminalización” debe ser considerada en un “contexto de declaraciones estigmatizantes e intimidatorias por parte de las autoridades estatales”.

Este mismo jueves, el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) se propone discutir una propuesta de creación de una comisión especial del organismo para acompañar la situación en Nicaragua.

El miércoles, el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, defendió en Twitter la “obligación” del ente continental de actuar en Nicaragua.

“La defensa de la democracia NO es injerencia, es una obligación que los países asumieron al suscribir la Carta Democrática”, alegó.

En tanto, en declaraciones a la red de televisión CNN, Almagro había hecho mención a 400 muertos en Nicaragua.

Los “400 asesinados en las calles de Nicaragua” ameritan la acción de la OEA, justificó.

Compartir