Compartir

Jonathan Nácar

La tarde del domingo 13 de enero de 2018, tres hombres jóvenes corrían desaforadamente por calles de la colonia Nápoles, en la alcaldía Benito Juárez. Eran alrededor de las cinco de la tarde cuando la policía capitalina fue alertada por el robo a una casa sobre la calle Augusto Rodin; la persecución de los tres sospechosos no se prolongó por mucho tiempo, calles adelante Kevin y John, de origen venezolano y colombiano, de 24 y 39 años, respectivamente, fueron detenidos y remitidos al Ministerio Público acusados por el delito de robo a casa habitación; un tercer implicado logró fugarse.

Un mes después, el 14 de febrero, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) capitalina informó sobre la detención de tres colombianos y un venezolano, quienes habían sido denunciados por el robo a un domicilio en la Colonia del Valle sur; los colombianos de 33, 35 y 37 años, así como el hombre de nacionalidad venezolana, con 33 años, intentaron darse a la fuga a bordo de una camioneta, pero fueron aprehendidos con varias dosis de droga y una réplica de arma de fuego con la que minutos antes cometieron el atraco con lujo de violencia.

Poco antes de ese hecho, la alcaldía gobernada por el panista Santiago Taboada Cortina dio cuenta de 11 extranjeros detenidos —nueve de ellos de origen colombiano, un venezolano y un israelí— por la comisión de delitos como robo a casa habitación, robo a transeúnte y contra la salud.

El viernes 26 de abril, la Policía capitalina confirmó de la captura de dos colombianos más, de 25 y 21 años de edad, quienes a punta de pistola despojaron de 250 mil pesos a un cuentahabiente; el despojo ocurrió en calles de la colonia Condesa, en el perímetro de la misma alcaldía.

Los hechos no son aislados ni están focalizados en la alcaldía Benito Juárez. En los últimos meses los delitos cometidos por extranjeros en la Ciudad de México y otros puntos del país ha ido al alza, y así lo indican informes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, y de la Fiscalía General de la República (FGR), obtenidos vía transparencia por ejecentral.

Sin embargo, la escasa transparencia con la que las autoridades informan respecto al índice de personas extranjeras detenidas por conductas delictivas dificulta ver con claridad la magnitud de la incidencia de extranjeros en la comisión de delitos de alto impacto como son homicidios dolosos, robos, secuestros, extorsiones, entre otros, que las propias autoridades, tanto capitalinas como federales, informan habitualmente o cuando los casos se revelan en los medios de comunicación.

De menos a más

Narcomenudeo, robo a casa habitación, robo a transeúnte, asalto a banco, robo a negocio; trata de personas, robo en pandilla, falsificación de títulos al portador y documentos de crédito, incluyendo clonación de tarjetas bancarias, lavado de dinero, portación de arma de fuego, cohecho y extorsión son los principales delitos por los que extranjeros de diversas nacionalidades han sido detenidos en calles de la Ciudad de México en los últimos ocho años.

De acuerdo con un oficio de la Procuraduría capitalina en respuesta a la solicitud de transparencia con número de folio 0113000495419, en la que este periódico semanal solicitó “la cantidad de personas extranjeras detenidas en la CDMX desde diciembre de 2012 (…) con el desglose de los casos por nacionalidad, sexo, edad, lugar (alcaldía, colonia) donde ocurrió la detención, así como la conducta o el probable ilícito que motivo la detención”; hasta finales de agosto se tenía un registro de 171 personas extranjeras detenidas, la mayoría de ellas hombres.

Sin especificar la colonia o alcaldía donde ocurrieron las detenciones, ni la edad en todos los casos, los parcos datos proporcionados por la Unidad de Transparencia de la dependencia que encabeza Ernestina Godoy Ramos señaló en el oficio de respuesta fechado el 9 de septiembre pasado que debido a la naturaleza de los sistemas de información con los que cuenta la institución la información se encontraba “dispersa en el cúmulo de averiguaciones previas y carpetas de investigación”, por lo que para satisfacer la solicitud en la forma específica y selectiva en que este periódico la pidió, “sería necesario realizar una búsqueda y localizar entre un conjunto de expedientes, lo cual implicaría en sí el procesamiento de la información”.

