Compartir

Tomás de la Rosa

tdelarosa@ejecentral.com.mx

En México existe una producción diversificada de mariguana, para cualquier tipo de bolsillo. Se puede comprar la mejor y la peor cannabis, todo depende del presupuesto que se tenga.

Una onza de cannabis barata puede costar entre 300 y 400 pesos la onza (28.35 gramos) y una cara podría costar dos mil pesos la onza.  La diversidad del mercado se refleja en la diversidad del producto”, sostuvo Zara Snapp, activista mexicana.

Dada la calidad del producto mexicano, Raúl Elizalde, de HempMeds México, consideró que una vez regularizado el mercado, producirá tanto para la venta local como para exportar materia prima y producto terminado a todo el mundo. Incluso, señaló que debido al clima de Canadá, ese país requerirá importar mariguana para poder abastecer su mercado.

El potencial del mercado en México son miles de millones de dólares. Somos uno de los principales productores de mariguana ilegal en el mundo y si esto cambia (por la regulación) esos números del mercado negro cambiarían a un mercado regulado y que generaría empleos formales y el pago de impuestos”, explicó Elizalde.

Los expertos coinciden en señalar que debido a que es un producto ilegal, es difícil tener una valuación del valor del mercado de cannabinoides. Sin embargo, aseguran que con producción local, el precio de los derivados disminuirá considerablemente.

Por ejemplo, en Estados Unidos actualmente el tratamiento para atender un problema de epilepsia se cotiza en 36 mil dólares al año, y de producirlo localmente se comercializaría en México en 2 mil 500 dólares; es decir, un descuento de 93 por ciento. Sería menos del 10% del precio en Estados Unidos, esto “sin sacrificar la calidad de los productos”.

ES DE INTERÉS |

La mariguana prende a los
 empresarios

La receta uruguaya para ganarle al narco

Compartir