Raúl García Araujo


No fueron los tan hablados trabajos de inteligencia contra el crimen ni un seguimiento minucioso de las 15 mil cámaras de seguridad que existen en la Ciudad de México lo que permitió dar con el paradero de Nancy Tirzo, la bebé de ocho meses que fue robada en inmediaciones del Hospital General el pasado 14 de abril.

Los funcionarios de la Procuraduría capitalina le deben su puesto, aunque usted no lo crea, a un vecino de Nezahualcóyotl, pues gracias a su denuncia no sólo se logró ubicar a la menor, sino también detener a sus captores.

Funcionarios de primer nivel de este municipio mexiquense informaron a En Corto que los investigadores encargados de este caso de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México tenían la brújula perdida.

“¡No tenían ni idea de por dónde investigar! ¡Ni una pista sólida de en dónde estaba la menor!”, dijo un funcionario mexiquense.

La presión subió de tono contra las autoridades de la Ciudad de México cuando la periodista Itzel Cruz Alanís consiguió y dio a conocer a través del canal de noticias FOROtv un video en el que se observaba a una mujer que llevaba a Nancy en brazos, acompañada por un adolescente –primo de la menor- que la cuidaba en ese momento.

La presunta robachicos logró distraer al joven para después huir con ella y así dejar en la incertidumbre a la familia Tirzo.

El video en segundos se viralizó en las redes sociales, y la noticia del robo de Nancy pasó de ser secundaria hasta convertirse en una de las más importantes en Semana Santa, pues todos los medios de comunicación se volcaron a atender este caso.

El video era reproducido, una y otra vez, por todas las televisoras del país, e incluso algunas norteamericanas de habla hispana como Univisión.

En medio de la efervescencia informativa apareció en escena el programa de Redes Vecinales de Seguridad de Nezahualcóyotl. Sus integrantes, la mayor parte vecinos de esta localidad, compartieron la imagen de la menor desaparecida.

La información llegó a manos de un vecino de la colonia Ciudad Lago que identificó a la niña, y de inmediato dio aviso a la policía municipal. Por la frecuencia de radio de la corporación policiaca se lanzó la alerta de que la menor Nancy había sido localizada. Al escuchar esto, el director de Seguridad Pública, Jorge Amador, giró instrucciones de que se montara un operativo discreto para detener a sus captores.

La tarde del jueves 18 de abril, dos policías municipales aguardaron por varias horas hasta que salieran de su domicilio la pareja que tenía a Nancy. Cuando se abrió la puerta de la casa caminaban hacia la calle Antonio “N” y Estela “N” con la bebé en sus brazos. De inmediato los oficiales les marcaron el alto y pidieron los papeles oficiales que acreditaran que eran padres de la niña. La pareja no pudo comprobarlo, y en ese momento fueron detenidos, para después ser presentados ante la Procuraduría capitalina.

Hoy la menor Nancy Tirzo ya está en casa con su familia, mientras que un juez de control dio prisión preventiva a Estela y Antonio por el delito de sustracción de menor.

En medio de todo esto, el alcalde de Nezahualcóyotl, Juan Hugo de la Rosa, informó que actualmente operan en este municipio 10 mil redes de seguridad conformadas por vecinos y policías con el fin de atender los problemas de inseguridad en la zona.

Sin embargo, lo importante aquí es que este programa permitió que un vecino salvara el puesto al subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales de la Procuraduría capitalina, Rodrigo de la Riva, y su equipo de investigadores que no tenían ni la menor idea de dónde estaba la bebé robada Nancy Tirzo.

Compartir