›El documento en versión PDF indica que la detención de extranjeros ha ido en aumento, aunque son sus variaciones a la baja, desde 2012 a la fecha de corte (agosto de 2019), de nueve personas detenidas en 2012, la cifra despuntó a 20 casos al año siguiente; para 2014 la cifra de detenidos bajó a 13, para 2015 y 2016 hubo 18 y 12 aprehensiones, respectivamente.

Para 2017 la cantidad de extranjeros capturados por la comisión del algún ilícito en la CDMX creció a 24, para 2018 se cerró en 30; mientras que de enero hasta agosto ya sumaban 45 detenciones, el máximo registrado, según los datos de la Procuraduría capitalina.

La autenticidad de la información queda en entredicho al cruzar los datos con reportes que diario da a conocer la Procuraduría a la opinión pública mediante boletines y/o tarjetas informativas, e incluso con informes o declaraciones que los propios funcionarios revelan a la prensa.

Tal es el caso de lo dicho por el entonces procurador general de la CDMX, Edmundo Garrido, quien en los primeros días de enero del año pasado alertó de la alta participación de extranjeros en la comisión de delitos, quienes, pese a las restricciones migratorias de su estancia ilegal, y al ser detenidos y recluidos en los reclusorios, salían a las calles para volver a delinquir.

El entonces titular de la PGJ señaló el 8 de enero de 2018 que durante 2017 habían sido detenidas alrededor de 81 personas que no contaban con la nacionalidad mexicana y que habían sido remitidas ante un juez de control; al culminar mayo del año pasado, la entonces vicepresidenta de la Comisión Especial de Reclusorios de la Asamblea Legislativa, Rebeca Peralta León, advirtió que tan sólo en el primer cuatrimestre del año la cantidad de extranjeros encarcelados había aumentado más de 8%, al pasar de 205 al cierre de 2017 a un total de 222 extranjeros detenidos y recluidos al corte del 4 de mayo de ese año, acusados principalmente de delitos como robo con violencia a negocio, a casa habitación, a cuentahabiente, secuestro, extorsión, así como clonación de tarjetas de identidad o crédito.

Los números reportados a este semanario no son coincidentes. De las poco más de 170 detenciones que notificó la Procuraduría capitalina mediante solicitud de información, en ningún año se rebasan los 50 casos y sólo entre enero y agosto se registró la mayoría con 45 aprehensiones; 156 del total de detenciones registradas desde 2012 fueron de hombres, y sólo los 15 casos restantes correspondieron a mujeres extranjeras detenidas.

El grueso de las detenciones, con más de 66% del total, lo conforman ciudadanos de nacionalidad colombiana con un total de 114;  muy por debajo la segunda mayoría son los detenidos originarios de Venezuela, con sólo 12 casos. El resto, según los datos proporcionados por la dependencia local, se trataron de ciudadanos oriundos de Honduras, Paraguay, Nicaragua, Ecuador, Perú, España; Estados Unidos, Cuba, El Salvador, Argentina, Guatemala, Malasia, Rumania; República Checa, Camerún, Chile, Corea y Egipto.

Detenciones sin registro

El 6 de agosto, la SSC confirmó la detención que elementos de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) hicieron de un peruano de 59 años, quien aprovechó la distracción de una pareja que estaba en un café en la colonia Centro para robar dos mochilas con laptops, un teléfono celular y varios artículos valuados en más de 30 mil pesos.

Un par de semanas atrás de ese robo, el 19 de junio pasado, dos hombres, uno colombiano y otro de nacionalidad venezolana, fueron detenidos en flagrancia cuando robaban con violencia una casa en la colonia Lomas de Chapultepec, en la alcaldía de Miguel Hidalgo; los uniformados detuvieron a los sospechosos y lograron recuperar diversas herramientas, ropa, teléfonos celulares y varias joyas.

EL DATO. Hasta finales de agosto se tenía un registro de 171 personas extranjeras detenidas en la CDMX, la mayoría de ellas hombres.

