Raúl García Araujo

Los perfiles falsos de Facebook son una de las principales herramientas que usan los tratantes de personas para enganchar a niñas, adolescentes y jóvenes en nuestro país.

En las redes sociales estos delincuentes se ganan la confianza de sus víctimas para después convencerlas de abandonar sus hogares.

Con sutileza, las convencen de viajar a otros estados del país donde las convierten en esclavas sexuales, al obligarlas a prostituirse en hoteles de paso, casas de citas y supuestos “bares” o centros de entretenimiento.

Con este método operaba la banda de familia Ramírez Xilotl, que fue desarticulada hace unos días por la Policía Federal.

Raquel fue una de sus víctimas. A ella la engancharon en 2016 en Uruapan, Michoacán.

El joven de 28 años del que se enamoró, la convenció de irse a vivir con él a Tlaxcala. Al llegar ahí, terminó el encanto y comenzó el tormento.

Carlos la golpeo y la obligó a prostituirse ahí, para después llevarla a hoteles de Veracruz, Puebla y Tijuana.

El plan del tratante era llevar a su víctima a Nueva York para expandir el negocio de la “familia”.

En su infierno Raquel pensó que jamás volvería a ver a sus seres queridos. Pero en un descuido de sus captores logró huir del hotel Ibiza ubicado en la ciudad de Tijuana, Baja California donde la prostituían.

La Policía Federal abrió una carpeta de investigación sobre la historia de Raquel y empezó a armar el rompecabezas de este grupo criminal.

Los agentes federales lograron establecer que la banda de tratantes era encabezada por la familia Ramírez Xilotl.

Estos delincuentes enganchaban a sus víctimas para después explotarlas sexualmente en los estados de Tlaxcala, Puebla, Veracruz, San Luis Potosí, Tabasco, Baja California, e incluso en Nueva York, en Estados Unidos.

La División de Investigación de la Policía Federal logró ubicar las casas de seguridad de la banda dedicada a este delito, así como los diversos hoteles donde prostituían a sus víctimas.

Según el expediente del Caso Xilotl del cual tiene copia En Corto el grupo delictivo está conformado por diferentes miembros de las familias Ramírez Xilotl, Xilotl Tino y Pluma, originarios todos de Olextla de Juárez, municipio de Acuamanala, Tlaxcala.

Apenas el pasado 31 de mayo de 2019, la Policía Federal obtuvo por parte de un juez, 14 órdenes de aprehensión en contra de los integrantes de la familia Xilotl por delincuencia organizada; trata de personas y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

La semana pasada los agentes federales en coordinación con la Guardia Nacional detuvieron a ocho de estos presuntos delincuentes y liberaron a siete víctimas, entre ellas tres menores de edad.

El testimonio de Raquel sin duda sirvió para desmantelar a este grupo criminal dedicado a este ilícito.

Pero hay otros grupos operando. En Corto tiene documentado otro caso de una red de tratantes de menores de edad que opera en la alcaldía de Iztapalapa.

Se cuenta con fotos de los presuntos tratantes que enganchan a niñas de los municipios de Ecatepec y Nezahualcóyotl a través de perfiles falsos de Facebook.

En una de las gráficas se observan como a una menor la tienen drogada, alcoholizada y se mofan de tomarse fotos con ella.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México rescató a la niña, aunque no pudo detener a los delincuentes. La investigación de este caso sigue en curso.En Cortito: Siguen las acusaciones del pésimo trabajo que realizan los encargados de Comunicación Social de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, Lorena Ortega y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Armando Alcocer. No contestan las llamadas a sus teléfonos aun y cuando cuentan con aparatos oficiales ni mucho menos dan respuesta a los mensajes que se les envían cuando se les solicita información de cada una de estas dependencias. Parece que su trabajo consiste en estar siempre atrás de sus jefes.

Compartir