Compartir

Redacción ejecentral

Una amenaza terrorista consiguió que se cancelara el festival de música Rock am Ring, que tiene lugar desde el 2 hasta el 4 de junio en la ciudad alemana de Nürburg. Mientras la policía investiga, los asistentes están siendo evacuados.

Alrededor de 90 mil personas abandonaron las instalaciones pacíficamente, reportó el diario alemán Bild, sin embargo, aunque la página de Facebook del festival había reportado asistencia de unas 80 mil personas.

La policía de Coblenza afirmó disponer «de elementos concretos según los cuales no se puede descartar una posible amenaza terrorista», en un comunicado difundido en el primer día del festival previsto hasta el domingo.

Como la seguridad es la prioridad y hay que evitar cualquier riesgo para los festivaleros, se ha decidido suspender el festival por hoy», explicó la policía, sin dar detalles sobre la naturaleza de la amenaza ni los elementos de los que dispone.

La policía subrayó que la decisión de suspender el evento se debe a la necesidad de excluir el potencial de peligro de los presentes, dado que su seguridad es “primordial” y por el momento la amenaza terrorista no podía ser descartada.

Los organizadores pidieron, por su parte, a los presentes que se dirigieran «de forma ordena y tranquila hacia las salidas» y los campamentos de los alrededores del célebre circuito automovilístico de Nürburgring, donde tiene lugar el festival.

La policía precisó que la seguridad fue reforzada con mil 200 agentes adicionales, a raíz del atentado cometido el 22 de mayo en Manchester después de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

Los organizadores expresaron su deseo de que el festival continúe para el sábado.

Tras el ataque en Manchester, las empresas encargadas de la seguridad en grandes eventos de entrenamiento reforzaron sus medidas de seguridad.

Las autoridades alemanas permanecen alertas a causa de la amenaza islamista en el país, sobre todo desde diciembre de 2016, cuando un atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) causó 12 muertos en un mercado navideño de Berlín.

El EI también reivindicó en 2016 un asesinato en Hamburgo (norte), un atentado con bomba en Ansbach (sur), que dejó 15 heridos, y un ataque con hacha en un tren de Baviera, que causó cinco heridos.

Los servicios de inteligencia calculan que hay unos 10 mil islamistas radicales en Alemania, de los cuales 1.600 podrían llevar a cabo actos violentos. (Con información de AFP) AS|EC

Compartir