Foto: Cuartoscuro

Compartir

Jair Avalos | Corresponsal

La Arquidiócesis de Yucatán emitió medidas preventivas ante el brote de influenza tipo AH1N1 en la zona. Entre estas medidas se encuentran el no dar el “Saludo de Paz” con un típico apretón de manos y proveer en cada Iglesia de suficiente gel antibacterial.

En una carta dirigida por el Arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez, solicita a toda la comunidad católica el comenzar a tomar las medidas de higiene para prevenir el contagio de la enfermedad.

“Ante el significativo incremento de los casos de influenza por el virus AH1N1, del que nos hemos enterado por los medios de comunicación y por los avisos de alerta que hay en diferentes centros de salud en la entidad, queremos como Iglesia, tomar las medidas de higiene convenientes para prevenir contagios, como ya se ha hecho en alguna otra ocasión”, dice la carta del arzobispado.

La primer medida es identificar a los “fieles” que “experimenten algunos de los síntomas que les hagan sospechar que han contraído la influenza, no acudan a las celebraciones litúrgicas en el templo, hasta haber superado la enfermedad”.

“Que a la hora del saludo de la paz, no se den la mano, sino que baste el saludo de palabra y un sencillo gesto de reverencia. (…) Que la Sagrada Comunión se distribuya en la mano, a menos que los fieles la soliciten en la boca”.

Entre otras precauciones, se solicita a todos a acudir al médico y contar con un dispositivo de gel antibacterial durante el ingreso a la misa.

La Arquidiócesis hace este llamado ante “el riesgo de epidemia”; como se ha informado, Yucatán tiene 58 casos confirmados de influenza y una muerte por confirmar por este padecimiento.

En el estado vecino de Quintana Roo se confirmó este miércoles la muerte de tres personas y 23 casos confirmados en seis municipios quintanarroenses.

Esta mañana, la redacción de EjeCentral consultó al departamento de prensa de la Secretaria de Salud federal sobre el tema y negaron hablar del tema, remitiendo a la Secretaria de Salud yucateca “porque es un tema que está focalizado allá. Aunque no hay un comportamiento anormal. En Yucatán, Quintana Roo siempre hay aumento de casos en esta época. Así se comporta la enfermedad”.

Desde 2009, cuando la epidemia tomó carácter nacional, no se habían dado este tipo de medidas dentro de los templos religiosos; aunque las campañas de higiene y vacunación contra el padecimiento fueron permanentes.

El domingo 25 de abril de 2009 la Arquidiócesis Primada de México suspendió sus actividades dominicales al menos en la Ciudad de México por el elevado número de casos en la capital. Hace dos años, la institución recomendó no ir a misa si se estaba enfermo de influenza.

En mensaje del arzobispo Yucateco concluye pidiendo que “como cristianos hemos de preocuparnos de la salud del alma, pero también de la salud del cuerpo, lo cual hemos de considerarlo como un deber delante de Dios, sobre todo si como en este caso, un eventual contagio puede perjudicar a otros”.

a0723f93-2620-4848-9b61-9a25779d647e

Compartir