Foto Magyar Nemzeti Galéria, Hungarian National Gallery /Facebook

Compartir

Redacción ejecentral

Aunque han pasado 64 años de la muerte de Frida Kahlo, su vida personal e ideas políticas ahora se han vuelto objeto de discusión en Hungría.

El periódico gubernamental de derecha Magyar Idok  ha criticado la exposición popular de su trabajo en la Galería Nacional Húngara de Budapest por “promover el comunismo”.

Las criticas surgen como parte de un debate nacional más amplio sobre cultura y política cultural desde que el primer ministro nacional Viktor Orban ganó un tercer mandato consecutivo en abril.

Los partidarios de Orban y los periodistas progubernamentales han aumentado en las últimas semanas después de que Orban ganara otro mandato, manteniéndose en poder.

Ahora, era momento de un cambio en la cultura hacia valores conservadores para poner fin a lo que ellos llaman dominación de artistas liberal izquierdistas.

 

 

En un articulo del 14 de julio titulado “Esta es la forma en que se promueve el comunismo, utilizando dinero del Estado”, en este artículo varias exposiciones fueron criticadas por el diario de derechas Magyar Idok, entre ellas incluida la exposición de Kahlo y también una versión del musical Billy Elliot.

Kahlo estaba afiliada al Partido Comunista de México y también se dice que decoro la cabecera de su cama con imágenes de los líderes comunistas Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao, según el Museo Frida Kahlo de México.

“No lo creerán, pero Trotsky ha vuelto a surgir en Budapest, esta vez desde la cama de Frida Kahlo”, se escribió en el periódico, refiriéndose a la relación de Kahlo con León Trotsky—una figura clave en la toma de poder por los bolcheviques en Rusia—durante su exilio en México.

El periódico agregó que no hay “ningún problema estético” con la exposición de “la pintora comunista mexicana”, que atrae tres mil visitantes por día.

El título de la exposición es Museo Dolores Olmedo de la Ciudad de México y está dividida en tres secciones: La maduración artística, la poética del dolor y Frida y Diego.

Al final de la exposición, una instalación de sonidos e imágenes recupera los últimos 10 años de su vida.

La Galería Nacional no hizo comentarios. Kahlo se ha convertido en uno de los artistas más famosos del siglo 20 en las décadas posteriores a su muerte, y su trabajo despierta gran interés.

Compartir