FOTO: AFP / Mandel NGAN

Compartir

AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró este jueves que las escuelas «sin armas» son un «imán» para los asesinos en masa, al reiterar su propuesta de armar a algunos maestros para lograr un efecto disuasivo ante a posibles ataques.

En una seguidilla de tuits, el mandatario estimó que esa medida podría ser determinante: «Una escuela ‘sin armas’ es un imán para la gente mala», lanzó, despertando el rechazo de una parte de la comunidad educativa y de legisladores republicanos y demócratas.

Trump ya había respaldado esa propuesta durante una reunión el miércoles en la Casa Blanca con sobrevivientes de la matanza en una escuela secundaria de Parkland, Florida, que dejó 17 muertos la semana pasada.

«Maestros y entrenadores altamente entrenados y adeptos a las armas solucionarían instantáneamente el problema, antes de que llegue la policía. GRAN PODER DISUASIVO», escribió Trump.


El mandatario estimó que 20% de los docentes, aquellos adeptos a las armas y con «antecedentes militares o entrenamiento especial» podrían portar «armas ocultas» para «inmediatamente responder los disparos si un psicópata salvaje entra a una escuela con malas intenciones».

Si un ‘tirador psicópata’ sabe que una escuela tiene un gran número de maestros expertos en armas (…) nunca atacará esa escuela (…) Problema solucionado», señaló.

Luego, el presidente incluso mencionó la posibilidad de dar «bonos» a quienes porten armas en los salones de clases, aunque sin dar más detalles.

Pero el policía asignado a la escuela sencudaria de Parkland donde ocurrió el tiroteo, no ingresó al edificio para intentar detener la masacre, dijo Scott Israel, el sherif  del condado de Broward, al que pertenece Parkland.

Según el video de seguridad, que no se hará público, el oficial estuvo «en el ‘campus’ durante todo el suceso», armado y vistiendo el uniforme, pero «nunca entró» al edificio, lamentó Israel, quien confesó que ver la filmación lo dejó «devastado, mal del estómago, sin palabras».

El agente tendría que haber «entrado, enfrentado al atacante, matado al asesino», agregó el sherif, quien indicó que suspendió al oficial sin goce de sueldo y que éste en cambio decidió renunciar.

No a la carrera armamentista en escuelas

La insistencia del mandatario en armar a los docentes levantó una ola de rechazo.

«Los padres y educadores rechazan abrumadoramente la idea de armar a personal de las escuelas», dijo Lily Eskelsen García, presidenta de la Asociación Nacional de Educación (NEA), la mayor unión de profesionales de Estados Unidos con casi tres millones de miembros.

Traer más armas a nuestras escuelas no hace nada por proteger a nuestros estudiantes y educadores de la violencia», agregó.

Randi Weingarten, jefe de la Federación estadounidense de maestros, condenó lo que llamó una «carrera armamentista» y los esfuerzos para «convertir a las escuelas en fortalezas militarizadas al armar a los maestros».

Para la profesora Melissa Falkowski, quien escondió a alumnos en su salón durante el tiroteo en la secundaria de Parkland, la propuesta es «ridícula».

«¿Por qué estamos tratando nuestras escuelas como si debieran ser una instalación militar con profesores entrenados como oficiales de policía y personal militar?», cuestionó en una entrevista con CNN.

Durante un debate la noche del miércoles por CNN, numerosas voces también criticaron ese posible escenario.

«¿Debo formarme como una policía en vez de educar a los niños?», inquirió Ashley Kurth, también profesora en el liceo Stoneman Douglas de Parkland. «¿Debo vestir un chaleco antibalas?», agregó.

El senador republicano Marco Rubio mostró asimismo sus diferencias con Trump, al oponerse a esa idea. Mientras que el legislador demócrata Richard Blumenthal la tildó de «locura tóxica».   FR

Compartir