FOTO: CUARTOSCURO

Compartir

Redacción ejecentral

El gobierno de Estados Unidos creó una base de datos secreta de activistas, periodistas, de personas “sospechosas”  y organizadores de la  caravana migrante que llegó a la frontera con México a finales de 2018, reveló la cadena NBC 7 de San Diego.

El departamento de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos(CBP, por sus siglas en inglés) incluyó los nombres de diversas personas en una base de datos secreta de objetivos y a muchos de ellos les colocó alerta en pasaportes, con lo que evitó que al menos dos fotoperiodistas y un abogado ingresaran a México.

«Los esfuerzos de recolección de inteligencia se realizaron bajo el paraguas de la «Operación Línea Segura», la operación designada para monitorear la caravana de migrantes», menciona la publicación.

En esta lista se incluyó a diez periodistas, siete de los cuales son ciudadanos estadounidenses, un abogado y 48 personas, también de Estados Unidos, incluyendo a defensores de organizaciones como Border Angels y Pueblo Sin Fronteras.

Ciudadanos de otros países también fueron incluidos y clasificados como organizadores, instigadores o parte de la caravana con rol «desconocido».

La información fue recabada por el grupo “operaciones en el extranjero” de la policía fronteriza de San Diego, sin embargo,  a ella también  tienen acceso la CBP, la policía migratoria (ICE), la patrulla fronteriza y el FBI.

Los documentos fueron titulados «Rama de Operaciones en el Extranjero del Sector de San Diego: Caravana Migrante FY-2019, Organizadores, Coordinadores, Instigadores y Medios Sospechosos» y están fechados el 9 de enero de 2019.

En ellos está impresas las banderas estadounidense y mexicana, con una pancarta que dice: «ILU-OASSIS-OMEGA».

«Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional dijo que el sello indica que los documentos son un producto de la Unidad de Enlace Internacional (ILU), que coordina la inteligencia entre México y los Estados Unidos», menciona NBC 7.

Al respecto, el gobierno mexicano anunció que solicitará información al Gobierno de los Estados Unidos por los canales oficiales para esclarecer cualquier posible caso de espionaje ilegal.

«El Gobierno de México desaprueba todo tipo de actos de espionaje ilegal hacia cualquier persona, nacional o extranjera.

«(México) no lleva a cabo tareas de vigilancia ilegal a personas, bajo ninguna categoría o tipo de actividad», mencionó en un comunicado.

Compartir