Compartir

Redacción ejecentral

El verano es una temporada donde aprovechamos para descansar, liberar nuestro cuerpo y alma del estrés. Es la oportunidad perfecta para que la piel reciba esa dosis de vitamina D que nos regala los rayos del sol.

Sin embargo, como ya sabemos, exponerse al sol en extremo es terrible para la salud de la piel, sobre todo, porque el daño es acumulativo.

Además de empezar a cuidarnos desde antes de los 40, podemos recurrir a tratamientos específicos que ayudan a recuperar y regenerar las fibras de la piel, en especial, después del verano.

f9a9729fafc18beac4ae341f07353ff0

Una de las opciones es Hydrafacial, que es uno de los tratamientos del momento. Celebridades, influencers y los dermatólogos más top lo recomiendan y no es para menos, en solo una sesión puedes transformar tu piel. Por eso, estadísticas en Estados Unidos aseguran que cada 15 segundos alguien se somete a esta opción.

Hydrafacial es un tratamiento que se hace con un dispositivo de hidra-dermoabrasión de grado clínico, consta de tres etapas: limpieza, exfoliación y luego infusión con sueros intensivos. En palabras más claras, es una aspiradora de impurezas que saca un líquido para hidratar y calmar la piel.  Se puede realizar en pieles jóvenes o maduras, gruesas o delgadas y hasta sensibles.

Etapa Uno – limpieza + peeling

Pasan por tu cara una punta desechable que al contacto con la piel deposita activos que ablandan las impurezas, sebo y células muertas para ser “aspiradas o succionadas”. Este primer paso ayuda a estimular la regeneración celular.

Etapa Dos  – extracción + hidratación

Se aplica una solución especial que destapa los poros y comedones para realizar la extracción sin lastimar. Después se libera otra solución, pero esta vez es antiinflamatoria e hidratante, ésta ayudará a que el poro (una vez limpio) vuelva a su estado original.

Etapa Tres – protección

Para reparar la superficie de la piel, se utilizan antioxidantes y péptidos. Ambos ingredientes harán que la cara se vea ultra luminosa, lisa y libre de manchas o imperfecciones.

El proceso dura 30 minutos, no duele ni necesitas tiempo de recuperación. Los resultados se ven y se sienten desde la primera sesión. También mejora, de manera significativa, los problemas de: acné, rosácea, líneas de expresión, manchas solares y deshidratación.

Lo ideal es hacerse uno cada 30 días para lograr una transformación total de la piel, si tienes dudas puedes consultarlo con tu cosmetólogo o dermatólogo. Ellos serán los indicados en hacerte un buen diagnóstico.

Recuerda que, antes de realizarse cualquier tratamiento, es necesario hacer una evaluación previa del estado de la piel.

Es una excelente opción para devolverle la vitalidad a la piel, ya que trabaja distintos problemas en una sesión. La piel queda iluminada, tersa, rejuvenecida y lo mejor, es que no se siente ni percibe ningún tipo de irritación.

Compartir