Compartir

Jefferson Morley

El Archivo Cleveland Cram, parte de cual se publica aquí por primera vez, contiene una muestra de los principales materiales originales que el veterano oficial de la CIA utilizó para escribir su estudio sobre Angleton. Los documentos fueron fotografiados en el Centro de la Familia Booth para Colecciones Especiales de la Universidad de Georgetown. Un archivista de Georgetown no respondió a la solicitud de comentarios de The Intercept; la CIA también se negó a comentar.

El archivo Cram echa luz sobre un momento vergonzoso en la historia del gobierno secreto de Estados Unidos, cuando la CIA comenzó a hacer un recuento del legado de James Angleton, un padre fundador del Estado profundo, un maestro de la vigilancia masiva, un teórico de la conspiración con poder estatal.

Tal vez la historia más compleja y controvertida de Angleton que Cram tuvo que desentrañar se refería a dos oficiales de la KGB que desertaron hacia Estados Unidos y ofrecieron sus servicios a la CIA a principios de la década de 1960. Angleton insistió en que las historias contradictorias de los hombres tenían enormes implicaciones para los presidentes y legisladores estadounidenses, y de hecho para la política de Estados Unidos hacia la Unión Soviética. Para la CIA, la pregunta era, ¿qué desertor era la fuente más confiable?

Anatoly Golitsyn, el jefe de la estación de KGB en Finlandia, huyó a Occidente en diciembre de 1961. Era un hombre corpulento con ojos color avellana y una mente metódica y manipuladora. Yuri Nosenko, un oficial de carrera de la KGB infiltrado en la delegación soviética a una conferencia de desarme de la ONU en Ginebra, comenzó a vender información a los estadounidenses en junio de 1962 para devolver fondos oficiales en compañía de mujeres deshonestas. Dieciocho meses más tarde, se acercó a la CIA y llegó a un acuerdo para desertar a cambio de un pago de 50,000 en efectivo. Entre otras cosas, Nosenko tenía conocimiento de primera mano de que la KGB no había reclutado al acusado de asesinar al presidente John F Kennedy, Lee Harvey Oswald, cuando vivió en la Unión Soviética de 1959 a 1962.

Golitsyn, reasentado en el norte de Nueva York por la CIA, convenció a Angleton de que Nosenko era un falso desertor enviado por la KGB. Bajo la influencia de Golitsyn, Angleton llegó a creer que, en 1959, la KGB había lanzado una operación masiva diseñada para engañar al gobierno estadounidense y hacerle creer la propaganda soviética de una “coexistencia pacífica” entre el capitalismo y el comunismo, con el objetivo de vencer al complaciente Occidente.

El propósito de Nosenko, dijo Golitsyn, era proteger a un topo soviético que ya trabajaba dentro de la sede de la CIA. “Es un provocador que está en una misión para la KGB”, dijo Golitsyn a Angleton, según un memo que se encuentra en la base de datos en línea desclasificada de la agencia conocida como CREST, siglas en inglés de Herramienta de Búsqueda de Registros de la CIA. “Fue presentado a su agencia como agente doble en Ginebra en 1962. Durante todo el tiempo hasta ahora ha estado cumpliendo una misión de la KGB contra su país”.

Angleton incumplió el pago y ordenó que Nosenko fuera retenido en lo que ahora se conocería como un “sitio negro”, un centro secreto de detención de la CIA en el sur de Maryland. Nosenko no fue torturado, pero se le alimentó con una dieta mínima, se le negaron todas las posesiones y, según dijo más tarde, se le administró una dosis de LSD. Lo mantuvieron en confinamiento solitario durante los siguientes cuatro años, mientras protestaba por su inocencia.

En 1968, Angleton perdió ante el consenso institucional dentro de la agencia de que Nosenko era de hecho un desertor de buena fe. Nosenko fue liberado del confinamiento solitario y la CIA lo reasentó en los suburbios de Washington, DC. Nada de lo que hizo en su retiro apoyaba la idea de que la KGB lo había enviado o que supiera de un topo soviético dentro de la CIA.

Unos años más tarde, Cram se encontró con una pregunta simple pero importante: ¿Angleton había tenido razón al encarcelar a Nosenko?

