Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Bienvenida la propuesta, pero estaremos muy pendientes de su seriedad y determinación para que esto no sea más de lo mismo.

La crisis por la que atraviesa el país es el marco idóneo para presentar una propuesta como la que ha anunciado el Partido Acción Nacional (PAN), impulsarán un sistema anticorrupción que pretende acabar con el flagelo que tanto nos lastima. Nada más seductor, esperemos que no sea mero oportunismo.

En la actualidad, los ciudadanos no tenemos de otra más que canalizar todas nuestras inquietudes y exigencias a través de los institutos políticos, por lo que esta demanda y otras tendrán que ser procesadas en las cámaras por los mismos actores a los que muchos señalan como corruptos, por lo que el reto presenta riesgos y oportunidades.

El ojo del huracán envuelve en estos momentos al Gobierno Federal, PRI y PRD, pero en un ejercicio de honestidad, el PAN tiene que reconocer que durante los dos sexenios que gobernó el país y en los últimos años en los que regresó a la oposición, ha acumulado una buena cantidad de escándalos que lo meten al mismo paquete donde se encuentran los anteriores, es por eso que hablo de riesgos.

La pulcritud y amplitud del plan que se proponen realizar deberá contar con elementos tan irrefutables como infalibles para que se cumpla el cometido, ya que el mismo, será hecho y respaldado por institutos que cuentan con casi nula credibilidad por parte de los ciudadanos, situación que de entrada le agrega, por lo menos, un ingrediente de sospecha.

¿Será posible que ellos mismos firmen un acuerdo que termine con sus abusos y privilegios y lo pongan en práctica? Esa simple duda, es motivo suficiente para que tenga mucho cuidado en la redacción y puesta en operación de su plan, puesto que una burla más no la soportarían los mexicanos y las consecuencias serían indeseables.

Ahora bien, concediendo el beneficio de la duda y aceptando las buenas intenciones de todos, la puesta en marcha del sistema anticorrupción debe ofrecer resultados inmediatos, sí, inmediatos. ¿Difícil? Es su bronca, pero eso es lo que esperamos porque los últimos acontecimientos han desbordado el hartazgo de todos nosotros.

Cuando hablo de resultados inmediatos, me refiero no sólo a medidas que tengan que ver con las nuevas reglas del juego, lo cual también es exigible, sino a ver en la cárcel a quienes hasta hoy se han servido con la cuchara grande con total impunidad.

No se trata de venganzas o revanchas, se trata de justicia pura. Nada de borrón y cuenta nueva. La oportunidad de sentar un precedente ejemplar está en sus manos para que entonces las manifestaciones de rabia se atemperen y las aguas vuelvan a su cauce; de lo contrario, podrían estar activando un reacción el doble de grande de la que estamos viendo hoy.

La corrupción a nivel de funcionarios de niveles bajos, de empresarios voraces y de prominentes políticos es rampante y ofensiva y esos deberán ser los alcances del sistema propuesto por el PAN, que de darse en la realidad, sería el relanzamiento y reconciliación de ese partido con los ciudadanos y un bálsamo para nuestros males.

Ejemplos de acciones serias contra la corrupción de todos, planes, procesos y controles bien establecidos los hay. En la Gran Bretaña, son bien conocidos los casos recientes del primer hombre de raza negra que ocupaba un lugar en Westminster, encarcelado por su probada corrupción y de otro político que tenía al jardinero y una hermana en la nómina, mismo que también fue a la cárcel. La severidad con la que castigan el intento de corromper a un inspector de manejo para obtener una licencia es muy severo, conozco de primera mano el caso de una chica que sufrió las consecuencias por quererse pasar de lista en Escocia. Si un vendedor de medicamentos intenta ofrecer un desayuno a un médico de algún hospital, se interpreta como intento de soborno y la pena por ese simple hecho es la de vetar a la empresa farmacéutica que emplea a dicho vendedor y la imposibilita a entrar y hacer negocios a ese hospital por años y ¿si el médico aceptó? ¡adiós licencia! (eso también me consta). De ese tamaño, así se combate en serio la corrupción. Ahí puede haber buenas ideas para la redacción de un plan que no deje fuera a nadie.

Bienvenida la propuesta, pero estaremos muy pendientes de su seriedad y determinación para que esto no sea más de lo mismo.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir