Compartir

ejecentral

El tema de la violencia en Iguala contra normalistas de Ayotzinapan escaló a escándalo internacional donde el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto es al que se puso en el banquillo de los acusados por las violaciones a los derechos humanos. El Departamento de Estado le mandó el mensaje directo del gobierno de Barack Obama a México al demandar una investigación transparente y completa que lleve a los culpables ante la justicia, mientras que en el mundo comienzan los activistas organizarse en solidaridad con los jóvenes normalistas desaparecidos. Por lo pronto, junto con las ocho marchas en la República que se celebrarán este miércoles, réplicas de apoyo se harán, para abrir boca, en Madrid y Buenos Aires.

Compartir