Sin embargo, la Subsecretaría de Información e Inteligencia Policial informó mediante oficio sin número de la Unidad de Transparencia que, dicha subsecretaría “carece de facultades para atender la solicitud, por lo que me permito comunicarle que después de una exhaustiva búsqueda en las bases de datos que obran en esta Subsecretaría, esta área no cuenta con la información solicitada”; y recomendaron al solicitante remitir la petición de la información a la PGJ-CDMX. 

Refugio de talla internacional

El 16 de agosto, autoridades mexicanas confirmaron la localización de Mohammed Azharuddin, estadunidense fichado por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol, por sus siglas en inglés) por su vinculación con Jihad violento e Islam Radical; el presunto delincuente fue ubicado por agentes de la Policía Federal Ministerial y del Instituto Nacional de Migración en la estación provisional de Huehuetán, en Chiapas; ese mismo día, Mohammed fue deportado en un vuelo comercial con destino a la ciudad de Washington.

Nueve días después, la FGR informó en coordinación con la Interpol, ya sumaba la localización y detención de una decena de personas ubicadas en la Ciudad de México, Quintana Roo y Jalisco, así como en Italia y España, entre el 18 al 23 de agosto, varios de ellos extranjeros y connacionales.

Entre las detenciones que destacaron posterior a dicho informe fue la que la Fiscalía informó el 19 de septiembre con la detención de Johana Sánchez, colombiana buscada por autoridades de El Salvador acusada de fraude por 14 mil dólares; en Los Cabos, Baja California, una operación conjunta logró la desarticulación de una banda de rumanos buscados por autoridades de Estados Unidos.

La célula de siete extranjeros, según las investigaciones del Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) y la Unidad de Investigación Cibernética y Operaciones Tecnológicas de la FGR, se dedicaban al robo de cajeros automáticos, clonación de tarjetas bancarias, trata de personas, fraudes cibernéticos y extorsión.

Mediante el oficio FGR/UTAG/DG/006296/2019 en respuesta a la solicitud de información de este semanario, la Fiscalía General de la República informó que la Coordinación de Planeación y Administración (CPA), adscrita a la Dirección de Estadística, unidad responsable de concentrar la estadística oficial de la institución, señaló que la solicitud donde se requirió nacionalidad, sexo, edad y posible conducta ilícita de la detención de extranjeros “no es posible desagregarla a un nivel de detalle distinto”.

Con base en la información proporcionada por la FGR, entre 2012 y hasta julio de este año se contaba con un registro de mil 652 extranjeros detenidos y remitidos a las 32 delegaciones y áreas centrales de la Fiscalía; resultando con cero registros de detenciones en los años 2012, 2013, 2016, 2017, así como en el lapso de enero a julio del año en curso; en tanto el mayor cantidad de foráneos detenidos se tuvo en el año 2014, con 799 aprehensiones, 706 para el año siguiente, y tan sólo 147 al cierre del año 2016.

La dependencia informó que entre enero de 2012 y julio de 2019 la entidad donde más detenciones de extranjeros se suscitaron fueron registradas en Baja California, con un total de 294 detenidos, por debajo de la delegación de Chiapas con apenas un caso menos; 159 detenidos en Tamaulipas, 131 remitidas a las áreas centrales de la dependencia, en tanto Nuevo León y Sonora se colocaron con 115 y 117 detenciones de extranjeros, respectivamente.

Entre las nacionalidades de los detenidos de los que da cuenta la Fiscalía diferentes a los que informó la Procuraduría de la CDMX se ubican a personas originarias de Afganistán, Brasil, Puerto Rico, República Popular de China, Canadá, Costa Rica, Italia, India, Noruega, Senegal, e Israel.

“Son organizaciones de carácter internacional que tienen vínculos con organizaciones nacionales (…) hay vínculos (de extranjeros) con organizaciones criminales del país,, por lavado de dinero principalmente”, sostuvo Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, días después del asesinato de los israelíes Benjamín Yeshurun Sutchi y Alon Azulay,  en la exclusiva plaza Artz Pedregal, donde las autoridades reconocieron la intervención de la mafia israelita con capos mexicanos. 

Compartir