Para responderla, Cram se basó en parte en una historia secreta de la CIA titulada “The Monster Plot”, escrita por John Hart, un oficial de carrera en la división de la Rusia soviética que había estudiado previamente el caso Nosenko a petición del director de la CIA, Richard Helms. “The Monster Plot”, que tiene más de 180 páginas, fue desclasificado con un lote de archivos de asesinato de JFK en noviembre; Cram guardó una copia en sus documentos personales.

La introducción y conclusión de “The Monster Plot”, fotografiada por Tyrer en la colección de Georgetown, detalla cómo las preocupaciones legítimas sobre la infiltración soviética en la CIA florecieron bajo la certeza de Angleton de que una operación de engaño gigantesca de la KGB estaba minando a Occidente. El título de la historia se refería al tamaño gigantesco de la supuesta “trama” soviética que Angleton y otros temían que se desarrollara dentro de la CIA.

Angleton estaba bien familiarizado con la traición soviética. Su mejor amigo en la inteligencia británica fue Kim Philby, con quien compartió muchos secretos mientras bebían a la hora de la comida en Washington. En 1951, Philby fue expulsado de Estados Unidos por la sospecha totalmente justificada de que era un espía soviético. Más tarde apareció en Moscú y se convirtió en general en la KGB.

Después de la traición de Philby, Angleton y otros funcionarios de la CIA temieron que otro topo comunista pudiera seguir trabajando en la agencia, una teoría que pareció confirmarse casi una década más tarde, cuando la CIA comenzó a perder una serie de espías dentro de la Unión Soviética. En octubre de 1959, Petr Popov, un oficial de inteligencia militar soviético que había estado transmitiendo secretos a los estadounidenses durante siete años, desapareció. Unos meses más tarde, se supo que había sido arrestado, lo que “añadió un problema específico a las preocupaciones generales sobre la posibilidad de que la CIA fuera infiltrada”, escribió Hart.

En 1961, la CIA comenzó a recibir cartas anónimas advirtiendo que las agencias de inteligencia occidentales, pero no la propia agencia, habían sido infiltradas. La información contenida en las cartas se consideró genuina porque condujo al arresto de espías soviéticos en los rangos superiores de los servicios de inteligencia británicos y alemanes. Un año más tarde, Oleg Penkovsky, un espía británico de inteligencia militar soviética que había dado información de “gran importancia estratégica” a Estados Unidos, fue arrestado.

Angleton sospechaba lo peor, y le persuadió la explicación de Golitsyn. Todos los desertores soviéticos que llegaron después de la llegada de Golitsyn a fines de 1961, incluido Nosenko, fueron falsos, dijo Golitsyn. Habían sido enviados con información falsa para desacreditar a Golitsyn, para proteger a los topos de la KGB que ya estaban en su lugar, y para confundir a los políticos estadounidenses sobre las intenciones de Moscú. Hart señaló que cuando Golitsyn “enfatizó temas de ‘desinformación’ (dezinformatsiya) de la KGB y una extensa (pero inicialmente no especificada) infiltración del personal de los servicios occidentales, encontró un público dispuesto y ansioso” en Angleton.

Golitsyn no podría haber sabido cuán preparado estaba Angleton para creerle en lo que se refería a la desinformación soviética, ya que Angleton había aprendido de primera mano cómo podían influir en el curso de la historia las operaciones de engaño estratégico. Como un joven oficial de inteligencia en la Segunda Guerra Mundial, fue autorizado para participar en la operación ULTRA, en la que la inteligencia británica proporcionó información falsa al Alto Mando alemán. Winston Churchill y Dwight Eisenhower creían que la operación ULTRA daba a los Aliados una ventaja decisiva sobre los alemanes, al igual que Angleton.

El objetivo de los soviéticos, dijo Golitsyn, era engañar a Occidente para que creyera que se estaba desarrollando un cisma entre la Unión Soviética y China, su viejo aliado, a fines de la década de 1950. En apariencia había amplias indicaciones de una división. Cuando el primer ministro soviético Nikita Khrushchev denunció la tiranía de Stalin en 1956, los comunistas chinos se volvieron hostiles a Moscú, emitiendo amargas declaraciones sobre el curso correcto del comunismo y emprendiendo escaramuzas fronterizas sobre viejas disputas territoriales. Pero Golitsyn no lo compró. Según Hart, el desertor “estaba seguro” de que la supuesta distancia entre las dos potencias “era el producto astuto de la desinformación de la KGB”.

