FOTO: ALBERTO ROA /CUARTOSCURO.COM

Compartir

Redacción ejecentral

Luis Ángel Bravo Contreras, exfiscal de Veracruz, dejó el penal de Pacho Viejo, en Veracruz, tras obtener prisión domiciliaria para seguir su proceso por el presunto delito de desaparición de personas en la modalidad de entorpecer la investigación.

Si se pudo”, gritó sonriente el excolaborador de Javier Duarte tras la determinación de la jueza Mónica Segovia, quien ordenó que sean policías ministeriales los que resguarden la residencia del imputado y no policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

En diciembre del 2018, un tribunal colegiado otorgó el amparo 648/2018 a Bravo Contreras contra la prisión preventiva oficiosa que le dictó una juez de control por el proceso penal 103/2018.

La acusación contra el exfiscal está relacionada con el presunto ocultamiento y alteración del hallazgo de 13 cuerpos en la barranca La Aurora, en el municipio de Emiliano Zapata, en 2016.

El 19 de enero de 2016 fueron hallados 19 cadáveres; presuntamente los entonces funcionarios del gobierno de Duarte pidieron al personal bajo su mando reportar sólo la localización de seis.

Al concluir la audiencia, la cual se prolongó por espacio de una hora y media, Arturo Nicolás Baltazar, abogado defensor, expresó que su cliente debería estar en libertad y no bajo arresto domiciliario, por lo que darán aviso a la autorizada federal para que éste determine si se da cumplimiento a la ejecutoria del amparo.

La determinación de la jueza Mónica Segovia es una violación a los desechos humanos de Luis Ángel, dado que lo señalado por el juez federal era que se diera cabal cumplimiento de la ejecutoria de lo contrario será consignada”, dijo en entrevista con medios locales.

El ex funcionario deberá permanecer en su domicilio y las visitas estarán limitadas a familiares y abogados.(Con información de El Dictamen)EM

Compartir