Compartir

Redacción ejecentral

En el último día del sexenio de Enrique Peña Nieto la Procuraduría General de la República (PGR) y Tarek Abdalá, extesorero del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, llegaron a un acuerdo para evitar juzgarlo por el presunto desvío de 55 mil millones de dólares.

De acuerdo con documentos obtenidos por el diario Milenio, Abdalá se comprometió a declarar en todos los juicios de Javier Duarte y sus excolaboradores, a cambio de no ser juzgado.

El extesorero de Duarte está vinculado a 32 carpetas de investigación y 11 averiguaciones previas.

Abdalá fungió como tesorero del 6 de febrero de 2012 hasta el 31 de agosto de 2015 y presuntamente autorizó diversas transferencias con “fines diversos a los que estaban destinados”, por ello se le comenzó a investigar por uso ilícito de facultades o atribuciones.

El documento al que Milenio tuvo acceso contiene una declaración del exfuncionario donde explica el acuerdo con PGR.

“La realidad es que durante los meses he colaborado con la autoridad brindando información eficiente y útil, tan es así que con fecha 22 de mayo de 2018, comparecí dentro de la carpeta de investigación número FED/SEIDF/UEIDFF-VER/0001653/2016 misma que se encuentra radicada en la Dirección General de Asuntos Especiales, de la PGR, dentro de la cual me fue ofrecido un criterio de oportunidad al considerarse que como imputado aporté información esencial y eficaz para la persecución de un delito más grave del que se imputaba a mi persona, y bajo el compromiso de comparecer posteriormente en juicio o bien donde se me requiera”, señaló Tarek al Ministerio Público Federal.

Y añadió:

“Yo no soy abogado, y técnicamente desconozco si lo que sucedió respecto al manejo de las finanzas constituye un delito, sin embargo, la realidad es que si es indebido que recursos federales etiquetados se desvíen a una cuenta concentradora o licuadora, para un fin de gobierno diverso al que fueron destinados, hago de su conocimiento que esta práctica sí se hacía y era conocida por todos mis superiores jerárquicos en la Secretaría de Finanzas, por supuesto incluyendo al gobernador quien en la mayoría de las veces lo instruía directamente”.

(Con información de Milenio) NR

Compartir