Compartir

Redacción ejecentral

Entre aplausos y lágrimas, familiares de las víctimas en el Colegio Enrique Rébsamen recordaron el sismo del 19 de septiembre al escuchar el sonido de la alerta sísmica a las afueras del inmueble donde les rindieron homenaje a los 19 niños y siete adultos fallecidos.

Alrededor de las 11:30 horas se llevó a cabo una misa, para pedir por el eterno descanso de las personas, en una carpa acondicionada con apoyo de trabajadores de la delegación Tlalpan, a donde no se permitió el acceso a los representantes de los medios de comunicación.

Tras la ceremonia religiosa, muchos asistentes se quedaron para el minuto de silencio convocado a las 13:14 horas y dos minutos después, a lo lejos, se escuharon las alertas sísmicas del macrosimulacro, porque la bocina más cercana a este punto no sirvió.

A un año de la tragedia, Notimex señala que los niños más grandes hablan de su experiencia, de cómo se sentían seguros en este lugar porque era su segundo hogar; los padres hablan de la confianza que se tenía a miss Mónica (Mónica García Villegas), la directora del Colegio que hoy está prófuga.

La hoy prófuga construyó un cuarto piso en el edificio escolar en donde tenía un departamento que tendría porcelonato, granito en algunas secciones y además una tina de baño, materiales que la estructura original no aguantó.

Algunos de los presentes soltaron globos blancos cerca del inmueble que colapsó.

Con coronas, recuerdan a víctimas del colegio 

La madrugada de este miércoles, padres de familia de los menores que perdieron la vida en el Colegio Enrique Rébsamen en el sismo del pasado 19 de septiembre, colocaron coronas sobre la calzada Acoxpa y avenida División del Norte.

ef4b8774-14e7-40be-8bc8-aac2c727aa22

A un año del sismo, son 52 coronas las que recuerdan la tragedia que se vivió en este predio, en el que fallecieron 19 menores y siete adultos.

Este miércoles, se conmemora un año de los sismos que cimbraron a la Ciudad de México y que causaron la muerte de 370 personas, decenas de edificios derrumbados, y miles de familias damnificadas.MAAZ

Compartir