Un material audiovisual de propaganda producido por la Casa Blanca, se presentó a los medios en Singapur el martes antes de la conferencia de prensa de Trump.

Compartir

Robert Mackey

pesar de que Donald Trump alardea de sus habilidades para conseguir acuerdos, en su reunión con Kim Jong-un, en Singapur este martes, no logró ninguno para que Corea del Norte entregara sus armas nucleares. Lo único que obtuvo fue que Kim se comprometiera a “trabajar” por la desnuclearización de la península coreana, una intención muy vaga a la que su abueloKim Il-sung se había comprometido hace 25 años.

En conferencia de prensa tras el encuentro, Trump habló sobre cómo intentó convencer a Kim de los beneficios de negociar la entrega del arsenal nuclear a cambio de la cancelación de sanciones y de la promesa de mantener buenas relaciones con el resto del mundo. Un elemento clave de este ofrecimiento, explicó con orgullo a los reporteros, fue el video de propaganda que la Casa Blanca produjo al estilo de trailer de película hollywoodense y que el presidente estadounidense mostró personalmente a Kim en un iPad.

El trailer de cuatro minutos de duración, atribuido a un estudio inventado, Destiny Pictures, de una película imaginaria sobre lo maravillosa que sería la vida para Corea del Norte si Kim le entregara las armas a Trump, también se presentó a los medios antes de que el magnate diera su conferencia de prensa.

(Es imposible inventar algo más absurdo que la presidencia de Trump, pero sí existe en Hollywood una verdadera productora Destiny Pictures, pero su fundador, Mark Castaldo, confirmó a The Intercept que su compañía no tuvo nada que ver en la producción de este promocional de la Casa Blanca).

Obviamente este promocional tan tendencioso tenía toda la intención de apelar a la vanidad de Kim porque incluía referencias a detalles pocos conocidos de su vida. Por ejemplo, cuando el narrador presenta la biografía como “una historia sobre un momento único en el que un hombre tiene una oportunidad que tal vez jamás se repita”, aparecen ante el espectador imágenes de archivo de un hombre de raza negra que tiene un gran parecido con Dennis Rodman clavando una canasta.

*La TV estatal de Corea del Norte presenta el encuentro de Dennis Rodman con Kim Jong-un

Poco después, cuando el narrador dice: “un nuevo mundo de amistad, respeto y buena voluntad puede empezar hoy”, el video presenta imágenes de desarrollo industrial, caballos corriendo y de Trump saludando a Sylvester Stallone, el mes pasado, en la Oficina Oval. En 2012, la televisión estatal norcoreana mostró a Kim asistiendo a un concierto en Pyongyang en el que se presentaba en vivo el tema de la canción de la película Rocky, protagonizada por Stallone. “Sé parte de ese mundo”, implora el narrador a Kim, para quien se hizo este trailer momentos después de que aparecieran las imágenes del actor estadounidense con Trump.

*La banda coreana Morabong, interpretando el tema de Rocky en vivo en Corea del Norte.

Casi al final del video, el narrador sugiere que Kim “podría disfrutar de una prosperidad que nunca ha visto” y en pantalla aparecen tomas de la bandera de Suiza, país de occidente donde el dictador norcoreano recibió su educación.

El cortometraje también elogia a Trump, y no de manera accidental, mientras aparecen imágenes de él y de Kim al momento en el que el narrador habla de la existencia de pocos líderes mundiales que “pueden tomar las medidas necesarias para revitalizar su tierra natal (…) y son llamados a hacer la diferencia”. Al final Trump levanta la mano, mientras el narrador pregunta a Kim: ¿Estrechará la mano de la paz?

Durante la conferencia de prensa después del encuentro, Trump explicó la forma en que se valió del video para tratar de persuadir a Kim de desarmar a su país y abrirlo a inversiones como las de bienes raíces.

“Esa es una teoría de lo que podría pasar”, sostuvo Trump. “Por ejemplo, tienen hermosas playas. Uno se da cuenta cuando están disparando sus cañones al océano, ¿no?, dije. ‘Mira eso. Allí podría hacerse un gran condominio…’  Y expliqué: ‘¿Por qué no, en lugar de eso, pones aquí los mejores hoteles del mundo?’. Considéralo desde el punto de vista de las bienes raíces”.

Aunque el tráiler de la película que no existe se hizo con toda la intención de impresionar a un sólo espectador, a Kim, muchos críticos profesionales se quedaron fríos. “Aunque sea verdad que tiene el formato de un ‘trailer cinematográfico’, la estética y el voiceover se parecen más a la ‘introducción para el final de un reality show’”, James Poniewozik, un crítico de televisión de The New York Times dijo en Twitter.

“Parece que lo hicieron con la función de Movie Trailer de la app iMovie, con fragmentos de un anuncio de Enron de 1998”, escribió el crítico de cine de The Guardian, Peter Bradshaw.

Bradshaw también señaló que hay un momento muy incómodo en el video cuando aparece la imagen de un Kim regordete con una leyenda que pretende infundir ánimos: “Ya no vamos a tener que apretarnos el cinturón”.

La selección de esta frase puede no haber sido muy afortunada porque el año pasado Trump dijo en un tuit que Kim era “bajo y gordo” y, además, el líder norcoreano no se veía muy divertido cuando el norteamericano bromeó el martes diciendo que esperaba que las fotos que se tomaron durante el almuerzo de la reunión hicieran que los dos se vieran “bien y guapos y delgados”.

Traducción: Graciela González Ortega.


Compartir