Compartir

Elías Aguilar García

Inicio de año, nuevos propósitos y expectativas de los mexicanos en torno a su situación personal y a sus autoridades.

El gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador lleva 40 días de gestión y ya se comienza a percibir una erosión en sus niveles de aceptación. No obstante, el tabasqueño ha logrado imponer el marco de referencia que la mayoría de los mexicanos usa para interpretar las acciones de este nuevo gobierno, de tal forma que se exaltan los aspectos positivos, mientras que los desaciertos se han matizado, como lo señalan los resultados de una encuesta telefónica nacional realizada por ejecentral e Indicadores SC.

Menos mexicanos votarían nuevamente por él

A pesar de que tiene una alta aprobación y que muchas de las narrativas respecto a su primer tramo de gobierno son positivas, ya hay un porcentaje de la población que votó por el candidato de Morena y que tras 40 días de gestión no refrendan su sufragio.

Para estimar el porcentaje de rechazo se hicieron dos preguntas: 1. ¿Cómo votó en la elección presidencial? y 2. ¿Cómo votaría si en este momento se hiciera otra vez la elección presidencial?

En el primer caso un 54% de las personas manifestó que votaron por AMLO, un 19.9% por Ricardo Anaya; un 13.7% por José Antonio Meade y 5.3% por Jaime Rodríguez El Bronco, entre otras respuestas.

Cuando preguntamos acerca de cómo votarían si se realizara la elección presidencial al momento de la entrevista, los resultados indican que 47.0% se manifestó por López Obrador, 19.8% por Anaya, 13.8% por Meade y 5.3% por El Bronco.

Es decir, 7% de los que votaron por López Obrador ya no votaría por el actual Presidente de la República, y aunque sus niveles de aprobación son altos, ya está presente un porcentaje de electores que rechazan al mandatario, sin llegar a conformarse como un segmento claramente identificado en términos demográficos.

La ecuación de la evolución del desempeño presidencial entre los mexicanos en el mediano plazo se determinará fuertemente de acuerdo al cumplimiento de expectativas ciudadanas con respecto a los temas corrupción, economía y seguridad pública, que en este momento son postergadas por el bono democrático que posee López Obrador  y por la acertada comunicación que tiene, pues define los temas y el marco de referencia de interpretación que promueve a través de las conferencias matutinas, que hasta el momento no han sido alcanzadas por los resultados o las carencias de las acciones de gobierno en la vida cotidiana de la mayoría de los mexicanos.

GrafWEB1

Alta aprobación presidencial

Un segundo elemento que arrojó la encuesta es la alta aprobación que recibe el primer mandatario morenista a un mes de gestión, un 64.1% de los entrevistados aprueba la forma en que se ha desempeñado como Presidente de la República, un 21.6% lo desaprueba y un 14.3% se muestra indiferente.

Respecto al mes de diciembre, al inicio del mandato, la aprobación del desempeño presidencial reporta un crecimiento de 2.3%, mientras que la desaprobación sólo creció 0.8%, ambos porcentajes dentro del margen de error estadístico, pero con una tendencia a la alza en el caso de la aprobación.

Confianza ciudadana a la alza

Un tercer resultado es la confianza ciudadana a la figura presidencial, que al igual que la aprobación registra un incremento, y en este caso significativo en términos estadísticos.

El estudio telefónico nacional, realizado entre 500 electores, señala que un 33.9% de los entrevistados le tiene mucha confianza al Presidente de la República, un 33.6% algo de confianza, 17.3% poca confianza y 15.2% nada de confianza.

›Respecto al mes de diciembre, los porcentajes de mucha y algo de confianza reportan un crecimiento de 6.1% y 1.1% respectivamente; mientras que los porcentajes de poco y nada de confianza un descenso de 2.3% y 4.9% de forma respectiva, es decir, los mexicanos que le creen al presidente López Obrador ha ido a la alza, al mismo tiempo de que los incrédulos al actuar del tabasqueño han ido a la baja.

GrafWEB2

Narrativas de aceptación se imponen

Un cuarto hallazgo está representado por las narrativas que señalan los factores de aceptación y rechazo que soportan el desempeño presidencial en este mes de gestión lopezobradorista. A la pregunta expresa ¿le ha gustado el inicio de López Obrador como presidente de México? Un 66.7% de los entrevistados se expresó de forma afirmativa mientras que un 33.3% negativamente.

Entre quienes manifestaron que les ha gustado el inicio del Presidente de la República (siete de cada diez mexicanos) destacan tres razones: en primer lugar, el combate a la corrupción y su cercanía con la gente con un 16.4% respectivamente; en segundo lugar, la venta del avión presidencial con un 12.8% y, en tercer lugar, la construcción del Tren Maya con un 9.2%, entre otras respuestas.

Por su parte, entre quienes manifestaron rechazo al inicio del Presidente de la República (tres de cada diez mexicanos) destaca, en primer lugar, las consultas ciudadanas que califican como ilegales con un 22.7%; en segundo lugar, que consideran que todo está mal con un 17.5% y, en tercer lugar, que el Presidente divide a la opinión pública con un 14.4%, entre otras razones.

Situación económica personal, negativa

Un quinto elemento es la valoración negativa que tienen los mexicanos de su situación económica personal, que aunque no está asociado con el desempeño de López Obrador (su gestión comenzó apenas el 31 de diciembre pasado), sí se relaciona con las expectativas generadas en el nuevo gobierno.

Un 61.4% de los entrevistados califica su situación económica personal peor en comparación a 2017 (penúltimo año del gobierno Enrique Peña Nieto); un 24.5% igual y un 14.1% mejor.

Las razones de la percepción negativa respecto a la economía personal tiene como elemento central la reducción de su capacidad de compra que se relaciona con la percepción del incremento de precios en productos concretos o por la falta de una mejora salarial.

Un 33% señala el aumento en productos de la canasta básica o de la gasolina y un 15.2% la falta de un incremento al salario que reciben; mientras que un 15.2% señala como razón la falta de un empleo, entre otras razones para calificar su situación económica personal en términos negativos.

GrafWEB3

Altas expectativas en economía y seguridad

Un sexto hallazgo se refieren a las altas expectativas respecto a los temas de economía y seguridad pública, asociado con al situación económica personal y las expectativas generadas con el triunfo tan holgado que registró la candidatura de López Obrador en la elección del 1 de julio.

Con respecto al tema económico, un 63.9% espera que 2019 sea mejor en términos económicos, un 17.5% peor y un 18.6% igual. Mientras que en el tema de seguridad pública un 54.3% espera que mejore, un 30.6% considera que empeorará y un 15.1% espera que sea igual la seguridad pública que se vive en la actualidad.

En ambos casos la expectativa es de mejora, y se pueden calificar como altas, dado que más de la mitad de la población espera una mejora.

Lo que esperan de AMLO: combate a la corrupción, economía y seguridad

Y finalmente, el séptimo elemento es la expectativa ciudadana respecto al gobierno de López Obrador. Los tres grandes temas se refieren a la lucha contra la corrupción, con un 34.2% de las respuestas; en segundo lugar, la mejora de la economía con un 27.2% de las expectativas y, en tercer lugar, la mejora de la seguridad pública con el 22.1% de las respuestas, entre otras expectativas.

GrafWEB4

Compartir