Hart escribió que Angleton fue persuadido, viendo el conflicto público chino-soviético como parte de una operación de engaño de la KGB diseñada para convencer a Occidente de que el mundo comunista estaba dividido. Si el engaño tuviera éxito, es decir, si la CIA lo creyera, eso debilitaría el compromiso de Estados Unidos con una política firme para contener el poder soviético, pensó Angleton. Hart concluyó que Angleton había decidido romper a Nosenko antes de averiguar los hechos.

“En ese momento nunca hubo un esfuerzo honesto de establecer la buena fe de Nosenko”, escribió Hart. “Sólo hubo un esfuerzo decidido para demostrar que Nosenko actuó de mala fe, y que formaba parte de una operación de la KGB para engañar a la CIA para que creyera que no fue infiltrada”.

En su informe, Hart afirmó el hallazgo de 1968 de la agencia, alcanzado sobre las amargas objeciones de Angleton, de que Nosenko era un verdadero desertor. No era la primera ni la última vez que un informante había usado la ideología de la agencia para manipularla y lograr sus propios fines. El manejo de Angleton de Nosenko “no se ajustaba a ningún sentido generalmente aceptado del término ‘metodología’”, escribió Hart. En sus recomendaciones, pidió una evaluación psicológica más rigurosa de los desertores y una “mejora de los estándares intelectuales” en el servicio clandestino.

Cram estuvo de acuerdo. En un resumen de su evaluación del caso Nosenko, publicado en una monografía de 1993 para el Centro para el Estudio de la Inteligencia de la CIA titulado “De topos y cazadores de topos”, concluyó que Angleton estaba equivocado acerca de Nosenko. Los extractos de los documentos de Cram revelan la información clasificada en la que basó su conclusión.

A medida que Cram se entusiasmaba con los registros de Angleton, recibió un memorando firmado, incluido en la colección de Georgetown, de un jefe de oficina en la división soviética de Rusia llamado “Miles”. Miles explicó que, a mediados de la década de 1960, había servido en un equipo de la CIA que llevaba el nombre-código AESAWDUST que buscaba reivindicar la teoría de Angleton sobre los desertores falsos y la desinformación estratégica. (Todas las operaciones de la CIA que involucran a la Unión Soviética se identificaron con el prefijo AE, seguido de un nombre de código seleccionado al azar).

Con el beneficio de la retrospectiva, Miles admitió que el pensamiento grupal había distorsionado su trabajo. “Los AESAWDUSTERS fueron gente convencida (yo debería saberlo, era uno de ellos), y se mostraban muy impacientes ante cualquiera que no estuviera de acuerdo con ellos o que fuera crítico, a menudo respondiendo que el crítico no tenía toda la información, así que no sabía de qué estaba hablando”, escribió. “Los miembros participantes de AESAWDUST estaban terriblemente preocupados y motivados por el temor de que hasta que este complejo de engaño fuera expuesto y contrarrestado, tendríamos graves problemas que podrían empeorar en cualquier momento”.

La dimensión de la teoría del “Monster Plot” de Angleton convenció a sus defensores de que debía ser cierta, escribió Miles, pero una teoría de contrainteligencia que lo explicaba todo resultaba sospechosa. La cantidad de casos improvisados “creció y creció, hasta que los de afuera simplemente no pudieron seguir comprando la idea de que todos [los desertores soviéticos] eran malos”, escribió Miles. “Tarde o temprano, los que no estaban vinculados a la misión dijeron: ‘Espera, espera un momento’. Tal vez Nosenko [fue era un desertor falso], tal vez haya algunos casos [de agentes dobles], tal vez incluso muchos, ¿pero casi todos? Eso es demasiado’”.

“El simple paso del tiempo ha demostrado que AESAWDUST estaba equivocado”, continuó Miles. “La idea era que Nosenko no habría sido enviado a menos que los objetivos de la KGB fueran verdaderamente importantes. Esto fue postulado como una negación de la información de Golitsyn (algo que Nosenko nunca hizo, ni creo que haya podido hacer); luego, para proteger las fuentes que la KGB tenía instaladas en el gobierno de EEUU y la CIA (ninguna descubierta a pesar del esfuerzo maratoniano); y finalmente para destruir a la CIA en sí misma”.

