Compartir

Redacción ejecentral

Cuarenta y siete cráneos han sido encontrados en la fosa de Arbolillo, ubicada a 10 kilómetros del municipio de Alvarado en el estado de Veracruz, en tan sólo ocho puntos del predio recorrido.

El fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz, confirmó el hallazgo de esta fosa clandestina y detalló que se realizan trabajos de rehidratación de los cuerpos con el fin de recuperar huellas dactilares, lunares e incluso tatuajes y así poder identificarlos.

Se mencionó que entre los restos humanos se encuentran los tres integrantes de la familia Sánchez Pérez, originaria de Querétaro y denunciada como desaparecida en septiembre de 2016, además de dos jóvenes: Baruch Grajeda e Isaías Jácome Hernández, desaparecidos en Veracruz y Boca del Río respectivamente también en 2016.

Autoridades ya se pusieron en contacto con Juan Pedro Pérez Reséndiz, pariente de la familia desaparecida en su trayecto de Querétaro a Veracruz, para informarle el hallazgo de identificaciones, tarjetas bancarias y de tiendas departamentales pertenecientes a su hermana, al esposo de su hermana y al padre de este.

A pesar de este hallazgo, aún falta confirmar con pruebas de ADN que los restos se tratan de la familia Sánchez Pérez.

En entrevista para Radio Fórmula, Pérez Reséndiz señaló que hubo muchas inconsistencias en la investigación de la desaparición de sus familiares, ya que nunca se recuperó la lista completa de las llamadas ni se detallaron los movimientos de sus cuentas bancarias.
Juan Pedro Pérez añadió que la fiscalía del estado le dió números telefónicos para poder entrar en contacto directo y así poder realizar una visita en los próximos días, dependiendo del avance que muestren las investigaciones.MR

Compartir

error: Contenido protegido.