Compartir

ejecentral

La desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa logró para el gobierno de Enrique Peña Nieto lo que no alcanzaba en muchísimo tiempo: unificar a la prensa internacional en el enfoque a las violaciones flagrantes de derechos humanos en México. En la prensa mundial se empieza a deslizar la responsabilidad del propio Presidente, por lo que la cancillería estableció un monitoreo especial sobre lo que dicen en el extranjero del caso. El tema de los derechos humanos, en particular las desapariciones forzadas, fue abordado en Estados Unidos desde 2013. Con Atyozinapan ardiendo, las críticas han revivido. Como la del director para América de la organización Human Rights Watch, José Vivanco, quien recordó que después de que presentaron su informe en febrero del año pasado sobre desapariciones y el gobierno trató de clarificar, lo único que han visto son versiones contradictorias que en lugar de arrojar luz, provocan más dudas.

Compartir