Comunidad indígena en Ayutla, Guerrero. Foto: Cuartoscuro / Andrea Murcia

Compartir

Redacción ejecentral

Una de cada cinco personas se sintió discriminada por su arreglo personal, tono de piel o condición indígena o de género, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis) de 2017, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Además, el ejercicio del Inegi destacó que entre más oscuro es el tono de piel, menor es el nivel de escolaridad.

Sólo el 16.2% de personas con piel oscura tienen estudios de nivel superior, comparado con el 30.4% de individuos con piel clara con ese nivel educativo.

Además, más de 19 millones de personas afirmaron haber sido privadas de derechos como apoyos sociales, servicios médicos, atención en oficinas públicas, servicios financieros.

Sin embargo, sólo el 10% de los encuestados dijeron haber presentado una denuncia ante una autoridad o institución por actos discriminatorios, indicó Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En entrevista para El Universal, el funcionario subrayó que la discriminación no debe ser admitida pues constituye un acto violento.

“(La discriminación) es una forma de violencia que bajo ningún supuesto o condición aceptada”, afirmó.

Además, González Pérez aseveró que la discriminación contra sectores de la sociedad constituye “una distinción ilícita que vulnero los cimientos del sistema democrático”.

Uno de los grupos más afectados por la discriminación es el de las trabajadoras domésticas. Según la Enadis, 39.1% de las entrevistadas ha sufrido al menos un incidente de negación de sus derechos, 57.1% afirmó que sus derechos se respetan poco o nada, mientras que el 87% no cuenta con prestaciones laborales.

Las mujeres indígenas también han sido de las personas más afectadas por la discriminación, pues cuatro de cada 10 personas afirmó haber sido marginada por su origen étnico, 58.3% por algún tipo de discapacidad, y 41.7% fue relegada de alguna forma por sus creencias religiosa.

Las entidades de la República Mexicana con las tasas más altas de discriminación fueron Puebla, Colima, Guerrero, Oaxaca y Morelia. DC

Compartir