La CIA había “ido cuesta abajo” en la década de 1970, señaló Miles, pero atribuyó ese declive a revelaciones sensacionalistas en la prensa de abusos de la agencia, y a los cambios culturales provocados por la década de 1960, no a las operaciones de engaño de la KGB. “Nada ha resultado como predijo AESAWDUST”, concluyó Miles.

Incluso los partidarios originales de Angleton finalmente se desilusionaron con la rigidez de su pensamiento. Tal testimonio fortaleció las conclusiones de Cram sobre Angleton y aclaró el destino de otra de sus víctimas, James Leslie Bennett, jefe de contrainteligencia de la Real Policía Montada de Canadá.

En el transcurso de su investigación, Cram escuchó a un oficial de contrainteligencia con las iniciales “PTD”, quien parece haber sabido de los orígenes de la investigación de Angleton sobre Bennett.

PTD le envió a Cram un memo de una página sobre “El caso Bennett”, que se incluyó en la colección de Georgetown y fue fotografiado por Tyrer. Era un recuento condenatorio de los métodos de Angleton y su confianza equivocada en Anatoly Golitsyn.

El caso Bennett comenzó en 1970, cuando altos oficiales de inteligencia canadienses se convencieron, acertadamente, de que había un espía comunista trabajando dentro de su cuartel general. Debido a que la CIA trabajó en estrecha colaboración con la Real Policía Montada de Canadá, conocida como la RCMP, Angleton también estaba preocupado. Consultó con Bennett, su contraparte canadiense, un intelectual cuyas opiniones testarudas no siempre fueron apreciadas por sus colegas más provinciales. Pero a Angleton le agradaba Bennett, según PTD. Angleton “nunca pensó en Bennett como espía y, de hecho, estaba muy entusiasmado con él como un profesional entre vaqueros”, escribió PTD. Angleton incluso criticó severamente a un colega que sugirió que Bennett podría estar trabajando para los soviéticos.

Uno de los funcionarios canadienses que se enfrentaron con Bennett llegó a Washington en el verano de 1970 para entablar “largas discusiones sobre la infiltración del RCMP [por parte del RIS, el Servicio de Inteligencia Ruso] y el probable papel de Bennett”, recordó PTD.

Después de defender a Bennett, Angleton le pidió a Golitsyn que analizara el caso. “A comienzos de 1972, a Golitsyn se le dieron archivos de la RCMP para examinar la supuesta penetración del RIS”, recordó PTD. En su informe, Golitsyn escribió tres nombres de funcionarios canadienses, uno de los cuales era Bennett. “Después de reflexionar sobre algunos, decidió que Bennett era quien se había infiltrado”.

Angleton fue repentinamente persuadido. “JJA forzó a Golitsyn en la sobre el tema del RCMP con el propósito de supuestamente ayudarlos en la investigación”, escribió PTD, usando las iniciales de Angleton. “Y durante todo el caso, JJA mantuvo una presión implacable sobre la RCMP… para expulsar a Bennett”.

Bennett protestó por su inocencia y se sometió a una prueba de polígrafo para probarlo. El examen “demostró que era un reactor fuerte en ciertos temas no relacionados con la investigación”, informó PTD. “Pero cuando se le preguntó si estaba trabajando para un servicio adversario (y los probaron todos), no hubo respuesta”.

Cuando un oficial de seguridad del polígrafo de la CIA revisó los resultados, escribió PTD, “concluyó que Bennett había aprobado la prueba”. Para entonces, Bennett ya se había visto obligado a retirarse.

Como se informó por primera vez en Cold Warrior, el libro de Tom Mangold de 1993 sobre la cacería de topos de Angleton, Bennett dejó el trabajo de inteligencia bajo una inmerecida nube de sospecha. Se divorció y se mudó a Australia. Los canadienses finalmente atraparon a un espía ruso entre ellos que no tenía nada que ver con Bennett. En 1993, el gobierno canadiense absolvió a Bennett de todo delito y le otorgó 150,000 dólares canadienses como compensación, según el periodista David Wise.

Para Cram, el recuento de PTD demostró que Angleton había actuado según el capricho de Golitsyn, malinterpretó los resultados del polígrafo y arruinó la carrera de un hombre sobre la más limitada de las suposiciones.

ES DE INTERÉS 
Angleton, el padrino del espionaje masivo (I)

Compartir