Aula del Centro de Educación Integral Vicente Suárez, Saltillo Foto: @RCGoficial

Compartir

Redacción ejecentral

Al parecer la inseguridad en Coahuila ha llegado a niveles inimaginables, pues se ha dado a conocer la historia de una escuela para niños en situación vulnerable que ha sido robada entre 39 y 40 ocasiones.

El Centro de Educación Integral Vicente Suárez, ubicado ubicado en la Unidad Deportiva La Maquinita, en Saltillo, es un colegio de tiempo completo al que acuden niños de familias pobres o disfuncionales, y que ha sido prácticamente desmantelada supuestamente por pandilleros de la colonia Guayulera.

Aparentemente los ladrones no solo se conforman con robar objetos de valor como computadoras y electrodomésticos, pues además se han llevado el cableado de luz, tuberías de agua y hasta los desayunos de los menores que acuden a esta escuela.

De acuerdo con la directora del plantel Carmen Alonso Arroyo, entrevistada por El Universal, no cuentan con los recursos para contratar a un velador para evitar estos saqueos, y mucho menos para adquirir cámaras de seguridad.

Los estudiantes del centro educativo Vicente Suárez también han tenido que sufrir las inclemencias del tiempo debido a estos crímenes, pues los delincuentes no solamente se han dedicado a robar, además han vandalizado la escuela rompiendo los 52 vidrios de las aulas.

Denuncias por los robos al Centro de Educación Integral Vicente Suárez, Saltillo Foto: @RCGoficial

La encargada del colegio aseguró que han presentado denuncias cada vez que suceden estos saqueos, sin embargo, las autoridades no han tomado ninguna acción para detener a los responsables de los robos.

Alonso Arroyo afirmó que los docentes del plantel se sienten impotentes ante la nula acción de las autoridades y la poca atención que prestan los padres, pues estos deben trabajar y no están al pendiente de la escuela de sus hijos.

Detalló que entre los objetos de valor que han sido robados, destacan dos laptops y dos impresoras, un horno de microondas, licuadoras, batidoras, ollas y sartenes, además del cableado de luz y las tuberías de agua, por lo que los alumnos y profesores no cuentan ni siquiera con los servicios básicos.

Los delincuentes únicamente dejaron los pupitres, escritorios y pizarrones, pero no por amabilidad, sino porque es más complicado vender estos mobiliarios.

Profesores del Centro de Educación Integral Vicente Suárez estiman que reponer lo robado y reparar los daños provocados costaría aproximadamente 200 mil pesos (Con información de El Universal. Foto: @RCGoficial). MR

Compartir