Eje Central El portal de noticias y análisis político en México.

Martes 21 de abril, 2015 | 8:06 am

Enrique Peña Nieto tuvo que replantear durante la noche del martes y la madrugada del miércoles la estrategia a seguir por la acusación de Tomás Yarrington. Le decimos

fllanos | Jueves 24 de mayo, 2012

Enrique Peña Nieto tuvo que replantear durante la noche del martes y la madrugada del miércoles la estrategia a seguir por la acusación formal en Estados Unidos en contra del ex gobernador priista de Tamaulipas, Tomás Yarrington, por presuntos vínculos con el narcotráfico. Desde temprano, el jefe de campaña Luis Videgaray anticipó el deslinde y … Continúa leyendo Enrique Peña Nieto tuvo que replantear durante la noche del martes y la madrugada del miércoles la estrategia a seguir por la acusación de Tomás Yarrington. Le decimos

Enrique Peña Nieto tuvo que replantear durante la noche del martes y la madrugada del miércoles la estrategia a seguir por la acusación formal en Estados Unidos en contra del ex gobernador priista de Tamaulipas, Tomás Yarrington, por presuntos vínculos con el narcotráfico. Desde temprano, el jefe de campaña Luis Videgaray anticipó el deslinde y la condena, y optaron por callar al líder del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, que ha tenido algunas declaraciones desafortunadas en los últimos días, para que fuera el propio candidato quien encarara a los medios. El fuego le llegó a los pies, pese a que el proceso contra Yarrington estaba más que anunciado, y no está claro si el control de daños resultará efectivo.